Coordinates 308

Uploaded March 31, 2020

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
461 ft
6 ft
0
1.4
2.8
5.57 mi

Viewed 327 times, downloaded 17 times

near Alicante, Valencia (España)

La ruta “Pinceladas de Alicante” ofrece al viajero una excursión urbana por los principales puntos de interés de esta ciudad, abierta al mar, cosmopolita y acogedora.

Se trata de un itinerario circular, relajado y agradable, con explicaciones claras y sencillas, para que el viajero pueda adquirir un conocimiento general y disfrute del paseo. El recorrido total es de 7,5 kilómetros, sobre superficies llanas, un desnivel de 141 metros, y una duración aproximada de tres horas. A lo largo de él se mostrará el patrimonio alicantino en sus diversos aspectos: físico, arquitectónico, cultural, natural, y el patrimonio histórico y de uso de la ciudad.

La ruta puede realizarse en cualquier época del año, no obstante hay que remarcar que durante Las Hogueras de San Juan, segunda y tercera semana de junio, el bullicio de la ciudad puede producir una cierta incomodidad para visitarla de forma relajada. A pesar de ello, merece la pena asistir a estas fiestas, declaradas de Interés Turístico Nacional, por su atractivo y singularidad.
Waypoint

Plaza de los Luceros

Cuando Alicante diseñó el ensanche del trazado urbano a mediados del siglo XIX, no incluyó una plaza en este lugar; por eso, antes de su uso público, aquí se instaló un circo varias veces y se autorizó un campo de fútbol. En 1908 se le dio el nombre de Plaza de la Independencia para celebrar el centenario del Levantamiento del Dos de Mayo en Madrid contra las tropas francesas napoleónicas, y después tuvo varios nombres y transformaciones. En 1930 se colocó la “Fuente de Levante”, una obra del escultor alicantino Daniel Bañuls. Los fuegos artificiales de las fiestas de las Hogueras de San Juan se lanzan desde la plaza. Es un lugar soleado y abierto a las brisas marinas a través de las avenidas adyacentes. Aquí se hacen diferentes celebraciones y se utiliza como punto de encuentro en las manifestaciones. En el subsuelo se ubica la estación del Tren Metropolitano de Alicante (TRAM) que recorre la costa entre Alicante y Denia.
Train stop

Avenida de la Estación

De camino a la estación se encuentra el Palacio Provincial de Alicante, un edificio de estilo historicista neobarroco del primer tercio del siglo XX. Es la sede de la Diputación Provincial de Alicante, el organismo que coordina la administración de los pueblos de la provincia. En sus jardines y en su interior se celebran conciertos y actividades culturales. La Avenida de la Estación se diseñó como camino de acceso a la estación del ferrocarril Madrid-Alicante, inaugurado en 1858. Su fachada original de estilo neoclásico fue derribada en 1969 y sustituida por la actual. La llegada del ferrocarril supuso un gran paso para las comunicaciones entre Alicante y la capital. El convoy fue bautizado popularmente como el “tren botijo”, pues los viajeros acostumbraban a llevar un botijo para refrescarse y soportar el calor y las más de 20 horas de viaje.
Sports facility

Plaza de la Estrella

Las precipitaciones en Alicante son escasas (aprox. 300 litros/año), pero en ocasiones las lluvias caen de manera torrencial y producen importantes riadas. A lo largo del tiempo, la fuerza del agua ha excavado cauces cortos y de pendiente pronunciada conocidos como ramblas o barrancos. Esta glorieta se ubica sobre el Barranco de San Blas. Antes de su construcción, el lugar era un cruce de calles con salida hacia Madrid, por lo que el tráfico era intenso. Como no había semáforos, los guardias urbanos que regulaban el tráfico se convirtieron en personajes típicos de la estampa urbana. El diseño actual se realizó a finales de la década de los años 80 del siglo XX para facilitar la movilidad y el desarrollo comercial de las calles colindantes. En el centro se levanta la escultura “Como una Estrella” (1997), una construcción móvil de acero inoxidable representativa del “arte cinético” obra del reconocido escultor alicantino Eusebio Sempere.
Waypoint

Avenida de Oscar Esplá

Esta amplia avenida, urbanizada en 1969, lleva el nombre del músico alicantino Oscar Esplá. La avenida está orientada perpendicularmente al mar y une la Plaza de la Estrella con la Plaza de Miguel López. Igual que la Plaza de la Estrella, la Avda. Óscar Esplá se ubica sobre el Barranco de San Blas. Por ese motivo fue una de las vías más afectadas en la gran inundación de 1982, que arrastró consigo la vida de cinco personas. En los años 90, la calle se remodeló de nuevo con zonas ajardinadas y un pavimento diseñado por el escultor Eusebio Sempere. Para armonizar el desarrollo urbano con la fuerza de los cauces naturales y evitar inundaciones, en el subsuelo se construyó un colector de pluviales.
Monument

Casa del Mediterraneo

Después de la llegada del tren Madrid-Alicante, el siguiente reto ferroviario era conectar Andalucía con Francia por la costa mediterránea. Ese antiguo proyecto sigue sin completarse, pero en 1884 la Estación de Benalúa actúo como destino final para los trenes de mercancías que llegaban desde el sur. Tras años de abandono, la estación fue restaurada y convertida en la sede de la Casa del Mediterráneo, una institución que trabaja en el fomento de la identidad común de los pueblos del Mediterráneo. Carente del bullicio que debió acompañar la frenética actividad de la estación, actualmente este es uno de los lugares más tranquilos y atractivos de la fachada marítima de la ciudad.
Park

Parque de Canalejas

Estamos paseando por el parque más antiguo de la ciudad, diseñado en 1886 sobre el demolido baluarte de San Carlos y la playa colindante. Antes de parque, se utilizó como almacén al aire libre para guardar los miles de barriles de vino que se exportaban desde el puerto. El parque está dedicado a José Canalejas, Presidente del Gobierno entre 1910 y 1912. Como diputado por Alicante, Canalejas defendió la ampliación del puerto, el desarrollo de las infraestructuras y la modernización de la ciudad. La escultura al final del parque pone de manifiesto el reconocimiento de los alicantinos hacia su figura. Abierto a la brisa del mar, el parque se resguarda del sol y del intenso calor del verano bajo densos árboles de sombra; entre ellos, los centenarios y protegidos Ficus macrophylla de más de 20 m de alto y 6 m de perímetro en la base. Las estatuas de “El niño flautista” o los dos leones fueron donadas por Manuel Pritz, hijo del empresario sueco Hugo Pritz que se estableció en Alicante en 1870. Paralela al parque y próxima al mar se encuentra la antigua Lonja de pescado (1921), construida en estilo modernista con elementos magrebíes. Décadas atrás, los vecinos compraban aquí el pescado directamente a los pescadores. El edificio fue remodelado en 1992 como sala de exposiciones y eventos culturales.
Waypoint

Explanada de España

La Explanada de España se construyó sobre el antiguo malecón y los terrenos ganados al mar tras la demolición de la muralla en la segunda mitad del siglo XIX. Desde su apertura, este ha sido el paseo más frecuentado por alicantinos y visitantes, el de los cafés selectos, las tertulias de la burguesía y el que reúne las viviendas más señoriales de la ciudad. Entre ellas destaca la Casa Carbonell, propiedad de un empresario que confeccionó paños para los uniformes militares franceses durante la I Guerra Mundial y amasó una fortuna considerable. Según la leyenda, Carbonell llegó a Alicante sudoroso y cubierto de polvo por el largo camino desde Alcoy, su ciudad natal. Cuando se acercó al hotel “Palas” (la actual Cámara de Comercio) para pasar la noche, se le negó el acceso, y entonces decidió construir una edificio que eclipsara al hotel. Lo que es cierto es que cuando la burguesía luchaba por su reconocimiento social, el empresario tuvo la oportunidad de comprar el mejor solar de la fachada marítima y levantar la casa más emblemática de la Explanada. Carente de los escudos de armas propios de la aristocracia, Enrique Carbonell convirtió sus iniciales en figura heráldica y las colocó como blasón sobre el portal de entrada de su impresionante mansión. El diseño del pavimento y del ajardinamiento de la Explanada ha tenido varias modificaciones a lo largo del tiempo. Finalmente, en 1956 se tomó como ejemplo el empedrado portugués de la Plaza del Rocío de Lisboa. Siguiendo ese modelo, se dibujó un mosaico de 6.600.000 teselas de mármol rojo, crema marfil y negro azulado que evoca las olas del mar moviéndose entre las palmeras.
Waypoint

Plaza de la Puerta del Mar

Alicante mantuvo sus murallas medievales, pero entre 1530 y 1540 las reforzó y adaptó a las innovaciones incorporadas durante el Renacimiento al arte de la guerra, especialmente la artillería. Adicionalmente, una década más tarde se acometió la construcción de un segundo recinto fortificado, la llamada “muralla frente al mar”, que discurría por la línea actual de viviendas de la Explanada de España. El mar llegaba entonces hasta los pies de los muros. El comercio ha sido siempre la actividad económica principal de Alicante, y el mar, su salida. En el siglo XVI, el tráfico de mercancías y personas entre la villa y el dique de carga pasaba a través de una puerta flanqueada por dos torreones circulares conocida como Puerta del Muelle o Puerta del Mar. En 1858 no quedaba rastro de la puerta, ni de la aduana donde se declaraban las importaciones y se pagaba el portazgo. Hace unos años se descubrieron algunos restos de la antigua Puerta del Mar, actualmente marcados en el suelo con azulejos más oscuros para recordar el trazado primitivo.
Beach

Paseo de Gómiz

Desde el Paseo de Gómiz aparece la primera vista de la playa. Los pescadores y marineros del arrabal varaban en ella sus barcas, y entraban por un pequeño portal o postigo abierto en la muralla para volver a sus casas. Fue precisamente el postigo el que acabó dando nombre a la playa: el Postiguet. Los baños de mar no siempre fueron populares. Tiempo atrás, los médicos solo los aconsejaban entre el 16 de julio y el 15 de agosto. Sin embargo, poco a poco, su práctica fue ganado adeptos por las virtudes terapéuticas que conllevaba. Debido a la calidad y la temperatura de las aguas, las casas de baño levantadas sobre columnas fueron la imagen típica de esta playa entre 1864 y 1960. Actualmente, el Postiguet sigue siendo la playa por excelencia de Alicante por su accesibilidad a pie desde del centro de la ciudad. Durante años, sus óptimas instalaciones y condiciones medioambientales la han hecho merecedora de la Bandera Azul, el galardón que entrega la Fundación Europea de Educación Ambiental.
Waypoint

Plaza del Paseito Ramiro

En el Paseíto Ramiro destacan los impresionantes ejemplares de Ficus nítida y un tramo del lienzo de la “muralla frente al mar”, que se prolongaba desde la Puerta del Mar hasta los pies del Benacantil.
Museum

Calle Gravina

Aunque en el siglo XVI ya había los comerciantes franceses instalados en Alicante, su número creció cuando los Borbones ocuparon el trono de España (s. XVIII). A ellos se sumaron ingleses, irlandeses y genoveses, atraídos especialmente por el cultivo de la vid. La calidad de los vinos de Alicante era conocida desde antiguo, pero tendrían su época dorada entre los siglos XVI y XVIII, cuando el vino de Fondillón se convirtió en el más caro de Europa. Luis XIV o los zares de Rusia no cambiaban este vino dulce por ningún otro, pero tampoco personajes de ficción, como el Conde de Montecristo. La exportación del vino, la barrilla, la almendra o la pasa fueron los productos que contribuyeron al despegue económico de la ciudad y permitieron la construcción de palacios como el del Conde de Lumiares, actual Museo de Bellas Artes Gravina.
Monument

Calle Cervantes

Ocupando la única manzana de la Calle Cervantes se levanta la Cámara de Comercio de Alicante, la institución pública que ofrece apoyo y asesoramiento a los empresarios alicantinos. Este edificio emblemático del siglo XIX, construido como residencia de una familia noble, fue reconvertido en hotel a finales de ese siglo. Tuvo varios nombres durante sus más de 100 años de actividad, entre los que destaca el último, “El Hotel Palas”. Referencia de los hoteles de lujo de la ciudad en las décadas centrales del XX, el Palas cerró sus puertas en 1998.
Monument

Plaza del Ayuntamiento

En 1689, España se encontraba entre las potencias que luchaban por frenar la expansión francesa por Europa. Dos años después, Luis XIV dirigió su armada hacia Alicante y, desde el puerto, bombardeo la ciudad durante días. A pesar de que la plaza no pudo ser conquistada por los franceses, el balance fue demoledor: un tercio de la población murió y el noventa por ciento de las construcciones acabó arrasado por la acción de las bombas y el fuego. Todavía hoy son visibles los numerosos impactos de los proyectiles en los muros de los edificios que se mantuvieron en pie. Por su proximidad al puerto, una de las construcciones que desaparecieron fue el Ayuntamiento, que necesitó casi un siglo para completar su reforma en el estilo barroco que hoy muestra. La creación del Instituto Geográfico y Estadístico en 1856 tenía, entre otros objetivos, la creación de mapas topográficos. Para medir la altitud del relieve era preciso determinar la cota 0, es decir, el nivel más bajo desde el que empezar las mediciones. Tras años de comprobaciones, la cota se estableció en el puerto de Alicante, y la primera nivelación de precisión (NP1) se fijó con un punto de bronce en el primer peldaño de la escalera de mármol rojo del ayuntamiento, todavía visible.
Waypoint

Plaza de la Santísima Faz

A través de los arcos laterales del Ayuntamiento llegamos a la siguiente parada: la Plaza de la Santísima Faz, el paño en el que quedó impreso el rostro de Jesucristo, que aparece representada en la fuente pública. Este lienzo, similar a la Sábana Santa, es venerado por los alicantinos desde 1489. En la Edad Media, estos terrenos formaban parte del arrabal de la medina musulmana. Cementerios, industrias de cerámica, tenerías para el trabajo del cuero, vertederos y casas de campo se ubicaron aquí en distintas fases. Restos de la muralla cristiana medieval son todavía visibles bajo el edificio del ayuntamiento. En una casa de la plaza nació Francisco Xavier Balmis, médico de Carlos IV y director de la expedición que entre 1803 y 1810 llevó la vacuna de la viruela a los territorios españoles de América y Filipinas. En el año 2007, el director británico John Irvin rodó aquí una escena de la película “Garden of Eden”, basada en una novela de Ernest Hemingway. En la plaza, acogedora y tranquila, se pueden saborear los arroces u otros platos típicos alicantinos.
Waypoint

Calle Villavieja

La Puerta Ferrisa fue el acceso principal a la villa musulmana, la medina Laqant que después se convertiría en Alicante. La construcción se conservó y modificó durante siglos porque. hasta que se levantó la muralla renacentista, esta puerta daba acceso al recinto que la población utilizaba como último refugio en caso de ataque. Una vez dentro, el eje de la villa musulmana lo marcaba la Calle Villavieja, donde se concentraban los servicios principales: el poder religioso y político tenían su sede en la mezquita aljama, sobre la que más tarde se levantó la actual Iglesia de Santa María; el mercado se organizaba en torno a la plaza; la alhóndiga para almacenar el grano ocupaba el lugar de la Casa de la Asegurada (MACA), y los baños públicos se realizaban en el hammam contiguo al templo. Siguiendo la Calle Villavieja, a la entrada de la Calle Luzán se puede contemplar una de las imágenes más icónicas de la ciudad: la “Cara del Moro”, el perfil de un hombre con turbante que aparece en la ladera izquierda del Monte Benacantil.
Waypoint

Calle Virgen del Socorro

La muralla musulmana contaba con una segunda puerta hacia este, al final de la Calle Villavieja, a la que ya en época cristiana se le dio el nombre de Portal Nou. A partir de ese punto se extendía el arrabal judío. Tras la expulsión de sus habitantes a principios del siglo XV, estos terrenos fueron ocupados por pescadores, que se mantuvieron aquí hasta hace pocos años. En esta calle se encontraba la ermita de la Virgen del Socorro que levantaron los monjes agustinos en el siglo XVI sobre una torre que perteneció a la orden del Temple. El oratorio fue derribado a finales de los años 60 para construir los primeros edificios modernos. A primeros de septiembre, el barrio celebra sus fiestas tradicionales, inspiradas en ancestrales celebraciones de pescadores, además de bailes, concursos de gastronomía marinera y juegos. En 2019 las fiestas de la Virgen del Socorro, consideradas las más antiguas de la ciudad, celebraron el 180º aniversario. Merece la pena detenerse en el mirador para contemplar las espléndidas vistas de toda la bahía de Alicante. Utilizando el ascensor o las escaleras, bajaremos hasta la Calle Jovellanos, 1.
Waypoint

Ascensor del Castillo

Siguiendo el túnel de acceso, tomaremos el ascensor hasta el nivel más alto del castillo de Santa Bárbara.
Castle

Monte Benacantil

Salimos del ascensor para visitar el Castillo de Santa Bárbara, la fortaleza situada en la cima del monte Benacantil a 169 m de altura, y el origen de Alicante. El nivel más alto lo ocupaban la alcazaba musulmana y la torre del homenaje, la más elevada de la fortaleza y el último refugio del señor del castillo cuando el resto de las defensas era tomado por el enemigo. En una cota inferior vemos el albacar viejo, el recinto que servía de defensa a los habitantes, su ganado y alimentos cuando la medina era atacada. Por su situación, desde el siglo XVI el castillo fue un punto estratégico del sistema de defensa de la costa que creó Felipe II para prevenir a la población de los ataques de los piratas. También entonces se construyeron el Baluarte del Rey y el de la Reina. En el segundo nivel se concentran además los edificios dedicados a la tropa y la intendencia, como el cuartel, el cuerpo de guardia, la tahona, las despensas, los aljibes o la ermita de Santa Bárbara. Por el Revellín del Bon Repós, diseñado en el siglo XVIII, abandonamos el castillo. Las personas con movilidad reducida pueden tomar el ascensor para bajar e incorporarse a la ruta en la C/ Labradores https://www.alicante.es/es/equipamientos/castillo-santa-barbara
Park

Parque de la Ereta

Haremos el descenso del Benacantil por el parque de la Ereta, un espacio que revitalizó los barrios altos del centro histórico, mejoró su comunicación con la ciudad, ofreció fantásticas vistas y proporcionó nuevos lugares de sosiego. La integración en el espacio urbano de las laderas del monte Benacantil no fue una tarea sencilla debido a su pendiente pronunciada y su complicado acceso. https://www.alicante.es/sites/default/files/documentos/documentos/itinerario-ambiental-ereta/senderos-ereta.pdf
Museum

Plaza del Puente

Tradicionalmente, la falta de agua ha sido el principal problema de Alicante. Como los manantiales próximos no eran suficientes, pronto se empezó a captar el agua de lluvia que se filtraba por el Monte Benacantil. En el Museo del Agua se pueden visitar algunos de los aljibes que a lo largo de la historia se excavaron en el interior de la montaña para evitar el desabastecimiento de la población. El depósito más antiguo pudo construirse en época musulmana, mientras que los últimos fueron encargados en 1863 por el ayuntamiento de Alicante al ingeniero Antonio Garrigós para paliar las graves sequías que asolaban la ciudad. Los aljibes dejaron de utilizarse en 1898, cuando el agua canalizada llegó a Alicante. Ya vacíos de agua, el depósito más próximo al exterior sirvió de vivienda. Durante la Guerra Civil Española (1936-39), fueron utilizados como refugios antiaéreos con capacidad para 600 personas.
Waypoint

Calle Toledo - Plaza del Carmen

Dejamos la Plaza del Puente y seguimos por la Calle Toledo, en el popular Barrio de Santa Cruz, hasta llegar a la Plaza del Carmen
Waypoint

Calle Álvarez

Llegados a la Plaza del Carmen, seguimos hasta el final de la Calle Álvarez.
Waypoint

Calle General Rovira

La Calle Álvarez enlaza con la Calle General Rovira, que seguiremos hasta salir a la Plaza de San Cristóbal.
Fountain

Plaza de San Cristobal

Las puertas de la muralla eran lugares con una intensa actividad, pues el trasiego de personas y mercancías era constante. En el siglo XVI aquí se encontraba la Puerta de la Huerta de Sueca, que daba acceso al arrabal de San Antón y a las huertas que se cultivaban al norte de la población. La puerta dejó de existir entre 1810 y 1812, cuando se construyeron las últimas murallas de Alicante como defensa frente a las tropas francesas que invadían España. Antes de que el agua corriente llegara a las casas, en el centro de la plaza había una fuente pública a la que venían los vecinos para abastecerse.
Monument

Calle Labradores

Como vimos en la Calle Gravina, también en la Calle Labradores se levantó un buen número de casas-palacio después del bombardeo de 1690. Estos palacetes tienen en común los amplios solares en los que se instalan, los sólidos muros de sillería y un amplio desarrollo de la fachada. Sus tres niveles son el reflejo de la sociedad que allí vivía: el zaguán de la planta baja, destinado a cocheros o mozos de carga, además de acceso a los pisos superiores; la planta principal, reservada a los señores, de mayor altura y más decorada; y el ático, con balcones pequeños o solo ventanas, y obviamente con más escaleras, que daba alojamiento al servicio doméstico. Entre las Casas-palacios del siglo XVIII vemos la del Marqués del Surco (C/ Labradores nº 17), el Palacio del Portalet (nº 15), la sede del Centro 14 (nº14), el Palacio LLorca-Maisonnave (nº11) o el Berenguer de Marquina (nº 4), el más antiguo de todos.
Religious site

Plaza del Abad Penalva

Los dos ejes que vertebraban la primera villa cristiana eran la Calle Mayor y la Calle Labradores; de ahí que no hubiera un lugar mejor para construir la Iglesia “nueva de fuera”, como se la llamó en el siglo XIII al templo que vemos. Alicante, como ciudad marinera, dedicó la iglesia a San Nicolás y lo nombró su patrón, sumándose en ello a numerosas ciudades e países de Europa. La iglesia consiguió el título de Colegiata en 1600, y poco después se acometieron las obras para convertirla en este ejemplo de estilo Barroco desornamentado. Durante la construcción, la Virgen del Remedio fue nombrada patrona de la ciudad y su escultura se colocó sobre la puerta principal, quedando la imagen de San Nicolás relegada a la Puerta Negra, en el lateral. Siguiendo una tradición iniciada en aquellas fechas, cada 6 de diciembre San Nicolás zarpa desde el puerto de Alicante para repartir turrón, frutas y juguetes a los niños holandeses. Desde 1959, San Nicolás de Bari es una de las dos sedes catedralicias de la diócesis de Orihuela-Alicante.
Waypoint

Calle Mayor

En 1765 el rey Carlos III, además alcalde de Madrid, dio el nombre de calle Mayor a una de las vías más importantes de la capital. A partir de entonces, siguiendo la propuesta del rey, muchas ciudades hicieron lo mismo. La Calle Mayor de Alicante fue el eje que comunicaba entre sí las puertas de la villa durante el dominio cristiano. En esta vía se establecieron el ayuntamiento, la lonja, un convento y los principales negocios.
Waypoint

Rambla de Mendez Nuñez

Antiguamente esta rambla se conocía como Barranco de la Canicia. Además de recoger las aguas del Benacantil, su desnivel hacía las veces de foso de la muralla de 1536. Cuando la población creció, el espacio intramuros resultó insuficiente y las condiciones higiénicas inadecuadas. Los escombros de la demolición de la muralla permitieron rellenar parcialmente el barranco y en 1812 empezaron las obras de urbanización. En 1850 se construyó el Paseo de la Reina, una avenida de tipo romántico, elevada y cerrada por la parte opuesta al mar, que fue desmontado en 1923. Actualmente, la Rambla es una de las calles más frecuentadas por su actividad comercial y porque da acceso a la Explanada de España. También en el número 29 esta calle se ubica el Museo de las Fiestas de Hogueras de San Juan, en él se pueden descubrir los secretos de las fiestas más emblemáticas de la ciudad. https://www.youtube.com/watch?v=T5pEEeDtN7A
Waypoint

Plaza Portal de Elche

Para ir a Elche, los antiguos habitantes de Alicante atravesaban un pequeño portal abierto al final de la Calle Mayor. La gente se concentraba a la salida, por lo que el portal funcionaba a modo de plaza Mayor, sirviendo de unión entre la villa y los arrabales. Durante un tiempo, la plaza fue llamada de las Horcas, porque en ella se levantaba el cadalso donde se aplicaba la pena capital. En 1810, la horca fue abolida por ley en España. En la segunda mitad del siglo XIX, la Plaza del Portal de Elche, se reestructuró siguiendo un esquema que ha pervivido hasta hoy: una plataforma elevada que lo separa del resto de la calle, paseos cruzados en forma radial y una frondosa vegetación de magnolios. El quiosco central de estilo modernista es una réplica del que desapareció en 1975.
Monument

Plaza Gabriel Miró

A extramuros de la ciudad, en el antiguo Arrabal de San Francisco, se encontraba el Alfolí (almacén) de la Sal o Casa del Rey. Entonces, la línea de costa llegaba cerca del edificio, y allí las barcas descargaban la sal de las salinas de la Mata (en Torrevieja, al sur de Alicante) para almacenarla y después venderla en Europa con cuantiosos beneficios. La antigua Plaza de la Barcas era conocida popularmente como “Plaza del Xanco”, pues, para evitar que el agua echara a perder las espardeñas, había que andar de talón (de xanco). En 1850, la Casa del Rey se convirtió en un lugar siniestro para los alicantinos porque, a pesar de su mal estado, se utilizó como cárcel durante casi medio siglo. No es extraño que su reconversión en salón de cine y teatro fuera muy aplaudida por los vecinos. El espacio adquirió su configuración actual a mediados del siglo XIX, cuando se derribo la muralla de 1810 que la alejó del mar. El diseño aplicado fue similar al de la Plaza del Portal de Elche, pero con una balsa ornamental en el centro que celebraba la llegada del agua a Alicante en 1898; la fuente fue sustituida por la escultura de La Aguadora del escultor Vicente Bañuls en 1918. Desde 1920 el edificio de Correos y Telégrafos ocupa el solar en el que estuvo el antiguo alfolí de la sal.
Waypoint

Calle Castaños

La Calle Castaños es la calle peatonal más concurrida del centro tradicional y de ocio de Alicante. Debe su nombre al General Castaños, destacado político de los reinados de Fernando VII e Isabel II, y militar destacado de la Guerra de la Independencia contra Napoleón. De entre las elegantes casas de la burguesía del siglo XIX, destaca la situada en la esquina de la Calle Gerona. Este palacete perteneció a Arturo Salvetti, cónsul de Italia, y en él se alojó el rey Alfonso XIII cuando vino a inaugurar el Club de Regatas de Alicante en 1911.
Monument

Plaza Ruperto Chapí

Hace 200 años, su alejamiento del centro hizo de la Plaza del Barranquet, como entonces se conocía, el lugar ideal para la celebración de espectáculos al aire libre; el primero, una plaza de toros. A mediados del siglo XIX, la burguesía alicantina carecía de un espacio adecuado para sus aficiones culturales: teatro, música y, por supuesto, ópera. Para poder disponer de él, la solución fue gravar la importación del bacalao inglés y el azúcar que entraban por el puerto. Gracias a esos impuestos, el Nuevo Teatro se concluyó en tan solo 20 meses. Su construcción supuso el reconocimiento de la poderosa burguesía comercial alicantina, que recibió el calificativo despectivo de “aristocràcia del bacallà”. El compositor Ruperto Chapí, cuyo busto preside la plaza, fue el fundador en 1893 de la Sociedad General de Autores y Escritores (SGAE), la organización que regula los derechos de autor.
Waypoint

Avenida de la Constitución

Siguiendo la Avenida de la Constitución llegaremos al último punto de la ruta.
Monument

Avenida Alfonso X El Sabio

La Avda. Alfonso el Sabio sigue el trazado de la muralla de 1810. Con la demolición de todas las murallas de la ciudad a partir de 1860 empezó el crecimiento de la ciudad moderna. El espacio recuperado permitió desarrollar nuevas infraestructuras públicas, como el mercado, que se trasladó aquí desde la Puerta del Mar. Alicante contaba entonces 21.000 habitantes El mercado ocupó una manzana entera del eje principal del nuevo ensanche, la zona de mayor actividad. El edificio se concluyó en 1921 siguiendo las normas higienistas de la época: dos estructuras de ladrillo sobre las que se extiende una estructura metálica, laterales de ladrillo y sobre ellos, lamas de madera que proporcionan suficiente iluminación y ventilación. La decoración incluyó algunos elementos modernistas, como el rótulo en trencadís de azulejos de la fachada principal. Durante la Guerra Civil Española (1936-39), el mercado fue escenario de uno de los episodios más cruentos. El 25 de mayo de 1938 un bombardeo en pleno día se cobró la vida de alrededor de 300 personas. Una placa en uno de los laterales del edificio recuerda este hecho. Una vuelta por el interior del mercado para disfrutar del color, el olor y el sabor del marisco o las especialidades locales puede ser un buen colofón para acabar esta visita por la ciudad de Alicante. Hoy en día este es un lugar de encuentro para disfrutar con los amigos durante el célebre ‘tardeo’. Las tardes de los sábados es típico encontrar a grupos de amigos disfrutando de una caña o una copa y algunas tapas en los alrededores del mercado.

2 comments

  • Encarnita Gómez Mar 24, 2021

    Descripción de la ruta muy interesante. He descubierto la historia de lugares que he visitado en diversas ocasiones y me ha hecho fijarme más en las fotografías para conocer los detalles de los que hablaba. Además de poder conocer el porqué de la transformación que han sufrido a lo largo del tiempo algunos de los lugares.
    La ruta está muy bien creada e hilada, es factible su realización, por lo que cualquier persona que lo desee puede realizarla y descubrir y disfrutar el encanto de Alicante.

  • Julio Escolano Apr 6, 2021

    I have followed this trail  verified  View more

    Bon treball

You can or this trail