Time  4 hours 23 minutes

Coordinates 519

Uploaded December 21, 2014

Recorded December 2014

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
3,541 f
2,992 f
0
1.3
2.7
5.33 mi

Viewed 1914 times, downloaded 41 times

near Guadarrama, Madrid (España)



Marcha realizada el sábado 20 de diciembre de 2014
Hoy queremos comprobar con un grupo de viejos amigos si se puede conectar el cordel de Valladolid, desde las proximidades del antiguo Sanatorio del Generalísimo, con los Tomillares, por la calleja que baja por los Poyales, zona que formó parte del frente de guerra republicano en los inicios de la guerra civil del 36. Pero antes hemos quedado en la cafetería González, para tomarnos el típico chocolate con churros.

Ahora ya sí podemos empezar la caminata, que nos la cafetería nos lleva hasta hacia el gran aparcamiento que hay junto a la nueva plaza de toros. Después callejeamos hasta encontrar la calle de las Angustias, cruzamos la carretera de los Molinos y Cercedilla, y embocamos la de Antonio Machado. Poco más adelante, en una bifurcación clara, tomamos la calle de la Cañada, a partir de la que empezamos a dejar el asfalto para coger la tierra. Vamos dejando atrás el caserío de Guadarrama, pasando entre chalets de gran porte. Tras remontar una cuestecilla, desde cuya parte alta hay unas estupendas vistas panorámicas, el camino llanea y sale a campo abierto. Hacia delante, ligeramente a la izquierda, se levanta el imponente edificio del antiguo Sanatorio del Generalísimo, reconvertido en residencia de mayores, que visto desde aquí abajo parece un castillo de película. Dejamos atrás el sanatorio; el camino que vamos siguiendo continúa hacia el noroeste y llega a un portillo que está abierto, como invitando a entrar. Lo pasamos y a los pocos metros tenemos que salvar un arroyito temporal como mejor podemos, pues el vado del camino es un fangal enorme, en el que no se puede hacer pie. Al otro lado intentamos seguir la traza del camino, pero con las últimas lluvias el terreno está encharcado y tenemos que ir dando pequeños rodeos en busca del terreno más firme. Pese a todo, progresamos en la dirección deseada, lo que nos da esperanzas de poder encontrar la conexión que buscamos. Llegamos a otro portillo, esta vez cerrado, pero sin candado. Lo pasamos y continuamos el camino, ahora por terreno más soleado y con menos charcos. Y llegamos al encajado cauce del arroyo del Tejo. El camino que vamos siguiendo llega a la orilla del arroyo, que en este punto presenta una anchura excesiva y un caudal inesperado, difícil de cruzar. Damos marcha atrás, rodeamos un seto de vegetación y buscamos algún paso más factible aguas arriba. Encontramos un tramo más estrecho en el que un par de grandes piedras facilitan el paso del arroyo. Al otro lado hay un verdadero muro de vegetación y zarzas, entre las que afortunadamente, se abre paso un estrecho senderito, por el que avanzamos en fila india. Pronto se despeja el terreno y el sendero queda más claro. Comenzamos a rodear una segunda cerca de piedra seca que tenemos a la derecha y salimos a unas hermosas y soleadas praderas. Continuando por la traza del sendero llegamos a un segundo arroyo, que no figuraba en el mapa. Desde unos metros antes de llegar al cauce del arroyo, el camino y su entorno están totalmente entollados, convertidos en un trampal intransitable, de manera que tenemos que buscar mejor paso aguas arriba, remontando un promontorio. De nuevo encontramos por donde salvar el arroyo. Lo cruzamos y remontamos la otra orilla, desembocando en una extensa pradera verde. Paramos en unas rocas que afloran en el terreno, para hacer un breve descanso y tomar un piscolabis rápido. Por el oeste comienza a aparecer una fila de vacas, que parecen dirigirse hacia nosotros. Nos mosqueamos, porque estamos en terreno totalmente descubierto, pero la vacada, sin hacernos el menor caso, pasa de largo unos metros más al norte y se dirige a una furgoneta que vemos aparcada poco más allá, probablemente del paisano que lleva sal o alguna “golosina” a las vacas. Acabado el piscolabis, cruzamos la pradera y salimos a la pista de los Poyales. Debemos estar muy cerca de los restos de un fortín, un peculiar nido de ametralladoras, pero como se trata de unas ruinas y en la loma crece matorral por todas partes, éstas no son visibles. Cruzamos la pista y entramos por un senderito, para bajar por la loma de los Tomillares, más agradable que la pista de tierra. Hace una mañana increíblemente buena, casi primaveral. Finalmente, no tenemos más remedio que retomar la pista de tierra, meternos en una calleja vallada por ambos lados y avanzar por ella hasta llegar a las primeras casa de la urbanización Miranieves. Estamos a poco más de diez minutos de los coches, tras un paseo apto para todos los públicos y con un tiempo de lo más benigno.
20-DIC-14 13:43:27
20-DIC-14 12:04:44
20-DIC-14 11:49:23
20-DIC-14 11:45:41
20-DIC-14 13:06:29
20-DIC-14 13:08:18

3 comments

  • Photo of LosK2delasKumbres

    LosK2delasKumbres Dec 21, 2014

    Hola Sextante, Felices Fiestas y a seguir disfrutando y compartiendo tantas rutas por esos montes para el 2015.

  • Photo of Elizabeth24

    Elizabeth24 Dec 24, 2014

    Feliz Navidad y prospero año, a seguir con las rutas el próximo 2015 aun mejor.

  • Photo of sextante

    sextante Dec 25, 2014

    Los mismos deseos para esos K2, con cumbres cada vez más altas y exigentes. Que no decaiga y seguid así...
    También para ti, Elizabeth24 que tengas unas felices fiestas y un buen año nuevo.
    Un fuerte abrazo para todos

You can or this trail