Time  29 minutes

Coordinates 46

Uploaded October 7, 2017

Recorded October 2017

-
-
3,261 f
3,068 f
0
0.1
0.2
0.38 mi

Viewed 160 times, downloaded 0 times

near Almazán, Castilla y León (España)

Un grupo de 59 personas de Amigos del Museo de San Telmo hemos realizado el fin de semana del 6 al 8 de octubre un “Viaje Cultural a la provincia de Soria”, que ha resultado ser muy cómodo, agradable e interesante, además de muy didáctico.
Acompañados por la experimentada profesora y presidenta de la Asociación de Amigos del Museo, Montserrat Fornells que fue una excelente guía, se han visitado las pinturas rupestres del monte Valonsadero (Edad del Cobre) en un paraje natural impresionante, la Villa romana de la Dehesa del siglo IV que conserva interesantes mosaicos (guiados por un zarauztarra) y la población de Almazán con la singular iglesia románica de San Miguel, en la que además (sobre todo las damas), disfrutaron de un colorido y variado desfile de modelos de ropajes para asistir a un casorio.
Después de comer, también nos acercamos a la población de Morón de Almazán, cuya Plaza Mayor alberga interesantes monumentos como la iglesia de la Asunción, con su espléndida y elegante torre renacentista, el rollo medieval, el palacio de los Hurtado Mendoza (con el Museo del Traje) y el antiguo Concejo.
Con sede hotelera en Soria capital, visitamos sus interesantes monumentos románicos: la Concatedral de San Pedro, las iglesias de Santo Domingo y de San Juan de Rabanera, y la iglesia y el claustro de San Juan de Duero con sus arcos de influencia islámica.
Y hubo las obligadas referencias a Antonio Machado, y en el camino entre un edificio religioso y otro, vimos fachadas de palacios, la Plaza Mayor con la iglesia de Santa Maria la Mayor (en la que se casaron Antonio Machado y Leonor), con el Ayuntamiento y la Audiencia, en ángulo, y algún mural de 2016 (de Sara Fratini) junto a la Plaza Mayor.
El tiempo libre con buena meteorología lo aprovechamos para “patear” al atardecer y de noche esta pequeña y acogedora ciudad, disfrutando del ambiente en la zona de bares, con sus excelentes “tapas” regadas con vinos Ribera de la tierra, sobre todo en las plazas Herrerías y San Clemente (“El Tubo”), para terminar tomándonos unos gin-tonic fabulosos que “a buen precio” nos los preparaba un simpático y auténtico profesional del gremio, que hizo que repitiéramos la noche siguiente y por partida doble.
La descripción del excelente y laborioso texto de cada uno de los 5 tracks de nuestra extraordinaria excursión por Soria, es obra del errenterriara Carlos, alias “el artista".

ALMAZÁN.
Es una de las villas más pobladas de Soria. Cuenta con unos seis mil habitantes y su pujante actividad industrial orientada sobre todo hacia la fabricación de muebles, le augura un futuro estable. Situada al sur de la capital, distante en línea recta unos treinta kilómetros. Su emplazamiento sobre la orilla izquierda del Duero le proporciona una posición privilegiada y una fértil vega. Río Duero que tras rodear Soria, desciende hacia Almazán a partir de donde toma ya decidido la dirección del sol poniente en busca de su destino atlántico componiendo frontera natural o marca (superior) con respecto al Islam.
Fundada por Abderraman III que le dio nombre ("El fortificado") en tierras de frontera. Alfonso VI la reconquista en 1098. Pero sería Alfonso I el Batallador, rey de Aragón quien la repoblase y fortificase en 1128 como resultado de sus luchas con Alfonso VII de Castilla. Tierra de frontera. Tierra de conflictos. Su notable islamización dejó muestras evidentes en sus edificios singulares.
Se conservan algunos restos de sus murallas y puertas de acceso (tres de las siete puertas que tuvo la muralla: la de la Villa, la del Mercado y la de los Herreros) y varios edificios románicos, de entre los que sobresale la iglesia de San Miguel.
Tras atravesar la de la Villa, se llega a la Plaza Mayor.
El templo se halla sobre un cortado dominando el Duero, próximo al extremo nordeste del recinto medieval. En la actualidad mide unos 33 metros de longitud. Se orienta al este y es notable la desviación de su cabecera con respecto al eje del templo. No es circunstancia excepcional esta desviación en los templos románicos; pero en ninguno como en éste se manifiesta en un grado tan acusado. Se han invocado causas orográficas, como la proximidad del Duero y la adaptación al terreno; pero también motivos de calado ideológico, como la evocación de la cabeza de Cristo lateralizada tras su agonía, y aquí representada en planta. Sea como fuere, lo cierto es que el eje se desvía de forma claramente perceptible desde el interior del templo. El templo data de mediados del XII. Su edificación se inicia tras la conquista de la villa por Alfonso I el Batallador en 1128 y antes de que el monarca aragonés iniciara la fortificación de la misma. De la época románica queda su cabecera, el primer tramo de las naves y el cuerpo inferior de su torre, que alzándose sobre el primer tramo de la nave central le confiere carácter de transepto, aun cuando este no exista. El resto de la nave, torre y galería adosada al sur, así como la puerta de acceso en el muro meridional bajo la misma, son de época posterior. La cabecera, edificada en buena piedra sillar escuadrada y ajustada al igual que el resto de obra románica, consta de presbiterio (techado con bóveda de cañón ojival) y cilindro absidal (de horno o cascarón), bien delimitados por las dos semicolumnas adosadas más posteriores. Otras dos semicolumnas alzadas asimismo desde elevado plinto en talud segmentan el cilindro absidal en tres lienzos, cada uno de los cuales se centra por ventanal rehundido, aspillerado y decorado por medio de arquivolta decorada con capiteles columnillas y basas. La cúpula de arcos cruzados le confiere un especial carácter. La estructura portante de esta cúpula la forman ocho arcos de medio punto, paralelos dos a dos, que estriban en ménsulas que vuelan del punto medio de los lados, de forma que cada una de ellas recibe las tensiones de un par de arcos. La estrella de ocho puntas a que da lugar el entrecruzamiento de la múltiple arquería, deja en su centro un hueco octogonal que proyecta desde el cénit la luz que previamente ha penetrado por los ventanales de la linterna superior (los óculos que hoy perforan los entrepaños no pertenecen al proyecto inicial). El origen árabe de esta disposición estructural y formal de los arcos no tiene duda. Cúpulas similares (aunque con los arcos gravitando sobre los vértices y no sobre los centros de las caras del octógono), existían ya en la mezquita de Córdoba, y con el mismo tipo de apoyos que los de San Miguel, en la mezquita del Cristo de la Luz de Toledo. Con posterioridad a la cúpula de Almazán se han levantado algunas otras de características parecidas entre las que puede servir de ejemplo la de la iglesia de planta octogonal de Torres del Río (Navarra).
En el absidiolo de la izquierda, hay un ara de piedra con su frente tallado. Se representa en él el asesinato de Santo Tomás de Canterbury al pie del altar de la catedral a manos de unos soldados vestidos con cotas de malla, mientras el alma del mártir, en la forma acostumbrada de cabecita infantil, es elevada al cielo sobre un paño ondulado asido por sus extremos (apreciable a pesar del deterioro)
Bajo la cornisa de la cabecera, sustentándola, hay una elaborada decoración a base de sucesión de arquillos ciegos de aspecto trilobulado gracias a tres resaltes con forma de rollo cada uno, que apean en ménsulas decoradas con rollos de tradición islámica y que proporcionan al conjunto una sensación de cuidado festón decorativo. Sobre las semicolumnas mencionadas se elevan capiteles decorados con temas vegetales que suplen a la correspondiente ménsula. Sobre ellos, los arquillos se han calado formado un dibujo de cruz con sus extremos rematados por círculos.
El octógono de la torre que se eleva sobre cubiertas mantiene el estilo decorativo visto en la cabecera; pero en clave más sencilla, probablemente más tardía. Es de estilo califal. Tiene vanos apuntados con decoración polilobulada simulada por rollos y festón de arquillos apuntados apeados en ménsulas que remedan las que se ven en el interior, descargando los arcos de la elaborada cúpula. Los biseles de sus vanos absidales son achaflanados y se han decorado en los medios puntos con decoración de panal de abejas o entrelazos, al igual que la arquivolta situada en el rehundido del vano. Capiteles y ábacos lucen variada decoración. Algunos de ellos muestran entrelazos, una cabeza de fiera, dos seres demoníacos apresando a un tercero descabezado, y un simio onanista censurado, respectivamente.
En la misma plaza que la iglesia, el Ayuntamiento y el palacio de los condes de Altamira, edificio gótico-renacentista de finales del siglo XV, con portada renacentista del siglo XVI (ahí vivieron los Reyes Católicos una temporada).
Waypoint

Puerta de Muralla y río Duero

Waypoint

Plaza Mayor

Waypoint

Iglesia San Miguel (interior)

Waypoint

Iglesia San Miguel (exterior)

Comments

    You can or this trail