• Photo of RUTA CARLOS III LA LUISIANA ECIJA 2017-01-08
  • Photo of RUTA CARLOS III LA LUISIANA ECIJA 2017-01-08
  • Photo of RUTA CARLOS III LA LUISIANA ECIJA 2017-01-08

Technical difficulty   Experts only

Time  2 hours 32 minutes

Coordinates 1836

Uploaded March 16, 2017

Recorded January 2017

-
-
925 f
650 f
0
4.0
8.0
15.96 mi

Viewed 304 times, downloaded 0 times

near La Luisiana, Andalucía (España)

08-01-2017 XXV RUTA CARLOS III CIUDAD DE ÉCIJA
La primera vez que hice esta carrera, tenía ganas de probarme en más de una media maratón y esta era mi oportunidad. El recorrido no es nada llano, como podéis ver en el perfil siempre para arriba o para abajo, son 26 kilómetros duros por el kilometraje en sí y por lo sinuoso de la carretera.
En La Luisiana hacía mucho frío, a la sombra no había quién parara, todos los corredores buscábamos el sol, no había nadie 5 minutos antes de la carrera buscando el sitio más cercano a la línea de salida como en otras carreras, la meta estaba a la sombra, sonó por megafonía “cinco minutos para la salida” todos los corredores nos apresuramos a coger la posición en meta, yo me situé detrás de las chicas del club de atletismo de Puente Genil mentalizado del ritmo que tenía que llevar (entre 5.50 y 6.00 minutos el kilómetro), los chicos del club habían cogido sitios más adelantados y Miguel Ángel López con su carrito dónde transportaba a su hija más avanzado todavía, detrás de mí había unos 250 corredores aproximadamente de un total de 1.447 inscritos.
Pistoletazo de salida, nos deseamos suerte y a correr, en 200 metros perdí de vista a todas las corredoras del club de atletismo, el reloj me marcaba el ritmo que tenía que seguir, recorrimos varias calles de la localidad con mucho ajetreo hasta que salimos a la carretera, en el kilómetro 3 vi de lejos a Sandra le di ánimos y seguí. Primeros kilómetros cómodos un grupo de cinco corredoras y dos corredores de Écija llevábamos el mismo ritmo a partir del kilómetro 4 rodé hasta el kilómetro 7 detrás de ellos hasta qué me puse delante marcando mi ritmo, no paraba de oírlos hablar, constantemente una corredora preguntaba a cuanto iban el kilómetro y el corredor de mí lado contestaba, siempre le decía 5,45 minutos kilómetro, y la corredora contestaba yo quiero ir a 6 minutos kilómetro. Rodeados de multitud de olivos hasta adentrarnos en El Campillo dónde nos esperaba una multitud que no paraba de hacernos palmas y animarnos, aumentamos el ritmo, nos vinimos arriba. Rodando al lado del grupo comentaron que querían apuntarse a la media maratón de Puente Genil, que se pasaba por un canal de riego y que le habían hablado muy bien de ella, que querían ir a Puente Genil, yo le comenté al corredor de mí vera que se apuntaran que la íbamos a hacer juntos, los demás corredores me escucharon y asintieron con la cabeza. Kilómetro 7, me adelanté un poco del grupo ecijano, constantemente iban llegaban ciclistas a preguntar si querían agua o les faltaba algo, me sentí un poco incómodo y me adelanté unos metros, me uní con dos corredores de Sevilla, que hablaban de un juego de rol sobre la galaxia que estaba haciendo uno de ellos sobre la tesis de la universidad y se reunía cada dos semanas para jugar, además trabajaban los dos, y se desplazaban en bicicleta a sus trabajos, en el kilómetro 10 me dejaron, delante iban los dorsales 581 y 582, este último con una camiseta de la media maratón de Puente Genil del 2.015 que me llamó la atención. Kilómetro 10 me adentré en Cañada Rosal sólo a distancia de los corredores que llevaba delante y de los que venían detrás, aproveché para coger un poco de aire y beber agua (llevaba una botella de agua en la mano que cogí en el avituallamiento). Por detrás sentí al grupo ecijano, se acercaban. A la salida de Cañada Rosal se veía una cuesta arriba muy pronunciada, allí divisé a lo lejos a Maribel (con las equipaciones nuevas del club se nos ve a la legua), desde la cuesta ya no vi más al grupo ecijano, a mitad de cuesta estaba Maribel echándose un ungüento que le dolía el tobillo, rápidamente se incorporó a la carrera, hice un ademán de pararme un poco pero ella me dijo sigue, sigue a tú ritmo no me espero, y yo seguí. Los dorsales 581 y 582 rodaban delante. Kilómetro 15 sembrado de placas solares, unos tres kilómetros viendo placas a la derecha, tercer punto de agua, a lo lejos otro corredor del club de atletismo, no lo reconocí hasta que no estuve a pocos metros de él, era Martín Reyes, se paró un poco a beber agua, nos saludamos “ánimo Martín, ya está esto hecho” me dijo “adiós” y seguí sin compañía, con los dorsales 581 y 582 delante a 20 metros. Pasadas las placas solares me fijé en una corredora de edad, extranjera, la adelanté y seguí hacia el objetivo. Del kilómetro 18 al 21 rodé solo, me encontré algún corredor andando y otros un poco más lentos que yo, les daba ánimos, uno de ellos iba tan abrigado que estaba echándose agua por la cabeza para refrescarse y yo lo que llevaba era frío. También me adelantaron dos corredores. Kilómetro 21 llegó por detrás un corredor, nos pusimos a charlar (tanto rato sin hablar con nadie no podía ser), me presenté le dije de dónde era, y él me contestó que se llamaba Coni con “C” pero que él lo escribía con “K” y venía de San José de la Rinconada aunque era Marroquí, Saharaui pero que llevaba 20 años en España, que había corrido 4 veces la maratón de Sevilla, que se había parado un poco y ahora estaba retomando. Le ofrecí un chicle “wuk” de los que llevo para energía al instante y se tomó. Me dijo que íbamos a ir juntos hasta meta, le contesté que así sería. En el Kilómetro 22 empezó una cuesta abajo, Écija vislumbraba lo lejos, un corredor que iba delante nos indicó que al lado de un edificio muy alto que había frente a nosotros estaba la meta. Yo me la tomé como caballo desbocado, Koni se había quedado atrás. Kilometro 23 entrada en Écija, cambió el piso de asfalto a adoquines, no sabía cómo pisar, a los adoquines les faltaba el cemento de separación entre uno y otro, la gente nos animaba, mucha gente en la calle. Kilómetro 25 pasamos al lado del ayuntamiento, mejor piso, pero por poco tiempo, metros después otra vez los adoquines, por detrás llegó Koni a 300 metros de meta. La meta no se veía, yo le preguntaba a el público que si quedaba mucho, contestaban estas a 100 metros detrás de aquella curva, la cuesta abajo de antes de entrar en Écija y los adoquines me había dejado sin fuerzas. A 50 metros de meta una niña se cogió a la mano de Koni y entramos los tres juntos.
Recogí la bolsa de corredor y la gran copa, me di una ducha en la piscina cubierta y un baño y ya estoy para otra.
Cumplido el test para la maratón de Sevilla de 19-02-2017.

Comments

    You can or this trail