Cruzpe01

Coordinates 2560

Uploaded June 24, 2015

-
-
5,535 f
771 f
0
5.5
11
21.98 mi

Viewed 1181 times, downloaded 13 times

near Santa Marina de Valdeón, Castilla y León (España)

Ruta en tres etapas hecha por un grupo de 80 jóvenes:
- Santa Marina de Valdeón (1.120m) - Caín (450m): 11.4km
- Caín (450m) - Las Bobias (1.245m): 10km.
- Las Bobias (1.245m) - Covadonga (245m)
La historia primitiva nada nos ha dejado escrito acerca de los comienzos del culto a la Virgen María en la Cueva de Covadonga, y las noticias que de aquella época tenemos, es necesario buscarlas en la tradición. Refiere ésta que la Cueva de Covadonga servía de retiro a un ermitaño que la tenía dedicado al culto de la Virgen, cuya imagen allí se veneraba. En cierta ocasión Pelayo, refugiado con otros cristianos en aquellas montañas, entró en la Cueva persiguiendo a un malhechor. El ermitaño rogó a Pelayo que lo perdonara, puesto que se había acogido a la protección de la Virgen, y que llegaría también el día en que él tendría necesidad de buscar en la Cueva el amparo y ayuda de Nuestra Señora. Algunos historiadores dicen- que lo más verosímil es que Pelayo y los cristianos, en la huida por aquellas montañas, llevarían consigo alguna imagen de la Virgen, que colocaron en la Cueva para implorar su protección, o mejor que la pondrían allí después de la victoria obtenida, a fin de dar culto a María Santísima en memoria' y gratitud por el triunfo obtenido por su mediación y, más tarde, Pelayo, deseando tributar a María un homenaje perenne, edificó en la misma Cueva un altar a la Virgen María. Las Crónicas árabes, cuando hablan de Covadonga afirman que en esta Cueva las mermadas fuerzas de Pelayo encontraron refugio, alimentándose de la miel que las abejas habían producido en las colmenas construidas en las hendiduras de las rocas. Ante ella se libró lo que se vino a llamar la “Batalla de Covadonga” y que vendría a ser una de “las primeras piedras de la Europa cristiana”. Las viejas crónicas ponen en boca de Pelayo esta afirmación: “Nuestra esperanza está en Cristo y de este pequeño monte saldrá la salvación de España”. El rey Alfonso I y su esposa Dª Hermesinda, construyeron una iglesia y en ella fueron erigidos tres altares, dedicados uno a la Santísima Virgen, en el misterio de su Natividad; otro a San Juan Bautista y el tercero a San Andrés. Además, con el fin de que se tributara un culto continuo a la Madre de Dios, fundaron dichos monarcas un monasterio. La escritura de fundación que se atribuye a Alfonso I dice que hace entrega de la iglesia a los monjes Benedictinos; trae la lista de donaciones de objetos para el culto y privilegios y firman el Rey y la Reina, tres Obispos, dos Abades y algunos caballeros y manda trasladar desde el Monsacro una imagen de Nuestra Señora. A este templo construido en la hendidura de la peña se le llamó “del milagro” dado que al ser construido con madera y ésta volar tanto sobre el abismo era un auténtico milagro que se mantuviese en pie. Más info en www.santuariodecovadonga.com
En la Edad Media fue un concejo independiente que perteneció al señorío de la Iglesia de León. En la Edad Moderna pasó a formar parte del alfoz del concejo realengo de Valdeón y hasta el siglo XIX no se incorporó al municipio de Posada de Valdeón. En Santa Marina existió un monasterio conocido como Santa Marina de Mates o Mades, que adoptó la Regla de San Benito en el año 1081, cuando el rey Alfonso VI estableció el coto originario delimitado por los lugares de El Cuerno, Remoña, Pandetrave y Montó y cuyo dominio monástico se extendía en el siglo XII desde dichos lugares hasta el concejo asturiano de Amieva, perteneciéndole las localidades de Argolibio, Cien, Vega de Cien y Carbes en Asturias, así como varios lugares en el valle de Corona y, entre ellos, un monasterio allí fundado por los propios monjes de Santa Marina que tenía por advocación la de San Isidoro. Santa Marina de Valdeón es una localidad del municipio de Posada de Valdeón, en la provincia de León, situada en el Parque Nacional de Picos de Europa. En el año 1093 habitaban en el monasterio 10 monjes con seguridad y posiblemente algunos más, presididos por el abad Pedro que lo fue, al menos, entre los años 1081 y 1113. El monasterio de Santa Marina fue codiciado por el vecino cenobio de Santo Toribio de Liébana y, como vestigio de su antigua importancia, los arcedianos de Mayorga de la Iglesia de León portaron hasta el siglo XVII el título honorífico de "abad de Santa Marina de Valdeón". Pero del antiguo y desaparecido monasterio sólo perdura la advocación que hoy lleva la iglesia parroquial de la localidad y una pequeña pila bautismal románica anepígrafa, de características similares a la de Posada de Valdeón.
Prada de Valdeón es un pequeño pueblo español del municipio de Posada de Valdeón, al norte de la provincia de León, comunidad autónoma de Castilla y León. Situado a una altitud de 950m, entre los Macizos Central y Occidental de Picos de Europa y a la vera del río Cares que divide Picos de Europa, se encuentra junto a Posada de Valdeón viniendo de Puerto de Pandetrave, al comienzo de la nueva carretera que comunica ese pueblo con Santa Marina de Valdeón y Pandetrave. Las casas, de arquitectura tradicional, se encuentran muy concentradas sobre calles estrechas. El pueblo conserva 15 hórreos y un molino que funcionaba con agua del río Arenal, el afluente más importante del río Cares. El entorno de bosque y praderas enmarcados por las moles calizas de los Picos de Europa entre las que destaca la Torre Friero (2445 m) permite efectuar paseos por bosques vecinos o ascensiones a las cumbres. Entre los senderos más conocidos que parten de Prada de Valdeón se encuentran el del Mercadillo y el de Montó. El 8 de septiembre el pueblo celebra la fiesta de Nuestra Señora de Corona.
Posada fue la capital del concejo medieval de Valdeón, formado también por las poblaciones de Los Llanos, Prada, Cordiñanes, Soto y Caldevilla. A diferencia de los concejos de Caín y Santa Marina que fueron de señorío, el concejo de Valdeón fue de realengo durante toda su historia. Su actual iglesia parroquial dedicada a Santa Eulalia está documentada desde el año 1098 y a mediados del siglo XII ya era una parroquia. En ella se conserva una pila bautismal románica con una inscripción fechada en la era de 1196, que corresponde al año de 1158. Una necrópolis medieval, excavada y puesta en valor, indica el lugar del emplazamiento de la antigua iglesia de San Pedro de Barrejo, documentada en los años 1098 y 1113. Recientemente se han encontrado los restos de una iglesia posiblemente medieval que pudo estar dedicada a San Juan. Y existió también otro monasterio llamado de San Sebastián, documentado en los años 1093 y 1189, que debió estar situado en el paraje así llamado de Los Llanos, en donde también aparecieron enterramientos medievales compuestos por tumbas de lajas. En el término municipal del antiguo concejo de Valdeón se encontraba además el monasterio de San Isidoro, construido por los monjes de Santa Marina de Valdeón en Corona alrededor del año 1093. Y la actual iglesia parroquial de San Pedro de Soto fue asimismo otro monasterio con comunidad de hermanos a comienzos del siglo XII.
En Los Llanos se pueden encontrar hasta once hórreos. Uno de ellos muestra diversos aperos de labranza, utensilios, etc. Los Llanos comparte parroquia con Prada, Posada y Cordiñanes, la de Santa Eulalia.
Camino real o vía histórica (posiblemente de origen romano) que aún conserva parte de sus muros de contención o "llantones".
Desde el Mirador del Tombo podemos disfrutar de unas vistas excepcionales del valle que une Posada de Valdeón a Cain, del Macizo Central de Picos de Europa y de la zona de Pambuches en el Macizo Occidental, así como del pueblo de Cordiñanes.
Fue en este lugar donde, según la leyenda, se coronó a Don Pelayo rey de los Astures, comenzando la Reconquista. En este lugar existió un monasterio fundado allí por los monjes de Santa Marina de Valdeón en 1093, y que llevaba por advocación la de San Isidoro. Esta es la mención más antigua a la existencia de un templo cristiano en Corona, pues la ermita de Nuestra Señora no se documenta antes de la Edad Moderna. En los años 1920, junto con las obras públicas hechas en la garganta del Cares, se construyó una pequeña Ermita para albergar la imagen de la Virgen de Corona en el lugar donde tradicionalmente se hacía la romería que hoy continúa. Cada 8 de septiembre los ocho pueblos del Valle de Valdeón festejan a su patrona, la Virgen de Corona, que descansa en esta Ermita.
Antiguamente, debido a la abundancia de lobos en la zona, existían trampas como esta (un embudo en murallas de madera), para capturarlos. Los habitantes de los pueblos de la zona se encargaban de su mantenimiento. La legislación más antigua que regula el funcionamiento del Chorco de Corona data del año 1610, y de ella se hizo reforma en el año 1776. Se adivina que por aquellos tiempos el principal medio de vida era la ganadería, explicándose así esta lucha a muerte declarada contra el lobo, al ser éste el mayor enemigo que afectaba a la propia subsistencia. Resulta ejemplar ver como varios pueblos se organizaban comunitariamente en una empresa que defendía los mismos intereses.
Caín significa dependiendo de su origen: brotar, surgir, pastizal de cabras, niebla o fuente. Es el pueblo con la menor altitud del valle y el único que conserva sus calles empedradas. También es el que guarda con mayor claridad las típicas construcciones antiguas de piedra, madera, teja... Aunque aún existe y se puede visitar, a 150m. se encuentra Caín de Arriba, pero ya deshabitado. Su pequeña iglesia esta dedicada a Santo Tomas. Conserva un molino en buen estado y es el pueblo del Valle de Valdeón que menos hórreos conserva (solo uno). Caín, como Valdeón, fue siempre tierra de pastores, en las decadas de los 50 y 60 del siglo XX muchos emigraron al extranjero, sobre todo al continente americano.
La Ruta del Cares se abrió en la roca para el mantenimiento del canal de alimentación de la central hidroeléctrica de Camarmeña - Poncebos. El canal fue inicialmente construido entre el año 1916 y 1921, y posteriormente ampliado entre 1945 y 1950. La orografía inaccesible del cañón dificultó en gran medida las tareas de construcción, que requirieron el uso de dinamita y de cuerdas desde las cuales se suspendían los obreros que realizaron su construcción. De los 500 obreros que participaron en los trabajos de ampliación de la ruta, once fallecieron por causa de accidentes laborales. La espectacularidad y el moderado desnivel de la Ruta del Cares la convierten en idónea para la práctica del senderismo. De los cerca de dos millones de personas que anualmente visitan el Parque nacional de Picos de Europa se estima que la Ruta del Cares es la senda que recibe mayor afluencia de visitantes.
La Vega de Ario está situada en el macizo Occidental de Los Picos de Europa, también llamado El Cornión, en Asturias, el enclave de esta vega hace que el refugio del Marqués de Villaviciosa posea una de las mejores vistas de Los Picos, desde allí se puede observar el macizo Central o de los Urrieles donde destacan las cumbres del Torrecerredo (2.648 m.), Llambrión (2.642 m.), el Tesorero (2.570 m.), etc...…además de los picos más emblemáticos del Occidental, como el Jultayu (1940m), el Cuvicente (2015m), la Verdilluenga (2130m), etc… El refugio de la Vega de Ario tiene una situación perfecta tanto para los que hacen grandes recorridos como para los que solamente quieren darse un paseo por Picos y disfrutar de un buen plato de comida y una bebida fresquita. Se encuentra situado al final de la ruta que viene desde Los Lagos de Covadonga, teniendo la posibilidad de continuar por la Canal de Trea y bajar hasta Cain, para poder acceder desde allí al macizo Central. También se pueden hacer rutas mas cortas, de medio día, desde el refugio, como la subida a los distintos picos antes citados, a los que se puede acceder desde el refugio siguiendo las rutas marcadas con jitos.
Los Lagos forman parte del parque de Covadonga y están dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa en Asturias. Son unas lagunas glaciares formadas por los lagos Enol, La Ercina y uno más pequeño que se llama El Bricial, que sólo tiene agua cuando se produce el deshielo en las montañas.
Las primeras noticias que se poseen sobre la explotación de estas minas para la obtención de hierro y manganeso se remontan a 1848, aunque los métodos empleados para ello fueron muy primitivos. En 1893 se constituyo la Asturiana Ltd., sociedad que comenzaría el laboreo de forma sistemática, alcanzando su máximo rendimiento en 1895, con 500 toneladas. En 1899 la sociedad se disolvió, y las minas fueron adquiridas por The Asturiana Mines Ltd. Dentro de su etapa de modernización, Asturiana instaló una central eléctrica e inauguró, en 1906, el cable aéreo que conducía el mineral desde las minas a la Vega de Comeya y de allí, a Covadonga. La terminación del trazado del tranvía a vapor entre Arriondas y Covadonga se produjo en 1908, suponiendo un gran empuje para la mina de Buferrera, al poder transportar el mineral de forma rentable y económica hasta el puerto de Ribadesella La mina se cerró a causa de crisis de 1932, haciéndose cargo de la misma la Compañía de Minas de Covadonga (COMICOSA), que la trabajó hasta 1958. A partir de esa fecha se dedicaron a beneficiar el mercurio que contenían las escombreras, montándose incluso un lavadero, cediendo las instalaciones mineras a la Sociedad Minas de Buferrera S.A. (1959). Mantuvo esta empresa diversos pleitos con los organismos forestales, quienes cerrarían la explotación en 1973 y 1975, reanudándose el laboreo en ese último año y cerrándose definitivamente en 1979. De todas aquellas instalaciones únicamente se conservan una torreta del cable aéreo y algunos pilares de mampostería del desaparecido lavadero en la Vega de Comeya, además de algunas bocaminas y el túnel del Escaleru, todo ello convertido en área rehabilitada y visitable.
Arboreto o jardín botánico, donde hay un edificio que alberga en su interior una maqueta de los Picos de Europa que se muestra al visitante con un atractivo juego audiovisual de luces.

Comments

    You can or this trail