Time  9 hours 3 minutes

Coordinates 2691

Uploaded March 3, 2019

Recorded March 2019

-
-
7,017 f
5,118 f
0
2.2
4.3
8.69 mi

Viewed 650 times, downloaded 6 times

near Torrestío, Castilla y León (España)

Deslumbrante ruta invernal de alta montaña por el Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa, reserva de la biosfera de la UNESCO desde 2012, que desde el Puerto de La Ventana nos llevará sucesivamente hasta el Pico de la Cueva de Melluque (2.049 m), Huerto del Diablo Norte (2.133 m) y Sur (2.105 m), Pico Amenu (2.000 m) y Pico sobre el Tambarón (2.006 m).
Intenté averiguar el origen de un nombre a la vez tan curioso e inquietante, Huertos del Diablo, y no lo pude encontrar, con lo que mientras sudaba la gota gorda descendiendo en el hielo pensaba que tal vez al darme la vuelta me encontraría a dicha figura , fruto de la frustración de parte de la Humanidad en un intento pueril de personalizar el castigo divino y terrenal, cosechando tal vez unas remolachas o unas judías, y así conseguir aliviar un poco la tensión que mantuve toda la ruta y que me dejó agotado.
Quiero dejar constancia que aunque el track es bueno está realizado con la norma de “no perder ni un metro de cota”, con nieve dura y blanda, con amplias zonas de hielo y con zonas de roca. Con estas características no es por tanto aconsejable para personas que no estén acostumbradas al manejo de material invernal. La ruta es de más de 15 km y con un desnivel acumulado de 1.145 m.
Partimos del Puerto de la Ventana con un excelente grado bajo cero, y sin tiempo a muchos calentamientos se nos pone pindio hasta llegar al Peñón Ventana. De aquí descendemos a una vega, de Los Canales creo que se llama, en la que he visto que antiguamente había una explotación de carbón a cielo abierto, lo que no sé si es cierto o no ya que estaba completamente cubierta de nieve compacta y asentada. Me calcé los crampones y empecé la verdadera aventura del día oyendo el sonido de los pinchos mordiendo la nieve. Seguimos por lo que parece una pista clara y ya al S-SE vemos una vista portentosa de los 2.000 de Babia y más allá, y que nos acompañará hasta El Tambarón. Llama la atención el Morro Negro, que desde aquí hace honor a su nombre, aunque en este caso sea blanco. Y con el regalo de día que nos ha obsequiado la montaña, y que es casi transparente, si nos fijamos, llegamos a ver Somiedo y la inconfundible silueta de El Cornón.
Mientras nos vamos acercando al collado de la Vega Socellares vemos los restos de trincheras en las que no es difícil imaginar soldados malamente aprovisionados a 20º bajo cero intentando salvar el pellejo frente a otros en las mismas condiciones, todos obedeciendo a algún uniformado rojo, azul, amarillo o morado jugando a los soldaditos con un gran mapa lleno de banderitas.
Tras este mal trago aparece ante nosotros el Melluque, no es el más alto, pero si probablemente el más guapo del día de hoy. Llegamos por tanto al collado, y tras unos dátiles iniciamos el ascenso de este pico que nevado es tan bonito. Tras una bonita pala de unos 400 m giramos hacia el Este para alcanzar nuestra primera cima. Hay aquí una cresta corta con patio hacia ambos lados, y que tendremos que pasar con sumo cuidado para alcanzar nuestro objetivo. El descenso es entretenido con la visión de Los Fontanes enfrente, magníficos, y ya en nada iniciamos la ascensión a la cumbre más alta del día, y sin embargo, la más fácil. En la cumbre me encontré a dos esquiadores con los que eché las habituales parrafadas de estos momentos. La panorámica desde aquí es portentosa, y la porquería del mundo que está más abajo, se hace mucho más pequeña, casi insignificante, con lo que rodeado por los dosmiles de Babia y Somiedo, el Ranchón, Los Fontanes, Sierras del Sueve y Aramo y otras que no supe reconocer me sentí emocionadamente feliz.
El descenso desde el Huerto del Diablo Sur tiene una pendiente inferior al 30%, pero en este caso era hielo casi en su totalidad (ladera orientada al Norte) por lo que habrá que descender con cuidado. Una vez conseguido, en dos zancadas nos plantamos en el Diablo Sur, que nos recibe con un piolet-buzón en su cima y desde donde volvemos a maravillarnos con las montañas que nos rodean.
El descenso de esta montaña tiene más pendiente pero no se me hizo complicado. Posteriormente se me hizo bastante latoso al no haber nieve en las rocas que tenemos que atravesar para llegar al colladín que bordeando la Cara Este del Peñón Amenu (dónde hay una chimenea por la que sin nieve se puede subir) nos llevará al punto desde donde posteriormente lo ascenderemos. Llegar a este colladín fue una pequeña tortura por estar la nieve ya blanda y orientada al Sur con agujeros dónde cabría un buey, hecho éste que será una constante en la subida al Tambarón, y que enlentecieron mucho la marcha, no sólo por hundirse constantemente sino por la posibilidad de tener alguna lesión si se va rápido.
La subida al Amenu no tiene ninguna complicación y se hace con facilidad, al igual que la ascensión al Tambarón, que es fácil. Y sin embargo, fue a partir de aquí dónde tuve las mayores dificultades, ya que al no tener visión directa del destino final me fue más complicado orientarme, y porque es un semi-cresteo con subidas y bajadas constantes, dónde igual encontramos roca para subir que hielo para descender, y que aunque sea un destrepe de no más de 10 metros puede darmos un disgusto.
Finalmente vemos ya con alivio la pista que nos llevará de vuelta al Puerto Ventana, quedándonos aún 4 km de recorrido, ora con nieve, ora sin ella, hasta llegar al aparcamiento.
Y cosas de la montaña, y de eso que cuando te relajas te la pegas, tras haberme pasado el día entre hielo, nieve, roca y agujeros enormes, en llegando a la pista me resbalo en una mínima pendiente con barro y me doy una voltereta de las gordas, lo que hizo que en vez de llegar exultante al aparcamiento lo hiciera a hurtadillas bañado en barro, no sea que alguien musitara...”cada vez hay más pisapraos por el monte”....
Waypoint

Collado Socellares

fountain

Fuente27

fountain

Lago Socellares

Summit

Peña del Arca

La Peña del Arca es la primera; la mole de atrás son Los Fontanes, cima del P.N Las Ubiñas La Mesa
Summit

Peña del Ranchón

Summit

Peñón Amenu

Waypoint

Peñón de Ventana

Summit

Pico de la Cueva de Melluque

Summit

Pico Huerto del Diablo Norte

Summit

Pico Huerto del Diablo Sur

Summit

Pico Sobre el Tambarón

Waypoint

Poste

Waypoint

Puerto Ventana

Waypoint

Trincheras

panorama

Vistas dosmiles Babia Alta

6 comments

  • geordp Mar 3, 2019

    Me impresiona esa soledad.
    Ah y he aprendido una palabra más "pindio".
    Gracias por compartir

  • Photo of Íñigo

    Íñigo Mar 4, 2019

    Gracias a ti por leer la ruta y tener la amabilidad de describir.
    Un saludo

  • Photo of Eu ge ni a

    Eu ge ni a Mar 4, 2019

    Miedito el nombre Huertos del Diablo!!!!! Tal y como dices leyendo la ruta yo también he llevado en algún momento a ese diablillo.....
    Impresionante descripción de la ruta e impresionantes las fotos ,que han hecho que me traslade a esa magnífica montaña,he de decir que yo también he sudado la gota gorda en algún momento.
    Impresionante como vives la montaña y gracias por trasladarme a esa paz.
    He de decirte ,que al final el diablillo lo llevabas en la espalda,fue el que te hizo dar esa voltereta de las gordas!!!!!

  • Photo of Íñigo

    Íñigo Mar 7, 2019

    muchas gracias por tu comentario

  • PaulaHLiebo Mar 8, 2019

    De mis rutas favoritas, sino la que más.
    Claramente el rastro de un diablo ha actuado sobre estas tierras, regocijándose en las falsas apariencias. Pendientes bajas pero cubiertas de hielo resbaladizo, nieve blanda con aspecto de suave algodón pero inconsistente, alternancias de suelo que vuelven a uno loco y, por supuesto, el no poder visualizar el final del camino. Como la vida misma, vaya.
    Un reto para un montañero, el cual va a necesitar fuerza física y una cantidad extra de fuerza mental.
    Por las fotografías y por la emoción al llegar a la cumbre (sé que también durante el camino), lugar donde el diablo no podrá llegar jamás, está más que alcanzado. De hecho, eso se sabe cuando el reto deja de serlo.
    Por último, añadir que la caída en el barro me parecía indispensable. Todos nos caemos en el barro y todos nos bañamos en él, y después de esa marcha angelical, me hubiese preocupado de no haber sido así.
    Muchas gracias por compartir!!

  • Photo of Íñigo

    Íñigo Mar 8, 2019

    No hay nadie como tu.

    Sólo anhelo que un día vengas conmigo a maravillarte en la montaña.

You can or this trail