-
-
3,022 f
1,325 f
0
11
21
42.87 mi

Viewed 235 times, downloaded 1 times

near Ponferrada, Castilla y León (España)

Ponferrada, Toral de Merayo, Villalibre, Santalla, Rioferreiros, Borrenes, Voces, Orellan, Mirador, Carucedo, Lago de Carucedo, La Valiña, Toral de los Vados, Villadepalos, Posada, La Martina, Ponferrada.

Ruta Súper Médulas (mirador de Orellán). 30 de noviembre de 2016.
Súper ruta para cerrar este mes de noviembre. Un mes del que esperaba más, sinceramente, pero entre una cosa y otra no he hecho la cantidad de km que me hubiese gustado, pero ¿realmente tiene eso importancia? Lo que cuenta que lo que hagamos, sea mucho o poco, nos llene el ojo, nos complete como seres humanos y que recordemos esos instantes con una media sonrisa de autocomplacencia y orgullo por realizado.
Se sale de Ponferrada por el monte Pajariel en dirección a Toral de Merayo, siguiendo el recorrido tradicional de la ruta del Oza, sin embargo en toral buscaremos la salida hacia Villalibre por el camino a Rimor, en cuya trayectoria encontramos un hito del camino de Santiago de invierno que parece que se pierde entre la maleza del campo, pero si la seguimos con cuidado acabamos desembocando en la ladera de la subida a Villalibre y su cementerio. Primer repecho de la jornada superado, toca ahora bajar a Villalibre y a la vieja carretera a Ourense, para pasar por Priaranza y allí buscar otra vez el trazado del camino de invierno que nos lleva al mirador del Bierzo en la localidad de Santalla, de ahí a Rioferreiros y su ermita donde dejamos el trazado jacobeo para buscar rodear el monte de las barrancas para llegar al cruce de Villavieja, en dicha trayectoria buscamos un atajo por una pista que nos evita un rodeo no muy grande pero si importante a la hora de finalizar la ruta en las mejores condiciones físicas.
En el alto de Borrenes se decide cambiar in extremis el objetivo de la ruta, en un principio el objetivo era llegar hasta el castro prerromano, y desde ahí enfilar hacia el Castrelín de San Juan de Paluezas y seguir hasta la bajada a Peón, pero las lluvias de las últimas semanas pueden haber dificultado el vadeo del rio a la altura de Peón con lo que nos obligaría ir a la Valiña para salvar el cauce del Sil.
¿Por qué no visitar la explotación de las Médulas? Hace casi un año fui a Voces y pase cerca de Orellán, pero visitar las Médulas en bicicleta lo puedo haber hecho dos o tres veces desde que me dedico a esto del BTT.
Se sale de Borrenes en dirección a la Chana y desde esta aldea se empieza a subir a Voces, un lugar hermosísimo que está bastante aislado de todo el entorno de las Medulas y al que solo se accede por una empinada carretera hoy en día, antes era una pista pura y dura.
Los casi seis km entre borrenes y Voces culminan con los ladridos de dos mastines que me esperan a la entrada de este último, una pequeña visita al pueblo y un ratito dando mimos a los peludos y buscamos el camino que nos lleva en una bajada técnica hasta el valle donde se encuentra una pista girando a la derecha para seguirla durante un km y medio hasta otra bifurcación que se resuelve tomando siempre el ramal izquierdo en los dos cruces. A partir de ahí comienza una ascensión exigente por una pista en bastante buen estado que nos conduce a la localidad de Orellán donde me asaltan dudas de si subir o no al mirador de las Médulas, dudas razonables debido a que el cansancio empieza a asomar tímidamente, pero a asomar al fin y al cabo. “aquí se viene a sufrir, no a pasarlo bien” me digo y comienzo a ascender hacia la parte superior del pueblo para desde ahí llegar al parking del paraje minero. La última parte de la subida, justo antes de llegar al parquin se me hace muy pesada y me obliga a poner pie a tierra y a descansar. Pero por fin llego al mirador de mis pesares me deleito contemplando el paraje dejado por los romanos tras sus explotaciones en busca del preciado oro.
Aprovecho ese momento para ingerir alimentos y líquidos aunque no de forma muy cómoda, pues sopla un viento muy molesto.
Deshacemos el camino andado tras unos metros entramos en una pista a la izquierda que según el panel indicativo nos lleva al mirador del Frigal, a Orellán de nuevo, y a donde me interesa a mí, a desembocar en la carretera que une el pueblo de Medulas con Carucedo. Un recorrido totalmente en bajada que compensa con creces el sufrimiento de la llegada al mirador.
En la carretera de Carucedo, no tarda en aparecer la opción de ir por pista hasta dicho pueblo y con tal de no pisar el asfalto uno hasta paga.
En Carucedo se abre otra opción, regresar por Rioferreiros, prácticamente por donde hemos venido, o subir la carretera del Lago para llegar a la Barosa. Hay otra buena subida y las fuerzas no es que estén en su momento óptimo, pero quién dijo miedo, habiendo hospitales.
La subida al principio es moderada pero sus últimos 300 m son cuando menos cansados, y si a ello añadimos el tráfico que, siendo como es un día de diario, es bastante abundante, pues le da su punto de aventura terrorífica.
En la cima de la subida, a la derecha sale una pista que tiene por lo menos muy buena pinta, y con tal de abandonar el asfalto uno es capaz de todo, hasta de volver a subir a Orellán.
La nueva pista nos lleva tras otro tramo de bajada hasta el cruce con la Valiña para llegar a dicho pueblo tras 3 o 4 km por una carretera que pasa la mayor parte del tiempo a la sobra, lo que genera un firme resbaladizo a causa del musgo, y a primeras horas de la mañana el hielo. Pero no es el caso, solo el musgo da algo de respeto y las trazadas las procuro hacer por la parte más seca.
En la Valiña la única dificultad es buscar la bajada a su famoso puente colgante y cruzarlo sin más dilación.
A partir de ahora empieza un recorrido de vuelta que se complica por dos factores: el cansancio acumulado, y un inusual viento en contra que se ha despertado con las primeras horas de la tarde.
Pasaremos por Requejo, y desde ahí por la planta de áridos de La Estrella, Paradela del Rio y Toral de los Vados, justo para desembocar en la carretera que lleva a Villadepalos, volviendo por la carretera es más tedioso que el camino, pero también es menos cansado y las fuerzas empiezan a escasear.
En Villadepalos subimos hasta la urbanización de Andy Warhol y por ahí nos meteremos de lleno en el camino de la Selva Negra hasta Posada y por una pista al lado de los frutales llegamos al cruce con el ferrocarril para tras pasar las vías girando a la izquierda haremos un tramo de balasto poniendo a prueba nuestras habilidades para transitar por pedracales.
Tras ese pedracal ya entramos en el barrio de La Martina, y volviendo por los dominios de Zeus alcanzamos la Cemba y Flores del Sil,
Recambios Fino, la pasarela del Pajariel el puente de García Ojeda, Calle Gil y Carrasco y una frugal post ruta en el Venuska para visitar al mecánico y pedirle cita para el día siguiente, para revisar la horquilla. Cansado, sudado y hambriento. Pero muy satisfecho

Comments

    You can or this trail