Time  8 hours 4 minutes

Coordinates 10354

Uploaded June 19, 2017

Recorded June 2017

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
5,850 f
2,267 f
0
8.8
18
35.33 mi

Viewed 2289 times, downloaded 79 times

near Pola de Somiedo, Asturias (España)

De repente el paisaje cambió drásticamente: todo era verde y escarpado, muy alto, sólo permitía mirar para arriba.

Esa es la sensación constante del lugar, un cañón pétreo acojonantemente alto, sempiterno verde y con subidas, muuuchas subidas.

La carretera era muy sinuosa, el sol se había puesto ya. Cuando faltaban apenas 7 kms para llegar a Pola de Somiedo tuvimos que ir detrás de un camión articulado que llevaba balas de paja.
Llamó Pablo por teléfono preguntando por dónde andábamos, que iban a cenar. “Id pidiendo que llegamos en breve, le dije”. Armando y él habían ido por la mañana. Emilio y Alberto vendrían mañana de madrugada. De madrugón mejor dicho.
Por fin llegamos Wandar y yo poco después de las 11 de la noche, y a mesa puesta!! Unas racioncitas muy ricas con 3 botellitas de sidra que nos apretamos en un pis pás. Después nos fuimos directamente a la Casa Rural Casa Cesareo. Desembarco y toma de posesión de habitación y cama.

Pola de Somiedo es un pueblecito tranquilo y silencioso de Asturias. De poco más de 200 habitantes y a una altitud de 700 y pico metros sobre el nivel del mar. Está rodeado de montañas y riscos; y se baña en el río Somiedo, de aguas frescas y revitalizantes.
Cuando amanece el sol tarda en pegar. Cuando lo hace sube la temperatura rápidamente. Suele haber una bruma a baja altura, como una capota de niebla.
Pero no son todas estas razones las que nos han traído hasta aquí, no.
Resulta que se celebra aquí todos los años, en el mes de julio, una marcha de MTB bastante “atractiva”: unos 63kms y 3000D+……casi ná!!
Emilio y Alberto llegaron pasadas las 8 de la mañana. En breve nos preparamos todos y pusimos las bicis en marcha.

La Rosca:
Salimos pasadas las 9:20 horas con una temperatura muy agradable (unos 18ºC) y entre alegre pedaleo comenzamos a subir por una carretera un par de kms. Un giro a la derecha y entramos en la jungla…o lo más parecido. Todo era vegetación, el suelo estaba bastante húmedo, zonas de barro, arroyos, muchísimas ortigas (y altas de cojones!!) y con una humedad tremenda. Empezamos a sudar a chorro. Así de repente. La pendiente era bastante alta ya, echando mano de las últimas coronas y agarrando fuerte el manillar porque el suelo resbalaba bastante. En un parón de reagrupamiento que hicimos vimos que habíamos hecho 4 puñeteros kms en 35 minutos!!! Esto pinta duro….con calma, no hay prisa…
Yendo de picores de ortigas por todo el cuerpo se me ocurrió quitar algo de aire a las ruedas y me dio problemas la válvula hasta que Wandar la apañó del todo. Cada vez que le daba aire a la rueda me caían chorretones de sudor desde la cabeza. Lo que pudimos beber!!!!

Aunque íbamos siempre a la sombra de la enorme vegetación, el calor era asfixiante debida a la alta humedad. La pendiente por este tramo aún no era muy elevada. Llevávamos un ritmo tranquilo y reagrupados.
Llegamos a una puerta hecha con dos travesaños de madera, que una amable señora nos quitó el palo superior para que pudiéramos pasar. Horas más tarde, esta amable señora, nos volvería a ofrecer una ayuda impagable.

Valle de Lago. Hora y media de pedaleo y llevamos 8 kms. Y ya vamos buscando agua.
Nos toda bajada con mucho desnivel que, aunque favorable hace ir frenando y controlando mucho la bici por las piedras sueltas, las curvas y porque “nunca sabes lo que te puedes encontrar en el camino!!!” Una breve parada de reagrupamiento y para poder relajar las manos. Aprovechamos para rellenar botes y mochilas de agua del río que pasa.
Seguimos por una zona de bajada pero mucho más llevadero, aunque muy rápida y de repente: voces. Un coche aparcado en medio del camino. Su dueño en el prao de al lado con una bolsa de plástico, recogiendo vete a saber qué!! Continua la bajada, refrescante, a la sombra….hasta Villarin.
Toca volver a subir. Esta vez son 3 kms de carretera, hasta Arbellales. Donde nos desviamos de la ruta marcada (el grillo chilla) para adentrarnos en el pueblo y rellenar de agua botes y mochilas (sí, otra vez). Continuamos otros 3 kms por la carretera, yendo muy tranquilos. Admirando el paisaje, siempre mirando hacia arriba. Acojonante. Un profundo cañón horadado por el río Saliencia. Un par de kms más, esta vez por camino, y llegamos a Saliencia.

Llegó el infierno.

Una pista hormigonada que no da tregua. Ninguna.
Hasta La Bola da treguas. Esto NO.

En el papel podrás ver que son 2,5kms al 16,9% de pendiente media. En la realidad ves que vas en la última corona dando panzadas y cabezazos durante una eternidad.
Al final de la primera rampa de apenas 500m hasta la primera curva paré para echar otra vez aire a la rueda. Emilio con su bici electro-trónica me pasó y me dijo lo baja que iba. Armando nos alcanzó y siguió patapúm parriba. Por detrás venían Wandar, Pablo y Alberto…sufriendo como perros.

Continué a ritmo lo más tranqui que pude porque esto pintaba muuuuuuuuy duro y largo de cojones. Pero aun así ese ritmo “lo más tranqui que podía” era ir a pulsaciones muy altas. Yendo a 4 o 5 km/h y tratando de no caerte o evitar echar pie a tierra, la cabeza te iba diciendo continuamente “para, para looooco!!” De la misma manera se hacía fuerza con los brazos, agarrando el manillar. Por la cara y las gafas caían auténticos ríos de sudor salado.

Mirabas para arriba y no se veía el final. Hacia abajo daba vértigo de la altura que ibas cogiendo. Armando iba delante. En zigzag a golpe de riñón. Wandar detrás, resoplando. De repente dijo algo sobre Armando, miré y vi que iba caminando!! Joder, pensé que en ese tramo la pendiente sería tremenda!! Era igual. Igual de empinada que el resto: muy jodida. Simplemente que decidió “descansar” un poco. Luego volvió a montar y seguir. Pasé ese tramo. A la zaga de Armando. Wandar detrás. El resto no se los veía. Esto no tiene ningún puñetero descanso!! Oí a Armando preguntar a otros ciclistas que estaban al lado de un chozo y no le debió gustar mucho lo que le respondieron porque le oí echar un dios.

Tras un par de curvas de herradura y la misma pendiente, pero con demasiada fatiga acumulada, Armando se paró en una de las pocas sombras que había; así que hice lo propio también. Lo que bien que nos vino. Sin pensar ahora lo que quedaba por subir. Al rato llegó Wandar…Emilio…y algo más tarde Pablo y Alberto. Allí estuvimos un buen rato, a la sombra, reponiendo fuerzas, líquidos perdidos y papeando algo.
A seguir.

La pendiente era la misma, pero con ese descanso se empezó a subir algo mejor. El camino era todavía hormigonado pero algo roto. Más esfuerzo y más paliza. Pero, de repente, la pendiente se moderó y, salvo las rampas finales, permitía poder respirar un poco. Pasó Emilio con su reprís eléctrico y en la “cima” paró e hizo unas fotos a los que íbamos llegando…Armando….Wandar…y Pablo y Alberto.
Parad de reagrupamiento y fotos. Papeo y beber muuucha agüita. La brisa fresquita ayudaba bastante.

Armando acertó al decir que esto no había acabado de subir. Sólo que ahora ya no era tan empinado. Lo malo era que nos estábamos quedando sin agua. El sol pegaba de cojones por aquí arriba, subiendo la temperatura por encima de los 35ºC. Alguna rampa maja había que subir, no era un paseo, no. Y alguna era de hierba, para ayudar un poco más. Así estuvimos algo más de 3 kms hasta que dio la sensación de que tocaba bajada. Pero antes una grata sorpresa: un manantial de agua gustosamente helada. Rellenando botes y mochilas echando virutas!!! Además de la sed, bajaba la temperatura corporal que mucha falta hacían ambas.

Los 4kms de bajada hasta Torrestío suponían un respiro y un descanso completamente necesario.
Nos cruzamos con varios ciclistas que subían (como podían). Una de ellas una famosa biker del MTB que reconoció Armando.

Torrestío: km 30 y casi 5 horas.

Momento papeo. Sacamos los bocatas y a comer algo sólido, que tanto platanito, orejón y cochinadas de ciclista no llenan el estómago y ya empezaba a rugir. Mientras comemos Alberto comenta algo de llamar a un taxi que le lleve a Pola de Somiedo de regreso. Anda un poco fastidiao y busca un atajo que le lleve lo más directo y con menos esfuerzo de vuelta a la Casa Cesareo. Wandar le reprende y le dice lo de siempre: “tú tiiira!!”

Bueno la conversación fue algo así:
- Wandar: qué te pasa, Alberto?
- Alberto: que las cuestas me cuestan un montón, sufro muchsísimo.
- Wandar: pues te jodes!! Te cuesta como a todos, tú tiiira!!

Son las 2 de la tarde y acojona pensar que no llevamos ni la mitad del recorrido. Nos consuela al pensar que al menos 15 serán de bajada. Partimos de nuevo.
Comenzamos a subir una pista ancha y con relativamente poco desnivel, bajo un sol que supera los 35ºC, llegando a superar los 40ºC. Tras un arroyo, la pendiente se incrementa de cojones. Además, la ves de lejos, que acojona más.
Armando lidera el grupo, en cabeza. Luego yo y Wandar. Por detrás Pablo, Alberto y Emilio que ha decidido quedarse con Alberto. Poco a poco vamos subiendo este puerto de La Farrapona de 4kms al 9% de pendiente media. Media hora eterna me lleva coronar. Armando acaba de llegar hace apenas un par de minutos. Cuando casi le echo mano tuve que parar a lavarme los ojos. Un chorretón de sudor salado me llenó los ojos y el escozor era tal que no tuve más remedio que lavarme con agua de la mochilita bendita.

Al llegar a la cima un gran respiro. El aire sopla y es algo fresco.

Nos sentamos junto a 3 ciclistas que estaban observándonos cómo subíamos. Y vemos a lo lejos que aparece Wandar. Poco a poco va subiendo. Le vamos animando. Al llegar suelta la bici, se quita el casco, las zapas y hasta los calcetines y se tumba en la hierba junto a nosotros.
“Jooodeeeeer!!”- exclama, resoplando.
Por el otro lado, por el de la carretera, aparece un coche que lleva más ciclistas con la misma equipación que los tres que estaban sentados. Es el coche de apoyo. De repente una mujer, saca una bolsa con cocacolas y cervecitas frías (y encima Mau!!!). Tras repartirlas a los ciclistas que vestían la equipación de algo sobre Asturias, le sobra una birra y nos la da. Esta mujer es la misma que nos abrió aquella valla hecha con dos travesaños, horas antes.
A la lata de cerveza le falta la anilla para abrirla. Pero con la llave que me lleva mi Mamba Negra la abro sin más. Le pegamos unos tragos Armando, Wandar y yo. Dejamos un poco para Pablo que se le ve aparecer allá a lo lejos. Armando le grita diciéndole que le espera birra fresquita a no ser que tarde mucho porque se calentará. Vemos que acelera el ritmo. El poder la birra!!
Llega exhausto. Le sujeto la bici mientras le doy lo que queda de birra que se lo bebe de un trago.
Nos comenta que Emilio ha roto la electrobici (lo que supone pedalear con 22 kilos extra) y que Alberto viene jodido también. Que sigamos nosotros la ruta que ellos pueden tirar hasta Pola de Somiedo por carretera. Son 20kms pero todos de bajada.

Así que Armando, Wandar y yo nos pusimos en marcha.

Bajamos un par de kms por pista ancha, bastante pedregosa y algún recurveo. Hay mucho andariego y ciclista por el camino, tranquilos, no hay prisa.
Llegamos al Lago de la Cueva, primer lago del día. Espectacular.
Otra subida apretá: 1km al 14% de pendiente media. La que nos había dicho cuanto estábamos sentados en la cima de la Farrapona.
Otro lago: Almagrera o La Mina. Pero está seco.
Continuamos por la cuerda unos 4 kms. No hay mucha inclinación, pero la hierba lastra bastante. De vez en cuando hay algún repecho con muchísimo desnivel. En uno echamos pie a tierra. Ajigolaos!!

Por fin vemos el final de las subidas, y el último lago allá a lo lejos. Viene la bajada técnica y jodidilla que nos han dicho varios andariegos, pero antes: la fuente más rica de toda la ruta!!!!!
Un pilón para el ganado, con un caño por el que sale agua helada!!! “Esa agua es sólo para refrescarse, no para beber” – nos habían dicho. Los cojones!!!!! Rellenamos barrigas, botes y mochilas de esa agua milagrosa.
La bajada la hicimos parte montados y parte a pie. Con ostia en la espinilla con el pedal incluida. Así 1 km. Luego otros 3 kms rapidísimos, hasta llegar a la pista, 400m más abajo.
Yendo hacia el último lago por ese camino, como vimos en el grillo (GPS) que la vuelta era por el mismo sitio, decidimos dar la vuelta y disfrutar de la bajada hasta Pola de Somiedo, por caminos sombríos y cuestas de pendiente favorable, arroyos a lo largo del camino, zonas de barro y buena velocidad para terminar de macerar ese pastel de diversión.

Tras Urria continuamos por la carretera por la que empezamos este periplo, pero con una velocidad ligeramente distinta, hasta llegar al punto de partida y, por ende, la meta.
Buena y cuantiosa rehidratación cervecil en Casa Cesareo, donde se nos unieron dos amigos ciclistas, bomberos de Valencia, que estaban realizando una mega ruta de varias etapas por el norte.

La Rosca había terminado. Pero no el finde. Luego fuimos a cenar un cachopo, cómo no. Con unas sidras.

Al día siguiente nos trasladamos hasta Gijón donde nos pegamos un bañito cojonudo en las aguas más que fresquitas del Mar Cantábrico.

Mira que sufrimos de cojones en esas cuestas, pero ya verás cómo lo repetimos.
No tenemos remedio, qué le vamos a hacer!!

Recomendamos Casa Cesareo. Un 12 sobre 10 para los hermanos que la regentan. Ni lo dudes en hospedarte allí.

Datos wikiloc:
Hay muy pocas partes técnicas, aunque, debido al desnivel, todo se incrementa.
Importantísimo llevar muy buen nivel de forma. Aun así sufrirás como un perro. Si vas "sólo normal" pereces, fijo.
Hay fuentes por el camino.
Los arroyos también cuentan como fuente (seguimos vivos y sin problemas estomacales).
La bajada, cuando se ve el último y gran Lago, sí que es técnica. Cuidadín!!
Disfruta de las vistas, son únicas.
Respira esa brisa fresca que siempre corre y
Pedalea a ritmo tranquilo, deja los tirones y los piques para otra ruta.

PD: cuando decidimos dar la vuelta hacia Pola de Somiedo, en vez de subir hasta el último lago, veo ahora que nos libramos de otro puerto considerable: casi 3,5kms al 7% de pendiente media!!! Ya decía yo que me faltaba desnivel en mi track!

Pá la próooooxima!!!!!

View more external

  • Photo of Fuente
  • Photo of Fuente
  • Photo of Fuente
  • Photo of Fuente
  • Photo of Fuente
  • Photo of Fuente
  • Photo of Lago de la Cueva
  • Photo of Lago de la Cueva
  • Photo of Lago de la Cueva
  • Photo of Lago de la Cueva
  • Photo of Lago de la Cueva
  • Photo of Alto de la Farrapona
  • Photo of Alto de la Farrapona
  • Photo of Alto de la Farrapona
  • Photo of Alto de la Farrapona
  • Photo of Alto de la Farrapona
  • Photo of Alto de la Farrapona
  • Photo of Torrestío
  • Photo of Torrestío
  • Photo of Torrestío
  • Photo of Torrestío
  • Photo of Torrestío
  • Photo of Fuente
  • Photo of Fuente
  • Photo of Fuente
  • Photo of Fin hormigón
  • Photo of Fin hormigón
  • Photo of Fin hormigón
  • Photo of Fin hormigón
  • Photo of Fin hormigón
  • Photo of Fin hormigón
  • Photo of Comienzo del Infierno
  • Photo of Comienzo del Infierno
  • Photo of Comienzo del Infierno
  • Photo of Comienzo del Infierno
  • Photo of Comienzo del Infierno
  • Photo of Fuente
  • Photo of Fuente
  • Photo of Fuente
  • Photo of Fuente
  • Photo of Fuente
  • Photo of Fuente
  • Photo of Villarín
  • Photo of Villarín
  • Photo of Villarín
  • Photo of Villarín
  • Photo of Villarín
  • Photo of Villarín
  • Photo of Valle de Lago
  • Photo of Valle de Lago
  • Photo of Valle de Lago
  • Photo of Valle de Lago
  • Photo of Valle de Lago
  • Photo of Valle de Lago
  • Photo of Urria
  • Photo of Urria
  • Photo of Urria
  • Photo of Urria
  • Photo of Urria
  • Photo of Urria
  • Photo of Pola de Somiedo
  • Photo of Pola de Somiedo
  • Photo of Pola de Somiedo
  • Photo of Pola de Somiedo
  • Photo of Pola de Somiedo
  • Photo of Pola de Somiedo
  • Photo of Casa Cesareo
  • Photo of Casa Cesareo
  • Photo of Casa Cesareo
  • Photo of Casa Cesareo
  • Photo of Casa Cesareo
  • Photo of Casa Cesareo

2 comments

  • Photo of Lara LG

    Lara LG Aug 15, 2017

    I have followed this trail  View more

    Cuando consideras que una descripción exagera, pero a medida que haces la ruta te das de bruces con la realidad 😂😂. Muy bien descrita, plasma tal cual la dureza y "sorpresas" de la ruta. Gracias por compartirla la he disfrutado y sufrido casi a partes iguales 😊

  • Photo of wandar

    wandar Aug 15, 2017

    Gracias al magistral Jarri Smith todas nuestras actividades están descritas tal y como suceden,ya que cuando queremos hacer una ruta de algún otro usuario nos gustaría que estuviera igual. Esta ruta a sido dura pero muy bonita,encantados que lo descrito te haya sido de utilidad. Gracias y Goo Sexmeros y amigos

You can or this trail