Time  10 hours 16 minutes

Coordinates 11864

Uploaded October 22, 2017

Recorded October 2017

-
-
4,353 f
1,544 f
0
13
27
53.88 mi

Viewed 236 times, downloaded 6 times

near Villares, Castilla-La Mancha (España)

Hoy 22 de octubre del 2017, nos desplazamos por segunda ocasión hasta Elche de la Sierra, un buen grupo de ciclistas, organizada por los miembros del Club MTB Caravaca, para retomar la travesía hasta Caravaca de la Cruz, con motivo del año Jubilar.

Segunda ocasión en la que intentamos esta aventura, ya que el invierno pasado y por cuestiones metereológicas, aunque si llegamos a Caravaca alguno de los componentes, parte del grupo decidió abandonar con muy buen criterio, ya que fue casi imposible, después de kilómetros bajo el frío, el agua, la nieve, incluso hielo seco se hizo impracticable la última parte del recorrido diseñado, y por ende el resto hasta Caravaca.

Hoy las previsiones indican, que las temperaturas no van a ser muy altas como las que estamos sufriendo durante este verano, que se hace casi interminable este año, el día esta despejado y se presenta muy agradable, confirmándose a lo largo del recorrido.

Sobre las ocho de la mañana, y aún ,con las primeras luces del amanecer estamos ya preparados para iniciar la marcha, un grupo de nueve ciclistas algo más reducido de lo inicialmente previsto, ya que unos por otros carreras, agendas etc., se han ido apartando de su participación, hemos decidimos comenzar en el pueblo de Villaricos, ya que hoy precisamente se disputa la carrera de Elche de la Sierra, que recorre alguno de los tramos previstos en nuestro recorrido y que aprovecharemos para circular pronto.

Comenzamos con un descenso hasta cruzar el arroyo que baja de letur, seguimos por todo el camino que llega a unos cortijos denominados La Lunguera, visualizando ya el impresionante cañón que dibuja en este trazado el río Segura, que extrañamente lleva un caudal muy generoso, tal y como se encuentran este año por sequía todos los ríos de españa y embalses. Desde lo alto del camino descubrimos una alternativa en bajada y haciendo la Cabra como no en nuestro caso lo peor es lo mejor jjj, nos dejamos caer unos cientos de metros poniendo un poco de adrenalina a nuestro cuerpo en una senda en bajada que no dudamos en cogerla, muy técnica y pedregosa que nos deja hasta llegar al río, junto a él por unos campos de arrozales y cultivos que aprovechan estas aguas, llegamos hasta un poblado en mitad de la nada, donde se acaban los caminos y sin acceso, rodado, sistema eléctrico, alcantarillado, donde viven un grupo de familias, rompiendo durante unos minutos un poco su intimidad, seguimos por una senda que es una auténtica gozada en ascenso y descenso, junto al río por escarpados cortados que han sido oradados por el río en el transcurso de los tiempos y que suponen un aislamiento total del mundanal ruido, solamente salpicado por los innumerables animales y sonidos que nos regala este rincón del río a su paso, donde ya en estas fechas el arbolado y arbustos de ribera, comienzan a dar indicios de que se acerca el invierno, nosotros seguimos con nuestro pedaleo disfrutando esta zona de senda, que nos deja en los cortijos de Almazarán, zona esta ya mas accesible, aquí cruzamos varios arroyos que llevan alguna agua, sobre todo el que baja desde Letur, seguimos nuestro recorrido en ascenso por una pista bien marcada denominada camino de Pradillos, sorteando diversos cortijos ya abandonados, por todo el valle que riega el río letur, seguro en otro tiempo sorteado por innumerables cultivos, huertas, zona de pastoreo para el ganado que alimentaba a todas sus familias tiempos atrás ya olvidados. desde bastantes kilómetros antes ya divisamos En lo alto de la colina el pueblo de LETUR, a donde nos dirigimos, el ritmo que llevamos de pedalada es bastante rápido lo que nos permite recorrer estos primeros kilómetros en tiempo menos de los previsto estos compañeros están siempre que se salen y otros tenemos que ir sufriendo subo pronto ritmo, “pero esto nos gusta así y nos motiva” como Yo me digo algunas veces “”NO HAY DOLOR”” .

Pasamos por la Altezuela , zona recreativa del río, charco del pataco, cascada etc, ya colorida por los tonos ocres que esta estación otoñal nos regala en todos los sentidos ;quedándonos el último ascenso con bastante desnivel, en una zona repleta de cultivos de Letur, dejándo atrás ya al fondo este impresionante valle que nos ha acompañado durante la primera parte de la ruta. Realizamos una pequeña visita por el pueblo que la verdad es un encanto, han aprovechando el desnivel, con jardines y callejuelas que invitan a pasear y eso hacemos, aquí supuestamente nos esperaban para almorzar Quique y Pedro, pero no ha sido así , nos esperan en la zona recreativa del camping, con un espectacular almuerzo a base de barbacoa, cosa que agradecemos enormemente, eso sí recorremos una senda por toda la base de la rambla, cruzando en varias ocasiones el río que es una gozada, y almorzar y reponer fuerzas, todo un regalo gracias al apoyo inestimable de Pedro y Quique “gracias”.

Tras este buen descanso, seguimos nuestro camino , el siguiente objetivo es ascendecer hasta el Rincón de los Huertos, por una rambla en subida de casi 20 kilómetros por un terreno mas ramblizo, denominado la rambla de Lorca, siendo este el único acceso que atraviesa esta zona despoblada incluso de cortijos que vamos a recorrer, entre valles de pinos con zonas no muy escarpadas, más bien suaves, pasando aquí solamente por el cortijo de la solana y cortijo de los castillejos, no encontrándonos a nadie por esta zona, aunque la pista que recorremos ha sido arreglada hace poco ya que está muy bien compactada, aprovechando la limpieza realizada a modo de cortafuegos por toda la base de la rambla, en los últimos tramos podemos observar como la mano del hombre ha respetado más este alejado lugar e inaccesible donde podemos apreciar unas encinas centenarias, algunas diría yo casi triplemente centenarias que no son fáciles de ver por otros lugares de la zona y que al parecer se han salvado de la corta masiva que se realizo en esta zona años atrás, para dar paso a la repoblación de pinos.

Cuando nos dimos cuenta por que el grupo circula como las balas, nos encontramos en lo más alto de nuestro recorrido a 1400 mtros de desnivel, divisando ya a nuestra izquierda todo el valle de Mazuza, Otos, Benizar, Socovos ya estamos cerca del rincón de los huertos, pero claro como NO , nos desviamos en la mitad de la pista para acortar hasta el Rincón, por otra senda esta si ya prácticamente en desuso, muy técnica y que pone a prueba nuestra destreza, eso sí nos permite desde aquí visualizar toda la zona que hemos recorrido, incluso el chaparral de bagil, que nos deja en la cortijada del Rincón, aquí aprovechamos para repostar agua, ya que nuestros acompañantes no han aparecido en todo este recorrido como avituallamiento, creo que nosotros hemos ido más rápido de lo previsto y han preferido esperarnos más adelante. Proseguimos , saltamos el Rincón y nos dirigimos hacia el Poyato, segunda parte de la ruta esta ya si la conocemos más y lo que nos espera es bastante más duro que lo recorrido, aquí la cuestión siempre es poner las cosas difíciles, duras y complicadas, claro es como nosotros disfrutamos.

Aquí si ya nos esperaban, junto a la carretera que con cierto cachondeo nos reprimen de que nos hemos pasado un poco , en cuanto a como hemos pedaleado desde Letur, que cuando llegaban a los posibles puntos de encuentro ya habíamos pasado, y eso que nos seguían a través de esta estupenda ayuda que es el wikiloc-sígueme que nos permite saber en todo momento cual es la ruta, por donde vamos y que recorrido estamos realizando mi enhorabuena por esta aplicación que nos sirve incluso para estar más tranquilos cuando circulamos por estas zonas y sierras perdidas, porque nunca se sabe que puede ocurrir.

Reponemos líquido y solido, y continuamos en descenso hacia el Poyato, que se convierte en un auténtico espectáculo, en todos los sentidos y que visualmente ofrece un balcón hacia la naturaleza y el valle de Hondares, que me atrevería a decir de los mejores de toda la Región, y prácticamente desconocido salvo por unos pocos, y aquellos que en su día aprovecharon esta parte para crear un acceso que les acortara el recorrido por estas cortijadas, muy agradecidos a ellos que ahora nos permiten seguir disfrutando aunque de otra manera de la naturaleza y de estos sitios.

La bajada en principio muy animada por todos, y llevamos aunténticos especialistas en estos terrenos, pero es no cicable prácticamente en su totalidad, nos arriesgamos a precipitarnos al vacío total y miran que lo han intentando.

Llegamos a los cortijos de Hondares, ya en ruinas una pena, cruzamos el río con la poca agua que lleva, y aquí la nota de la jornada, me encuentro con que la piñonera del cambio la he roto, pero afortunadamente han sido dos piñones de los diez que lleva, y me permite seguir avanzando con el resto, casi fastidiamos el final.

Terminamos de subir, esta zona muy pedregosa y suelta que después de las lluvias torrenciales del año pasado, ha quedado muy mal, descendemos hasta el río Alharabe, donde lo cruzamos concierta dificultad por que aquí si lleva bastante agua, mojándonos los pies ya que lleva mas de medio metro de agua y algunos un buen remojón, que se puede llevar ya que la temperatura a esta hora, casi las dos de la tarde es muy buena, muestra de ello son algunas fotos incorporadas que reflejan el paso por el río.

La subida a la Losa, la tomamos con cierta calma reconduciendo el grupo que aunque cansados después de casi seis horas de pedaleo, eso sí a media subida las piernas se vuelven a calentar y las pulsaciones se incrementan, terminando con un ritmo nada suavecito y muy distinto a como comenzamos.;jejeee, como siempre el apretoncito de últimos metros.

Una vez arriba, ya esta todo casi hecho, dirección a la Pava, donde nos esperan unas migas y unas cuantas cervecitas para recuperar el esfuerzo, donde nos esperan el resto de nuestros acompañantes, incorporándose Carlos que hoy se ha quedado en tierra muy a pesar suyo debido a una avería de última hora en su bicicleta que le ha impedido estar con nosotros.

Después de la recuperación toca el último tramo hasta llegar a Caravaca, que lejos de tomarlo en plan tranqui, el personal parece que quiere rebajar las migas de manera rápida y el descenso lo hacemos como las balas. Llegamos a Caravaca, y ya solamente nos queda el último ascenso al Castillo, las fotos de costumbre para recuerdo y misión cumplida.

Gracias, por la buena compañía de todos los participantes en esta ocasión, Paco, Javi, Pedro, Sebas, José, Antonio, Jose Carlos, Carlos, Quique y Miguel.

HASTA LA PROXIMA¡¡¡¡¡¡¡
Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Comments

    You can or this trail