Time  4 hours 40 minutes

Coordinates 845

Uploaded April 8, 2014

Recorded April 2014

-
-
1,289 f
669 f
0
4.4
8.7
17.42 mi

Viewed 1810 times, downloaded 47 times

near Turís, Valencia (España)

Este sábado la manada de perros verdes se ha desplazado hasta Turís para seguir la «Marcha de Turís» de 2014 que nuestro amigo y compañero José Antonio nos ha sugerido y en la que nos ha guiado. La ruta ha sido para enmarcar. Parajes chulísimos, algún momento técnico -a veces, demasiado-, subidas potentes, toboganes traicioneros y sendas para disfrutar entre riachuelos, chopos y algún que otro abejorro. Entra, sin dudarlo ni un segundo, al top 3 de parajes que he compartido con el grupo. La cantidad de fotos que hemos tomado lo demuestra.

La mañana vuelve a empezar, como no, atravesando una ciudad tomada por botellas de vodka rotas y gente muy borracha que está en trámites de irse a casa a dormir la mona o irse a un after a intentar alargar una noche a la que hace horas que se le acabó su dignidad. Y los peores especímenes siempre me los encuentro. Como cada mañana, debía cruzar las vías por el túnel de Germanías. A medida que voy acercándome voy oyendo barullo. Una bronca sensacional. «Me encanta el olor a napalm por la mañana», pensé mientras me acercaba, pensado que me encontraría con la típica escenita de celos, en plan «¿Estás mirando a mi novia?». Pero era peor.

A las puertas del prostíbulo de la calle Vila Barberá estaban dos tipos discutiendo a botellazo limpio. Pero ojo, las botellas estaban a medio llenar, y se las lanzaban de una acera de la calle a la otra. En cualquier otro momento lo lógico hubiera sido parar, dar media vuelta y rodear la manzana, pero aún estaba medio dormido. No razonaba con claridad. Así que cerré los ojos, pensé en pajaritos de colores, ponis y una quiniela de catorce y pasé. No ocurrió nada. Supongo que se le acabaron las botellas y pasarían a arrearse guantazos.

Ya en la calle donde vive Rafa empezamos a cargar las bicis tanto en los coches como en un una baca y un portabicicletas que nos jugaría una mala pasada. Buscando un bar donde Damián pudiese tomarse un café salimos a la carretera. Al final, el café tendría que tomarse durante el camino.

Primera parada. Una gasolinera sin café. Pues nada, ya habrá otra antes de llegar. El caso es que oigo alaridos provenientes del coche de Raúl. ¡Resulta que el de la gasolinera, por su propia cuenta estaba intentado llenarle el depósito! Poco más y salimos con una manguera colgando del coche.

Ya en la segunda parada sí, cae el café y yo entro al baño como alma que lleva el diablo. Esto puede parecer absolutamente irrelevante, pero no es así. Cuando salimos de la gasolinera y nos volvemos a poner en marcha, me pregunto… ¿Y si del aire se cae la alforja de mi bici que va colgada fuera? Y en un momento las cuerdas que atan las bicis se aflojaron, quedando una de ellas colgando, a punto de caer y ser aplastada por el coche de detrás. Pitidos, nervios y una parada en la autovía, en el arcén a la salida de la curva. Si no hubiese ido al baño, igual me lo hago encima.

Después de dar un par de vueltas por Turís por fin llegamos al polideportivo, encontrándonos todos. Y como la semana pasada, en los primeros metros ya empiezan los problemas. En la primera cuesta Jorge rompe la cadena. En un principio nada de lo que preocuparse. Con el tronchacadenas se quita el trozo roto y se pone un eslabón rápido. Así que mientras contamos chistes y recordamos momentos de la película «Dos tontos muy tontos» en un rato volvemos a ponernos en marcha, pero al cabo de cincuenta metros… Cadena rota, otra vez.

Aquí ya se nos ponen por corbata. Esto no parece una casualidad. Si vuelve a romperse la cadena, quedará demasiado corta. Además, Jorge no se puede volver hasta que nos vayamos los demás. Afortunadamente tras la segunda reparación la cadena aguantó, pero cada ruido que salía de su bici nos ponía el vello de punta.

La ruta tiene momentos para todo. Para empezar, largas subidas rodeados de maleza, donde una mala trazada puede suponer un pinchazo. Pistas con un firme en buen estado, algún que otro escalón salvable con un poco de impulso… Dado que voy casi todo el camino acompañando a Damián al final del grupo no hay problema en parar y bajar algo a pie. Por cierto, un comentario con respecto ir el último del grupo: es paradójico que llevando el GPS de cola tenga que guiar muy a menudo al grupo, que va con otro GPS en cabeza. Una miradita al mapa de vez en cuando viene bien.

Los problemas llegaron cuando nos encontramos una cuesta verdaderamente impresionante. La madre de todas las cuestas. Bajar era muy sencillo, simplemente consistía en tirarse sin frenar, pero para los pusilánimes con algo de vértigo esto era demasiado. Lo malo es que la otra opción era bajar rodando y haciendo la croqueta o llamar a un helicóptero de rescate. Al final me armo de valor para bajar cogiendo la bici por el manillar, como el que coge el toro por los cuernos. Sin haber dado ni cinco pasos, la bici deja de agarrarse al suelo y empieza a empujarme. Por suerte Jorge estuvo al vuelo, pero yo tuve que bajar haciendo el cangrejo, en un claro homenaje a Antonio Recio. De espaldas y con las dos manos en el suelo. Más tarde me tocó bajar otra cuesta aún más resbaladiza haciendo el «cangrejo moonwalk», pero afortunadamente nadie lo vio.

Tras pasar por la vereda del río Buñol -probablemente la mejor parte de la ruta- el tiempo se nos echó encima. Así que mientras reparábamos un pinchazo nos tocó acortar algo el recorrido, pero todavía nos faltaba subir hasta la falda del castillo de Turís, donde a Damián le pasó factura haber dormido tan poco. De todos modos eran los últimos cartuchos de una ruta memorable. Sólo quedaba llegar a un bar de Turís a tomarse «la pausa que refresca», la ya tradicional cerveza para comentar los mejores momentos y volver para casa.

Tras los problemas que había dado la cadena de su bici convencimos a Jorge para que se viniera en coche antes de convencerme a mí de que me fuera con él. Y menos mal, porque al poco de llegar, como no hay dos sin tres volvió a romper la cadena. Igual aún estaríamos por Godelleta comiendo un plato de paella.

http://www.elotrocuaderno.blogspot.com.es/
https://www.facebook.com/pages/El-Perro-Verde-btt/346482428780858

1 comment

  • Photo of El Perro Verde btt

    El Perro Verde btt Apr 17, 2014

    También podríamos haber titulado la crónica con:

    "Turís contra Jorge", parte II de "El Vedat de Torrent contra Paco Jorge"....

You can or this trail