Time  3 hours 48 minutes

Coordinates 1829

Uploaded September 19, 2013

Recorded September 2013

-
-
4,827 f
2,973 f
0
2.7
5.4
10.71 mi

Viewed 1518 times, downloaded 44 times

near Valdepeñas de Jaén, Andalucía (España)

Recorrido muy grato y que pasa por un antiguo sendero recientemente recuperado que recorre la cara norte y oeste de la Solana subiendo por el Pecho Rompealbarcas y que nos lleva al emblemático y vertical Peñón de Gil López. De ahí a percibir la sensación de insignificancia que termina por inundarte en un paraje tan agreste y salvaje como el Barrancón. Las Chorreras nos sirve como precioso bucle de unión con Valdepeñas de Jaen para completar esta recomendable y poco conocida ruta valdepeñera.
Ruta en la que partiendo de Valdepeñas de Jaen tomamos el Paseo de los Donantes de Sangre que transita muy agradablemente junto al río Chorrillo y que al poco de pasar el parque del mismo nombre y dejar el Instituto de Enseñanza Secundaria nos introduce en el majestuoso paraje de Las Chorreras, todo verdor y puro espectáculo del agua encajonados en un estrecho barranco, a través del que discurre un sendero idílico que a pie de agua te hace disfrutar en primera fila de la sucesión de pozas y saltos de agua (uno de ellos de 17 metros que cae justo en nuestros pies) y que tras pasar por varios puentes de madera nos conduce a las proximidades del Vadillo. El sendero finaliza en una pequeña carreterita que tomamos a nuestra izquierda en dirección noroeste. Esta carreterita se bifurca un poco después y tomamos la que sale en suave ascenso a la derecha y que nos lleva al campo de fútbol y al Polígono Industrial. Tomamos la segunda calle del polígono que nos sale a nuestra derecha y que tras subir un poco aparece un carril asfaltado a la izquierda y que tomamos para seguir ascendiendo por fuera del polígono. Seguimos el carril asfaltado que ya con más pendiente va ganando altura bordeando el polígono y serpenteando obteniendo unas fabulosas vistas de todo el Vadillo y de Valdepeñas de Jaen. Entramos en el pinar hasta llegar a una construcción alargada (unos depósitos de agua) donde abandonamos el carril de cemento que traemos y tomamos uno de tierra a la derecha bordeando esta construcción y que se introduce de nuevo en el pinar. Inmediatamente encontramos una primera valla con su puerta y seguimos subiendo. Justo alpasar la tercera puerta aparecerá una pista a la derecha que hemos de tomar y que de nuevo nos introduce en el pinar, aquí con evidentes muestras de haber sufrido un pequeño incendio hace unos años. Seguimos la pista hasta que ésta finaliza un poco más hacia delante en una curva a izquierdas. Aquí tomamos un sendero que aparece a nuestra derecha junto a la boca de una estrecha sima (parece pequeña pero tiene un pozo de 12 metros de profundidad). Este sendero comienza un poco difuminado pero progresivamente va ganando entidad y toma rumbo sureste, afrontando de lleno el Pecho Rompealbarcas, nombre completamente justificado por la gran cantidad de roca que existe por doquier. Tras ir ganando altura entre el pinar llegamos a un recodo del sendero donde se nos abren unas fabulosas vistas sobre el Agudillo, el Puerto de Carboneros y el Cerro del Hoyo. Buen lugar para tomar aire y seguir ascendiendo. El sendero muestra sus vetustos muros de piedra que lo han sustentado durante infinidad de tiempo. En la cota 1380 hemos de estar atentos para salirnos un poco del sendero a nuestra izquierda donde encontraremos una pequeña plataforma natural que da vista hacia el norte y hacia el oeste que nos otorga unas panorámica formidable, constituyendo un mirador natural de primer orden. Hacia el oeste se nos muestra desde la altura el municipio de Valdepeñas de Jaen, enclavado en el Valle del Río Susana que contemplamos en toda su extensión, con la Morenilla, el Castellón, al fondo la Sierra Ahíllos y la Caracolera, el Cerro Caballo, la Montesina. Más al norte apreciamos el Jabalcuz, La Pandera y el Peñón de Gil López, con todo el Valle de Ranera a los pies de estos dos últimos. Retomamos el sendero que traíamos, que ahora toma rumbo noreste y que cómodamente nos lleva ganando altura hasta un punto donde el sendero se bifurca . Tomamos el de la izquierda que comienza a descender, saliendo del pinar y a través de pedrera y formaciones kársticas nos conduce por toda la cara norte de La Solana con unas estupendas vistas hasta el Peñón de Gi Lopez, con su espeso pinar hasta el mismo pico, que se yergue altivo sobre el Valle de Ranera y Los Cierzos, frente a La Pandera, de la que es un fantástico mirador, aunque con mucho cuidado de no extasiarse mucho, pues hay una caída vertical de unos 100 metros. Empezamos ahora a descender hacia el suroeste bordeando los tajos a través de pinar y llegamos a un punto donde primero a la derecha y después a la izquierda nos encontramos unas antiguas y curiosas corraletas de piedra a los pies de un farallón rocoso que merecen una parada, irradiando aroma y encanto de otro tiempo al paraje. En este punto el sendero se difumina y cuesta trabajo encontrarlo, pero solo hay que continuar la dirección que traíamos en suave descenso y en unos metros topamos con una pista que tomamos a la derecha en claro descenso y que gira bruscamente a la izquierda al salir del pinar poniendo rumbo suroeste. En este punto, dajamos el carril para tomar un senderillo surcado entre un mar de trozos de roca suelta caídas desde todo el Peñón de Gil López y que atraviesa por debajo esta inmensa pared rocosa que obliga a una forzada y reiterada extensión cervical para poder contemplarla en toda su integridad. Llevamos dirección noreste y con la clara referencia de una alambrada bajo nosotros que nos va a acompañar paralelamente en nuestro camino unos metros siempre por debajo de nosotros. Pasamos una bonita zona de encinar y de pedrera que baja desde el Morrón de la Solana hasta que empezamos a descender acusadamente hasta el Barrancón. Una vez en este solemne enclave, una hendidura vertical entre la Bermejuela y el Morrón de la Solana, formado por la caída del sumidero natural que arriba forma el Hoyón de Malas Noches, roca pura por todos lados, lugar donde la cabra montesa aguantó estoicamente en la Sierra Sur las pasadas décadas para últimamente expandirse de nuevo afortunadamente. La verticalidad impera en este paraje, agreste como pocos rincones jiennenses pero proporciona una sensación muy grata. Tras reponer fuerzas y espíritu en este paraje desandamos ahora lo recorrido hasta la curva de la pista que dejamos pasado el Peñón de Gil López.
Ya en la pista comenzamos a descender manteniendo dirección suroeste con el claro punto de referencia de Valdepeñas de Jaen, cuya imagen tenemos siempre en frente. Esta pista discurre en la linde entre el pinar y el olivar, y nos conduce a la pista que traíamos al comienzo de la ruta. Desde aquí es el mismo camino realizado anteriormente: Polígono Industrial, Las Chorreras y finalizando en Valdepeñas.
Waypoint

ANTIGUAS CORRALETAS

Waypoint

EL BARRANCON

Waypoint

LA SOLANA

Waypoint

LAS CHORRERAS

Waypoint

MIRADOR NATURAL

Waypoint

PEÑON DE GIL LOPEZ

Waypoint

SIMA

Comments

    You can or this trail