Time  9 hours 3 minutes

Coordinates 2812

Uploaded October 29, 2013

Recorded October 2013

-
-
7,639 f
3,933 f
0
4.8
9.5
19.06 mi

Viewed 2326 times, downloaded 103 times

near Lugros, Andalucía (España)

Magnífica ruta otoñal que compensa con creces el esfuerzo que conlleva su ejecución dada la espectacularidad de la Dehesa del Camarate en estas fechas otoñales. Estamos ante el mejor bosque mixto caducifolio de toda Andalucía y probablemente de toda la España Sub-húmeda. La infinidad de tonalidades que nos ofrece este paraje, combinadas con el encanto del sendero del Río Alhama, el caminar junto a las serenas aguas de la infinidad de acequias que acompañamos en varios tramos, el respirar el ambiente de alta montaña en toda la loma que nos lleva al Alto de los Catifas (2336m) y sobre todo, el ejemplo tan descomunal de equilibrio que la naturaleza nos muestra en este contraste de paisajes hace de esta ruta una experiencia única.
Iniciamos nuestro camino en el Area Recreativa de las Herrerías, justo antes de llegar al municipio de Lugros. Este área recreativa se encuentra a orillas del Río Alhama y junto al Molino de las Herrerías, antiguo molino harinero junto al veremos el cartel que marca el inicio del Sendero del Río alhama, el PR-A 33, uno de los senderos oficiales homologados del Parque Nacional de Sierra Nevada. Comenzamos ascendiendo por la Cañada Real de las Herrerías, remontando por la derecha el río Alhama con el Picón de Jerez mostrándose imponente al fondo del paisaje. Entre matorral, cultivos abandonados y almendros dispersos llegaremos a una zona más llana donde encontraremos la Acequia de Polícar, la cual seguimos y tendremos que cruzar en varias ocasiones por puentecillos de madera. Al poco abandonaremos la acequia para tomar una pista forestal que pasa junto a la finca del Maguillo, destinada a la actividad cinegética, y que nos llevará posteriormente a cruzar el Río Alhama tras descender un poco. Estamos en un paraje precioso en la que las alamedas lucirán un amarillo intenso formando un bosque en galería que nos brindará una estampa idílica, rodeado de una auténtica selva de bosque mediterráneo. Seguimos ascendiendo progresivamente por la pista, que sigue el trazado de la antigua Cañada Real de los Potros, siempre junto al río hasta que llegamos al Horcajo del Camarate, lugar donde el Barranco de las Rozas y el Barranco de Guadix confluyen con el río Alhama. Penetramos en el encajonado Barranco de las Rozas pasando la puerta de entrada a la Dehesa del Camarate, tras la que encontraremos las ruinas de una preciosa ermita con su escalinata que evoca una estampa más propia de la época del romanticismo becqueriano. Estamos en un paraje de singular belleza. Al frente nos aparece el altivo Cerro de los Carneros, el cual bordeamos por la izquierda por su ladera este tras abandonar la pista justo cuando ésta gira a la derecha y abandona el cauce del arroyo. Aquí tomamos un senderillo que nos lleva por encima del río en moderado ascenso atravesando un precioso robledal para posteriormente salir a una zona adehesada con unas fantásticas vistas al Barranco que forma el Río Alhama, para posteriormente pasar por debajo del Cortijo del Camarate hasta encontrar un camino que en dirección sur nos dirige a cruzar el Río Alhama y poner rumbo norte dibujando una amplia curva. Este tramo es especialmente bonito por la variedad de caducifolios que encontraremos, pura policromía. Comenzamos a subir la pista tras cruzar el río Alhama y tras avanzar algo más de 1 km nos salimos de ésta en dirección SE para comenzar una fuerte subida por un tupido piornal y tras pasar una valla ganar la cuerda de la Loma del Espino, pasando por unas ruinas de unas antiguas corraletas y manteniendo dirección seguimos ganando altura rápidamente por los esbozos de un antiguo y perdido camino. A pesar del abundante piornal se progresa con relativa facilidad este tramo. Al llegar a la cota 2100 aprox. Dejamos de ascender tan pronunciadamente y cambiamos de dirección, iniciando un rodeo de toda la cuenca de recepción del Río Alhama. Tomamos un sendero que nos conduce hacia el Arroyo de Guadix en dirección SO. Al poco de cruzar este arroyo encontramos una acequia que seguimos aguas arriba. Llega un punto donde nuestro camino confluye con el Sendero Sulayr (GR 240) por el que avanzamos ahora manteniendo dirección y que nos lleva a cruzar el Barranco de las Chorreras, rodeado de bellos borreguiles. Tras cruzar este barranco ascendemos y abandonamos la pista que llevamos siguiendo las señales del Sulayr para iniciar un fuerte repechón que nos conduce al paraje de la Piedra de los Soldados, llamado así por la curiosa disposición de las enormes piedras clavadas en vertical que asemeja un disperso ejército de soldados petrificados. Desde aquí tenemos unas impresionantes vistas sobre la loma que dejamos a nuestras espaldas con los resaltes rocosos del Mirador Bajo y Alto y al final de la Loma el redondeado Picón de Jerez. A su derecha aparecen los agrestes Tajos Negros de Covatillas y bajo ellos los impresionantes Lavaderos de la Reina y la cabecera del Río Maitena. Hacia el Norte veremos las sierras de Castril, Cazorla y Baza, y sobresaliendo entre ellas La Sagra. Más próximo veremos el Valle del Río Alhama y la Hoya de Guadix. Abandonamos aquí el sendero Sulayr y siguiendo la hilera de postes que se dirige hacia el Noroeste tomamos un sendero muy bien marcado que corresponde a la Cañada Real de Jerez del Marquesado que nos lleva en cómodo descenso hasta que la abandonamos a la derecha para seguir otra hilera de postes de madera que nos conduce a coronar (nunca mejor dicho) La Corona (2244m), con sus majestuosas vistas. Desde este punto descendemos retomando la Cañada Real que traíamos y rápidamente llegamos a la base del Alto de las Catifas, donde tras dejar a nuestra izquierda el Barranco de las Blancas, sin sendero ni nada parecido afrontamos su ascenso. Una vez encaramados en la superficie pétrea que alberga su vértice (2336m) podemos disfrutar de las bellas panorámicas que nos otorga este lugar, punto más alto de todo el recorrido de esta ruta. El Alto de las Catifas lo descendemos por su cara este, extremando mucho la precaución puesto que presenta una pendiente muy pronunciada y con zonas de bastante piornal y espinos que complica bastante la progresión hasta llegar a una acequia que nos suaviza mucho el descenso, y que nos conduce hacia el este hasta llegar a una pista. Seguimos descendiendo por esta pista abandonándola momentáneamente para contemplar el impresionante Tejo del Camarate árbol singular de Andalucía, de gran tamaño y elevada edad. Este ejemplar milenario posee unas dimensiones considerables, de 11 metros de altura y con un recio tronco que presenta un perímetro de 4 metros medido a 1,30 metros del suelo, sustentando una vigorosa copa de forma cónica. Una vez visitado el tejo volvemos sobre nuestros pasos en descenso hasta llegar a un antiguo tentadero, el más alto de toda España, junto al que tenemos una fuente donde poder refrescarnos. Seguimos descendiendo por la pista apareciendo unas panorámicas superlativas de toda la cuenca del Río Alhama y apareciendo bellas muestras de bosque mixto caducifolio mostrando una amplia variedad de colores, hasta llegar al Collado del Cerro de los Carneros en las cercanías del Cortijo del Camarate; obviamos el ramal derecho que nos aparece y que nos conduciría a dicho cortijo. Una vez en el collado seguimos descendiendo por la pista que traemos ahora por la vertiente del Barranco de las Rozas que vadeamos y continuamos descendiendo rumbo norte, con unas inmejorables vistas sobre los verticales escarpes rocosos del Cerro de los Carneros que caen sobre este precioso barranco, paseando a través de unas preciosas muestras de policromado follaje otoñal que hacen de este tramos una auténtica maravilla, hasta llegar al Horcajo del Camarate, ya en la confluencia con el Río Alhama, cuyo cauce seguimos ahora por la pista manteniendo la dirección norte. Llegamos hasta el punto donde surge la acequia de Guadix a nuestra derecha, perfectamente marcada por un hito de PR, donde abandonamos la pista y tomamos la vereda que sigue paralela a esta acequia y que es la continuación del Sendero del Río Alhama que se hace en la primera parte de este recorrido. Mantenemos dirección norte con unas preciosas vistas sobre el cauce del Río Alhama a nuestra izquierda y atravesamos por un puente el Barranco de las Fraguas entrando otra vez en una zona de pastos y cultivos abandonados. Pasaremos junto a las ruinas del Cortijo de Corral Nuevo, aunque su estado no hace justicia al nombre. Continuaremos ya por pista hasta llegar a Lugros, donde antes de llegar a las primeras edificaciones, justo al pasar una torreta eléctrica tomaremos un camino que nos aparece a nuestra izquierda y que en fuerte descenso atraviesa un olivar en un primer momento y luego nos lleva al Molino de las Herrerías y a nuestro punto de origen.

Comments

    You can or this trail