-
-
3,061 f
1,854 f
0
0.9
1.9
3.8 mi

Viewed 1551 times, downloaded 11 times

near Arriate, Andalucía (España)

3 comments

  • Medioambientearriate Oct 27, 2015

    SENDERO ARRIATE – VÉRTICE GEODÉSICO “CERRO DE LAS SALINAS”


    DESCRIPCIÓN GENERAL DEL SENDERO:
    Distancia: 6,11 Km (Solo ida) Lineal

    Desnivel acumulado subiendo: 456 m Altitud máxima: 954 m

    Desnivel acumulado bajando: 107 m Altitud mínima: 565 m

    Dificultad técnica: Difícil Tiempo: 1 hora 45 minutos

    La senda Arriate-Vértice Geodésico “Cerro de Las Salinas” es uno de los senderos de montaña más característicos de la zona, ya que se trata de una de las cimas de más altitud y donde se pueden observar unas vistas maravillosas de todo el valle del Guadalcobacín, Sierra de las Nieves y Sierra de Grazalema. Nuestra ruta comienza en la calle Dolores Ibarruri junto al parque de La Estacá desde donde se pueden observar unas vistas maravillosas del pueblo de Arriate. Comenzamos nuestra ruta por la carretera asfaltada que tenemos junto a dicho mirador, denominada "Pista de Ronda", la cual nos lleva hasta el denominado Río Guadalcobacín. Durante este camino, por uno de los bordes, las huertas van paralelas al río, encontrándonos por el otro borde con cortados típicos de nuestras gargantas. Una vez que llegamos al curso del río, tras unos 700 metros, el camino asfaltado desaparece para dar lugar a un carril de tierra que nos sube hasta el popularmente conocido como "Cortijo del Marqués". Durante este tramo destacan los cultivos herbáceos a ambos lados de nuestra senda. En este punto (Cortijo del Marqués) nos encontramos con la primera bifurcación de la travesía. Debemos coger el camino de la derecha y tras pasar una cancela empezamos nuestra ascensión por un terreno horadado. A ambos lados del camino, abundan las encinas, siendo también de gran importancia jaras, estepas, cantuesos, tomillares, retamas, etc... A la altura de los 2,8 km. queda una balsa o depósito de agua el cual sirve de aporte hídrico para todos los cultivos herbáceos de la zona. A medida que continuamos nuestra ascensión nos podemos encontrar con fincas dedicadas a la explotación del cerdo ibérico, los cuales se alimentan de las bellotas que crecen en las maravillosas encinas que se pueden contemplar en este territorio. Continuamos subiendo hasta llegar al "Cortijo Madrid", donde la pendiente se suaviza y donde podemos realizar un descanso bien merecido junto a un pilar el cual sirve de abrevadero para el ganado del cortijo.
    En este punto termina nuestra senda, a partir de la siguiente bifurcación entramos en una finca privada la cual para tener acceso a ella es necesaria la autorización del propietario.

  • Medioambientearriate Oct 27, 2015

    Esta bifurcación nos dirigirá hasta la cima del "Cerro de Las Salinas". Tras dejar el camino público y pasar dos cancelas o verjas separadas por 50 metros de distancia aproximadamente, nos adentramos en la finca y comenzamos a bordear el cerro. Esta zona es de gran interés geológico, ya que existe una surgencia natural de sal bruta desde el mismo manto de la tierra, siendo ocasionado este efecto por la proximidad de la serie silífera del Trías a la corteza terrestre. Antiguamente estas salinas eran utilizadas por los vecinos para poder salar muchos de sus alimentos. De la misma forma, esta surgencia es la que da nombre tanto al Cerro de las Salinas como al arroyo que nace en dicho cerro y que llega hasta las inmediaciones de Arriate. A unos 200 metros una vez pasado este punto, podemos coger cualquiera de las veredas que nos llevaran hasta el Vértice Geodésico del Cerro de Las Salinas, situado a 954 metros, donde podremos disfrutar de unas vistas impresionantes.
    Para ser una montaña con relativamente poca altitud, es posible observar gran cantidad de pueblos, valles y sierras periféricas, pudiendo incluso llegar a observar Sierra Nevada en días con buena visibilidad en el ambiente.

  • Medioambientearriate Oct 27, 2015

    Esta ruta además tiene una historia a sus espaldas, que con el paso del tiempo su leyenda se ha hecho más y más grande. Un poco de historia… Las primeras referencias históricas que aluden directamente al “lugar de Arriate” se remontan al año 1407, cuando el alcaide de Cañete la Real, Hernando Arias sorprendió a los árabes rondeños en una emboscada en las frondas del río Guadalcobacín (junto al Cerro de Las Salinas). Este suceso histórico será conocido como la “Batalla o Celada de Arriate. Cuenta la leyenda, que los musulmanes que por allí pasaban transportaban grandes arcones repletos de tesoros, fruto de los saqueos a los lugares a los que sometían tras una batalla, o bien como rescate por liberar a algún prisionero. La cuestión, es que se vieron de repente acosados por las tropas del alcaide de Cañete y viendo que estaban prácticamente a merced del enemigo, que además les cortaba el paso a través del río Guadalcobacín, y entorpecidos sus movimientos por la carga que llevaban, decidieron algunos de ellos ascender por el Cerro de Las Salinas y buscar un lugar donde ocultar el tesoro para que no cayera en manos cristianas. Así lo hicieron, y además, antes de morir, muchos de ellos juraron defender hasta más allá de la muerte el botín que allí ocultaron. Mucho tiempo después, en plena dominación napoleónica, algunos franceses escucharían en cualquier tasca la historia de lo que acontecería 400 años atrás en el Cerro de las Salinas, y conociendo de su fama de expoliadores, no tardaron entre ellos en formar un pequeño grupo dispuesto a encontrar el tesoro y quedarse con él sin que nadie se enterase. Así dispuestos se internaron en el monte. Pasaron varios días sin que se supiera nada de ellos, así que sus compañeros del batallón dieron la voz de alarma a sus mandos, quienes dispusieron lo necesario para localizar a los militares desaparecidos. De esa forma, cuatro días después fueron localizados. Todos fueron hallados muertos, salvajemente asesinados. Lo primero que se pensó fue en que habían caído en manos de algún grupo de guerrilleros españoles, pero poco más dieron de sí las pesquisas ya que acosado por sus superiores, el capitán al mando de la investigación no tuvo más remedio que cerrar el caso, aseverando en su informe que los soldados habían muerto en una escaramuza por rebeldes españoles. Aunque los rumores que decían que las heridas de los soldados fueron producidas por armas blancas, de hojas anchas y curvas, no tardó en expandirse por toda la población, dando pábulo a muchas historias, cada cual más terrorífica. Detrás de cada leyenda hay una realidad, dejamos aquí que cada uno saque sus propias conclusiones...

You can or this trail