-
-
1,394 f
266 f
0
2.1
4.2
8.33 mi

Viewed 13581 times, downloaded 595 times

near El Molino, Andalucía (España)

El río Chíllar es un corto río costero del sur de España, localizado en la parte oriental de la provincia de Málaga, entre los términos municipales de Nerja y Cómpeta.

Es un lugar muy popular entre senderistas y amantes de la naturaleza.
Índice
• 1 Descripción
• 2 Perfil longitudinal del río
• 3 Bibliografía
• 4 Enlaces externos

Descripción
Nace a más de 1.200 m, en la sierra de la Almijara, en el núcleo del Parque Natural Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama y al pie del monte Piedra Sellada; si bien sus fuentes principales se encuentran en el lugar conocido como La Vegeta de la Grarna, a unos 500 m. Su recorrido transcurre casi íntegramente por un profundo desfiladero de mármoles dolomíticos. Tiene una longitud de sólo 17 km, y por la cercanía de las montañas al mar Mediterráneo su desnivel medio es muy elevado, del 7,3 %. A diferencia de la mayoría de los ríos de la vertiente mediterránea andaluza (Cuenca Hidrográfica del Sur), por las características de sus fuentes y los materiales cársticos del lugar, río Chíllar disfruta de un caudal relativamente constante a lo largo del año, incluso durante períodos de sequía.
Su principal afluente, al que se une cerca de su desembocadura en el mar Mediterráneo, es el río Higuerón.
Perfil longitudinal del río

El río Chíllar, en la cerrada llamada popularmente "Los Cahorros".
El río Chíllar se puede dividir en siete segmentos, según las características de pendiente y terreno que recorre. En todos los tramos se aprecia el aumento de altura por efecto de la eustasia:
1. En su curso más alto, por encima de los 800 m, la pendiente media es del 26,5%. Su nacimiento se sitúa entre las crestas de los picos Navachica, peñón del Cuervo y Piedra Sellada.
2. Posteriormente, desde los 640 a los 800 m, aparece una garganta de poca profundidad encajada en un valle amplio, según algunos autores (ver bibliografía) formado por fenómenos de origen glaciar. La pendiente media es del 10,5 %.
3. El siguiente tramo, entre los 640 y los 500 msnm, tiene una pendiente del 26% y solamente 750 m de longitud, se caracteriza por sus rápidos y cascadas (alguna, de más de 20 m de altura) encajados dentro de una garganta estrecha.
4. Entre los 400 y los 500 m de altura la pendiente disminuye al 6,5%. El río fluye por un valle abierto rellenado por sedimentos, a 10 km de la desembocadura.
5. Desde los 400 hasta los 260 m de altura el río fluye directamente sobre la roca madre, con una pendiente del 9,3%. Existen múltiples rápidos, cascadas y fuentes.
6. El tramo entre los 260 y los 140 m de altura, de pendiente constituye la estrecha garganta llamada en el lugar Los Cahorros, un tramo muy conocido por excursionistas y curiosos por no superar en muchos tramos los dos metros de ancho.
7. Los últimos kilómetros, desde los 130 msnm, antes de unirse con el mar Mediterráneo a las afueras de Nerja, el río fluye en mitad de una garganta de conglomerados con una pendiente del 2,5%

Navegando he encontrado esta web http://eltecnicoambiental.wordpress.com/2013/06/23/ruta-el-rio-chillar/
del sendero muy interesante a la par que graciosa y que os invito a entréis.

El sendero es el propio río
Lo primero que hay que saber de la ruta es que es pasada por agua, ¿qué quiero decir con ésto? Pues que el sendero a seguir es a través del mismo río e incluso hay grutas donde nos podemos mojar hasta la cintura (depende de las lluvias de la temporada). Por lo tanto, lo más importante es llevar un calzado idóneo, una toalla (por si debéis cambiaros de calzado, secaros bien los pies antes) y si es posible una mochila impermeable. A pesar de mi consejo, yo lleve unos zapatos deportivos viejos, los cuáles adjuntaré en foto al final del escrito… y menos mal que no hice foto de mis pies, que quedaron mucho peor que los zapatos. Mejor que llevéis unos escarpines para los tramos donde vuestros pies estén bajo el agua, y si sois senderistas aventureros y queréis hacer una ruta más larga (como la que hice yo aquel día) os aconsejo encarecidamente un segundo calzado preparado. Si simplemente queréis ser unos domingueros más y quedaros en algunas de las charcas con los demás domingueros (repito ésta palabra para que os duela… ¡¡DOMINGUEROS!!), los escarpines serán más que suficientes.
En la temporada estival, esta ruta es idónea para disfrutar de la naturaleza, hacer ejercicio al aire libre y poder además estár refrescado, pero ya os aviso que si queréis tomar la ruta que os dejé arriba, llevad agua de sobra para beber y reitero lo del calzado adecuado que yo sólo de pensar en los días posteriores a aquel, siento mis pies palpitar.
Para llegar al sitio podéis guiaros por el mapa de arriba y despúes usar un GPS para llegar en coche, que será mucho mas fácil que explicaros desde aquí. El punto de inicio nuestro fue desde el viaducto del río Chillar, y a 700 metros escasos comienza el camino través del agua.
Sin lugar a dudas, la parte que más llama me llamó la atención por su particularidad y porque nunca he hecho algo parecido, es cuando de pronto ves que se cierra el camino delante de ti en la montaña pero que el río la atraviesa a través de unas estrechas gargantas. Pasar por esos huecos, en ocasiones verdaderamente pequeños, es una auténtica pasada. Depende de las lluvias, pueden contener más o menos agua, obligándote a nadar en algunos tramos. No fue nuestro caso, pero si nos mojamos hasta el pecho… ¡qué no está nada mal!
A lo largo del sendero te encuentras con varias zonas de pequeñas cascadas donde puedes descansar y reponerte, incluso darte un buen chapuzón. Por supuesto, conforme más avances en el camino, menos personas encontrarás en dichas zonas de relax, por lo tanto de tu grupo depende la definición que le deis a la palabra: “descanso”. En otras palabras, si avanzáis, el número de domingueros por metro cuadrado se verá reducido drásticamente.
Recuerdo que aquel día, yo en una baja forma más que visible, y asumida, y mal preparado para la aventura, os aseguro que me hubiera quedado de dominguero mas agusto que un arbusto. Pero el grupo manda, así que subimos y subimos río arriba, bastón en mano, sonrisa en el careto y solano en el cogote.

La subida fue más de lo mismo a través del mismo cauce del río, no tiene pérdida. Nuestro objetivo final fue una acequia (marcada en el mapa) al norte de una casa rural. Os aseguro que al verla, con la calor que hará si vais en verano, se os apetecerá en gran medida, pero os aviso: el agua está más fria de lo que te puedes imaginar. Llegué allí exhausto, sudando, dolorido y al ver aquello, fue lo más parecido a un oasis en un desierto y por supuesto que me zambullí para darme un baño refrescante… y no veas que susto al sentir ese agua helada que me dejaba sin aliento. El que avisa, no es traidor.

La bajada la podíamos hacer por el mismo camino de ida, pero usamos un camino alternarivo, así aprovechabamos las vistas que nos ofrecía la loma de la montaña. En ésta ruta alternativa, ya no se va a través del cauce del río, por lo tanto es el momento del cambio de calzado, si habéis sido precavidos. En el camino de vuelta ya sólo queda respirar hondo y disfrutar de la naturaleza antes de volver al mundo ruidoso en el que vivimos.
El tiempo estimado de nuestro recorrido fueron unas 9 ó 10 horas con sus respectivas paradas para comer, beber y bañarnos. Si decidís hacer un camino más corto, por supuesto tardaréis muchísimo menos en el trayecto y no se hará nada pesado.
Cuando yo fui en el 2007 (no sé si aun estará), no presté atención cuando llegué, pero si a la vuelta del camino. Había una especie de “altar al zapato inapropiado”, por llamarlo de alguna manera, donde los senderistas que han ido y han destrozado calzados varios y han decidido que después de aquello no quieren volver a verlos y los han empezado a dejar alli en modo de advertencia para los siguientes aventureros. Yo por supuesto, no pude ser menos, como os he dicho anteriormente, fui en zapatos deportivos y mis pies lo lamentaron durante días, no tuve mas remedio que dejarlos allí porque como tantos otros: pasaron a mejor vida.

View more external

8 comments

  • Photo of Jorge Juan Domínguez Crespo
  • Photo of SELECTAS

    SELECTAS Jul 9, 2013

    I have followed this trail  View more

    He hecho en varias ocasiones esta ruta hasta llegar a la poza del Vado de Los Patos, pero yo creo que la dificultad media-baja aunque es una ruta para toda la familia, pero depende del nivel de agua del río.

  • Photo of MYFAIR

    MYFAIR Jul 15, 2013

    I have followed this trail  View more

    Magnifica ruta, aunque algo masificada.
    De todas maneras vale la pena.

  • Photo of Jorge Juan Domínguez Crespo

    Jorge Juan Domínguez Crespo Jul 15, 2013

    Gracias por tu valoración
    Si la haces entre semana está menos concurrida, aunque si aprieta el calor...

  • Photo of muchuelo01

    muchuelo01 Mar 3, 2014

    I have followed this trail  View more

    muy buena

  • Photo of NuriaV

    NuriaV Mar 2, 2015

    I have followed this trail  View more

    pof

  • Photo of fedemoreno75

    fedemoreno75 Apr 1, 2015

    I have followed this trail  View more

    Los coches no se pueden dejar en el río ni en la carretera, la Guardia Civil multa con fotos a todos los coches que se sitúen donde la barrera que impide el paso, Hay un parking arriba habilitado para aparcar y es gratuito.

    La ruta es muy bonita pero no recomiendo que se haga fines de semana ya que parece una romería

    No salirse nunca del curso del río, hay que ir y volver por el mismo para evitar problemas, no hay salida por ningún otro sitio y si hay alguna es muy complicada y de difícil acceso

  • Photo of Fredimol

    Fredimol Aug 12, 2016

    Buenísima descripción.

You can or this trail