Time  6 hours 40 minutes

Coordinates 1732

Uploaded June 11, 2018

Recorded June 2018

-
-
6,594 f
3,781 f
0
3.4
6.7
13.42 mi

Viewed 533 times, downloaded 17 times

near Rascafría, Madrid (España)


Marcha realizada el sábado 9 de junio de 2018
Estamos a cuarenta de mayo, y la verdad es que si el año pasado ya habíamos tenido alguna que otra ola de calor, de momento en éste no nos podemos quitar aún el sayo. La previsión para hoy es de mal tiempo con alta probabilidad de lluvia y tormentas, y de ahí que hemos iniciado la marcha un poco más tarde de lo que suele ser normal. Salimos desde Rascafría, muy cerca de la piscina municipal y del IES Enrique de Mesa. Nuestro objetivo es intentar llegar, si el tiempo lo permite, hasta el puerto y el alto de las Calderuelas, pasando por el Carro del Diablo de subida, mientras que de bajada pasaremos junto a uno de los árboles singulares (AS) de la Comunidad de Madrid. Se trata del Rebollo de la Mata del Pañuelo, un roble que presenta el tronco inclinado, con copa irregular y rala, y que comienza a ramificarse desde los dos metros, aunque la cruz no se forma hasta los ocho metros. Este ejemplar ha alcanzado una altura de quince metros con un diámetro de copa de once metros y un perímetro en su tronco de cuatro metros y medio. Su edad aproximada es de unos trescientos veinticinco años, con un estado de conservación malo, aunque su apariencia al menos con estas últimas lluvias no lo parezca tanto. A pesar de todo, presenta el tronco hueco, en algunas partes, y con numerosas ramas secas.

Al poco de iniciar la marcha, pasamos por una cancela metálica, que rápidamente nos saca a las afueras del pueblo de Rascafría. Llevamos una pista entre pastos, en los que se pueden ver un numeroso grupo de caballos, que plácidamente pastan con algún que otro potrillo, mientras que las cumbres se muestras bastante cubiertas, pero de momento sin precipitación a la vista.

Esta pista, que en ligero ascenso cada vez se va estrechando un poco más, al kilómetro llega a una especie de encrucijada, entre pastos, en la que se pierde un poco el camino a seguir. Por la derecha, se puede ver un sendero que entre el robledal supera un fuerte repecho, pero el camino en realidad, hace un suave giro a la izquierda, salvando un tramo entre arbustos, para convertirse en un pequeño sendero también con un fuerte repecho, y acabar saliendo hasta una cancela metálica, con puerta a la izquierda, y la inconfundible marca blanca y amarilla, del PR por el que subiremos hasta el Carro del Diablo. Hasta aquí, poco más de un kilómetro y cuarto desde el principio.

Poco antes del medio kilómetro desde que nos introducíamos en este bonito robledal de los Horcajuelos, nos encontramos por la izquierda con un par de sorpresas de la flora del Guadarrama. En concreto se trata de un sorbo silvestre, también llamado sorbus torminalis, serbal silvestre o mostajo de perucos. Se trata de un árbol de la familia de las rosáceas que puede alcanzar los veinticinco metros, aunque estos de los que hablamos aún sean bastante jóvenes.

A los dos kilómetros de recorrido por este robledal de los Horcajuelos, llegamos a una segunda cancela, que marca el fin de los robles y el inicio de los pinos, que llevaremos en los próximos kilómetros. Nos encontramos muy cerca del Carro del Diablo, ya que si se continúa sin dejar el camino, poco antes del medio kilómetro, y en una ligera pendiente, que permite volver a conectar con la pista, nos encontramos con un singular conjunto de rocas, que aunque algunos le sacan más parecido a un caracol, sin embargo en realidad se trata del Carro del Diablo, que tiene su correspondiente leyenda, que viene a decir que: “El arquitecto de la catedral de Segovia, Juan Guas, viendo que no podía cumplir con el compromiso de terminar a tiempo el encargo que le había hecho el mismísimo Carlos V, agobiado por la falta de tiempo, no se le ocurrió otra cosa que vender su alma al diablo con tal de cumplir el último plazo. Satanás no despreció el ofrecimiento y se metió en faena. De manera sobrenatural, no podía ser de otra forma, a partir de aquel momento el templo empezó a crecer a velocidad de vértigo. Fueron las canteras de Colmenar Viejo, conocidas por la calidad de su piedra, las que suministraban la materia prima, y así pues carro tras carro, cargados hasta los topes cruzaban la sierra por el puerto del Reventón, el camino entonces más recorrido, para llegar a Segovia. La catedral tomó forma y sólo quedaba por concluir la segunda torre cuando, sintiéndose a salvo frente al emperador, Juan Guas rompió el compromiso para salvarse también de Belcebú. Se desconoce por qué el diablo no exigió a aquel hombre el cumplimiento del acuerdo, lo que asegura la leyenda es que agarró un cabreo tan monumental que él también deshizo el trato, convirtiendo en roca el último carro que llevaba el material a Segovia. De esta manera, una de las torres de la catedral segoviana tiene menor altura que la otra.”

Una vez dejamos atrás tan singular punto, continuamos pista adelante hacia los Calderones y el fotogénico roquedal del Cancho del Cuervo. Poco a poco, vamos dejando atrás el pinar, y empezamos a ver por nuestra izquierda parte de la cuerda de los Carpetanos, con algún que otro nevero, que aporta agua a los muchos arroyos por los que vamos pasando, como los de: la Redonda, la Cancha, las Víboras, el Artiñuelo y el Cardoso, que bien cargados del líquido elemento hemos ido dejando atrás. A los dos kilómetros, y también por la izquierda, un resalte rocoso nos indica que ya estamos en el Cancho del Cuervo, y que tan sólo nos restan ochocientos metros más para dejar esta pista y coger por la izquierda la que nos llevará hasta el puerto de las Calderuelas.

Este camino, con bastante más pendiente que el que traemos, al menos en su primera parte, dibuja un par de zetas al principio, para tras la tercera y última enfilar directo hacia el puerto al que nos dirigimos. Según hemos ido subiendo, el pinar va quedando atrás y las vistas hacia el macizo de Peñalara son impresionantes.

A los cuatro kilómetros, desde que cogimos esta pista, nos encontramos una bifurcación en la que la pista que traemos parece continuar por la derecha y de bajada, pero nosotros seguimos de frente por lo que ahora se parece más a una senda, pero en la que la pendiente se ha ido suavizando bastante, según llegábamos a la cota mil novecientos. Por nuestra izquierda empezamos a ver cada vez más cerca el circo rocoso de las Calderuelas, con grandes neveros que abarcan buena parte de la cornisa, y que según avanzamos también bajan hasta el mismo camino por el que progresamos.

Nos queda un kilómetro y cuarto hasta el puerto de las Calderuelas, y hace un rato que vemos y pisamos más nieve de la que esperábamos, y es que se ha levantado un aire bastante fresco que nos viene de frente, por el norte, y que de alguna manera garantiza un poco más de vida a estos últimos neveros de la temporada, que vamos sorteando poco antes de llegar al puerto.

Una vez pasamos la cancela del puerto de las Calderuelas, giramos a la derecha, para cambiar el rumbo norte que hemos traído los últimos kilómetros, a oeste durante poco más de trescientos ochenta metros, para subir hasta el Alto de las Calderuelas, donde el viento más frío que fresco, no invita a quedarse demasiado. De ahí, que cogemos la cuerda, ahora con rumbo sur, dejando detrás de nosotros y a tan sólo kilómetro y medio, el puerto de Malagosto al que subíamos unos pocos meses antes, con bastante más nieve que la que había hoy, para continuar por la cuerda hasta Peñas Blancas (grandes bloques de cuarcita o cuarzo lechoso) donde reponemos las fuerzas, antes de continuar. Seguimos por la misma cuerda, para al poco pasar por el cerro de la Piedra de Marmol y a partir de ahí iniciar una bajada, que desde Peñas Blancas y a seiscientos metros acabamos saliendo a la misma pista que nos cruzamos llegando al puerto de las Calderuelas. Seiscientos metros después por un sendero con algún que otro hito, llegamos hasta el sinuoso y nada evidente collado de Vihuelas, que nos avisa de que estamos bordeando muy de cerca el alto del Raso de la Cierva, y que en trescientos metros más llegaremos hasta su mirador.

Continuamos bajando por el mismo camino, siempre con rumbo sur y entre pinar, para acabar saliendo a los setecientos cincuenta metros a un cruce de pistas, en el que un poste informativo, junto a una zona de estabulación de ganado, informa de las varias opciones de subida y bajada que hay en este punto. Nosotros cogemos la segunda pista por la izquierda, para continuar bajando y haciendo un par de zetas, para así poder llegar tras un kilómetro y medio hasta el citado árbol singular del que hablábamos al principio, y que no es otro que el Rebollo de la Mata del Pañuelo.

Tras visitar a este abuelo del resto de los robles que hemos ido viendo a lo largo de la caminata, retrocedemos los últimos trescientos metros de bajada, para llegar hasta un cruce no muy evidente, que nos permite seguir progresando, entre robledal y sin tener que hacer las amplísimas zetas de una pista que se acaba haciendo bastante pesada en este tramo final. Casi sin darnos cuenta, hemos llegado hasta los Bajos de la Dehesa, muy cerca de la zona noroeste de la población de Rascafría, que intentamos bordear y así evitar la zona asfaltada y poblada, para acabar tras poco más de diez minutos en la zona donde aparcábamos el coche por la mañana, seis horas y media antes.
Intersection

b. cruce hacia el Paular y el camino al puerto del Reventón

Intersection

h. pista de subida al puerto de las Calderuelas

Intersection

i. pista de regreso y posible bajada poco antes de llegar al puerto de las Calderuelas

Intersection

n. cruce con pista de bajada

Intersection

r. cruce de bajada por sendero-atajo entre robledal

Intersection

s. último cruce con pista antes de Rascafría

Summit

k. Alto de las Calderuelas

Door

f. segunda cancela de acceso al pinar

Photo

g. Carro del Diablo

Mountain pass

ñ. Collado de Vihuelas

Door

c. cerca e inicio del robledal de los Horcajos

Waypoint

e. muro de piedra en seco

Parking

a. aparcamiento en Rascafría

Photo

l. Peñas Blancas

Summit

m. Piedra de Mármol

Information

p. poste informativo y conexión con pista de bajada

Mountain pass

j. Puerto de las Calderuelas

Photo

o. mirador del Raso de la Cierva

Tree

q. Árbol Singular - Rebollo de la Mata del Pañuelo

Tree

d. serbal

Comments

    You can or this trail