Moving time  5 hours 31 minutes

Time  8 hours

Coordinates 4174

Uploaded May 6, 2018

Recorded May 2018

-
-
4,412 f
1,484 f
0
3.8
7.5
15.09 mi

Viewed 396 times, downloaded 14 times

near Coto y Daca, Extremadura (España)

Actividad realizada con el club Montañeros de Monfragüe de Cáceres el día 6 de mayo de 2018.
Distancia: Más de 24 km. Según mi GPS que no coincide con otros que marcan un poco más.
Época del año: Evitar los meses calurosos, pues en Extremadura pega con fuerza.
Dificultad: Moderada. Aunque por distancia y desnivel acumulado podría ser difícil para no entrenados.

Y las nubes se aferraban a los fines de semana desde hacía más de dos meses, y junto a mi pierna lesionada ya hacía cinco meses sin hacer nada en condiciones. Era el momento de ponerme a prueba, en un momento pensé que iría a Béjar a la Ceja y las lagunas del Trampal, pero las previsiones tormentosas me hacían pensar en bajar de altura y de la zona cero donde nacerían las tormentas...,la Sierra de Béjar.
Se conjugaron los astros, a última hora de la tarde vi que podría disponer del día, así que me dispuse a irme con mi club de Montaña, a los que tengo muy abandonados...
Un guasa al grupo, y en poco "Rafa" el jefe, por vía particular me confirma que tengo sitio,¡Qué ilusión!, nunca he estado en el Pitolero, miré en el mapa, cerca de Plasencia y me quedaba la duda de si al Pitolero le faltaba la "s" o las pistolas, mañana lo veré...
No amanece,todavía, ya estoy en mi coche, Cáceres me pilla a una hora desde Don Benito que salgo, llego sin complicaciones, es de día, el autobús en la plaza del Obispo de cuyo apellido nunca recuerdo..., me subo y me acomodo sólo junto a la ventanilla, ya amaneció, son las siete y media, partimos. Me sumo en breve letargo, tras parada corta de desayuno estamos en Plasencia, el autobús nos deja tras las urgencias del Hospital, estamos algo más de 35 `personas, nos ponemos las mochilas y empezamos a andar, son poco más de las nueve de la mañana.
Me sorprende el enclave tan hermoso para unas urgencias hospitalarias, pasamos junto a unas ruinas y estábamos en medio del campo, pasamos por una entrada acondicionada para que no se escape el ganado, que si no agarras bien te puedes dar un "barrotazo" en la cabeza.
Quedo atrás del grupo como siempre, allí en silencio te hace percibir mejor lo que te rodea, el cielo azul empieza a resplandecer del sol que quiere elevarse cada vez más, es primavera, y a pesar de ser Mayo, está empezando a despertarse, una pequeña y coqueta vereda sortea entre el verde los diferentes obstáculos que coloca madre tierra en nuestro camino, árboles, espinos, rocas en berrocal, algún pequeño charco, y de fondo la música canora de los mirlos, verderones, trigueros, pinzones, todos en perfecta armonía con la voz de Maese Viento refrescando la mañana dulce de primavera, con las vacas de testigos impasibles de nuestro discurrir...
Pasamos por arriba del Santuario de la Virgen del Puerto, por delante siguen teniendo bastante prisa apenas puedo tomar alguna foto,seguimos y seguimos.
Nos vamos elevando poco a poco, vamos por lo alto de la cuerda(donde se divisan las dos vertientes), las vistas a las Hurdes y el Ambroz son impresionantes con el pantano Gabriel y Galán enjuagando toda nuestras vistas, está todo tapizado del blanco de las flores de los majuelos que compiten con el amarillo de las retamas, nos cruzamos con algún corredor de montaña y algunos ciclistas que ya vienen de vuelta.Cambiamos de vertiente tras pasar un muro de piedra, nos agrupamos bajo un árbol, sopla mucho el viento, seguimos para no enfriarnos, ahora se empina más,nos acercamos al Gordo, cerro redondeado que se muestra a nuestros ojos cada vez más próximo y zalamero...
Tras 8 km de pateo estamos en el Gordo, donde además de las vistas al Jerte y Gredos, que empieza a vestirse de nubes, nos encontramos esperándonos a Isabel y al que luego será nuestro guía de lujo, han venido desde Cabezabellosa para deleitarnos con sus explicaciones. El guía con su camisa clásica y su gorro de paja nos llevará a los largo de los kilómetros que quedan ,que son bastantes, dijeron su nombre múltiples veces, pero mi memoria es cada vez más perezosa...
Nos hicimos fotos en el Geodésico y continuamos, en poco Isabel nos explica donde hay un Castro Vetón y cómo lo hacían, pero yo por más que afino la vista sólo comprendo a divisar tres piedras, mis ojos no son arqueológicos, por lo visto.
El Gordo está a 998 metros y empezamos a bajar hasta el puerto de Sangamello a 655 metros para luego subir hasta el Pitolero a 1352 metros ¡Nos queda tarea!, así que una vez más se aprieta en la marcha. No sé si podré subir al Pitolero, la pierna lesionada me va dando avisos en el gemelo, prefiero no pensarlo y decidirlo al pie de la ascensión, todo se decide en su momento, y de momento voy sufriendo más de la cuenta, pero seguiré siempre adelante...
Hemos bajado al puerto cogemos una pista donde siempre la pierna se queja de más, espero que acabe pronto, y así lo hace, tras pasar una carretera asfaltada está de nuevo la subida esperándonos, y allí nos dividimos, Isabel se quedará con los que no van a Pitolero y los llevará al Roble centenario de Romanejo, la gran mayoría subiremos, así que hacia arriba.
Cruzamos la carretera, bebemos en una recóndita fuente y empezamos a andar, nos dirigimos a un roquedal berrocal que se interpone en gran pendiente en nuestro camino, se empieza a sudar y a jadear, esto cuesta mucho, por algo es cuesta...
Paso a paso entre el olor del cantueso y las redondeces de las rocas vamos progresando en fila multicolor, aquí cada uno hace lo que puede, estamos desprotegidos del bosque de roble que nos había acompañado durante todo el camino, se ha nublado y lo agradecemos, a pleno sol habría sido gran castigo. Tras una colina viene otra, y aunque Agustín nos amenaza con que hay siete más por fortuna tras la segunda ya vemos a los lejos el geodésico del Pitolero y las antenas que todo afean...
En la subida el cansancio, el flato y la pierna quejosa te hacen recordar tiempos mejores, pero no hay nada como el modo "avión" en la que te concentras en cada paso sin pensar en nada más...
Nos quedan apenas 200 metros vamos en suave ascenso y vemos a lo lejos como ya van encaramándose en las rocas de la subida final los primeros del grupo, me quedo esperando que icen la bandera, pero parece que la película que toca hoy no es la de Iwo Jima...
Se alarga el falso llano pero llego, ya hay muchos sentados junto a una caseta comiendo,es la ventaja de los que corren más...,subo al geodésico y nos turnamos para hacer fotos, yo grabo un vídeo..., es precioso se domina el Jerte, el Ambroz, y hasta las Hurdes, que no hay nieve no desmerece esta cota, salvo por lo feo de las antenas, pero en algún lugar tenían que colocarlas...
Me uno al grupo para comer, no me siento, no quiero que mi pierna se enfríe aunque hace un rato que no se queja ni dice nada..., la Sierra de Bejar está tapada por una gran tormenta, son las dos y media de la tarde, tememos que se nos eche encima la gran nube, así que en poco reanudamos la marcha, buscaremos el roble centenario que está en el lado del Jerte (Este) para luego rodear el Pitolero por abajo y acabar en Cabezabellosa que está al Oeste.
Vamos hasta un manantial, nuestro guía nos lleva para que no pasemos sed, y descendemos hacia el bosque que a esta altura todavía no ha despertado a la primavera, en Navaconsejo llueve muchísimo como baje la tormenta nos calamos, seguimos tras cruzar pistas y sendas que se erijen sobre el Jerte con el pantano de Plasencia bajo nuestros pies, es preciosa esta ruta...
De nuevo en bosque ya despierto de primavera nos llegamos hasta el roble de Romanejo, allí nos hacemos una foto de grupo delante de la enorme inmensidad centenaria de este ser vivo. Descansamos un poco, algunos se van a buscar un castaño centenario, pero el grueso del grupo seguimos despacio ya que nos enfriamos...,enfriamos...,sale el sol, empieza a apretar como en mayo, es asfixiante, las nubes se fueron al norte, es desesperante el calor que empieza a hacer, me vuelvo a aplicar crema por todos lados para no quemarme, ¡Malditas nubes!, no os vayáis...prefiero mojarme y calarme antes que esto...
Nuestro guía nos lleva hasta unas artesas escavadas por los Vetones en la roca y las utilizaban para despojar las bellotas de los taninos que les provocaban hipotiroidismo, las bellotas eran su dieta y las dejaban al sol para que rezumara el líquido, dejando mejor sabor, la de cosas que sabían estos Vetones...
Tras muchos kilómetros nos reagrupamos en el punto que se empieza a bajar a Cabezabellosa que es en el collado donde estuvimos unas horas antes y nos separamos en dos grupos.
Se nubla de nuevo, que alivio, suerte de cruzarnos con varias fuentes, pues el agua se me acabó y en poco llegamos hasta esta bella y pequeña localidad de Cabezabellosa donde acabamos con una buena cerveza...,ha sido un día genial.
Photo

Plasencia. Aparcamiento hospital.

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Santuario Virgen Puerto

Photo

Santuario Virgen del Puerto

Photo

Foto

Photo

Desvío vereda

Photo

Parada

Photo

Muro

Photo

Vuelta sendero.

Photo

Geodésico Cerro Gordo

Photo

Castro

Photo

Vista Pitolero

Photo

Pista

Photo

Verja. Collado.

Photo

Fuente

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Pitolero. Cima.

Cima Pitolero
Photo

Manantial

Fuente
Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Roble Romanejo

Photo

Foto

Photo

Pila Vetona

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Comments

    You can or this trail