Time  7 hours 42 minutes

Coordinates 734

Uploaded May 13, 2018

Recorded May 2018

-
-
7,586 f
5,166 f
0
2.4
4.7
9.45 mi

Viewed 168 times, downloaded 19 times

near San Martín de Moncayo, Aragón (España)

Marcha circular por el Moncayo incluyendo tres de las cimas más altas (San Miguel 2314 mts, San Juan 2276 mts y Lobera 2226 mts, así como los dos collados más importantes, Bellido y Castilla.

Aunque no se trata de un itinerario nuevo, ya que varios usuarios de wikiloc lo han grabado también con anterioridad, el motivo de volver a incluirlo es el poner en valor una ruta que a mi entender es la mejor de todas las que se pueden hacer en el Moncayo, por varios motivos. El principal es que en un recorrido de poco más de 15 kilómetros tenemos la oportunidad de conocer por encima de los 1600 metros de altura, los lugares mas emblemáticos de esta montaña (que no son pocos), es decir que en una sola jornada, veremos una gran parte de las maravillas que encierra el Parque Natural de la Sierra del Moncayo.

Por otro lado, si comparamos este recorrido con el que más difusión se le ha ido dando, el que discurre por la cresta que separa los circos de San Miguel y Gaudioso, resulta que las pendientes que hemos de superar en la ruta que aquí se expone, son en general mucho más suaves, con lo cual prácticamente, no es necesario hacer zigzagueo, a diferencia con la otra ruta en la que dicha forma de proceder es constante en los últimos 400 metros de desnivel antes de llegar a la parte más alta.

Por tanto, mi opinión es la dejar que la ruta de la cresta de San Miguel-Gaudioso la sigan realizando aquellos que mantengan una óptima forma física, y advertir que en el resto, entre los que me incluyo yo mismo, no tiene mucho sentido seguir ese itinerario cuando es bastante más esforzado y encima, tiene menos atractivo visual que el que aquí mostramos (sin querer decir que no lo tenga). En definitiva, lo que recomendamos, es que todo el que tenga oportunidad, pruebe este itinerario al menos parcialmente.

Junto a la exposición, hemos incluido una gran cantidad de fotografías que pueden ayudar a entender lo que he comentado anteriormente. Recomiendo verlas todas, junto a la explicación que he ido incluyendo al pié de cada una de ellas (se precisa utilizar ordenador de sobremesa o portátil convencional).

El recorrido, se ha dividido en varias etapas, que iremos desglosando de forma parcial, junto a la exposición de cada uno de los puntos de interés (17 waypoints) y que recomiendo leer para mejor comprensión de toda la ruta.

El planteamiento de dicha ruta, es el de seguir un itinerario circular con salida y llegada en el aparcamiento de Haya Seca (justo antes de llegar al Santuario), caminarr por la cara Norte en dirección a Collado Bellido y desde allí, abordar la cumbre de Lobera. Desde Lobera, pasar al Cerro San Juan previa bajada al Collado de Morca, y un poco después, abordar la cumbre reina, el San Miguel. Desde esta última, bajar al Collado de Castilla o Pasalobos y a partir de aquí, buscar de nuevo la cara Norte previo paso por el cruce situado en la cabecera del Barranco de Agramonte. Desde este cruce, volveremos hacia el punto de partida por la cara Norte del San Miguel hasta llegar a la zona de Haya Seca desde la cual caemos directos al aparcamiento.

Es preciso señalar, que no todas las épocas del año son propicias para hacer el recorrido, y que solo es plenamente factible desde mayo hasta los primeros fríos.
Las causas son, o bien los fuertes vientos reinantes en la zona de las cumbres, o bien la abundancia de nieve o hielo.

En nuestro caso, ya tuvimos que abortar dos intentos anteriores por los motivos mencionados, y en esta ocasión faltó muy poco, debido a la amenaza de precipitaciones que tuvimos en algún momento del día, así como la fuerza con que soplaba el viento.

Al final, aguantamos el tirón de hacer las tres cumbres y hasta pudimos animar a tres jóvenes navarros para que hicieran el descenso y retorno con nosotros, con lo cual, se hizo bueno el dicho de que a la tercera va la vencida.

Las dificultades encontradas también tenían su contrapunto positivo, ya que el haber hecho la marcha en fechas relativamente tempranas, nos recompensó con unos maravillosos paisajes helados (a las fotos me remito). El espectáculo del agua de deshielo y los neveros que aún perduran en esta época, y en particular, las cornisas de hielo que vimos entre las cumbres del Cerro San Juan y el Pico de San Miguel resulta inolvidable. Todo esto lógicamente nos lo hubiéramos perdido de realizar la marcha unas semanas más tarde.

Hay que advertir también, que si la ruta se hace antes de la retirada de las nieves, se hace necesario el equipamiento completo, incluidos crampones y raquetas. Nosotros aunque no los utilizamos, los llevamos incorporados en la mochila, al menos, así nos vamos acostumbrando de cara a marchas venideras por aquí o por el Pirineo. Lógicamente si se tiene la certeza de encontrar poca nieve arriba, podríamos prescindir de las raquetas (de los crampones nunca, mientras persistan los pequeños neveros). Como se verá en las fotos, fuimos los únicos que portamos raquetas, y aunque no las utilizamos (son incomodísimas), no nos arrepentimos de haberlas llevado.

El planteamiento en época estival es mucho menos complicado, solo hay que tener la precaución de que no falte la provisión de agua, y esto lo recalcamos porque no sería la primera vez que alguien se encuentre con verdaderas dificultades por este motivo.

Como en otras ocasiones, no nos cansamos de advertir que se lleve calzado adecuado (por lo menos suela gruesa), el par de bastones que nunca falte, ropa de abrigo o de protección contra el sol según la época, y un detalle muy importante contra el viento: accesorio para protegerse la cara y la nariz contra el viento (braga o pañoleta).

No está de más, llevar GPS y brújula, sobre todo si es la primera vez que se realiza la marcha. En relación al GPS, si no se ha adquirido el dispositivo específico, puede valer la aplicación IGN para Android con el mapa de la zona previamente memorizado en casa (basta con hacer una simulación de exploración del mapa tanto a media como en alta resolución), esto último, es lo que venimos haciendo nosotros, con la precaución adicional de llevar batería de repuesto ya que si además nos dedicamos a hacer fotos con el dispositivo, no hay garantía de que la batería nos dure más de 4-5 horas. Solución alternativa: llevar dos móviles, así pues, no tirar ningún móvil viejo por si acaso hace falta.

Otra opción si no se está seguro yendo solo/a, es la de ir haciendo recorridos parciales (por ejemplo a Collado Bellido, a Lobera, al Collado de Castilla y San Miguel) hasta que llegue la oportunidad de hacer la ruta circular completa.

De hecho, yo recomendaría a aquellas personas que se inicien en el Moncayo y no tengan demasiada experiencia, que el primer día solo lleguen a Collado Bellido, o como mucho, hasta Lobera y regresen por el mismo sitio. Que otro día lleguen al Collado de Castilla en sentido inverso al que describimos aquí y un tercer día hagan la ruta circular.

Si se siguen estas recomendaciones puedo asegurar que las satisfacciones que se conseguirán no van a ser pocas.
Parking

Aparcamiento de Haya Seca.

El punto de salida y llegada, es el aparcamiento situado setecientos metros antes de llegar al Santuario-Hospedería del Moncayo. En días con poca afluencia de visitantes, se puede subir hasta allí, pero es mejor acostumbrarse a dejar el coche en Haya Seca. El acceso hasta aquí, se suele hacer desde Tarazona, tomando la carretera que lleva a Santa Cruz de Moncayo. También es bastante factible hacerlo por Agreda, tomando la carretera que va a Vozmediano. Como podemos apreciar en las fotos 3 y 4, desde aquí ya se pueden contemplar buenas panorámicas del Valle del Queiles, que discurre junto a las laderas de Plana del Cerro, la Dehesa del Moncayo y el pueblo de San Martín de la Virgen del Moncayo y un poco más lejos, porTorrellas y Tarazona.
fountain

Santuario (Restaurante).

Para nosotros el bar - restaurante del Santuario situado a 1610 metros de altura, casi siempre es paso obligado en las marchas que hacemos desde la cara Norte, ya que resulta un auténtico lujo tomarse aunque solo sea un simple café matinal y conversar con Flora la dueña de la hospedería, que siempre procurará que los visitantes queden satisfechos de su paso por aquí. Aunque dispone de zona de aparcamiento, resulta preferible dejar el coche setecientos metros antes, ya que el tramo final, es estrecho para el paso de dos vehículos yendo y viniendo simultáneamente. Otro punto interesante, es la fuente situada un poco más arriba de la hospedería. Nosotros solemos aprovechar para aprovisionarnos convenientemente del líquido elemento.
panorama

Ladera del Circo de Gaudioso.

Desde la fuente, comienza la marcha propiamente dicha. Enseguida, vemos indicadores para redirigir a los visitantes hacia el Moncayo (por la cresta de Gaudioso-SanMiguel) o hacia Collado Bellido. Esta última opción es la que seguiremos. Los primeros metros, discurren por una pequeña cuesta pedregosa, y enseguida, buscaremos las señales que marcan el trazado de la GR 90.1 que seguiremos continuamente hasta el Collado. Pronto nos internamos en zona de bosque de pinos que más adelante, da paso a otra zona pelada con derrubios rocosos. Esta alternancia va ser muy frecuente por la cara Norte hasta que lleguemos al último tramo que enlaza con Collado Bellido. Aún en la zona de canchal, la senda es distinguible, incluso con nieve. No obstante, se aconseja no perder de vista los indicadores, e hitos de piedra, que nos señalarán si vamos por el camino correcto. En la cara Norte del Moncayo se suceden los tres circos importantes, San Miguel, Gaudioso y Morca formados en las últimas glaciaciones del periodo cuaternario en el que aún nos encontramos, en un lento proceso en el que el hielo actúa como agente fragmentador de la roca madre y vehículo de transporte de los derrubios que se van acumulando ladera abajo. En nuestra ruta, al principio pasaremos cerca de los dos últimos en los primeros tramos, mientras que el Circo de San Miguel solo lo veremos cuando estemos llegando a la cumbre. Durante el tránsito, aprovechamos para identificar los mismos puntos que ya veíamos desde el aparcamiento, pero con mejor perspectiva. Además añadimos otras vistas como el Alto del Collado de las Piedras y algo escondido, el San Miguel. También es posible contemplar un precioso cuadro de la ladera que vamos dejando atrás, con el Santuario-Hospedería del Moncayo asomando en la distancia (ver primera foto de la portada).
Geocaching

Arroyo del Circo de Morca.

Siguiendo los indicadores de la GR 90.1, nos volvemos a internar en el bosque de pinar para caminar por la zona de la cresta que baja desde el alto del Corralejo cruzando lo que en el mapa topográfico viene como, Vereda de Agreda (antigua cañada). Al salir otra vez a la zona pelada, nos situamos en la ladera que se encuentra bajo el Circo de Morca. Como se aprecia en la foto, en este tramo de dos kilómetros y medio, tenemos amplias zonas de bosque, lo cual es de agradecer, sobre todo en verano (y en invierno también porque hay menos hielo en los tramos menos expuestos a la interperie). Otra de las maravillas de esta zona, son los pequeños arroyos que van trayendo el agua procedente del deshielo de la cumbre y que en la segunda mitad del tramo, cae por un pequeño escalón natural (ver foto 6). Tampoco tiene desperdicio, la imagen del circo de Morca en la parte media (foto 2 de la portada), con aspecto de caldera volcánica (que por supuesto no lo es), proporcionándonos otra de las imágenes que pueden permanecer imborrables en la memoria.
Photo

Subida a Collado Bellido.

Antes de acometer el tramo final de subida hacia Collado Bellido, podremos parar en un precioso roquedal a modo de balcón o mirador que veremos cerca de la senda, y donde recomendamos, no desaprovechar la ocasión para hacer alguna foto que nos permita tener un buen recuerdo más de la jornada. Desde este punto, por un lado, volveremos a ver excelentes panorámicas todavía más amplias que antes, distinguiendo ya la ciudad de Tarazona, y a nuestras espaldas, tendremos una perfecta visión del Collado de Morca y el Alto del Corralejo nevados (si no ha llegado aún el verano). Comenzamos a ascender por laderas repletas de derrubios y con algunas manchas de arbolado que ni siquiera llegan a formar bosque. Aquí las pendientes son ya algo más pronunciadas, pero no en exceso. Este tramo nos sirve de precalentamiento para estar ya algo bregados antes de acometer la subida a Lobera. Durante la subida, en época no estival, encontraremos zonas con neveros helados que en invierno, pueden resultar peligrosos si no se llevan crampones. Nosotros incluso en esta época de principios de mayo, los metimos en la mochila, por lo que nos pudiéramos encontrar (no hubo que colocárselos pero casi casi). Poco a poco, vamos acercándonos al collado, que ya podremos divisar a cierta distancia, identificándolo como el punto mas bajo de la cresta que tenemos justo encima de la ladera por la que vamos subiendo. Una de las imágenes que aconsejamos no dejar de fotografiar, es la panorámica en la que aparece en la parte inferior, el Pico del Cabezo de la Mata (ver foto 4), que a pesar de sus escasos 1437 metros, al ser un resalte situado algo apartado del macizo montañoso, se convierte en un observatorio natural privilegiado. Aconsejamos su visita partiendo de la Fuente de los Frailes, sin olvidarse de llevar calzado adecuado para la ocasión.
Mountain pass

Collado Bellido.

Finalmente llegamos a Collado Bellido, dando por finalizado el primer tramo de la marcha que discurre por la cara Norte. Al final de la ruta, volveremos también por la misma cara, pero partiendo del Collado de Castilla o Pasalobos. En Collado Bellido conviene realizar una parada aunque nada más sea, para disfrutar de los magníficos paisajes que tenemos a la vista en 360 grados a la redonda. Hasta las nubes del cielo pueden resultar interesantes de observar. (ver foto 4). En particular, nos fijaremos en la panorámica que tenemos en dirección Sureste, destacando el gran resalte calizo de Cerro Morrón, precedido en primer plano por la cima redondeada de la Muela de Horcajuelo (Ver foto 2). Las panorámicas que veníamos viendo desde el Circo de Gaudioso, las podemos volver a contemplar en todo su amplitud (desde el Valle del Queiles hasta el campo de Borja). Hacia el Noreste, en la lejanía, divisamos el Embalse de la Loteta. Nada más virar desde la cara Norte, vamos a ver un poste indicador de la GR 90.1 que marca el punto de inflexión para comenzar el ascenso a hacia Lobera (ver foto 3). Mencionar también, que en Collado Bellido existen refugios de piedra, que nos podrían servir para una situación imprevista, igual que en el pasado les sirvió a los ganaderos que frecuentaban los pastos (los puertos de montaña con frecuencia son zonas de primera elección para su aprovechamiento por parte de la ganadería extensiva).
Waypoint

Subida a Lobera (tramo 1).

La Subida a Lobera supone salvar un desnivel de casi 400 metros, en un recorrido de dos kilómetros y medio. Ello equivale a tener que caminar por pendientes de aproximadamente un 16 %. Si comparamos estas cifras con las que estimamos para la subida de la cresta entre el Circo de San Miguel y el de Gaudioso (la que hace todo Dios, hasta con chiquillos) que estarían cercanas al 25 %, la conclusión más evidente es que es preferible andar tres o cuatro kilómetros más, pero al menos, no acabar siendo víctimas del agotamiento y disfrutar de todos los paisajes que hemos ido describiendo. Nuestro consejo para los/las que vengan la primera vez y no estén muy bregados/as: ir un primer día hasta Collado Bellido para tantear el terreno, y un segundo día hasta Lobera con posibilidad de llegar también al San Juan y el San Miguel. El descenso se podría hacer por la cresta de Gaudioso-San Miguel si no se anda con el tiempo sobrado, y si hay ganas y tiempo (aquí la importancia de madrugar), hacer la ruta que aquí describimos (nivel medio-avanzado). Si no se tiene claro como hacer la ruta circular, lo mejor es volver desde Lobera por el mismo itinerario de ida. La subida a Lobera siempre la solemos dividir al menos en dos tramos, El primero que nos ocupa, llegaría hasta la altitud de 2097 metros donde siempre solemos parar junto a un refugio de piedras. Como hemos comentado anteriormente, las pendientes que hemos de remontar no son excesivamente fuertes, y menos, si subimos sin prisas y disfrutando de todo el entorno que nos encontremos. En concreto, el día que se grabó este track, a los pocos metros de empezar la ascensión, asistimos maravillados a un paisaje de árboles recubiertos de un manto blanco de hielo que se repartían por toda la cresta que íbamos subiendo. Las fotos que aportamos son muy ilustrativas de las imágenes a las que nos referimos. Poco a poco vamos remontando y para cuando nos queremos dar cuenta, tenemos detrás de nosotros una sorprendente imagen de toda la cresta que hemos ido superando. Enseguida veremos asomar tímidamente la cumbre de Lobera y más descaradamente, el Collado de Morca y la cumbre del Alto del Corralejo. Las panorámicas del valle son aún más amplias. El inconveniente es, encontrar un día en que la atmósfera esté libre de calima o neblina. Cuando llegue ese día será, una perita en dulce para los aficionados a la fotografía.
panorama

Refugio de piedras de la cota 2097 (tramo 2).

El segundo tramo de la ascensión a Lobera comienza en la cota 2097 en la que encontramos un pequeño refugio de piedras muy bien preparado, y en el que nunca nos resistimos a parar y tomar alguna fruta. Enseguida, proseguimos con la ascensión a Lobera, sin resistirnos a tomar unas cuantas fotos de los pinos completamente teñidos de blanco-hielo. La pauta de subida sigue siendo la misma que en el primer tramo, subir derechos, y de vez en cuando, parar o bien, hacer algún zigzag para que se nos haga más llevadera la subida. Apuntar, que a partir de los dos mil metros, en el Moncayo si nos vemos envueltos por alguna nube o bien ésta se encuentra cerca del suelo, tendremos garantizados unas refrescantes corrientes de aire que a alguno le dejarán como los árboles de las fotos si no va bien abrigado. Lo peor no sería eso, sino el quedar practicamente a oscuras, por lo que en invierno sobre todo, es obligado llevar dispositivos de orientación : GPS, aplicación Android y brújula (ésta ultima, siempre).
Summit

Lobera

Por fin llegamos al pico de Lobera con sus 2226 metros en su punta geodésica, es decir solo 88 metros menos que el San Miguel. En periodo no estival, no es raro que nos encontremos fuertes corrientes de aire, por lo que en función de lo soportables que sean, decidiremos si se puede proseguir la ruta o volver sobre nuestros pasos, como ya nos ocurrió a nosotros hace algunos meses. Esta vez, sí que tomamos la determinación de seguir, a pesar del ambiente nublado que teníamos y de que soplaba algo el viento. Como puede apreciarse en las fotos, las heladas por estos parajes son más que dignas de respetar, pero al menos, nos dejan unas bellas imágenes que no desaprovechamos para tomar alguna instantánea. El punto más alto de la cima, en realidad se encuentra un poco más adelante, en dirección al Collado de Morca (solo un metros más) hacia donde nos dirigimos para proseguir la ruta con el objetivo de subir al Cerro de San Juan, y seguidamente, el Pico San Miguel, los cuales ya podemos divisar desde Lobera. También identificaremos en un primer plano, el Alto del Corralejo con sus 2274 metros y que ya íbamos viendo desde las laderas del Circo de Morca. Este será el único pico que no abordaremos, aunque sería perfectamente factible.
Mountain pass

Collado de Morca - Subida al Cerro de San Juan.

Desde la cumbre de Lobera hay que bajar al Collado de Morca, lo cual supone descender ochenta y ocho metros de altitud que por tanto, hemos de volver a remontar más tarde, pero no nos debe de importar, si la recompensa final merece la pena. Desde el Collado, tenemos la posibilidad de detenernos a volver a presenciar las panorámicas y el Circo de Morca, pero en nuestro caso, y dada la incertidumbre climatológica optamos por proseguir enseguida el remonte en dirección al Cerro de San Juan. A este efecto, existe un sendero perfectamente labrado en el canchal de la ladera Sur del Alto del Corralejo, y en esa dirección, nos encaminamos. Tendremos que remontar una subida de casi ciento veinte metros que quizás sea el tramo más esforzado de todo el itinerario. Con todo, símplemente hemos de tener la paciencia necesaria para ir superando el desnivel, realizando cuantos descansos sean necesarios y aprovechando también para realizar alguna fotografía de los valles situados al Sur del Moncayo, en zona Soriana (Cueva de Agreda) que vamos a ir divisando perfectamente hasta que lleguemos al Cerro San Juan y más tarde, en el descenso hacia el Collado de Castilla.
Summit

Cerro de San Juan.

Al alcanzar de nuevo la cumbrera y antes de llegar al Cerro San Juan, tenemos un punto de referencia importante en el pequeño collado que hay entre el Alto del Corralejo (o Alto del Collado de las Piedras) y el Cerro San Juan. Dicho punto está señalizado por un poste, y constituye el punto de inflexión para realizar el descenso por la cresta de San Miguel - Gaudioso a la que nos hemos referido en repetidas ocasiones. Para aquellos que quieran finalizar la ruta antes, ésta es la mejor alternativa (después de haber ido y vuelto del Pico San Miguel). En nuestro caso, no será así. De momento proseguimos hasta la cota 2279 del Cerro de San Juan y desde aquí, asistimos a una preciosa estampa del Pico de San Miguel, sobre todo si aún persisten los neveros (ver fotos 2 y 3). También merece la pena echar un vista rápida a la llanura soriana si el tiempo y la climatología son propicios. Nosotros preferimos no entretenernos mucho pero aún así sacamos alguna instantánea (foto 1).
Summit

Pico de San Miguel.

Después de haber coronado el Cerro de San Juan, ya tenemos el punto culminante de la ascensión a tiro de piedra, solo nos restan por recorrer setecientos cincuenta metros y un pequeño desnivel de sesenta y dos metros con una pendiente poco complicada de remontar. La visión que tenemos de este recorrido es extraordinario, sobre todo por el precioso paisaje que se conforma con el hielo que persiste en el lado derecho de toda la cresta, según subimos, con el aspecto, de una gigantesca cornisa que nos deja anonadados. Dicha cornisa no es permanente, pero merece la pena visitar la cumbre antes de que desaparezca con los calores del verano. El tránsito lo realizamos por la mitad de la cresta sin ningún tipo de riesgo. Sí que es preciso señalar que si hubiéramos venido unas semanas antes habrían sido necesarios los crampones. Nosotros por si acaso los llevábamos preparados en la mochila. La llegada a la cima es motivo de celebración para cualquier senderista que se acerque por aquí, y las fotos son obligadas. Advertir que si hay un sitio donde se sientan las caricias del cierzo moncaino, ese es el Pico San Miguel (excepto en época estival que queda como una agradable brisa). Por tanto no olvidarse (como le ocurrió a éste que escribe) de equiparse con algún accesorio que nos proteja la cara y la nariz (puede bastar con una simple pañoleta). Existe la posibilidad de sentarse mas o menos cómodamente, en un refugio circular de piedras con plazas limitadas que no se pueden reservar, el primero que llegue se sienta (ver foto 6) y si hay que apretarse para caber todos pues hasta mejor, así nos transmitimos el calorcillo. Como se puede apreciar en las fotos, si en Lobera había hielo, aquí tenemos hielo y medio, pero presuponemos que todos hemos venido con ropa de abrigo (cuanto más ligera mejor). Coincidimos en el refugio con tres jóvenes navarros, Daniel, Joseba y Robert que venían por primera vez a un dos mil. A sugerencia nuestra les proponemos completar la ruta bajando al Collado de Castilla en vez de volver a la cresta de Gaudioso-San Miguel por la que habían subido y aceptan unirse a nuestro grupo de dos. Así que a partir de ese momento, mi socio y yo, nos convertimos en padrino y testigo por triple partida respectivamente (o sea, como en las alternativas de los toreros), lo cual para nosotros constituye un honor a pesar de que nuestro bagaje en la montaña tampoco viene de muy lejos.
Waypoint

Bajada al Collado de Castilla.

Comenzamos el descenso en dirección al Collado de Castilla o Pasalobos por la cara oeste del Pico San Miguel. La bajada no es muy cómoda por la presencia de abundantes derrubios de piedras de todos los tamaños. No obstante, existen sendas zigzagueantes para guiarnos en el todo el tramo de bajada. Sin embargo, nos surge un problema, si las rachas de viento arriba en la cumbre eran fuertes, por aquí no lo son menos e incluso superiores, lo cual nos hace tomar la determinación de abandonar la senda que discurre por la zona más expuesta al viento, y optamos por escorarnos a la izquierda campo a través por un terreno irregular y pedregoso pero que al menos está más resguardado del viento. Poco a poco, sin prisas, vamos acortando los trescientos cincuenta metros de desnivel entre la cima y el collado. De paso no perdemos la oportunidad de tomar alguna instantánea de las excelentes vistas de Peña Negrilla (el Moncayo de Castilla) que tenemos enfrente así como del Collado de Pasalobos con su pinar blanqueado y que desde arriba, parece una miniatura. También divisamos al Sur, la llanura soriana con la población de La Cueva de Agreda desde la cual, ya hicimos una ascensión hasta el Collado hace algo más de un año. A medida que bajamos, el viento aminora su fuerza y ya resulta casi indiferente caminar por senda o campo a través, así que el grupo se disgrega y cada cual baja por donde mejor le parece, cualquiera para a los impetuosos jóvenes navarros.
Mountain pass

Collado de Castilla o Pasalobos.

Reagrupados de nuevo, aprovechamos para hacer una pausa y charlar animadamente, así como tomar alguna fruta para engañar un poco al estómago. El Collado nos ofrece una maravillosa vista de la cara oeste del Pico San Miguel y de Peña Negrilla a la cual, se podría ascender si alguien va sobrado de fuerzas, pero preferimos no darles ideas a los tres navarricos, que los vemos un poco lanzados, y mi socio y yo, por hoy ya hemos subido bastantes cuestas. Así pues, empezamos a trazar ya la siguiente etapa, bajar hasta la cabecera del Barranco de Agramonte y virar a la derecha, para colocarnos en la cara Norte del Moncayo para tomar rumbo hacia el bosque de Haya Seca.
Intersection

Cruce del Barranco de Agramonte.

Iniciamos la bajada desde el collado flanqueados por la imponente pared del San Miguel. El descenso resulta muy cómodo y el entorno inigualable (otra maravilla que se pierden los que vuelven a bajar por la ruta clásica de la cresta de Gaudioso). El recorrido, está alfombrado por un manto verdoso, en el que se alternan la vegetación arbustiva (predominantemente) y herbácea, y que resulta bastante agradable de transitar. Al estar en zona de umbría, todavía se mantienen los neveros del pinar que se encuentra pegado a la falda del San Miguel. Por toda la bajada, discurre un sendero que nos permite atravesar la maraña arbustiva de forma más cómoda. Dicho sendero, llega hasta un hito de piedras bastante aparente (como una pequeña pirámide de piedras) que marca el punto de inflexión entre los que elijan seguir paralelos al Barranco de Agramonte, y los que quieran volver por la cara Norte del San Miguel, como es nuestro caso. Por tanto viramos a la derecha situándonos dentro del pinar que hemos comentado anteriormente. Desde aquí, solamente hay que dejase llevar por el sendero que discurre por toda la cara Norte. En algunos tramos, la senda se enmascara por troncos y ramajes que han caido al suelo, pero no resulta excesivamente complicado retomar el sendero citado. En un claro del bosque, nos encontramos un pequeño refugio o cabaña, cuya foto adjuntamos. Tras tomar alguna instantánea más del grupo, seguimos transitando por zona de bosque, hasta salir a la pared Norte del San Miguel que al ser casi vertical, impide que crezca ni un solo arbol. Lo que domina toda la ladera son los derrubios que la cubren prácticamente en su totalidad.
Photo

Mirador en ladera Norte del San Miguel.

Tras salir de la zona de bosque en el que habíamos comenzado a ascender de forma suave, salimos a la zona de derrubios continuando ascendiendo en dirección a un resalte rocoso también conocido como "La Nariz", que se encuentra fuera del sendero, pero que representa un fantástico balcón natural desde el que divisamos en primer plano, la localidad de Vozmediano (Soria) y más hacia el Este, San Martín de la Virgen del Moncayo. Resulta otra vez obligado el tomar alguna foto para el recuerdo, y así lo hacemos todos los miembros del grupo. A partir del resalte, la senda toma ya un rumbo descendente suave atravesando la zona de derrubios de la cual, mostramos alguna foto ilustrativa. Simplemente se trata de dejarse llevar por la senda, que por otro lado, se encuentra flanqueada por hitos de piedra que nos permitirían seguir la dirección correcta cuando la misma esté cubierta de nieve. Advertir por otro lado, que por varios lugares de la cara norte se mantienen pequeños neveros en los que la nieve aún está compactada y helada y por tanto, hay que atravesarlos tomando las máximas precauciones posibles, ya que la ladera tiene pendientes bastante pronunciadas, los bastones se hacen imprescindibles.
Tree

Bosque de Haya Seca.

Nos queda ya un último tramo de bajada que discurre a través de la zona boscosa de Haya Seca. Dicha área, es continuación de una larga cresta que desciende del San Miguel en dirección Noreste y que hace que las pendientes de caida sean ya más suaves, propiciando el crecimiento de la vegetación arbórea. Por esta zona, la senda es mucho más aparente, y además, está flanqueada por hitos de piedra para facilitar el tránsito en invierno cuando todo está cubierto de nieve. Durante el trayecto se suceden dos tipos de estratos boscosos, en primer lugar el pinar (en la zona más alta) y después, el hayedo. Entre uno y otro estrato, vemos algún ejemplar peculiar de acebo, lo cual le da más colorido a este tramo. La senda en su tramo final tiene una pendiente más pronunciada, pero enseguida llegaremos al aparcamiento donde iniciamos la marcha. Aquí, ya, nos despedimos de Daniel, Joseba y Robert con el compromiso de que se acuerden de sus padrinos del Moncayo cuando se conviertan en montañeros de élite.

Comments

    You can or this trail