Time  22 hours 47 minutes

Coordinates 4933

Uploaded April 7, 2014

Recorded April 2014

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
1,120 f
663 f
0
16
32
63.57 mi

Viewed 4160 times, downloaded 59 times

near Mérida, Extremadura (España)

Si quieres ver el texto con las fotos ubicadas en el mismo, visita mi blog en este enlace:

LXVII Millas Romanas (Mérida 2014, XVI edición) en mi blog

En enero de 2014 se convocó la XVI edición de las LXVII Millas Romanas de Mérida e inicié los trámites para apuntarme.

Como quiera que este gusanillo del andar lo comparto con mi hermano Pepe, le hablé de la prueba y de mi decisión de inscribirme. Decidió hacerlo también él y, tras comentarlo con Jose y Guillermo, compañeros de su club montañeros (los Raposos Plateados, de Madrid), ellos también decidieron inscribirse.

Nos inscribimos a través de mi otro club senderista los “Prisiñas”, de Olivenza, al que me siento orgulloso de pertenecer desde sus inicios.

Tanto ellos como yo hicimos un entrenamiento fuerte en orden a la prueba: además de las rutas y recorridos habituales (salidas una o dos veces por semana de entre 20 y 30 kilómetros) varias de más de 50 kilómetros. Yo, por mi parte, entre mediados de enero y finales de marzo hice algo más de 600 kilómetros de entrenamiento.

Al término de la última de las salidas de entrenamientos largas que hicieron Pepe y sus compañeros de Madrid, sorprendentemente (pues nunca le había pasado), a Pepe le salió una ampolla en un pie que, pese a haberse secado y curado bien, durante el recorrido de las Millas le pasó una cara factura.

El 4 de abril a eso de las 18 horas estábamos en el Polideportivo Diocles de Mérida, junto con otros diez miembros del Club Prisiña de Olivenza que también se habían apuntado a la prueba.

Del Diocles nos fuimos a la Plaza de España, donde estaba prevista la salida y el primer control, en el que procedimos a sellar los rutómetros.

La salida se dio con exquisita puntualidad, de modo que a las 9 de la noche iniciamos la marcha.

El punto culminante fue la salida de Mérida atravesando, a lo largo, el hipódromo romano donde un buen puñado de voluntarios alumbraban nuestro paso sosteniendo antorchas.

El primer tramo, hasta Trujillanos, eran 11,5 kilómetros que recorrimos a buena marcha, algo superior a los 6 km/hora. Algo de lluvia, sin ser inquietante.

Hicimos el recorrido de este primer tramo en media hora menos de lo que nos habíamos propuesto y, según me pareció a mi, llegamos todos en perfectas condiciones para sellar el rutómetro y continuar la marcha.

El siguiente punto de control y primer avituallamiento en serio está en Valverde de Mérida, a 7,5 kilómetros. Es la etapa más corta de todo el recorrido. Por el camino el agua arrecia por momentos, aunque sigue siendo un chirimiri no demasiado intenso.

Llegamos a Valverde manteniendo la media hora de ventaja sobre nuestro horario particular que ya teníamos en Trujillanos. Me sorprende que no hayamos ganado algo.

Cuando vamos a salir, Pepe dice que se va a cambiar los calcetines pues tiene alguna molestia. Es el preludio de lo que sus pies le iban a deparar durante la noche.

Nuestro siguiente destino es Villagonzalo. Son 11,6 kms. de recorrido que hacemos ya bajo una lluvia constante y, en algunos momentos, intensa. Me apaño con el paraguíllas que siempre llevo conmigo, pero cuando aún nos faltan unos cuatro kilómetros me doy cuenta que el polar va empapado.

Llegamos a Villagonzalo con 20 minutos de adelanto sobre nuestro horario. Quiere decir ello que no sólo no hemos ganado tiempo sobre horario particular, sino que hemos vuelto a perder diez minutos de la ventaja que traíamos.

La organización tiene prevista la cena. Es un avituallamiento más contundente de lo habitual: pasta y tortilla de patatas, además de lo que es normal en todos los demás.

Saco el gore para protegerme de la lluvia. Pepe trae molestias importantes, sobre todo en el pie en el que tuvo la ampolla. Me dice que en Valverde se puso un compeed, pero que le molesta muchísimo.

Salimos del pueblo en dirección al Guadiana, junto al que vamos a caminar durante un buen trecho. Hay unos 8 kilómetros hasta La Zarza. La lluvia sigue presente, pero ha decrecido su intensidad. Barro. Charcos. Luz solo la que arrojan nuestras linternas.

Entramos en La Zarza por una de sus calles principales hasta llegar a la plazoleta donde está instalado el control y avituallamiento. A estas alturas no me apetece comer absolutamente nada. Llevamos casi 40 kilómetros.

Cuando nos sellan el rutómetro compruebo la hora: las 4,40 de la madrugada. Estamos, exactamente, cumpliendo la hora que teníamos marcado en nuestro proyecto particular.

Pepe vuelve a cambiarse de calcetines. Nos dice que se ha quitado el compeed y se ha puesto otro, pues el anterior le molestaba. No ha quedado contento pues, al parecer, le sigue molestando.

Al salir del pueblo caminamos junto al Río Matachel. El camino está lleno de grandes charcos. De pronto escucho un fuerte chapoteo y me temo lo peor. Pepe se ha metido de lleno en un charco y lo cruza enterito de punta a cabo. Cuando logra salir del charco lleva las zapatillas hasta arriba de agua, pues el charco era profundo y le ha entrado agua por encima del tobillo.

Cuando llegamos al control del Club de Golf Don Tello lo hacemos en solitario. Hemos empleado 2 horas y diez minutos en hacer 9 kilómetros, superando ya con ello los horarios que nos habíamos fijado en poco más de 20 minutos.

En el control no hay ni un sitio donde sentarse. Pepe se sienta en el suelo y procede a descalzarse, secarse los pies, revisarse los compeed, sacar calcetines secos y el otro par de zapatillas que, previsoramente, se ha traído en la mochila y calzarse de nuevo. Algo más de 15 minutos que se agregan al ya prolongado retraso que llevamos.

Del control del Club de Golf al polideportivo en Mérida son casi 12 kilómetros. Jose y yo vamos al ritmo de Pepe, que se nos queda atrás en cuanto nos descuidamos. No pronuncia ni una queja, pero es evidente que “no es él”, ni por su ritmo habitual de marcha, ni por su buen humor y dicharachería al caminar.

Cuando tenemos Mérida a la vista, clarea. Pepe incrementa el ritmo, con lo que recuperamos un poco la media que traíamos, logrando adelantar a un grupo de 6 u 8 caminantes que iban delante de nosotros. Llegamos al Polideportivo a las 9,15.

Pepe revisa su estado. Vuelve a cambiar calcetines, compeed, zapatillas y camisetas. Se le nota que ha superado el tremendo bajón que le produjo el episodio del charco y se muestra presto para continuar.

A las 10 sale el grupo de los “milleros” que solo van a hacer el segundo circuito. Decidimos arrancar con ellos, por lo que espabilamos en lo posible y salimos a la calle justo cuando acaban de empezar a caminar.

Vamos de nuevo a Trujillanos, primer control de esta segunda parte. Pepe parece haberse recuperado bastante. No tiene su habitual caminar alegre, pero va mejor que esta madrugada y está más hablador, más distendido, lo que me hace sentirme mejor a mi también.

Llegamos a Trujillanos sin problema y habiendo rebasado nuestro particular horario en tan solo cincuenta minutos, pues pasamos el control a las 12 y habíamos pensado hacerlo a las 11,10.

El siguiente control está en Mirandilla, que está a 11,5 kms. de Trujillanos, en una subida muy suave, pero continua. Esos kilómetros a mi se me hacen interminables. Llegué a Mirandilla cansadísimo y no entendía porqué, pues hasta Trujillanos había ido muy bien.

Tras el sellado del rutómetro, tomé un bocadillo de queso de la mesa de avituallamientos y me tumbé un rato en la calle, en la acera. Fue minuto y medio, pero me sentó de maravilla. Me comí el bocadillo, me cambié de calcetines y me sentí nuevo, dispuesto a hacer los 20 kilómetros que faltaban.

Cuando queremos darnos cuenta llegamos al cruce la carretera N-630, donde hay un yacimiento con un miliario romano, los restos de alguna casa y unos paneles informativos. Los miramos un poco por encima, hacemos la oportuna foto y seguimos... El cuerpo nos pide seguir para terminar.

Pasada la carretera estamos en la zona de Proserpina, el próximo control (y último antes de la meta). El entorno se nos hace más agradable.

A la altura de un pequeño aeródromo nos detenemos un momento. Detrás de nosotros vienen Pepe, Jose y un grupo de seis o siete personas más. Las esperamos y continuamos ya juntos.

Justo antes de llegar al pantano de Proserpina Pepe dice que el compeed le va matando. Se sienta en una piedra y, descalzo, recorta como puede un borde del compeed. Continuamos. Despacio, despacio.

En pocos minutos hemos cruzado por delante de la cabecera de pantano y pasamos el último control.

Salimos de Proserpina ilusionados y con ganas. De pronto nos damos cuenta que tenemos que recorrer varios kilómetros por asfalto. ¡Lo que nos faltaba! Es una vía paralela a la carretera, pero asfalto al fin y al cabo.

Hago estos kilómetros, ya con Mérida a la vista, con unas ganas locas de llegar. A Pepe vuelve a costarle caminar, pues el parche del pie sigue dándole la lata.

Por fin llegamos a las pistas deportivas que están junto al Diocles. Cuando accedo a la pista donde está el arco que marca la meta, espero a Pepe, que viene cinco o seis metros detrás, para entrar juntos. Jose está también aquí y caminamos juntos. Guillermo, que ha llegado antes, se pone junto a nosotros para entrar también a la par.

Tras los oportunos abrazos, felicitaciones mutuas, etc… acreditamos ante el puesto de control nuestros recorridos y nos entregan el diploma y el trofeo que nos acredita como “milleros”.

Y, ¡cómo no!, con nuestras camisetas Prisiñas nos hacemos todos una foto como estupendo recuerdo de la dura jornada.

View more external

Waypoint

3 - Valverde de Mérida

Waypoint

5 - Zarza de Alange

38,43 Km 4:40 h. Escoba 6:13 h.
Waypoint

6 - Don Tello

48,44 km 6:35 h. Escoba 8:38 h
Waypoint

8 - Trujillanos

69,88 Km. 11:10 h Escoba 13:46 h
Provisioning

7 - Diocles - Desayuno

59,32 km Desayuno 9:00 h Escoba 11:14 h
Waypoint

Plaza de España - Salida

Waypoint

Pistas del Diocles - Fin

Archaeological site

Hipódromo

Waypoint

Diocles - Identificación

Waypoint

2 - Trujillanos

Provisioning

4 - Villagonzalo (cena)

Waypoint

9 - Mirandilla

Waypoint

10 - Proserpina

13 comments

  • Photo of Manbema

    Manbema Apr 16, 2014

    Impresionante, Dalits. Totalmente irrealizable para mi. ¡¡Cien kilómetros de una tacada!!
    Me ha encantado el relato (lo he visto en el blog).
    Enhorabuena por esa azaña.

  • Photo of Crispal

    Crispal Apr 16, 2014

    Estás hecho todo un campeón. Yo, ni planteármelo.
    Desde luego. Felicidades por tu logro y tu tesón. Y también a los que te acompañaron, en especial a tu hermano Pepe que ya veo que lo pasó ma´... ¡pero resistió!
    Todo un ejemplo. Gracias.

  • Photo of Pelopua

    Pelopua Apr 18, 2014

    I have followed this trail  View more

    Yo hice la corta, que me resultó difícil por su extensión. La lectura de tu relato me deja claro el sufrimiento que supone un recorrido completo que, quizá, al año que viene me anime a hacer.
    Felicidades por tu éxito, Dalits. También por el relato, magnífico.

  • Pasosligeros Apr 18, 2014

    Puntuación bien merecida.Menudo esfuerzo habéis hecho. Habéis demostrado los buenos senderistas "marchosos" que sois. Enhorabuena por el buen hacer de todos. Otro reto superado Teo. Como tu bien dices: "a otra cosa mariposa"...

  • Photo of jubilado

    jubilado Apr 18, 2014

    I have followed this trail  View more

    Como les decía a mis amigos Raposos Plateaos en conclusión: Juntos tomamos el reto los del equipo, disfrutamos preparandonos, lo superarmos juntos con gran satisfacción y hoy cada uno se conoce un poco mejor y sabe que si detrás de una cumbre suele haber otra más alta, detras de un límite aparente puede haber recursos insospechados para superarlo que solo descubren los que se atreven.

    Gracias Prisiñas... Iré a veros a Olivenza.

    Carpe Diem

  • Photo of Dicaru

    Dicaru Apr 23, 2014

    He seguido todo el relato de vuestra marcha en el blog. Me ha impresionado el brutal esfuerzo realizado y la voluntad para hacerlo hasta el final. Especialmente de tu hermano Pepe que con los pies destrozados fue capaz de mantenerse caminando hasta el final. Admirable.
    Mis felicitaciones a todos.

  • Photo of Cocinilla

    Cocinilla Apr 28, 2014

    ¡Olé y olé, Dalits! Buen track, buena descripción de esos 100 kilómetros pero, sobre todo, fuerza de ánimo para intentarlo y para rematarlos. Felicidades.

  • Photo of Parian

    Parian May 16, 2014

    Tu relato, apasionante. Cuando lo iba leyendo me iban doliendo los pies a mi. Magnífica la gesta de todos los que tuvísteis el valor de poneros a hacerla, y magnífica también la de los que tuvísteis el aguante de terminarla. Creo que son demasiados kilómetros para mi. Felicidades a todos.

  • Photo of Antonio Aguilera

    Antonio Aguilera Jan 3, 2015

    I have followed this trail  View more

    Hola Dalits.
    Te deseo que este 2015 te respete la salud, para que puedas seguir enseñando esos preciosos rincones que con tanta ilusión compartes. Feliz 2015

  • Photo of Depuntillas

    Depuntillas Mar 29, 2015

    Estupenda descripción de la marcha, que me parece durísima por su longitud. Felicidades por haberla realizado y completado.

  • Pasosligeros Apr 3, 2015

    Puntuación bien merecida.Menudo esfuerzo habéis hecho. Habéis demostrado los buenos senderistas "marchosos" que sois. Enhorabuena por el buen hacer de todos. Otro reto superado Teo. Como tu bien dices: "a otra cosa mariposa"...

  • Photo of nanojdt

    nanojdt Aug 21, 2018

    La he hecho este año, volveré el año q viene

  • Photo of Cocinilla

    Cocinilla Nov 19, 2019

    I have followed this trail  View more

    ¡Olé y olé, Dalits! Buen track, buena descripción de esos 100 kilómetros pero, sobre todo, fuerza de ánimo para intentarlo y para rematarlos. Felicidades.

You can or this trail