Time  7 hours 9 minutes

Coordinates 478

Uploaded March 11, 2018

Recorded March 2018

-
-
6,158 f
3,882 f
0
1.5
3.1
6.19 mi

Viewed 301 times, downloaded 8 times

near Pajares, La Rioja (España)

Interesante ruta para realizar mejor en época estival tras desaparecer la nieve.
En nuestro caso asumimos el riesgo de realizarla al final del invierno, lo cual nos deparó no pocas dificultades tanto en la ascensión como en el descenso, sobre todo en los tramos superiores a los 1700 metros de altura debido al mal estado de la nieve, sumado a una climatología desfavorable con fuertes rachas de viento.
Aunque en ningún momento tuvimos la sensación de correr excesivos riesgos y pudimos disfrutar de un entorno excelente, el esfuerzo físico que tuvimos que derrochar fue superior al que estamos acostumbrados, por lo que, bajo condiciones climáticas similares, solo se recomienda realizar este itinerario si se está bien equipado, experimentado y en buena condición física.

El itinerario grabado puede resultar mejorable por cuanto en varios momentos, tuvimos que improvisar y rectificar el rumbo, sobre todo en la zona alta en la que la única referencia que teníamos era la aplicación Gps para android (en dispositivo smartphone), que utilizamos con el mapa previamente memorizado en casa. Por si acaso, siempre llevamos dos aparatos y batería de repuesto para no quedar a merced de los elementos desfavorables.

También hay que señalar que en época estival, esta ruta resulta mucho menos complicada y es posible diseñar muchas más variantes, como podría ser ascender el pico del Castillo de la Rolliza, retornar por la zona de Fuente Fría, incluso para los más intrépidos, llegar hasta la misma cumbre de la Mesa de Cebollera.

El acceso al pantano se realiza viniendo de Villanueva de Cameros hacia Piqueras, tras rebasar la entrada a la presa (está cortada al público) y tomar el siguiente desvío a la derecha en el extremo Sur del Embalse. Recorreremos la orilla del embalse por una pista que nos conduce hasta el puente que cruza el Río Lumbreras. El coche se puede aparcar antes de cruzar el primer puente que cruza el Arroyo de El Astonar, en las proximidades de un corral de ganado.
Otra buena opción es visitar antes la Venta de Piqueras (también se puede hacer a la vuelta) que se encuentra a tres kilómetros y medio del desvío que hemos apuntado anteriormente y que está rodeada de un paraje muy acogedor.

La ruta se resume en iniciar la marcha desde los corrales de ganado que hemos comentado, siguiendo la rodada de los vehículos que suben por la ladera próxima. Esta misma rodada nos irá guiando la mitad del itinerario. Posteriormente, continúa un camino en la zona de Matamarín y a partir de aquí, nos dirigiremos hacia el pico Cabezo (1931 mts), o bien hacia el collado que lo separa del Castillo de la Rolliza (1917 mts). El regreso tiene un planteamiento muy similar pero en sentido inverso.

En un primer tramo, ascendemos por la ladera que tenemos enfrente del lugar donde aparcamos el coche. A medio recorrido, la rodada nos introduce en un bosque de hayas, que en invierno nos brinda protección, y en verano sombra, hasta llegar a una zona llana tras haber tomado una curva hacia la izquierda. En total supone un kilómetro escaso que no ofrece ningún tipo de dificultad.
Una vez en la planicie, recorreremos unos setecientos metros flanqueados a la izquierda por un hayedo, y a la derecha, por las laderas que caen hacia el Arroyo de Matamarín.
Seguidamente, comenzamos a ascender de nuevo, siguiendo la rodada o el camino que continúa hasta difuminarse.
Al llegar al extremo superior del camino, nos dedicaremos a escoger la ruta que mejor nos parezca, con la vista puesta en la elevaciones que tenemos enfrente.
Como hemos comentado, en realidad esta zona es muy poco complicada de recorrer en verano-otoño y quizás también al final de la primavera, resultando un auténtico regalo para los que deseen disfrutar del aire libre y la montaña.
En nuestro caso, tal como describimos más adelante, en ocasiones se convirtió en una buena prueba de resistencia que nos proporcionó más experiencia para afrontar futuros retos.
Lake

Pantano de Pajares

El itinerario comienza junto al Pantano de Pajares casi en el extremo de su brazo mayor, antes de pasar el puente sobre el Rio Lumbreras (viniendo de la Venta de Piqueras en donde previamente se puede tomar algo caliente antes de iniciar la marcha). Tomando como referencia un corral de ganado (foto 1), empezamos a ascender siguiendo la cresta que está perfectamente marcada por rodadas de vehículos.
Waypoint

Planicie de la zona de El Maguillejo

Tras salvar un desnivel de ciento setenta metros atravesando previamente una zona arbolada, llegamos a una planicie alargada en cuyo lateral Este tenemos un bosque de hayas (Foto 3), y hacia el Oeste, divisamos las cumbres de Cebollera (Foto 6).
Waypoint

Matamarín

Tras la planicie, el terreno va adquiriendo más pendiente y nos topamos con el agua del deshielo (Fotos 2 y 4)) y las primeras manchas de nieve blanda. Seguiremos la misma dirección que traíamos hasta situarnos en la base del Pico Cabezo.
Waypoint

Ascensión hacia el Pico Cabezo

Es el único tramo donde la pendiente se acentúa algo más de lo normal, pero con paciencia se van superando los ciento cincuenta metros de desnivel. En nuestro caso, resultó especialmente duro, por la fragilidad de la nieve y por cierto peligro del hielo que se mezclaba en la zona más alta. En general, utilizamos la táctica de acercarnos a las rocas o plantas que sobresalían para evitar dar un traspiés. Aun así, había momentos en los que no resultaba sencillo dar cuatro pasos seguidos.
Summit

Pico Cabezo

La llegada a las cumbres siempre resulta gratificante. Paradogicamente, arriba es donde menos sensación de peligro se percibe. Solamente notaremos la incomodidad del viento. El paisaje que se divisa en la vertiente soriana también ayuda a recomponerse del esfuerzo. Conviene aprovechar la presencia de rocas para improvisar lugares que nos protejan del viento reinante (Foto 3).
Waypoint

Descenso al collado a 1823 mts

Con el fin de descender por laderas más suaves y variar el itinerario, bajamos hacia el collado que separa el Cabezo del Castillo de la Rolliza. La contrapartida negativa son las fuertes rachas de viento cargado de granizo menudo que nos acariciaban continuamente. El collado se asimila a un pasillo con las puertas abiertas en pleno invierno. Una buena referencia para el descenso, es la valla ganadera que separa la zona riojana de la soriana.
Mountain pass

Collado a 1823 mts

Tras llegar al collado, seguimos descendiendo, virando a nuestra izquierda para que la bajada no sea tan brusca. Más tarde, rectificariamos la ruta, para tomar la dirección de El Revilladero. Durante este tramo, no podremos evitar hundirnos en la nieve y las raquetas, demuestran ser el mejor accesorio para hacer más cómoda la bajada. Aun así, también se nos hundían, sobre todo en cotas inferiores, donde la nieve es menos consistente.
Waypoint

Descenso por la zona de El Revilladero.

En vez de bajar derechos, lo hicimos en oblicuo y con la única referencia del mapa memorizado en el Gps, que nos indica si nos apartamos en exceso de la ruta. No olvidarse nunca de llevar una simple brújula para orientar correctamente el mapa que llevemos grabado en el móvil. Si no se utiliza, el dispositivo resulta fácil equivocarse y enfilar barrancos que nos hagan la ruta más complicada y lo peor, que nos alarguen la marcha con el riesgo de quedarnos atrapados en la oscuridad.
Tree

Incursión por bosque de Hayas.

Después de haber dejado la nieve (nunca tuvimos tantas ganas de perderla de vista) ya solo queda regresar por el mismo camino de la ida, permitiendonos hacer alguna incursión por el bosque que hay cerca de la última ladera que nos queda por bajar.
Photo

Praderas en el descenso final.

Con el cambio del tiempo, por fin pudimos disfrutar del excelente entorno que ofrece la planicie tapizada de hierba aun no demasiado alta (Foto 1). En particular, resulta gratificante contemplar el Embalse de Pajares desde la altura (foto 3). Otro espectáculo singular, lo ofrecen las cumbres nevadas que hemos ido dejando atrás (Foto 2). Finalmente los últimos quinientos metros discurren por la misma ladera por la que comenzó la ruta, totalmente cubierta de pasto (Foto 4).

Comments

    You can or this trail