-
-
7,503 ft
6,194 ft
0
1.2
2.5
4.99 mi

Viewed 4197 times, downloaded 250 times

near es Bòrdes, Catalunya (España)

Esta fue la última ruta que hicimos en las vacaciones de verano del 2013, y la más maravillosa de todas.
Se llega en autobús a La Besurta, dado que estamos en verano, y allí comenzamos a andar siguiendo el camino que sale hacia el sureste. En unos 500 metros llegamos al desvío al refugio de La Renclusa y seguimos hacia él. El camino que sigue hacia la izquierda llega al Plan de Aiguallut y por él volveremos.
La senda está muy clara siempre hasta el refugio y por ella vamos subiendo y subiendo siempre en zig-zag. A medida que subimos comenzamos a ver toda la vertiente norte del valle de Benasque, con picos como el de Salvaguarda a nuestras espaldas. Precioso y grandioso. Poco a poco comenzamos a ver delante de nosotros y bastante más alta la bandera del refugio.
A él llegamos en poco tiempo. Está en un lugar privilegiado y las vistas son espectaculares.
Descansamos un rato y comenzamos la subida al ibón de Paderna, también llamado de La Renclusa. Tenemos que cruzar el arroyo que encontraremos delante del refugio e ir remontando la ladera de nuestra derecha por un camino que a veces no queda claro del todo. No obstante no hay pérdida alguna porque siempre tenemos que ir dejando el arroyo a nuestra izquierda. En la otra orilla siempre veremos un camino que podríamos haber tomado también de no haber cruzado el arroyo en el refugio. Ambos caminos llegan al mismo sitio.
Se acaba la subida y encontramos un puentecillo de madera que cruza el torrente. Delante tenemos el Tuc e Paderna, y una especie de laguna medio seca delante de él. No es el ibón todavía. Tenemos que girar a nuestra izquierda y remontar un poco para situarnos en frente del que sí es el ibón... Este sí es alucinante. Precioso, azul y rodeado de montañas.
Paramos a tomarnos un tentempié y a contemplar el hermoso panorama. La verdad es que llegar a este ibón es bastante fácil, y la recompensa visual es grandísima. Merece la pena venir a verlo aunque nos parezca que su facilidad de acceso lo hace menos bello. En Los Pirineos no hay nada feo.
Con pena, pero desando ver el resto del camino, bajamos por donde hemos subido y llegamos hasta el refugio una vez más. Lo dejamos a nuestra izquierda por un caminillo que suponemos que será el que llegue al collado de La Renclusa, y seguimos por él.
Aquí sí hay que subir durante un tiempo haciendo de nuevo zig-zags continuos por entre las piedras y árboles. Las vistas son siempre preciosas pero esta vez la visa no puede extenderse demasiado debido a la existencia de árboles por todos lados.
Así, llegamos al collado, y ahí comienza el descenso. Nos damos cuenta de que comenzamos a ver algo que no habíamos visto nunca en directo: marmotas. En alguna foto que incluyo podréis observar alguna. Son increíbles. Algunas muy grandes, gordas y lentas, y otras más pequeñas y ágiles. Viven en este paraíso alejadas del contacto directo con los humanos. Por cierto, que hacen un ruido similar al chillido de un ave rapaz.
Comenzamos a bajar y vamos descubriendo poco a poco lo más maravilloso de la ruta: el Plan de Aiguallut abajo, que se extiende en toda su grandeza ante nosotros. A la derecha, en la cima, además, comenzamos a ver lo que en nuestra primera excursión se nos negó: el Aneto nevado en pleno Agosto.
Seguimos bajando y bajando, siempre en zig-zag, teniendo en cuenta no tropezar ni resbalar, y avistando, de vez en cuando marmotas no muy lejos de nosotros.
Llegamos así, alucinados por la vista, al Plan. Esa inmensa pradera verde surcada por el río Esera, que está precioso.
Y nos surge un problema. O cruzamos el rio o tenemos que dar toda la vuelta al Plan en el sentido inverso al de las agujas del reloj... Vamos con nuestra hija, un poco miedosa para estas cosas, pero la convencemos de ello y vamos en busca de algún vado...
Al final nos descalzamos los tres y cruzamos el río, cuyas aguas están heladas a pesar de ser verano... Toda una pequeña aventura que nos encanta y que comentamos tumbados en la hierba con la vista fija en el Aneto, majestuoso en frente nuestro.
Descansamos un rato porque realmente no queremos irnos de allí. A pesar del buen tiempo y las fechas, hay momentos en que no hay absolutamente nadie en el Plan más que nosotros. Se redobla la sensación de grandiosidad del entorno.
Al final emprendemos el camino de vuelta visitando de nuevo la casacada de Aiguallut y el Forau, impresionante siempre...
Llegamos sin más novedad a La Besurta, donde cogemos de nuevo el autobús hasta los Llanos del Hospital. Otra excursión más con nuestra hija de 10 años. ¡Una campeona!
Alucinante. Tenemos que volver lo antes posible.
¡Que la disfrutéis!
Intersection

Desvío a Forau d'Aiguallut

Camping

Refugio de La Renclusa

Lake

Ibón de Paerna o de La Renclusa

panorama

Collado de La Renclusa

River

Plan de Aiguallut

River

Cascada d'Aiguallut

panorama

Forau d'Aiguallut

Comments

    You can or this trail