Moving time  2 hours 11 minutes

Time  2 hours 30 minutes

Coordinates 1906

Uploaded October 26, 2018

Recorded October 2018

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
3,029 f
2,860 f
0
1.7
3.4
6.88 mi

Viewed 449 times, downloaded 20 times

near San Miguel de Neguera, Castilla y León (España)

El Duratón nace en Somosierra, todavía en la provincia de Madrid, tras la unión de los arroyos de las Pedrizas y de la Peña, en las laderas de Peña Cebollera (sierra de Ayllón), y en su tramo inicial hace algunas bonitas cascadas, que merece la pena visitar. Poco después deja Madrid para seguir su curso por la provincia de Segovia, pasando por Duratón y Sepúlveda, antes de los embalse de Burgomillodo, San Miguel de Bernuy y las Vencías. Pasa por Fuentidueña y desemboca en el Duero junto a Peñafiel, en tierras de Valladolid. Podriamos considerarlo un río fuertemente humanizado en la actualidad, pero su pasado salvaje nos queda, aparte de las citadas cascadas, uno de los cañones más espectaculares de la geografía española: las Hoces del Duratón, que el río ha excavado en la caliza de la meseta castellana. El tramo de las hoces tiene una longitud de unos 27 km, y en el último tercio forma, ya en el primero de los embalses, forma cerrados meandros, cuyas paredes alcanzan alturas de 70 a 100 metros de altura en algunos puntos.
La primera parte del cañón se recorre dentro de la senda de los dos ríos, la segunda parte es la que se describe en esta ruta, y el último tercio se incluye en la descripción de las rutas por el embalse de Burgomillodo. Cada una a su estilo y cada una muy bella.
La ruta de hoy comienza en el lugar llamado Puente de Villaseca, cerca del pequeño pueblo de ese nombre, donde la carretera cruza por encima del río. Es un lugar de hermosas zonas de bosque de ribera, hoy en plena otoñada, con algunas cuevas en las paredes del cañón. Al lado derecho del río, pasado el puente, hay una pequeña zona recreativa, con un chiringuito cerrado y otras instalaciones y un sendero de acceso que baja desde la carretera. Ese sendero gira a la izquierda, pasa por debajo del puente e inicia su recorrido hacia Sepúlveda. A los pocos metros una señal nos advierte del primer hito en el recorrido: la Cueva de los 7 Altares, una construcción rupestre de la época visigótica, que es considerada la iglesia más antigua de la provincia de Segovia; unos pocos metros de subida por la pared nos permiten acceder a su entrada, vallada, que no podemos trasponer, aunque si nos permite ver su interior con cierta dificultad; un lugar muy interesante.
Bajo de la cueva y sigo la marcha por el sendero ribereño,, con las límpidas aguas del río a un lado y la pared del cañón a otro; en algunos lugares el lecho se ensancha para permitir el crecimiento de pequeños bosques, en general de chopos con bellos colores, aunque también hay fresnos y quejigos, además de abundante matorral. Sólo veo pájaros, pero en gran cantidad, aunque esta zona de jabalí, e incluso de lobo, y seguro que alguno no está lejos. Paso por diferentes ruinas de construcciones, posiblemente algún molino, y cuevas. y llego a un primer puente, el Puente del Villar, que no hace falta atravesar porque el sendero sigue por el mismo lado del río. Al avanzar el día, la iluminación mejora en el fondo del cañón, permitiendo hacer mejores fotos, pero la belleza del lugar se mantiene en todo momento. Sigo avanzando por el cañón, encontrando diversas cuevas, una de las cuales tiene un a modo de pórtico hecho de piedra tallada, casas en ruinas, apriscos, acequias y fuentes (como las del Chorrillo o de la Hontanilla, de aguas no potables) hasta llegar a las inmediaciones de la presa construida para la Fábrica de Luz, y aquí encuentro el Puente de Talcano. Hay dos, uno moderno y en uso, y el otro de origen romano, del que se conserva un único ojo abovedado, por encima del cual pasaba una calzada romana.
Desde aquí la ruta asciende hacia el aparcamiento situado en la vecindad de la Silla de Montar, al pie de la antigua Fábrica de Luz, donde encuentro el coche que ahora me llevará hacia la ermita de San Frutos.
La excursión, por un suelo casi plano y en bastante buen estado, es muy fácil, sin peligros que me hayan parecido significativos, y puede ser completada sin necesidad de equipamiento especial. Es una senda que puede hacerse en familia, en la que los niños pueden disfrutar mucho. Muy, muy, muy recomendable.
La cueva de los 7 Altares fue descubierta (¿?) y descrita en 1918 con gran entusiasmo como un caso único en la Arqueología, por el marqués de Cerralbo, que atribuyó su construcción a los pobladores neolíticos, considerándolo un lugar de enterramiento de algún jefe de la época. Sus fotografías, para la época, son sorprendentes; desde entonces parece haber habido bastantes cambios, todos a peor, pero sus consideraciones sobre el origen de la cueva parecen cláramente erradas. Es, ciertamente, una cavidad natural, y parece cierto que puede ser el primer templo cristiano que se erigió en la provincia de Segovia; sus paredes fueron talladas por eremitas visigodos hacia el siglo VII, para construir unas hornacinas que podrían ser altares de oración; actualmente solo son reconocibles cuatro de ellos, y alguno de ellos tiene adornos geométricos a su alrededor, con restos de pintura roja y negra; frente a los altares hay una fosa que puede haberse utilizado como sepulcro. En el exterior, por fuera de la reja existente actualmente, podría haber habido otros altares, a juzgar por las fotos del Marqués de Cerralbo.

2 comments

  • javeadeverano Nov 1, 2018

    I have followed this trail  View more

    Preciosa ruta, con la suerte de hacerla durante la otoñada.

  • luis.perecruz Nov 10, 2018

    I have followed this trail  View more

    Excelente ruta.

You can or this trail