-
-
5,469 ft
4,407 ft
0
1.4
2.9
5.74 mi

Viewed 35 times, downloaded 2 times

near Las Dehesas, Madrid (España)

Detalles de la ruta:
Hay dos sitios para empezar. O el aparcamiento de Majalivan o en el Restaurante Casa Cirilo. Elegimos los aparcamientos de Casa Cirilo (Aparcamiento C), ya que es donde debemos acabar la ruta.
Puente del Descalzo
Después de pasar las zonas recreativas nos encontraremos con el puente del Descalzo. El Puente del Descalzo de Cercedilla se construyó en época de Felipe V para salvar el arroyo de la Fuenfría, solapándose en este punto la calzada borbónica y la romana. No se han conservado restos del sistema constructivo empleado en época romana para salvar este riachuelo.
Las losas no son originales de la Calzada Romana.
Calzada Romana
El tramo que se “conserva”, transcurre desde las Dehesas hasta el puerto de la Fuenfría. Básicamente es un pedregal, por el efecto de la erosión de las aguas y nieve. Se hace duro andar por ella.
La calzada romana de la Fuenfría son unos los restos de una calzada romana española que unía Segovia con Miacum (Collado Mediano). Cruza la Sierra de Guadarrama por el valle de la Fuenfría, el puerto de la Fuenfría y el valle de Valsaín. La obra romana, muy transformada por las grandes reformas que sobre ella realizó Felipe V en 1722, data de la época del emperador Vespasiano, que gobernó entre los años 69 y 79 dC.
La Ducha de los Alemanes.
La Ducha de los Alemanes es una cascada que constituye un salto de agua de dos metros que sufre el arroyo de la Navazuela, uno de los constituyentes del río Guadarrama. Esta pequeña pero interesante cascada debe su nombre a las duchas que se daban en ella los primeros montañeros de la sierra -varios de ellos de origen alemán- a principios del siglo XX. Antiguamente se le llamaba "chorro del Árbol Viejo", por un viejo tejo que sigue creciendo junto a ella. Esta cascada está dentro de un frondoso bosque de pino silvestre.

Miradores de Vicente Aleixandre y Luis Rosales.
La historia de estos Miradores es curiosa, en un principio se pretendía llamar la atención sobre la importancia de cuidar y proteger la Sierra de Guadarrama. Con este objetivo, en 1984 se realizó la ruta conocida como del “Aurrulaque” a la pradera de Navarrulaque, donde se leyó el conocido como Manifiesto en defensa de la Sierra de Guadarrama. Tras la muerte ese año del poeta y premio Nobel Vicente Aleixandre, en su honor se pensó en otorgarle el nombre a un mirador. El Mirador de Vicente Aleixandre fue terminado ese mismo año y en una de las rocas se puede leer uno de sus poemas:
“Sobre está cima solitaria os miro
campos que nunca volveréis por mis ojos
Piedra de sol inmensa, eterno mundo
y el ruiseñor tan débil que en su borde lo hechiza.”
Vicente Aleixandre.
Algunas de las poesías que han quedado grabadas en las rocas:

“Las noches de Cercedilla
las llevo en mi soledad
y son ya la última linde
que yo quisiera mirar.”
Luis Rosales

“Oh, sí, llevad, amigos
su cuerpo a la montaña
a los azules montes
del ancho Guadarrama”
Antonio Machado.

“Camino de Guadarrama
nieve fina de febrero
y a la orilla de la tarde
el pino verde en el viento”
L. Panero.
“Afila Siete Picos en la sombra
Su aguda dentellada”
J. García Nieto.

El Reloj de Cela
En 1995 se inauguró este reloj solar en homenaje a Cela. En dicho año se le declaro caminante de la Sierra del Guadarrama. Cela ingreso a los 15 años en el Real Sanatorio de Guadarrama situado en Cercedilla, dicho sanatorio era para personas con enfermedades respiratorias, por eso se le vincula a esta localidad. Como dijo Cela en su inauguración es imposible poner puertas al campo por eso todos somos responsables de preservar a la Sierra de su destrucción.
El reloj solar instalado en la pradera de Navalurraque de Cercedilla (4.500 habitantes), a 1.700 metros de altitud. Cela fue homenajeado por su aportación literaria a la sierra madrileña en obras como Cuadernos de Guadarrama o Judíos, moros y cristianos. El reloj solar que la Asociación Amigos del Guadarrama le entregó como premio a sus páginas sobre la sierra, estaba hecho con granito de las rocas locales. El usuario hace las veces de varilla del reloj y con su sombra señala la hora sobre las piezas de piedra.

Monumento a los Primeros Caminantes de la Sierra de Guadarrama
Siete traviesas de madera colocadas en artístico semicírculo apuntan a los Siete Picos. Es el monumento A los Primeros Caminantes de la Sierra de Guadarrama: ganaderos, cabreros, leñadores, maestros, geólogos, escritores, pintores y pioneros del montañismo.


La Carretera de la Republica.
Es una pista forestal que asciende por el valle de la Fuenfria. En 1931 se acometió este proyecto para acercar a los ciudadanos a la Sierra, esta vía también se denomina Puricelli que era la empresa constructora encargada de acometer dicha obra.
Considerada uno de los caminos históricos de la Fuenfría, junto con las calzadas romana y borbónica y los caminos Viejo de Segovia y Schmid. Recibe su nombre por ser un proyecto de la II República inconcluso a causa de la Guerra Civil Española.
La construcción de carreteras a través de parajes naturales, hecho que contaría hoy con la oposición de ecologistas y progresistas en general, era considerado en los años 30 por la República como un hecho necesario para que "el acceso a ese pulmón matritense no sea un privilegio de las clases pudientes ni aun de las acomodadas, sino de todos, porque todos tienen derecho a respirar y a vivir" ('Folleto de propaganda de Cercedilla y sus alrededores', 1934). (Fuente http://www.excursionesysenderismo.com/rutas/r_madrid6/ruta_038_m6.htm)
En el año 1931 siendo Ministro de Obras Públicas Don Indalecio Prieto (durante la Segunda República) se acometieron distintos proyectos con una doble finalidad: acercar la naturaleza a los madrileños y unir distintos enclaves de la sierra de Guadarrama.

Comments

    You can or this trail