Time  9 hours 4 minutes

Coordinates 2517

Uploaded March 20, 2015

Recorded September 2013

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
7,897 f
3,629 f
0
3.7
7.5
14.9 mi

Viewed 3871 times, downloaded 244 times

near Parzán, Aragón (España)

Si quieres ver esta ruta con el texto y las fotos insertadas en la descripción, visita mi blog en este enlace:

GR 11. Etapa 20: Parzán – Viadós (en mi blog)

Nos hemos hospedado en el Hostal-Restaurante La Fuen, justo donde empieza Parzán viniendo desde Bielsa; muy cerca (pero al otro lado de la carretera) de la gasolinera que hay en el pueblo. Limpio y suficiente para lo que necesitábamos.

La ruta de hoy tiene un desnivel de 1.300 metros que se salvan en los 12 primeros kilómetros de recorrido, lo que lo convierte en un desnivel cómodo, y mucho más lo va a ser por el magnífico paisaje que iremos viendo.

Nada más pasar la gasolinera de Parzán y justo enfrente de una tienda de recuerdos que visitamos ayer por la tarde, un hermoso crucero con un crucificado por un lado y una virgen por el otro.

Y unos pocos metros más allá, una visión más de conjunto de Parzán con la espléndida vista del Pala de Montinier (2.317 mts.) al fondo y ya iluminado por los primeros rayos del sol.

Seguimos la carretera, en dirección a Francia, durante kilómetro y medio hasta encontrarnos una señal, a la derecha de la carretera, que nos invita a abandonar la misma para, cruzando el Río Barrosa por el Puente de Pocilcas, internarnos en el Barranco de Urdiceto.

Nada más pasar el Puente de Pocilcas, a nuestra izquierda, podremos ver la Central de Barrosa, un sencillo edificio de una sola planta delante de la que dos indicadores nos señalan la dirección a seguir al Lago de Urdiceto por la Senda Pirenaica.

En cuanto empezamos a subir tenemos ante nosotros una bella imagen: debajo de nosotros el Río Barrosa que acabamos de cruzar y, un poco más allá, Parzán todavía en la sombra. Y detrás, como telón de fondo, el Pico del Cuezo, donde termina la Sierra de Esperba.

El camino discurre entre pinares y es una ascensión continua, cómoda para quien esté habituado a caminar. Algún repechón algo más duro, con zig-zag que ayudan a ganar altura cómodamente.

A nuestra izquierda vamos dejando el Cubilar Alto de Mener, que se presta a alguna fotografía.

Pasamos junto a las Bordas de Puyales, sin acercarnos, conformándonos con ver alguna de lejos y fotografiarlas.

En el Pirineo se llama “borda” a las edificaciones empleadas para resguardar el ganado, o para almacenar el pasto o el pienso que sirve de comida para el mismo.

También se llama “borda” una casa de ganaderos, en contraposición a la “masía”, que es la casa de los que se dedican al cultivo de la tierra.

Durante todo el trayecto, a nuestra derecha el Barranco de Urdiceto, que nos provoca insistentemente para sacar alguna foto de las aguas que bajan, rápidas, a verterse en el Río Barrosa.

Cuando estamos a punto de llegar a la Central de Urdiceto echamos la vista atrás para contemplar, encantados, el camino recorrido: el conjunto de La Estiva a la derecha, con el Pico Mener y, por la izquierda, el Buixin y en medio de ambos el Barranco de Urdiceto, por el que cabalga, en trote ligero hacia abajo, el tendido eléctrico pegado al camino.

Cuando llegamos a la proximidad de la Central, el Barranco de Piedra aparece por nuestra derecha. En ese punto se inicia un camino de acceso a las instalaciones de la Central, cerrado para el turista (como es lógico) que ha de conformarse con ver las instalaciones desde aquí y seguir caminando para ir dejando a nuestra derecha los edificios de la Central.

Unos pocos metros más y alcanzamos el muro de la presa, dándonos cuenta de que el embalse no es demasiado profundo, seguramente porque cuando quieran producir energía no tienen más que soltar agua desde arriba, del Ibón de Urdiceto, ya que el mismo y esta presa están conectados por una tubería que baja desde allí trayendo el agua que quieran soltar. Por algún plano que he visto, la entrada de dicha tubería está en el punto que señalo con una flecha amarilla.

Dejando atrás el embalse, seguimos avanzando y ya vemos, vigilándonos desde lo alto, el Pico de Urdiceto o de las Tres Huegas y, a la derecha, el Paso de los Caballos por donde pasaremos en breve.

Continuamos la subida, no sin echar de vez en cuando la vista atrás para contemplar el bellísimo espectáculo que nos depara la altura desde donde ya estamos. Al fondo se ve, con toda nitidez, el Macizo de las Tres Sorores por el que anduvimos anteayer.

Cuando estamos al pie del Urdiceto, antes de llegar al Paso de los Caballos, nos encontramos, clavadas en la pared de piedra, unas señales que nos señalan el Puerto de Urdiceto y el acceso, desde el mismo, a la Red de Senderos Franceses. No teníamos previsto más que seguir adelante, pero nos planteamos la posibilidad, ya que estamos aquí, de acercarnos al Puerto.

Pepe y Jose dejan la decisión en mis manos y yo no me lo pienso. Total, van a ser un par de kilómetros más y creo que merece la pena “pisar Francia” en este Puerto.

En la ladera se ve claramente marcado el sendero, por lo que nos lanzamos decididamente a la conquista del País vecino.

Y las vistas del Barranco de Urdiceto, desde el sendero, es estupenda.

Coronar el Puerto nos produce una enorme satisfacción. Estamos en la mismísima frontera entre España y Francia. En el lugar hay una placa en granito pulido junto a la que nos fotografiamos teniendo de fondo todo el Macizo de las Tres Sorores. Se distinguen con claridad, las Tres Marías, La Suca, Añisclo o Soum de Ramond, Monte Perdido, el Cilindro de Marboré y otros más cercanos, a la derecha, que creo que son el Pico Hércules y La Mota. Todo un espectáculo con el que nos deleitamos.

Por el lado francés vemos La Montagne de la Plagne (en la foto, detrás de Jose) y más allá, Punta Caballero o Pic de Caurère (2.899 mts) para los franceses.

En el lado español vemos, mirando en la dirección en que seguiremos caminando, la pared de la presa hecha en el Ibón de Urbiceto, al objeto de dar a dicho lago natural una mayor capacidad de embalsamiento y, detrás, a la izquierda según miramos la Punta Suelza (2.972 mts) y, a la derecha, Punta Fuesa (2.866 mts).

Y también podemos ver, a la derecha de esta foto, Peña Blanca (2.685 mts) detrás de la Tuca Montarruego (2.626 mts).

Cuando bajamos del Puerto para continuar, decidimos continuar por la pista de tierra (habilitada para vehículos) que lleva hasta el Ibón en vez de bajar, otra vez, al sendero por el que veníamos.

Franqueamos el Paso de los Caballos y nos planteamos si recorrer los trescientos o cuatrocientos metros que nos separan de la represa del Ibón de Urdiceto. Nos desanima a hacerlo el ver treinta o cuarenta chavales (luego supimos que eran checoslovacos) que estaban comiendo por allí. Decidimos, pues, quedarnos en el Refugio y comer tranquilamente sentados en un madero que, colocado sobre dos grandes piedras, nos sirve de banco y teniendo, como telón de fondo, el Pico de Urdiceto.

Mientras comíamos desfilaron ante nosotros la treintena larga de checos que nos miraban como diciendo “¡Qué buen sitio han cogido estos para comer!” a la vez que, algunos, saludaban con la cabeza, en tanto que nosotros, con la boca llena, nos limitábamos a asentir con la cabeza ante el saludo.

Cuando terminamos el almuerzo nos pusimos de nuevo en camino recorriendo el sendero por la zona llamada La Solana, teniendo a nuestra derecha el Barranco de Sallena y, al otro lado del mismo, Punta Suelza, mientras que, muy a lo lejos, podíamos ver el Macizo del Posets, en el que destacaban el Pico de los Gemelos, el Pico Espadas y el Tucón de Royo, hermosísimos.

Antes de iniciar la fuerte bajada al Barranco de Montarruegos pasamos por El Cau, fácilmente identificable por unas rocas convertidas en pedreras, seguramente por la acción de los elementos atmosféricos.

Al iniciar la bajada al Barranco de Montarruegos vemos, a lo lejos y en fila india, a los checos. Les digo a Pepe y Jose que, probablemente, también vayan al Refugio de Viadós y no se me ocurre más que proponerles meter caña, tratar de alcanzarlos y sobrepasarlos y llegar antes al refugio para poder ducharnos a gusto sin tener que esperan que lo haga esta treintena de compañeros de camino.

Mi propuesta les parece bien y empezamos a bajar rápido.

EL “CONFLICTO INTERNACIONAL”
En la bajada del Barranco de Montarruegos, en un momento dado hay que pasar al otro margen del mismo. Poco después hay una zona con muchos árboles donde los checos se habían detenido a descansar y tomar algo.

Cuando ya los tenemos a la vista nos damos cuenta que se están aprestando para continuar el camino, por lo que aceleramos ligeramente el paso procurando que no se notasen nuestras intenciones.

Sin embargo, algunos de ellos se dieron cuenta enseguida y, a la vez que se calzaban las mochilas y cogían sus bastones con rapidez, escuchamos cómo apremiaban a sus compañeros para levantarse y caminar antes de que llegásemos.

En este momento la situación se volvió absolutamente loca: nosotros aceleramos para tratar de pasarlos y algunos de ellos intentaron evitarlo. Pero para cuando quisieron reaccionar, Pepe ya había llegado a su altura y sobrepasó al grupo. De ellos, dos o tres de entre los más espabilados corrieron tras Pepe mientras yo sobrepasaba también al grueso del grupo (aunque no a los que seguían a mi hermano).

Les escuchamos gritar en su, para nosotros, ininteligible idioma, lo que sin duda alguna era una voz de alarma para que aquellos tres viejos no les “mojaran la oreja”.

Aquello se convirtió en una descarada competición de “a ver quién corre más y llega antes”. Pepe llevaba un paso endiablado que, solo con dificultad, le mantenían los tres checos. No corría, no, pues había que mantener las apariencias de que solo caminábamos, pero su paso se parecía más a una “marcha atlética” que a un plácido deambular por el campo.

En un momento dado Jose pasó por mi derecha volando—literalmente— pues, como si llevara puestas las botas del Ogro del cuento de Pulgarcito (de Perrault) “a cada paso que daba, siete leguas avanzaba”. Aquello, como digo, no era correr, sino volar. Un desmadre total.

Yo me quedé el último del grupo de cabeza: Pepe delante, al que le seguían los tres checos. Jose a continuación que, con el ritmo que llevaba, se puso enseguida a la altura de los checos a los que, sin embargo no podía adelantar dado lo estrecho del sendero. Yo el sexto de este grupo de cabeza, corriendo todo lo que podía y procurando no tropezar y caerme. Y a una considerable distancia de mi, mucho más atrás, otros tres o cuatro checos que no habían logrado coger el ritmo.

Los checos, de vez en cuando, volvían la cabeza atrás y gritaban demandando la presencia de más compatriotas. Pero sus amigos se habían quedado clavados al verse sobrepasados por estos viejos-fórmula-uno.

Tras unos cinco minutos, o poco más, de alocada carrera en los que recorrimos el kilómetro y medio de sendero estrecho, pedregoso, mal delineado y lleno de ramas y matas que nos separaban de las aguas del Barranco de la Basa, los tres checos se dieron por vencidos al ver que ni uno solo de sus compañeros les seguía y, tras vadear las aguas del citado Barranco, lugar donde comienza la empinada cuesta que lleva a Las Colladas, se quedaron parados dándose por vencidos. Sus caras mostraban sorpresa pero, sobre todo, incredulidad.

Nosotros tres subimos la cuesta a un ritmo todavía endiablado y solo nos detuvimos al llegar a Las Colladas y ver que ya no había competición, que habían desistido.

Al ser conscientes de que habíamos vencido en esta alocada competición, la sensación de “euforia patriótica” nos invadió a Pepe, a Jose y a mi y ya no recuerdo si comenzamos a lanzar gritos de “¡¡Santiago y cierra España!!” o qué otra cosa, lo que sí recuerdo perfectamente que nos sentimos vencedores y, sobre todo, tremendamente divertidos.

Desde que empezamos a marchar a todo ritmo no habíamos podido hacer ni una foto. Ahora, en Las Colladas, teníamos todo el Macizo del Posets delante de nosotros

Ahora todo es bajada, discurriendo el sendero entre pinares. En poco más de un kilómetro alcanzamos las Bordas de Lisiert y en un par de kilómetros más, muy cómodos de caminar, llegamos a orillas del Río Cinqueta, por cuyo margen caminamos durante un trecho

A partir de este punto todo vuelve a ser subida durante los algo más de dos kilómetros que nos quedan hasta llegar al Refugio de Viadós al que accedemos por detrás, por un sendero en zeta que nos evita dar el rodeo que hace el camino, más amplio, de subida que utilizan los coches.

El Refugio es cómodo y suficientemente dotado, teniendo las duchas y aseos en edificio aparte.

Tras alojarnos, ducharnos y proveernos de unas cervezas, pudimos disfrutar, a satisfacción, de las vistas del Macizo del Posets y de las Bordas del Viadós que, en espectáculo impresionante, quedan justo delante del Refugio.

View more external

Puente de Pocilcas
Una borda es un nombre genérico utilizado en el Pirineo para la edificación empleada generalmente para resguardar el ganado o para almacenar productos agrícolas, especialmente comida para los animales.1 Se trata de una construcción rural aislada de dos plantas y construida en piedra y madera, con tejado de pizarra. Habitualmente era edificada a una cierta altura para aprovechar los pastos. Normalmente la planta baja de la borda sirve para alojar el ganado y la alta para almacenar el heno recogido en verano y los utensilios agrícolas. Los usos tradicionales de estos edificios eran variados. Se guardaba hierba y las mieses antes de la trilla, mientras que en otros lugares se guardaban animales domésticos. El uso cotidiano hace que se encuentren muy cercanas a las localidades y a su vez rodeando las eras para revolver el grano después de trillarlo. En los Pirineos y zones circundantes, especialmente en el Pallars y Andorra, una borda es una casa de ganaderos, en contraste con una masía o casa de labradores que se dedican al cultivo de la tierra. La palabra borda también se utiliza como término geográfico, siendo costumbre que la presencia de una borda, normalmente habitada, diese nombre a una zona montañosa, como una coma, umbía, valle o vaguada. Un ejemplo la Borda (Solsona).
Central de Urdiceto
Puerto de Urdiceto - Frontera Franco Española
Paso de los Caballos o Collado de Urdiceto
Refugio de Urdiceto

8 comments

  • Photo of Manbema

    Manbema Mar 21, 2015

    Magnìfica descripción Dalits. Tomada nota para mi circuito en mayo.

    ¡¡Puntazo con los checos!! Una anécdota muy divertida.

  • Photo of jubilado

    jubilado Mar 22, 2015

    I have followed this trail  View more

    Como asiduo de Wikiloc, cuando encuentro usuarios cuyos tracks se demuestran de confianza los guardo como oro en paño... Si los territorios que reseña Dalits os interesan, marcadlo como favorito... además de divertido y didáctico, técnicamente es oro molido, como apreciareis por su crónica en este caso concreto

  • Photo of Cocinilla

    Cocinilla Mar 28, 2015

    Vaya preciosidad de etapa y qué paisajes. Parecen de ensueño.

    Como ya nos tienes acostumbrados, bien detallada, abundantes waypoint y buenas fotos.

    Gracias, Dalits.

  • Photo of Dicaru

    Dicaru Mar 28, 2015

    I have followed this trail  View more

    Desde luego, aparte de senderista eres buen escritor. Agil relato de vuestra aventura con los checos. Muy divertido.

  • Photo of Depuntillas

    Depuntillas Mar 29, 2015

    Estupendo track e indicaciones, así como las fotos. La tengo pendiente para completar mi Pirineo Aragonés. Archivada. Gracias.

  • Photo of Parian

    Parian Apr 1, 2015

    I have followed this trail  View more

    Interesante y preciosa etapa del Pirineo Aragonés. Estupenda descripción, como te comentan otros compañeros. Gracias.

  • Pasosligeros Apr 3, 2015

    Eso, tus rutas "las bordas" de informaciones con magníficas fotos y excelentes comentarios. Dalits eres todo un experto.

  • Photo of Pelopua

    Pelopua Apr 19, 2015

    I have followed this trail  View more

    Fantástico recorrido. Realmente merece la pena el añadido para pisar la raya con Francia. Muy divertida la anécdota de los checos.

You can or this trail