-
-
1,115 ft
273 ft
0
0.9
1.7
3.41 mi

Viewed 2462 times, downloaded 43 times

near Barreiros, Galicia (España)

Ruta realizada por el grupo de senderismo SERMAR (Guías GERARDO Y RAMÓN).
Para llegar al inicio de la ruta, viniendo desde la costa, pasamos por encima de la Autovía del Cantábrico (A8) y seguimos por la carretera de Insua (LU-P-6103). Unos 450 mts después de pasar la citada autovía, justo en una curva pronunciada, tenemos a nuestra derecha unos paneles informativos y una pista sin asfaltar donde comenzamos la ruta.

Para empezar seguimos la pista que discurre en continuo descenso por el bosque de eucaliptos salpicado de algunos pinos. Tras caminar aproximadamente 1 km llegamos a la “Fonte do Pan Branco” desde donde ya se divisa la capilla de de Santo Estevo do Ermo.

Doscientos mts más y tras atravesar “O Rego de Santo Estevo” llegamos a la capilla, una pequeña construcción del S. XVIII totalmente reformada y restaurada. En un pilar de su fachada principal figura una tablilla que dice “Capela Sto. Estevo do Ermo. Sec IX”. Realmente la tablilla hace referencia a que en la zona hubo una antigua Capilla de ese siglo, como luego veremos.

La Capilla de Santo Estevo do Ermo fue conocida durante siglos como la Iglesia de Aguas Santas, se supone que por la existencia en sus inmediaciones de un manantial de aguas ferruginosas que fueron empleadas durante décadas por sus propiedades curativas.

La festividad se celebra el lunes de Pascua, donde acuden romeros de toda la Mariña. Fue arreglada en 1992 y acondicionado un área recreativa con fuente de agua potable.

Bordeamos la capilla por su lado Oeste. Detrás de la iglesia pasamos un puente de madera mientras nos vamos introduciendo en un bosque singular que nos hace pensar que estamos regresando a la época en la que vivían los dinosaurios. Un bosque formado por castaños, robles, avellanos, sauces y otras especies típicas de ribera flubial, donde también descubrimos helechos relictos del Terciario (Woodwardia radicans).

En unos 200 mts llegamos a la impresionante cascada o fervenza de Badlands, considerada monumento natural. Un espectáculo maravilloso de vegetación, rocas y agua que se abre delante de nuestros ojos. El río o rego de Santo Estevo se precipita desde una altura aproximada de algo más de 15 mts de caída en vertical sobre un lecho de roca muy dura que el agua durante siglos no ha sido capaz de erosionar.

Tras disfrutar del lugar, desde la base de la cascada comenzamos a ascender por la ladera Oeste. Una vez hemos ascendido tenemos la opción de acercarnos a la parte alta de la cascada siguiendo por nuestra izquierda, pero nosotros seguimos por la derecha por un hermoso camino que sigue a lo largo de la pared de roca que forma el valle del río Santo Estevo.

Pasamos junto a una fuente de aguas ferruginosas a la que desde hace mucho tiempo atribuyeron propiedades curativas. Pronto llegamos al lugar donde estuvo la antigua capilla del S. IX-X con su cementerio. Los vecinos sabían por tradición que la capilla no estaba en la ubicación actual sino en este recóndito lugar, un lugar espectacular, debajo de las rocas.

Según un pergamino que se guarda en el archivo eclesiástico de la Catedral de León, fechado en el año 775, del que dicen es el documento más antiguo del Reino de Asturias y el más antiguo conocido en España, el rey Silo de Asturias dona a unos religiosos varias propiedades que poseía en la parte oriental de Lugo, entre los ríos Eo y Masma, con el fin de que funden un monasterio. La descripción del las lindes del terreno no sirven para ubicarlo en la actualidad, no obstante, cabe la posibilidad de que el monasterio ocupado por unos pocos monjes fuera éste. Es el caso, de que el Rey Silo acude a Galicia a someter a las poblaciones que quieren separarse del único poder político cohesionado existente hasta entonces, el abad Esperautano pidió al rey Silo que, a cambio de su apoyo en tierras gallegas, les concediera tierra en que poder fundar un monasterio y trabajar en común.

Posteriormente el lugar estuvo atendido por ermitaños. El último ermitaño murió en 1699 y fue una mujer llamada Dominga Salgueira; antes, en 1619, se sabe de la muerte de otra ermitaña llamada Francisca. La existencia de ermitañas resulta extraña ya que habitualmente pensamos en ermitaños masculinos, flacos, barbudos…

Regresamos por el mismo camino hacia la cascada y en la bifurcación tomamos el camino que sube hacia la derecha. Así llegamos a la “Ferradura”. En el suelo del mirador se puede apreciar una huella marcada en la roca que según la leyenda, marcó el caballo de Santiago, tras saltar pasando de un valle a otro mientras escapaba del asedio de los moros.

Enseguida llegamos a la “fuente milagrosa de Santa Rosa”, a la que se atribuyen propiedades curativas para la piel. Situada justo encima de la cascada, alrededor de ella hay todo un mito de que si uno/a moja en ella un pañuelo, luego se lava con ese pañuelo y por último lo anuda al árbol (ojo ha de ser un pañuelo de tela y no un plástico ni cualquier otra cosa) la tradicción dice que cuando la tela se desintegre y desaparezca, el mal se curará.

Ahora ya seguimos la senda en continua ascensión, primero en dirección SE para en 75 mts girar en dirección NE. Otros 280 mts más y cambiamos el rumbo a dirección NW. Aquí la senda se convierte en una pista y el bosque desaparece convirtiéndose en un bosque bajo de aulagas punzantes.

Siguiendo la pista a lo largo de otros 400 mts llegamos a la carretera de Insua (LU-P-6103) a 1,5 kms aproximadamente de donde comenzamos la ruta.

Continuamos en dirección Este por la carretera a lo largo de unos 200 mts. A nuestra izquierda se encuentra una planta de recogida de residuos (punto limpio). Tomamos la pista que sale junto al punto limpio para en zigzag realizar una ascensión de 120 mts de desnivel a lo largo de 1.250 mts de longitud.

Así llegamos a Penabor, un espectacular mirador natural desde donde se contemplan unas estupendas vistas de la comarca de A Mariña. La vista es impresionante, desde aquí se divisa toda la costa de Barreiros, Foz y Ribadeo.

Tras disfrutar de las vistas que ofrece el mirador de Penabor regresamos por el mismo camino hasta el punto limpio donde damos por finalizada esta corta pero interesante y bonita ruta de senderismo.

Podemos hacer la ruta circular si desde aquí seguimos por la carretera hasta el punto de inicio (1,5 kms.)

Comments

    You can or this trail