Download

Distance

7.02 mi

Elevation gain

2,382 ft

Technical difficulty

Very difficult

Elevation loss

2,382 ft

Max elevation

4,944 ft

Trailrank

53

Min elevation

2,942 ft

Trail type

Loop

Moving time

2 hours 56 minutes

Time

7 hours 13 minutes

Coordinates

2032

Uploaded

December 24, 2020

Recorded

November 2020
Be the first to clap
Share
-
-
4,944 ft
2,942 ft
7.02 mi

Viewed 89 times, downloaded 7 times

near Montalviche, Andalucía (España)

EL CONFINAMIENTO, EL GIGANTE Y EL BUEN PASTOR.

Esta ruta, al igual que otras muchas, le tenia ganas y cuando pienso en una ruta no le doy muchas vueltas, cojo la mochila le meto lo que creo que es necesario, agua suficiente, comida, geles, barritas energéticas y sobre todo mucho ánimo e ilusión y al monte.

A las 07:30 salgo de mi casa en dirección a la pedanía de La Parroquia, quería ascender al VG de la Sierra del Gigante, lugar nunca pisado por mi, han sido muchas las veces que al pasar por encima del Puente Viejo del Barrio de San Cristobal he mirado en dirección oeste y ahí estaba el, erguido y en actitud provocadora y desafiante........pero volvamos a la ruta. Nada más pasar La Parroquia y subir la cuesta en dirección al Collado de Carasoles, se tiene una vista increíble del Gigante, los primeros rayos de sol lo hacen si cabe más espectacular, nada más pasar la puerta del Cementerio, paro y me bajo del coche, la primera foto era obligada y esto me dio pie a ver a un señor que iba andando por el margen de la carretera, el ver su manera de caminar me llamó la atención, me acerqué a él y le pregunté que si quería que lo llevara, en principio me dijo que no pero ante mi insistencia accedió, este señor se llama Carlos, vive en La Parroquia y tiene un cortijo a las faldas del Gigante, todos los días sube hasta el y allí se pasa el día, seis kilómetros de subida y otros tantos de bajada, le pregunté que si conocía alguna senda o verea para subir hasta arriba, me comentó que sabía de dónde partía una, le pedí por favor que si me podía indicar dónde estaba, el gentilmente accedió y me llevó por una pista de tierra que conduce a Fontanares hasta ese lugar, el camino se lo sabía de memoria, me preguntaba hemos pasado ya una casa grande, hemos pasado unas mesas de merendero.......prácticamente no veía nada, era casi ciego debido a una enfermedad degenerativa de la vista pero a pesar de eso me llevó al punto indicado, me bajé del coche y al observar un mojón grande de piedras tuve la certeza de que de ahí partía una senda, volvimos a su caserío y allí se quedó el para empezar su rutina, se lo agradecí enormemente y me pidió que si alguna vez pasaba por allí que fuera a hacerle una visita, cosa que sin duda haré.

De vuelta al mojón encontré a unos forestales trabajando en el margen del camino y les pregunté que si conocían alguna senda para subir, me dijeron que lo desconocían pero que por esa ladera la gente no subía que no había sendero y era muy dificultoso subir yo de todas formas seguí adelante, miré si alguna ruta de Wikiloc pasaba por allí y así fue, a las 10:03 me puse en marcha, empezaba mi conquista del Gigante.

Los primeros quinientos metros fueron muy tranquilos pero a partir de ahí todo cambió y me encontré con lo que sería el resto de la subida, piedras, carrascas, monte bajo, sin senda, todo campo a través, sin tener referencias visuales, toda una aventura, yo seguía el camino que me marcaba Wikiloc y tras llegar a lo que podía ser el final de la subida me encontraba con otra subida peor, el paisaje se hacía cada más bonico pero el cansancio era cada vez mayor, pensé no continuar pero cuando volvía la vista atrás y veía el fuerte desnivel una cosa me quedó clara hay que salir por arriba. Casi en la cima oigo el tintineo de un cencerro y me dije: si hay ovejas hay pastor el me saca de esto, craso error, solo eran dos ovejas que se encontraban perdidas, en sus orejas dos marcas de plástico amarillas así lo certificaban, lejos de salir corriendo la más grande se quedó fija mirándome y seguro que pensó: que hace este hombre por aquí, eso pensé yo también, mientras, por encima de mi cabeza y en vuelo majestuoso unos buitres surcaban el cielo, me detuve bajo una encina mientras yo los observaba a ellos y las ovejas me observaban a mi, descansé un poco, el siguiente horizonte estaba cerca y ahora si, desde allí pude divisar el vértice solo me quedaba una fuerte bajada con unas piedras que a cada paso que daba sentía la maldición de mis pies por hacerles esto y una última subida que desde aquí intenté ver cuál sería el mejor itinerario, desde aquí me asomé a un cortado, las vistas eran espectaculares, inicié la última subida con las fuerzas muy justas, el último tramo de fuerte ascenso me costó un mundo y de repente levanto la cabeza y veo un mojón grade piedras y muy cerca de él un poste cilíndrico que marcaba el lugar exacto del Vértice Geodésico de la Sierra del Gigante, por fin lo había conseguido.

Descanse un poco, comí, fotos, me hidrate bien, y sobre todo goce de las increíbles vistas, fue alucinante había merecido la pena el esfuerzo pero solo llevaba recorridos algo más de tres kilómetros y medio pero eso sí con un dap de casi seiscientos metros y todavía me quedaban más de ocho kilómetros. A partir de ahora lo que más me cuesta y sufro, las bajadas, pero aquí es donde me acorde de los forestales "la gente sube por detrás" encontré una pequeña y a veces inexistente verea la cual seguí, eso si las piedras seguían ahí aunque yo ya bastante más tranquilo, en la profundidad del valle se vislumbraba la pista forestal a la que tenía que llegar, una vez sobre ella no me lo podía creer, pies planos sin piedras menuda alegría.

Esta pista me llevaría al punto de salida, en un recodo pude observar esas cosas raras que la naturaleza crea, una gran roca con diferentes tonalidades de color que me llamaron poderosamente la atención y así continué con paso más vivo hasta que tomé nuevamente la pista hacia Fontanares pero o sorpresa, ante mis ojos y cubriendo todo el ancho de la pista un enorme rebaño de ovejas que me imposibilitaban seguir hacia adelante, fue fantástico el ver tal cantidad y como el pastor y sin ayuda de perros, solo con su voz las podía manejar, hubo un gesto que me conmovió y fue cuando en la cola una pequeña no quería andar, él insistía pero esta andaba un poco y se paraba, fue ahí cuando apareció el Buen Pastor, la cogió entre sus brazos y así la llevó hasta el aprisco, fue la culminación de un día de soledad, de fatiga, de gozar de paisajes nunca vistos desde esas alturas, de volver a oír el silencio, en fin, un día para recodar y así llegue al final de la ruta, en total algo más de once kilómetros, siete horas trece minutos y un dap de setecientos veintiséis metros.

MUY IMPORTANTE :

- La ruta de hoy la considero de tipo muy difícil por el desnivel continuado de subida en el primer tramo, por las piedras y la espesa vegetación y cuando hago la valoración de una ruta siempre pienso en un tipo de senderista con una preparación física aceptable.
- En esta ruta tenemos que prever llevar comida, bastante agua y lo de siempre, algún gel, fruta.......
- El calzado para esta ruta con unas zapatillas de montaña será suficiente aunque unas botas también sería una buena elección por el tema de las piedras.
- Hay que prestar mucha atención a los tobillos para intentar evitar torceduras y sobre todo algún esguince.
- Para este tipo de ruta o simplemente para vereantes que como yo vamos bastante al monte es muy aconsejable el estar federado en montañismo.
- Recordad que cada persona tiene que conocer y saber muy bien cual es su preparación y estado físico, tened en cuenta que los excesos y las imprudencias muchas veces se pagan.
Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Comments

    You can or this trail