Time  7 hours 20 minutes

Coordinates 2152

Uploaded September 23, 2014

Recorded September 2014

-
-
4,255 f
1,986 f
0
4.1
8.2
16.38 mi

Viewed 1970 times, downloaded 48 times

near Miranda del Rey, Andalucía (España)

Pocos espacios naturales destilan historia en cada uno de sus recodos como lo hace el Parque Natural de Despeñaperros. Es un verdadero placer patear esta amable sierra evocando batallas, trapicheos e intercambios de mercancías entre pasados reinos y culturas. Pisar la tierra que un día fue regada por la sangre vertida en absurdas y pasadas cruzadas, de humanos pasados a cuchillo por imponer la vigencia de una religión y un reino. Aún persisten los últimos ecos de los vítores y la agonía de los combatientes, de los estertores de los abatidos, de los rezos previos a la lid encomendándose a sus respectivos dioses. Se fueron todas esas vidas como se fue el agua de los ríos donde se limpiaron las manos cuajadas de sangre propia y ajena, pero persiste todo este enorme campo de batalla en el que se convirtió este parque natural. En esta ruta se recorre una buena parte de este escenario, coronando tres vértices geodésicos (Ensancha, Malabrigo y Estrella) en un cómodo cresteo integral por la cuerda montañosa más elevada de este parque natural, siendo el Pico Estrella la cumbre de más elevación no solo de este espacio natural sino de toda la Sierra Morena Andaluza. Visitamos además algunos de los vestigios históricos más representativos que nos brinda este parque como son el Pozo de María Pía, las ruinas del Castillo de Castro Ferral y la calzada medieval del Empedraíllo, además de los pasos históricos del Puerto del Muradal, el Puerto del Rey y el Collado de la Estrella. En definitiva, un completo y gustoso recorrido por la frondosidad y las rememoranzas de la historia aderezado además por los sonidos de la incipiente berrea.
ADVERTENCIA!!!: En esta ruta hay que salvar vallas en tres puntos.
RECORRIDO: MIRANDA DEL REY - POZO DE MARIA PIA - ANTIGUO CAMINO DEL MURADAL - CASTILLO DE CASTRO FERRAL - PUERTO DEL MURADAL - LA ENSANCHA (V.G.) - PUERTO DEL MURADAL - MALABRIGO (V.G.) - CASETA DE VIGILANCIA - PUERTO DEL REY - TORRE DE VIGILANCIA - COLLADO DE LA ESTRELLA - ESTRELLA (V.G.) - COLADO DE LA ESTRELLA - EL EMPEDRAILLO - MIRANDA DEL REY
Iniciamos esta ruta en la aldea de Miranda del Rey, pedanía de Santa Elena que surgiera a raíz de una antigua casa de postas junto al Camino Real y parada obligada para los transeúntes que que cruzaban Despeñaperros, donde descansaban y aireaban a las bestias. Tomamos la carretera que conduce a Santa Elena en dirección este durante 1 km, tras el que tras pasar una curva a derechas nos saldremos a la izquierda para tomar una pista cortada que se dirige en dirección noreste continuándose con un cortafuegos. Nos hemos salido de la carretera justo cuando íbamos a llegar a una planicie bastante despoblada conocida como el Llano de las Américas, lugar donde se produjo la famosa Batalla de las Navas de Tolosa , llamada en la historiografía árabe «batalla de Al-Uqab». Impactante enclave sin duda que brinda múltiples sensaciones cuando se toma conciencia de lo allí acontecido el 16 de Julio de 1212. Frente a nosotros hacia el norte veremos un pequeño cerro conocido como la Mesa del Rey, lugar donde acamparon las tropas cristianas a las órdenes de Alfonso VIII antes de iniciar la batalla. Al frente hacia el sur, las tropas almohades estaban instaladas en el Cerro Olivares, junto al llano donde se desencadenó la batalla.
Seguimos el cortafuegos mencionado anteriormente que se cruza más adelante con un carril que obviamos manteniendo dirección. El cortafuegos se estrecha para continuar en forma de pista que desciende con fuerte pendiente entre un bello encinar mientras comienza a dar vistas al barranco formado por el Arroyo del Rey. Tras bajar esta fuerte pendiente nos saldremos de la pista a la izquierda para tomar un sendero my difuso en sus primeros metros debido a la cantidad de lascas de pizarra acumuladas en su día de la construcción de la pista y que ocultan este sendero que se abre paso entre el bosque y que de forma cómoda nos lleva al cauce del Arroyo del Rey, justo donde se encuentran ubicadas unas antiguas ruinas (probablemente fueran un secadero de mineral) y los restos del antiguo puente que salvaba el cauce del Arroyo del Rey. En esta ocasión, al realizar la ruta en septiembre el arroyo estaba seco pero en estaciones más lluviosas suele ser muy complicado vadear este río sin mojarse los pies. Tras pasar el cauce del arroyo ascendemos brevemente por el viejo sendero que nos conduce a las ruinas del Pozo de María Pía. Contemplamos los evocadores restos de este edificio que colmó de vida y actividad este paraje y nontinuamos ahora siguiendo la pista que desciende hacia el este para vadear el Arroyo de Navavaca tras el que inicia un ascenso que nos eleva rápidamente ganando altura sobre el barranco del mencionado arroyo y que nos conduce a un collado. En este collado, cruce de caminos, tomaremos el amplio camino que a nuestra izquierda se dirige en ascenso en dirección norte por la cuerda de la loma. Es el viejo e histórico Camino del Puerto del Muradal, que seguimos siempre en dirección norte entre pinos, encinas, madroños y alcornoques con unas magníficas y despejadas vistas. La característica silueta de las ruinas del Castillo de Castro Ferral comienzan a sobresalir al frente sobre el mar de pinos que enguye literalmente el paisaje hasta que llegamos a otro cruce de caminos donde tomaremos un amplio cortafuegos que nos conduce directamente en fuerte pendiente hacia el NE a las ruinas del mencionado castillo. El Castillo de Castro Ferral o según las crónicas árabes “Hisn el 'Iqáb” era una antigua fortaleza almohade que vigilaba el cercano Puerto del Muradal y protegía el denominado Paso o Desfiladero de la Losa, lugar de paso natural entre el Valle del Guadalquivir y las llanuras castellanas por esta agreste sierra. La primera referencia histórica sobre este castillo data de 1169 cuando fue conquistado por la Orden de Calatrava, aunque luego volviera a manos musulmanas para posteriormente en 1212 volver a manos cristianas. Con el traslado de las fronteras más al sur, Castro Ferral perdió su relevancia como lugar de vigilancia. Su declive no hizo más que acentuarse con la fundación de poblaciones cercanas como Santa Elena, por lo que, finalmente, en el siglo XIX se decidió derruirlo en parte para evitar que se convirtiera en guarida de bandoleros y salteadores. Está declarado Bien de Interés Cultural desde 1949. Actualmente quedan restos de los muros, torres y aljibe, que recorremos íntegramente recreándonos en las vistas que desde su privilegiado enclave obtenemos.
Continuamos siguiendo el cortafuegos hacia el NE hasta tras pasar un panel informativo confluir en una pista que tomamos hacia nuestra izquierda en suave ascenso con dirección norte y que nos ofrece buenas vistas sobre el Barranco del Navalquejigo, los Calderones y el Malabrigo. Seguimos la pista principal obviando la derivación señalizada que aparecerá a nuestra derecha del Collado de la Aviación. Continuamos recto por la pista e inmediatamente llegaremos al Collado de los Tubos donde nos aparecerá otra pista a la derecha que desciende paralela al Barranco de Valdeazores hasta llegar a la Casa Forestal homónima y a la antigua N-IV. Nosotros no la tomaremos y seguiremos la pista que traemos que en este punto nos indica en dirección a la aldea de Magaña y que en algo más de 1 km nos conducirá al Puerto del Muradal. Este es el paso históricamente más importante de esta sierra puesto que por aquí discurría el antiguo camino de Córdoba a Toledo. En este punto observaremos una pista a nuestra derecha que surge hacia el este paralela a una valla y que justo en su inicio posee una puerta de entrada a la finca. Dicha puerta se encuentra cerrada pero se puede pasar bajo ella sin muchos problemas para realizar una breve incursión en la finca, ya en provincia de Ciudad Real, conocida en círculos cinegéticos por los buenos ejemplares de venado que podemos encontrar en ella. Una vez dentro atravesaremos un espeso pinar en la ladera del Cerro de la Ensancha comenzando a subir por un cómodo camino que nos aparecerá a la derecha y tras penetrar en un frondoso jaral en la cima ya campo a través llegaremos entre unas bellas afloraciones rocosas el vértice geodésico de La Ensancha (1057m). Desde este punto obtendremos unas fantásticas vistas de las primeras ondulaciones manchegas dando paso más al norte a la llanura manchega. Veremos bajo nosotros la Venta de Cárdenas y el paso de la A-4, el Cerro de la Navazuela, la Sierra del Sotillo, Almuradiel, la Sierra de Santa María, el Valle de los Perales, el sector más oriental de la Sierra de San Andrés, y toda la cuerda de Malabrigo. Tras el deleite nos sumergimos de nuevo brevemente entre jara pringosa y daremos con el camino que circunda la ladera sur del Cerro de la Ensancha hasta conducirnos de nuevo a la puerta por la que entramos. Una vez en el Puerto del Muradal tomamos la pista-cortafuegos que asciende hacia el oeste en dirección al Puerto del Rey (así aparece señalizado en un panel). A medida que ascendemos nos va surgiendo a nuestras espaldas la alomada silueta del Cerro de la Ensancha, hasta ahora escondido por el tupido bosque, hasta que nos aparecerá junto a la pista el vértice geodésico de Malabrigo (1159m) al que nos encaramamos tras una corta y sencilla trepada. Este punto no es exactamente el más elevado del Cerro o Peña de Malabrigo, sino que se encuentra un poco más adelante, justo donde podemos ver una caseta de vigilancia de incendios y por donde pasaremos posteriormente. Desde el vértice geodésico disfrutaremos de las vistas de la zona más septentional de este parque natural, con la abandonada aldea de Magaña centrando el paisaje con el Valle de los Perales y la incipiente llanura manchega como horizonte. Este punto es sin duda el mejor enclave donde poder contemplar todo el Parque Natural de Despeñaperros en toda su extensión. Tras descender de esta atalaya pétrea continuamos la pista en dirección oeste, continuando nuestro periplo por esta cómoda cuerda hasta llegar a la caseta de vigilancia que se encuentra en el punto más alto de este cerro a la que accedemos tras una subida en la que cortafuegos y pista están fusionados. Desde aquí la pista desciende hasta llegar al Puerto del Rey, otro histórico paso de esta sierra, donde según la leyenda, fue el paso que enseñó el pastor Martín Halaja a las tropas cristianas que participaron en la batalla de las Navas de Tolosa. Fue por aquí por donde el ingeniero Joaquín Iturbide escogió el paso a mediados del siglo XVIII para mejorar las comunicaciones entre Madrid y la costa andaluza, sobre todo Cádiz, por donde entraban todas las mercancías y productos procedentes de las colonias americanas. El problema era que en un tramo de cinco leguas las cuestas eran tan pronunciadas que había que utilizar recuas de mulos porque los carros no eran capaces de subirlas. Iturbide pensó como alternativa en un camino más llano por el desfiladero de Despeñaperros, el único paso natural entre Andalucía y la meseta castellano- manchega, pero implicaba una difícil obra de ingeniería. Unos años después, el ingeniero militar Carlos Lemaur, retomó ese proyecto y trazó una carretera para las diligencias entre 1779 y 1783 en pleno desfiladero junto al río Despeñaperros, antes denominado Río Magaña.
Dejamos atrás el Puerto del Rey manteniendo rectos la dirección oeste por la pista continuando la cuerda que traíamos. Tras un fuerte repechón llegaremos a una alambrada con una puerta que nos encontramos cerrada. Si bien se podía pasar bajo ella optamos por continuar paralelos a la alambrada hasta llegar a unos farallones rocosos sobre los que se erige una torre de vigilancia abandonada. Tras una sencilla trepada de un par de metros encontramos un tramo sin alambrada por el que pasamos sin necesidad de saltar ninguna valla, retomando la pista inmediatamente y tras pasar bajo la torre ubicada en lo alto del Cerro de las Grajas o Peña de las Grajas descendemos al Collado de la Estrella teniendo ya en frente el Cerro de la Estrella, última cumbre del día. Una vez en el collado seguimos manteniendo dirección y tras atravesar un bosquete de robles melojos la pista asciende encarando firmemente la ladera de esta montaña hasta que el camino finaliza en un ensanche. Desde aquí ya sin sendero definido nos dirigimos hacia el Suroeste entre dispersas afloraciones rocosas hasta el punto más alto de este cerro, cuyo vértice se encuentra encaramado en una plataforma rocosa a modo de púlpito natural, bonita estampa si no fuera porque tenemos otra valla que nos impide el paso justo a 20 metros del vértice. Nuevamente se supera el obstáculo y coronamos el tercer vértice del día, el más significativo puesto que el Cerro de la Estrella, con sus 1298 m es no solo la cumbre más elevada de este parque natural sino de toda la Sierra Morena Andaluza, por lo que supone el broche final a este paseo por las alturas. Tras disfrutar de las vistas desandamos nuestros pasos hasta el Collado de la Estrella al que llegamos tras cruzar el robledal antes mencionado. Una vez allí comprobamos (ya sin sorprendernos, la verdad) que la valla tiene cerrado el paso aunque encontramos un punto débil en la misma unos metros más al este, donde fácilmente pasamos al otro lado. Seguimos unos metros el cortafuegos que desciende hacia el suroeste y encontraremos un camino que surge de él a nuestra izquierda. Lo seguimos y de repente comienza a descender de forma muy pronunciada y con gran cantidad de piedra suelta, lo que hace que extrememos las precauciones puesto que resulta muy fácil resbalar y dar un buen culetazo. Este tramo se hace bastante incómodo, teniendo incluso que introducirnos en el pinar buscando la seguridad del almohadillado de las hojas avanzando de forma paralela al mencionado camino. Poco a poco va mermando la pendiente y manteniendo el rumbo sureste llegaremos a la pista principal que conduce al Puerto del Rey. Justo en esa intersección tomaremos un camino cortado a nuestra derecha que presenta un hito indicativo de madera. Nos sorprenderá encontrarnos con el Empedraíllo, un antiguo camino real empedrado de origen medieval que conserva su original adoquinado de piedras irregulares al estilo de las antiguas calzadas romanas. Consta que fue rehabilitado por los Reyes Católicos y aunque inicialmente se le atribuyera origen romano es posible que esté situado sobre una antigua calzada romana. Resulta muy placentero y evocador caminar estos escasos 200 metros de tan grata superficie. Cada surco, cada irregularidad del pavimento sugieren innumerables historias y huellas invisibles que han conocido estas rocas romas. El sendero nos devuelve de nuevo a la pista que prosigue el descenso hasta llegar a un cruce donde veremos un panel indicativo del Barranco del Salto del Fraile o de las Grajas. En este cruce tomaremos la pista que llanea hacia el frente en dirección sur y que nos va desciendo poco a poco entre jaras, y encinas y alcornoques dispersos hasta llegar a una planicie bastante despoblada desde donde podemos contemplar ampliamente el Llano de las Américas, escenario ya mencionado de la Batalla de las Navas de Tolosa. Hacia el este veremos la Mesa del Rey, el cerro donde acamparon las tropas cristianas antes de iniciar la batalla. Al frente hacia el sur, las tropas almohades estaban instaladas en el Cerro Olivares, y entre medias el llano donde se desencadenó la batalla.
Seguiremos ahora nuestro camino hacia el sur ahora a través de una vereda en franco deterioro que primero entre jaras, luego encinas y posteriormente pinos sigue descendiendo hasta confluir con una pista que durante 1 km atraviesa las denominadas “Suertes de Miranda” ( el término “suertes” alude a las parcelas que se entregaron a los colonos en la época ilustrada cuando se repobló Sierra Morena). Esta pista nos lleva finalmente a la aldea de Miranda del Rey, punto final de esta fantástica ruta.
Waypoint

CASETA DE VIGILANCIA

Waypoint

CASTILLO DE CASTRO FERRAL

Waypoint

COLLADO DE LA ESTRELLA

Waypoint

EMPEDRAÍLLO

Waypoint

ENSANCHA

Waypoint

ESTRELLA

Waypoint

MALABRIGO

Waypoint

POZO DE MARIA PIA

Waypoint

PUERTO DEL MURADAL

Waypoint

PUERTO DEL REY

Waypoint

TORRE DE VIGILANCIA DE LA PEÑA LAS GRAJAS

Comments

    You can or this trail