Time  4 hours 25 minutes

Coordinates 1545

Uploaded October 8, 2014

Recorded October 2014

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
4,768 f
3,246 f
0
1.8
3.6
7.27 mi

Viewed 2051 times, downloaded 50 times

near Cañada de Alcalá, Andalucía (España)

Cualquier enamorado de la Sierra Sur que haya pateado su sector más meridional, el más desconocido y recóndito, le habrá llamado poderosamente la atención la impresionante y tupida cubierta vegetal del Cerro de la Maleza, como una verdadera jungla mediterránea aparentemente impenetrable con el Barranco del Engarbo como foso natural de esta fortaleza de bosque y roca. Desde la Hoya del Salobral realizamos este sorprendente recorrido en el que la tradición, las inesperadas sorpresas paisajísticas tras cada recodo y las gratas anécdotas de Jose Antonio, nuestro guía local, han completado una auténtica aventura por estos abruptos y escondidos confines. Esta ruta es un auténtico viaje al misticismo y al corazón de la santería tan característico de la Sierra Sur de Jaen, en unos terrenos donde Luisico el Santo y el Santo Custodio empaparon de leyenda y devoción estos caminos durante la segunda mitad del siglo XIX y gran parte del siglo XX.
La inmejorable compañía de Pepe, Marco y Jose Antonio hizo aún más grata esta salida que tan buen sabor de boca nos ha dejado.

LA HOYA DEL SALOBRAL - CASA DEL SANTO CUSTODIO - FUENTE DEL CEREZO - BARRANCO DE LA HOYA - TAJOS DEL ENGARBO - BARRANCO DEL ENGARBO - EL PANTANO - EL MOLINO - CAÑADA LARGA - LA MALEZA - CAÑADA GORÍN - HOYA DEL SALOBRAL

Inicamos esta ruta en la Hoya del Salobral o “La Joya” como la conocen la gente de la zona. La Hoya del Salobral es una pedanía de Noalejo ubicada justo en el límite de los términos municipales de Frailes, Noalejo y Valdepeñas de Jaen, discurriendo esta ruta en concreto por los término de estos dos últimos municipios.
Dejamos el coche en el parque situado en el Prado de la Hoya. Seguimos la cavenida principal de esta aldea pasando por la placita con una bonita fuente con una especie de dosel con un ángel en su cúspide. Justo al lado encontraremos una casa con una imagen del Cristo del Paño de Moclín sobre su puerta, esta es la casa donde habitó Angel Custodio Pérez Aranda, más conocido como el Santo Custodio (1885-1961), un santo o curandero muy popular que fue la máxima expresión de la Santería de la Sierra Sur y a cuya casa acudían en peregrinación infinidad de fieles esperando su consuelo, consejos o sanación, siempre de forma desinteresada. Aún hoy abren las puertas de su casa las mañanas del sábado y del domingo y acuden gran cantidad de fieles a su visita tanto a su domicilio como a su tumba situada en el cementerio de Noalejo, donde nunca faltan flores frescas y alguien buscando consuelo.
Continuamos la calle que pronto se convierte en un carril con los cortijos de La Majá al otro lado del arroyo hasta que llegamos a la Fuente del Cerezo, sencilla y preciosa fuente-lavadero justo en la incipiente cabecera del Barranco de la Hoya y donde hay una leyenda en la que un fiel que fue a visitar al Santo Custodio, éste le mandó a beber agua a dicha fuente y a lo que tras realizar varios intentos volvió a la casa del Santo Custodio resignado e indignado quejándose de que no podía beber puesto que cada vez que se acercaba una serpiente aparecía y se lanzaba hacia él de forma agresiva, a lo que Custodio le contestó que eso sólo le pasaba a las personas de mal corazón que eran capaces de pegar a su propio padre, a lo que llorando confesó el fiel esa humillante verdad.
Tras deleitarnos en el remanso de serenidad que nos aporta esta fuente tomamos el antiguo camino que parte del abrevadero ubicado por encima de la fuente y que en dirección este acompaña al Barranco de la Hoya en su descenso. Este camino se encuentra en malas condiciones debido en parte a su desuso y a los vertidos de rocas provenientes del carril situado justo por encima del mismo, aunque hay tramos donde afloran sus vetustos muros de piedra seca desvelando la solera de esta obra. Tras avanzar un tramo por esta vieja vereda desemboca en una pista de reciente construcción por la que mantendremos el rumbo este iniciando el descenso siempre con unas impresionantes vistas sobre el Barranco de la Hoya que poco a poco va ganando porte y verticalidad. Nos aparecerán dos intersecciones en las que siempre cogeremos la pista de la izquierda, manteniendo la proximidad al cauce del barranco. Frente a nosotros apreciaremos la Sierra del Trigo, de norte a sur (de izquierda a derecha) tendremos la silueta de la Sierra del Trigode las alturas del Paredón, el puerto de las azores, el Cerro de los Cigarrones, el Puerto del Lobo, el Cerro del Caballo y el Puerto o el Salto del Caballo. Seguimos descendiendo recortando una amplia curva campo a través en las proximidades de la Fuente de los Artesones. Seguimos descendiendo por la pista principal hasta que antes de llegar a una curva a derechas del mismo apreciaremos un sendero no muy marcado que tras un serpenteo nos introduce en descenso aún más sobre el barranco de la Hoya, que podemos apreciar en su agrestes perfiles. El sendero se va difuminando hasta que acaba por perderse completamente aunque podemos intuir su trayectoria por los cortes de la roca y algunas marcas en la tierra, hasta que llegamos a un olivar. Aquí seguimos bajando campo a través en fuerte pendiente unos metros hasta salir del mismo y llegar a una valla que nos delimita una rotura prácticamente despoblada. Podemos observar frente a nosotros el Tajo del Engarbo, impresionante pared delimitado por el curso del Río del Engarbo y del Arroyo de la Hoya. En ella es frecuente contemplar los saltos y las habilidades alpinas de la cabra montesa. Seguimos la valla para continuar descendiendo hasta que decidimos atravesarla cómodamente para llegarnos a la antigua ubicación de la Casa de la Pastora, de la que desafortunadamente no queda absolutamente ni un resto. Estamos ahora a los pies del Tajo del Engarbo en unas choperas junto al Río del Engarbo, que baja completamente seco. Seguimos su cauce aguas arriba por su margen derecho, sin dejar de extasiarnos con la perpendicularidad de la pared rocosa del tajo. Debemos saltar una nueva valla sin dificultad para poder continuar por un terreno algo más quebrado buscando seguir paralelos al cauce del río. Podremos observar una antiguo estanquillo para el riego en las proximidades de la Casa o Cortijo Pelotas, cuyas ruinas se encuentran un poco por encima de nosotros. A partir de aquí se va marcando una senderillo que nos introduce en el cauce como único paso natural de la cerrada que aquí comienza a formarse. Llega un momento que progresamos entre dos auténticas paredes de piedra caliza, por el lecho rocoso del río por lo que antiguamente era la Colada de Noalejo y cuyo paso en estaciones más lluviosas considero bastante complicado, pero la verdad es el que el sendero se ve bien marcado en las zonas en las que se sale del curso fluvial. Todo esto no hace más que demostrar los penosos avatares de nuestros antepasados en su día a día y como los solventaban sin haber dificultad orográfica que se les resistiera. Continuamos avanzando por el lecho del río bordeando progresivamente toda la ladera este del Cerro de la Maleza aumentando exponencialmente su espesura de monte mediterráneo tan característica que le da el nombre a medida que progresamos. Este bosque solo se ve interrumpido por los diversos canchales que se precipitan al barranco lo que le da nombre a esta zona, siendo conocida como Los Rastrones a toda la ladera este del Cerro de la Maleza en su confluencia con el cauce del Río Engarbo. Los Rastrones quedarían a nuestra izquierda en la dirección ascendente que llevamos, mientras que a nuestra derecha quedarían las conocidas como Las Rastras, que sería la porción final de la falda oeste del Cerro del Caballo. El barranco se va abriendo su caja poco a poco hasta que llegamos a la confluencia del Barranco de los Lobos con el Barranco del Engarbo, una zona conocida por los lugareños como El Pantano, que debe su nombre al acúmulo de agua remansada que aquí acontece en época de lluvias. Este punto era paso habitual de los habitantes de la Hoya del Salobral en sus trayectos hacia Noalejo o el Cerro de los Cigarrones. Tras pasar El Pantano seguimos remontando el cauce seco del Río Engarbo llamándonos la atención la cantidad de nogales que crecen dispersos en la orilla del río, siendo la mayoría de poco porte debido a la aridez del terreno. Entramos ya en el término municipal de Valdepeñas de Jaen (hasta ahora y desde el comienzo estábamos en el de Noalejo) mientras el barranco bordea La Maleza y su cada vez más marcada frondosidad. Encontraremos a nuestra izquierda la confluencia de otro barranco, este se trata de Cañada Larga (o Cañá Larga para ser justos con la etimología local) y por el que posteriormente nos adentraremos, siguiendo por ahora nuestro periplo ascendente por el Engarbo, cuyas aguas ahora comienzan a mostrarse tenuemente justo en el lugar donde se produce el fenómeno de filtración que mengua tanto su caudal. Unos inmensos nogales comienzan ya a ser destino de nuestras miradas y nuestra atención puesto que el paisaje resulta cada vez más acogedor. En este punto nos salimos del cauce principal del río para introducirnos en las sombras de estos nogales que acompañan el transcurso de un arroyo de agua. Es el Arroyo de Cañapadilla o Cañadapadilla. Lo remontamos disfrutando del tono otoñal que muestran estos preciosos árboles de gran porte saliendo a una gran era que nos regala unas bellas panorámicas de este enclave. Continuamos el arroyo y en unos metros llegamos a El Molino, una antiguo molino harinero rodeado de nogales y de encinas que irradia serenidad y sombra a partes iguales, con un contraste de verdes y ocres de la cúpula vegetal iluminada por el sol que nos ofrecen las inmensas copas de estas nogueras. Si a esto le añadimos el murmullo de las aguas del arroyo nos queda un paraje ciertamente evocador.
Volvemos sobre nuestros pasos para introducirnos en Cañá Larga, con un camino bien marcado y que se adentra cómodamente entre la espesura del Cerro de la Maleza con dirección oeste siguiendo el curso natural del Arroyo de la Maleza, al que rara vez veremos con agua. Causa impresión la altura de las encinas en esta vertiente tan umbría de esta montaña, lo que rodea de musgos y líquenes sus troncos cargando de misticismo y embrujo este lugar. El avance por esta vereda es una gozada, siempre en el fondo de la cañada y hechizados por la belleza del que para mí es el bosque mediterráneo mejor conservado y más espectacular no solo de toda la Sierra Sur sino de toda la geografía jiennense. Lo recóndito de su ubicación y su frondosidad han sido el mejor escudo de un ecosistema que ha sabido mantenerse intacto en plena interacción con la vida rural de la que siempre ha hecho gala esta comarca. Pasamos junto a una gran encina donde suele nacer agua, conocida como Chaparra de Cañá Larga mientras poco a poco va aumentando la pendiente de este camino sin llegar en ningún momento a ser excesivo. Cañada arriba pasamos junto a uno de esos horrorosos abrevaderos moderno a base de bañeras domésticas reutilizadas que recoge el agua de un pequeño nacimiento, la Fuente de la Pileta, que recomiendo contemplar en una pared repleta de musgos y del surge el caño junto a una pocita formada naturalmente en la roca. Unos 200 metros más arriba siguiendo arroyo arriba el camino traza una curva cerrada a derechas abandonando el cauce del arroyo, cauce que nosotros seguimos ascendiendo ya sin ningún tipo de camino olvidándonos de la pista. Tras avanzar unos metros en pleno barranquillo decidimos desviarnos del mismo hacia la derecha para ganar altura y llegar a la loma un poco más despejada de vegetación que nos permita seguir ascendiendo de una forma más cómoda, aunque lo de comodidad es relativo ya que avanzamos campo a través con fuerte pendiente. Llevamos dirección norte y nos cruzaremos con una pista que obviaremos manteniendo dirección y virando poco a poco hacia el este una vez que llegamos a una alambrada. Poco a poco la pendiente va disminuyendo mientras las encinas se van dispersando a medida que van apareciendo restos de albarradas, clara muestra ambas cosas del cultivo del cereal que se producía en esta cumbre. Apreciaremos un montículo de piedras que destaca en la cumbre, al que nos encaramamos al reconocerlo como el punto más elevado del Cerro de la Maleza, a 1457 metros sobre el nivel del mar y con unas vistas sorprendentes: Sierra Nevada, Sierra Arana, la Sierra del Trigo, el Paredón, las cumbres más importantes de toda la Sierra Sur (Grajales, Cerro de la Cruz, Ventisqueros, La Pandera, Cerro del Hoyo, Cornicabra, El Marroquí, La Martina,…), hacia el oeste destaca por su proximidad el Cerro del Espinar, y un poco más al fondo sobresale la Fortaleza de la Mota en Alcalá la Real, tras ella se puede divisar las Sierras Subbéticas cordobesas, con La Tiñosa como máximo exponente. La Parapanda y la Sierras de Alhama, Tejeda y la Almijara se nos muestran hacia el Suroeste. Ya solo nos queda descender hacia la Hoya del Salobral, a la que podemos contemplar desde la altura por lo que sin pérdida alguna por la clara referencia tomamos dirección sur bajando primero entre roturas hasta llegar a la Cañá Gorín, encontrándonos con un carril que obviaremos. Una vez en la cañada descenderemos siguiéndola un corto trecho para cruzar por unos pequeños riscos hasta llegar al Prado de la Hoya, punto de principio y final de esta ruta.
Waypoint

BARRANCO DE LA HOYA

Waypoint

CAÑADA DE LA ZAHURDA

Waypoint

BARRANCO DEL ENGARBO

Waypoint

CAÑADA GORIN

Waypoint

CAÑADA LARGA

Waypoint

EL MOLINO

Waypoint

EL PANTANO

Waypoint

ESTANQUE

Waypoint

FUENTE DEL CEREZO

Waypoint

LA HOYA DEL SALOBRAL

Waypoint

LA MALEZA

Waypoint

FUENTE DE LA PILETA

Waypoint

TAJOS DEL ENGARBO

7 comments

  • Photo of juande68

    juande68 Apr 7, 2015

    I have followed this trail  View more

    Muy bonita ruta, Importante cuando se llega al rio, subir por el mismo cauce porque por equivocación nos metimos por la margen derecha y se complicó bastante hasta que pudimos bajar al cauce del rio.

  • Photo of PJCastro

    PJCastro Apr 7, 2015

    Me alegra que te haya gustado esta desconocida ruta, Juande. El Barranco del Engarbo es bastante asequible si se sigue su cauce, como te salgas de él la cosa se complica como cuentas que te pasó. Saludos!!!

  • Photo of carlosjff57

    carlosjff57 Jul 16, 2016

    buenos dias , veo la ruta interesante para el grupo del cual soy presidente , ¿ hay obstáculos de paso reseñables , pues el grupo es heterogéneo y engo que contar que todos puedan realizar la ruta sin contratiempos , gracias

  • Photo of PJCastro

    PJCastro Jul 18, 2016

    Buenos días, Carlos. No hay dificultades de paso y se puede realizar sin problemas. Los únicos puntos más duros es el último tramo de bajada al Engarbo, donde hay cierta pendiente que se baja por olivar y cuando se abandona Cañada Larga y se inicia la subida a La Maleza que también tiene una inclinación pronunciada los primeros metros campo a través pero nada del otro mundo. Es apta para todos. Un saludo.

  • Photo of carlosjff57

    carlosjff57 Jul 18, 2016

    muchisimas gracias , en el momento que pueda , la visitare para incluirla en el catalogo de rutas para a partir de setiembre ...
    ... gracias de nuevo

  • Photo of Pedro Gómez de urda

    Pedro Gómez de urda Feb 24, 2019

    I have followed this trail  verified  View more

    Preciosa ruta. Los ha gustado mucho. El final, subida y bajada, campo a través, nos resultó algo dura. Pero vamos será por los años. Muchas gracias por marcar estas rutas y que todos las podamos disfrutar. En cuanto a la descripción de la ruta, te lo has currado, si señor.

  • Photo of PJCastro

    PJCastro Feb 25, 2019

    Gracias por la valoración, Pedro. Uno disfruta tanto pateando que gusta de extender el disfrute a los demás. Me alegro que hayais disfrutado. Un saludo.

You can or this trail