Time  9 hours 17 minutes

Coordinates 2627

Uploaded October 26, 2014

Recorded October 2014

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
6,762 f
3,534 f
0
3.0
5.9
11.87 mi

Viewed 2149 times, downloaded 118 times

near Corumbela, Andalucía (España)

Preciosa ruta circular al Tejeda , erróneamente conocido como La Maroma (La Maroma es realmente el nombre de la sima que se encuentra muy próxima al vértice de esta emblemática montaña) que con sus 2068 metros de altura se trata de la cumbre más alta de la provincia de Málaga.
Iniciamos esta ruta en la zona de acampada libre y Area Recreativa El Robledal, a la que accedemos por el carril de la Venta de Rodríguez o de Játar que parte desde el Hotel- Restaurante Los Caños de la Alcaicería, antigua venta situada entre los Kilómetros 35 y 36 de la A-402, entre Alhama de Granada y Ventas de Zafarraya. Comenzamos a caminar atravesando el área recreativa en dirección oeste a través de una pista que entre pinos y más delante encinas va desapareciendo hasta dar lugar a un sendero precioso que discurre paralela a una acequia en desuso entre medias del bosque de encinas y sotobosque en un tramo verdaderamente hermoso. Llegaremos a una preciosa alberca tras la cual continuaremos avanzando obteniendo unas bonitas vistas del Cerro de las Águilas frente a nosotros. Llegaremos inmediatamente junto al Barranco de los Presillejos donde el sendero desemboca en el carril de las Fuentes del Robledal que seguimos en sentido ascendente en dirección sur pasando por unas vistosas fuentes hasta llegar a Los Barracones, alojamientos que fueron construidos a mediados del siglo XX para cobijar a los trabajadores que repoblaron esta zona de Sierra Tejeda. Han llegado a estar en ruinas y el Ayuntamiento de Alhama de Granada los restauró en 1994 para darle uso como albergue.
Desde Los Barracones tomamos un sendero que parte de un panel informativo junto a las barbacoas que se dirige en marcada pendiente ascendente hacia el oeste. El sendero gana altura rápidamente sobre las construcciones para progresar por pino a través de una senda preciosa con tramos llamativos de muro de mampostería hasta que poco a poco se suaviza la pendiente y podremos contemplar frente a nosotros los Llanos de Zafarraya. Cruzamos el Barranco de los Jarales y seguimos la senda (hay que prestar atención a unas marcas rojas y azules que nos irán marcando el camino correcto) que de forma cómoda va rodeando la ladera hasta que llegamos a una prominencia rocosa de fantásticas vistas sobre el Barranco y la Cresta del Selladero. La verdad es que impresionan estas vistas desde este privilegiado mirador natural denominado “Mirador de Ben” en un agreste contraste de bosque, crestas y barrancos que invitan a prolongar la parada en este enclave. La preciosa senda que llevamos nos conduce a vadear el Barranco del Selladero e iniciar un zigzagueo ascendente por el pinar para posteriormente descender al Barranco de Pedro Montes. En este barranco hay que descender unos metros por su cauce e introducirse de nuevo en el bosque para iniciar un largo y cómodo serpenteo hasta llegar a un collado despejado junto a la Cresta del Selladero, una bella arista rocosa en la que nos recreamos recorriéndola y disfrutando de las vistas que nos ofrece sobre los Llanos de Zafarraya, el Donabuelo, el Barranco del Corralón además de todo el camino que hemos dejado atrás, y por supuesto, a lo lejos podremos disfrutar de la silueta de Sierra Nevada, la Sierra de Huétor, Sierra Arana, Sierra Mágina, la Sierra Sur de Jaen, la Sierra de la Parapanda, las Sierras Subbéticas… Desde este punto la senda ya se pierde aunque encontraremos hitos de piedras que nos sirven de ayuda. Desde el collado nos introducimos en el pinar para ascender hacia el sur y tras salir del bosque vamos virando hacia el oeste bsucando la cabecera del Baranco del Corralón y el Collado de Donabuelo, que es la clara referencia que tenemos enfrente a la izquierda de la prominencia rocosa del Cerro Donabuelo. Este tramo tiene fuerte pendiente y sin senda alguna entre piornos y salvia pero la referencia es clara y no tardamos demasiado en llegar al Collado Donabuelo. Aquí obtenemos ahora vistas sobre el Barranco del Arroyo de los Tejos y los Cerros del Mojón y del Águila. Estamos junto al Cerro Donabuelo (1830m) donde si se va bien de tiempo merece la pena encaramarse en su agreste cima.
Desde el collado cambiamos ahora la dirección tomando dirección sur siguiendo la cresta siempre pegando más a su ladera oeste salvando sin demasiada dificultad los escollos rocosos que nos van surgiendo y que ameniza algo esta subida. Llegamos a los Prados de Arenas, unos llanos donde podremos observar dolinas, torcas, lapiaces, un paisaje típicamente kárstico y árido donde la cabra montesa campa a sus anchas. Tras vadear una pequeña cañada llegamos a la meseta cimera de la cumbre, dirigiendo nuestros pasos hacia su extremo oeste donde apreciaremos claramente a lo lejos el elevado monolito de piedra que alberga el vértice geodésico de esta montaña, al que accedemos subiendo por unos peldaños metálicos.
El Tejeda (2068m), llamado así por la gran cantidad de tejos que antaño cubrían esta sierra, también es conocido erróneamente como La Maroma debido a un mero error de pronunciación. Y es que numerosas personas procedentes de la provincia de Córdoba se asentaron en el municipio de Canillas de Aceituno que era el que tenía la concesión de la explotación de la nieve del pozo nevero de la Sima de la Maroma, ubicada muy próxima al vértice. Estos trabajadores cordobeses trayeron consigo el acento seseante, mientras que en los pueblos de alrededor predominaba el ceceo. Esto hizo que los términos sima y cima fueran confundidos frecuentemente por los habitantes de la zona, que le dieron el nombre de Maroma al pico de la sierra en relación al pozo de nieve. Algunas alusiones históricas demuestran que su nombre original era el de Tejeda. Por ejemplo, Charles Edmond Boissier tras su viaje botánico al sur de España en 1935 se refiere al "alto y singular Tejeda”. Además, en su libro Historia de la rebelión y Castigo de los Moriscos del reino de Granada Luis del Mármol y Carvajal se refiere a las montañas de Bentomiz y de Tejeda, y en ningún momento habla de un pico llamado Maroma.
El pico Tejeda también se le conoce como Mojón de los tres términos por coincidir en este punto los municipios de Alhama de Granada, y Canillas de Aceituno y Sedella en la provincia de Málaga, aunque el vértice propiamente dicho pertenece al término de Sedella.
El Tejeda es el techo provincial de la provincia de Málaga, lo que le da un carácter especial a su cumbre, aunque lo que de verdad impresiona son las vistas que desde esta privilegiada atalaya obtenemos sobre el Mar Mediterráneo y en días despejados y nítidos podemos apreciar la cordillera del Rif en África, además de toda la comarca de la Axarquía y el litoral malagueño desde la Punta de la Mona y Nerja hasta Fuengirola, con toda la Bahía de Málaga ante nuestros ojos. Asimismo tenemos fantásticas vistas sobre Sierra Nevada, la Sierra de Gádor, la Sierra de Lújar, la Sierra de Almijara, el embalse de Viñuela, el Parque Natural de los Montes de Málaga, la Sierra de Mijas,… Una auténtica gozada.
Desde el vértice nos dirigimos a visitar la Sima de la Maroma, la causante del error nomenclativo de esta cima y que se encuentra a unos 50 metros de la cumbre hacia el suroeste, perfectamente rodeada de una valla para protegernos de posibles infortunios, puesto que tiene una profundidad de 44 metros y que ha sido utilizada como pozo de la nieve durante varios siglos . La profundidad de este pozo de nieve obligaba a los lugareños a usar una gruesa cuerda para bajar que se llamaba maroma, un término marinero que indica su procedencia del vecino puerto de Vélez-Málaga y que le da nombre a esta hendidura.
Iniciamos el camino de vuelta avanzando hacia el este siguiendo los hitos que nos llevan en descenso por la vertiente sur de la cuerda de esta montaña con unas vistas omnipresentes sobre el mar, la Axarquía y la Sierra Almijara que hacen una delicia la progresión aunque hemos de estar muy pendientes del suelo puesto que las pequeñas grietas, el terreno rocoso inestable y los tajos que van quedando a nuestra derecha pueden darnos algún susto aparte de que el terreno pone a prueba la estabilidad de nuestros tobillos y rodillas. Llegamos al Tajo Volaero, impresionante cortado sobre el que pasamos extremando la precaución por un estrecho pasillo de roca encaramándonos a un verdadero balcón pétreo con una prominencia completamente volada sobre los tajos. Lugar muy fotogénico que es parada obligatoria para contemplar además toda la porción oriental de la Sierra de Tejeda hasta el Pico o Tajos del Sol. Seguimos el filo de la cuerda que llevamos hacia el este hasta llegar al Collado Lobera donde apreciaremos el sendero ya más marcado que desciende hacia el norte hasta introducirnos en el espectacular enclave del Salto del Caballo donde el precioso sendero se adapta increiblemente a lo escarpado del terreno y a sus agrestes tajos donde comienzan a aparecer tejos centenarios dispersos como reducto y muestra de los bosques que un día cubrieron esta sierra. Unos buenos ejemplares quedan junto al sendero donde encontraremos un panel informativo de esta reliquia botánica. El sendero ya no tiene pérdida y nos lleva en descenso hacia el noreste introduciéndonos progresivamente en el pinar pasando por el Collado de Rojas contemplando el Barranco de los Presillejos siempre a nuestra izquierda mientras la senda continua descendiendo por la cresta de la loma que delimita el mencionado barranco con el barranco del Arroyo de la Solana del Espartal. Más abajo llegaremos al Mirador del Valle del Temple donde disfrutaremos de una bellas vistas sobre el valle homónimo, Sierra Nevada, la Sierra de Játar y el Cerro Malascamas (1791m) como máximo exponente de dicha sierra. Continuamos descendiendo por el pinar llegando a un curioso paraje conocido como El Contadero, donde su angostura junto a la pared de la Loma del Espolón servía para poder contar los rebaños cuando descendía el ganado de la sierra puesto que la estrechez del paso obligaba a los animales a desfilar de uno en uno.
Tras este paso recuperamos la cresta en el descenso hasta llegar a una amplia cañada de espigados pinos donde encontraremos un carril. Este lugar se conoce como los Corrales de Martín. Desde aquí ya solo queda seguir el carril en descenso hasta llegar a una bifurcación que nosotros tomamos a la derecha para proseguir descendiendo cómodamente. Antes de llegar al Area Recreativa del Robledal pasaremos por una zona de bosque muy llamativa con unos raros y magníficos ejemplares de Abetos de Douglas, bastante exóticos por estos lares puesto que es una especie que proviene de Norteamérica y que es la segunda especie de coníferas más altas del mundo después de la Secoya Roja, llegando a alcanzar los 60-75 metros de altura. Tras esta sorpresa botánica y tras una curva de la pista llegaremos a nuestro punto de inicio y final de esta fantástica ruta.
Waypoint

ALBERCA

Waypoint

AREA RECREATIVA EL ROBLEDAL

Waypoint

BARRANCO DE LOS JARALES

Waypoint

BARRANCO DE LOS PRESILLEJOS

Waypoint

BARRANCO DE PEDRO MONTES

Waypoint

BARRANCO DEL SELLADERO

Waypoint

CERRO O TAJOS DEL SOL

Waypoint

COLLADO DE ROJAS

Waypoint

COLLADO DONABUELO

Waypoint

COLLADO LOBERA

Waypoint

CONTADERO

1320 m
Waypoint

CRESTA DEL SELLADERO (MIRADOR NATURAL)

Waypoint

DONABUELO

Waypoint

FUENTES

Waypoint

LOS BARRACONES

Waypoint

MIRADOR DEL VALLE DEL TEMPLE

Waypoint

PRADOS DE ARENAS

Waypoint

SALTO DEL CABALLO

Waypoint

SIMA DE LA MAROMA

Waypoint

TAJO VOLAERO

Waypoint

TEJEDA O LA MAROMA

Waypoint

TEJOS

2 comments

  • policarpo cruz Jun 13, 2015

    Preciosa ruta, que permite disfrutar de tan hermosa montaña con un plus de aventura y con un mayor conocimiento de su grandiosidad. Es mas que de agradecer la minuciosidad con que se explica toda la ruta y la curiosidad del nombre del Tejeda y la Maroma. Muchísimas gracias y enhorabuena

  • danielcr76 Jul 21, 2016

    I have followed this trail  View more

    Maravillosa ruta y descripción magistral. Muchas gracias por molestarte en detallar tan bien el camino.

You can or this trail