Time  6 hours 21 minutes

Coordinates 2472

Uploaded October 23, 2017

Recorded October 2017

-
-
6,228 f
4,107 f
0
3.2
6.5
12.93 mi

Viewed 997 times, downloaded 52 times

near Jérez del Marquesado, Andalucía (España)

Extraordinaria ruta otoñal desde Jerez del Marquesado que surge de la combinación del Sendero del Avión Solidario (PR-A 344) hasta confluir con el Sendero Sulayr (GR-240). el cual seguimos hasta el Refugio Postero Alto donde tomamos el sendero PR-A 31 ya en descenso y que nos conduce hasta el Area Recreativa de La Tizná, donde ya sin sendero señalizado continuamos el descenso por el Barranco de Alcázar visitando sus centrales hidroeléctricas siguiendo sus canales de conducción de agua y finalizar siguiendo la Cañada Real de Trevélez que nos conduce a Jerez de Marquesado poniendo así el broche final a este sensacional recorrido.
Iniciamos la ruta en las afueras de Jerez del Marquesado, junto al arco por donde parte la carretera GR-5104 en dirección a Lanteira y de donde parte el Paseo del Barranco. Comenzamos a subir en dirección SO siguiendo el Camino del Seminario de San Torcuato por lo que hoy es la Calle Sierra Andalucía. Veremos postes indicativos del Sendero Solidario del Avión, sendero PR-A 344, que nos recuerda la épica del pueblo jerezano cuando un 8 de marzo de 1960 se echaron al monte en plena tormenta de nieve para socorrer el accidente aéreo que aconteció en la ladera del Picón de Jérez tras estrellarse un avión norteamericano en la zona conocida como Paratas de Chorreras Negras logrando salvar la vida de sus 24 ocupantes. Una verdadera hazaña surgida del más visceral instinto de auxilio al prójimo que posee el ser humano y que tristemente cada vez tenemos más en desuso, carcomiendo el egoísmo, la codicia y la desidia los resquicios de bondad desinteresada que otrora caracterizara nuestra especie. Este sendero será el protagonista de nuestros primeros 8 kms de ruta, donde en las cercanías del Cortijo Rosetas lo abandonaremos para continuir por el Sendero Sulayr.
Pronto pasaremos por el Molino Santa Agueda y un poco más arriba por el vetusto edificio del Seminario de San Torcuato, seminario de verano que antes fue una herrería, y después un molino, por lo que los más antiguos del lugar lo llaman la Fábrica de Harinas, adquiriéndolo posteriormente la Diócesis de Guadix. Más arriba pasaremos junto al Molino de los Matutes, a nuestra izquierda y un poco más arriba, a la derecha, veremos el Molino de Sintripas, una saga de molineros que llevaban los costales de harina cargados en su reata de mulos a Guadix para posteriormente volver cargados de trigo para molerlo esa misma noche y repetir sucesivamente esta operación diariamente.
Al pasar el Molino de Sintripas veremos el ramal que conduce a la entrada del Camping La Lomilla y al otro lado de nuestro camino veremos el Molino de Moisés, que posteriormente fue transformado en Central Eléctrica para abastecer eléctricamente a Jerez del Marquesado. Seguimos nuestro camino paralelos al Arroyo Bernalillo y pasaremos junto al Molino de Zurita y más arriba junto al Molino de los Regás con sus ancestrales piedras de molino depositadas en la puerta como inmóvil recuerdo de sus tiempos de prosperidad. Justo tras este viejo molino encontraremos la Acequia de Cogollos que es la que abastecía a toda esta retahíla de molinos que hemos pasado. Aquí giramos a la izquierda siguiendo esta antigua acequia con el murmullo de su caudal pasando junto al Molino de la Sara para abandonar su compañía a unos 300 metros y comenzar a ganar altura sobre ésta y sobre el Rio Alhorí.
El sendero discurre ahora en ascenso vadeando el Barranco del Haza de la Virgen y atravesando la Lomilla del Viento y la ladera de la Loma de las Viñas manteniendo una dirección SO por un terreno despejado que nos permite contemplar bajo nosotros el Barranco del Alhorí en su brutal descenso desde el circo glacial homónimo junto al Picón de Jerez. Las vistas tan aéreas que nos ofrece este sendero sobre el magnífico bosque en galería que acompaña al Río Alhorí que en esta época luce un intenso dorado flamígero con el trasfondo alpino de la alta montaña nevadense es realmente impactante.
Pasamos el Barranco del Maguillo, precioso rincón otoñal que premia nuestros pasos con una policromada alfombra de hojas caídas tras el cual llegamos a las Casas del Posterillo, antiguo vivero forestal que en 1960 fue utilizado como improvisado centro logístico para el rescate de los supervivientes del accidente aéreo. Aquí vivían las familias del guarda forestal, del viverista y otros cortijeros cuando la tarde del 8 de marzo de 1960 llegaron a este lugar dos marines americanos pidiendo auxilio tras el accidente aéreo del avión de las fuerzas navales norteamericanas. Tras ser atendidos por el guarda forestal descendieron hacia el Jerez del Marquesado con un lugareño para dar conocimiento a la guardia civil del accidente siguiendo el camino que hemos traído hasta ahora en esta ruta. En este lugar, al ser el punto más elevado donde se podía acceder con vehículo rodado sirvió como principal base de apoyo y centro logístico de las labores de salvamento de los siniestrados durante los días 8, 9 y 10 de marzo de 1960, instalándose aquí las autoridades civiles, militares y sanitarias.
Seguimos ahora ascendiendo siguiendo la pista que nos introduce en el antiguo vivero forestal pasando por nogueras y otros frutales y llegando a unos imponentes secuoyas tras los cuales llegamos a los Cortijillos de Cano, donde podemos contemplar a nuestra izquierda el antiguo Canal de la Central Eléctrica Andaluza de Minas. Desde este punto seguimos la pista que asciende en acusada pendiente por la Loma del Maguillo hacia el oeste en la que salvamos más de 200 metros de desnivel en menos de 2 kms que discurren entre un espeso pinar hasta llegar a un collado en la Solana de la Higuera donde confluimos con una pista forestal que seguimos en descenso a la izquierda.
Esta pista va descendiendo introduciéndose poco a poco en el Barranco de Hervás, estrechándose hasta dar paso a un bello sendero que nos conduce a vadear el arroyo tras el cual ascendemos pasando por las ruinas del Corral de Ferrer, tras el cual el sendero llanea hasta llegar al precioso Barranco de la Casilla de Lorente, plagado de chopos y encanto otoñal que atravesamos por un pequeño y rústico puentecito de madera que salva el arroyo. Del barranco salimos siguiendo el sendero en corto y pendiente ascenso hasta llegar casi inmediatamente al paraje de Las Alegas, donde se sitúan las ruinas del Cortijo de Isaac, otro de los lugares emblemáticos en el rescate del accidente aéreo.
El cortijo de Isaac estaba habitado en la fecha del siniestro por unos cortijeros descendientes del Tío Isaac “Aguavientos” (de ahí el nombre del cortijo) y en él se instalaron personal militar y sanitario que participaron en el rescate y auxilio. Además sirvió de refugio para los guardias civiles que custodiaron el avión hasta su posterior desmantelamiento meses después.
El sendero progresa cómodamente hacia el sur a través del pinar para introducirnos en la Cañada de Mahoma, otro enclave cuya belleza se multiplica exponencialmente en esta época otoñal donde la policromía de su bosque de ribera constituido principalmente por chopos y los pequeños prados que lo circundan provocan en el caminante un estallido de gratas sensaciones. Desde aquí el sendero avanza unos 300 metros más hacia el sur para confluir en las inmediaciones del Cortijo de Rosetas con el Sendero Sulayr, el GR 240 en su etapa 17, abandonando nosotros en este punto el Sendero Solidario del Avión (PR-A 344) siguiendo ahora el Sulayr hacia el este en descenso buscando el cauce del Río Alhorí, que cruzaremos por un puente de madera tras el cual el sendero comienza a ascender pasando por unos antiguos corrales de piedra y la Casa del Guarda y sumergirse en un frondoso pinar hasta finalizar la subida en el cortafuegos de la Loma de Enmedio, junto al Refugio Postero Alto.
La Loma de Enmedio es el ancestral camino tradicional por el que se comunicaban la comarca de Las Alpujarras con la del Marquesado a través del Puerto de Trevélez, por lo que nos podemos imaginar que esta despejada zona tuvo en su día un trasiego bastante importante. Una vez en la loma ya tenemos a la vista el Refugio de Postero Alto al que llegamos en línea recta siguiendo el cortafuegos que nos conduce a él en dirección NE. Este bello alojamiento, inicialmente conocido como Refugio Ballesteros, está situado en la cota 1900 y fue inaugurado en 1996 siendo un refugio guardado perteneciente a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.
Merece la pena echar la vista atrás y contemplar la panorámica que desde aquí se divisa del Picón de Jerez y del Barranco del Alhorí. Proseguimos el descenso tomando ahora el sendero PR-A 31 que está marcado con una baliza junto al pinar a la izquierda del cortafuegos y que nos sumerge en el denso bosque mientras zigzaguea en el cómodo y rápido descenso que nos lleva atravesando una pista que obviamos hasta las ruinas de la Casilla del Pallarés, tras la cual llegaremos a una amplia pista forestal.
Al llegar a la pista la seguimos a la derecha en suave descenso durante algo más de 1 km hasta llegar al Barranco de los Ciruelillos que vadeamos e inmediatamente después tendremos que abandonar la pista para tomar un sendero a la izquierda que discurre junto a una canal en desuso que abastecía a una pequeña central hidroeléctrica. Este sendero atraviesa inicialmente un precioso istmo de la loma ubicado entre el Barranco de los Ciruelillos y el de Casas Nuevas conocido como El Pasillo debido a su estrechez. El sendero continua llaneando junto a este canal, llamado antiguamente el Canal del Rata con tramos bastante aéreos sobre el Barranco de Casas Nuevas y el frondoso bosque de repoblación que cubre la zona. Nos sorprenderán los pequeños puentecillos de piedra construidos sobre el cauce del canal para el paso y trasiego de los antiguos moradores de estas agrestes tierras.
Al final del Canal del Rata llegaremos a la Casilla de Dimas o Cortijo del Hornillo estando aquí la antigua cámara de carga de la central. Desde aquí el sendero inicia un acusado descenso hacia el NE hasta llegar al Area Recreativa de la Tizná, preciosa área de esparcimiento que nos muestra un colorido otoñal espectacular. En esta área confluyen los arroyos de los Ciruelillos y el del Sabinar para dar lugar al Río Alcázar y donde encontraremos los restos de una central hidroeléctrica además de bancos, merenderos, una fuente, y demás equipamiento de este tipo de espacios. Aunque lo que realmente nos llama la atención es el magnífico bosque en galería de álamos negros, olmos y sauces que inunda esta junta de ríos y el espectáculo caducifolio que nos brinda esta explosión de color donde el agua se une a esta representación caleidoscópica.
Aquí abandonamos el PR-A 31 para tomar un sendero que acompaña a un canal en desuso de conducción de agua que discurre paralelo a la pista bajo ella en dirección norte en la vertiente izquierda del Barranco de Alcázar. Es el Canal del Tuerto o de la Cabrera. Seguimos cómodamente esta conducción de agua durante 1´3 kms hasta llegar la Casilla de Pichorra, donde estaba la cámara de carga de la central hidroeléctrica que podemos contemplar bajo nosotros. Descendemos junto a los muretes que sostenían las antiguas tuberías que descendían a la central hasta llegar a la misma.
Esta primera central hidroeléctrica que encontramos ubicada junto al Río Alcázar era una de las muchas pequeñas centrales hidroeléctricas que se construyeron en esta sierra durante los comienzos del siglo XX para abastecer de electricidad a las minas de hierro de Alquife aprovechando los importantes desniveles del terreno y sobre todo la abundancia de agua. Hemos visto la de la Tizná, ésta más otras dos que contemplaremos más adelante en el Barranco del Alcázar además de otras situadas en el Barranco del Alhorí. Todas ellas para poder dar sustento energético a la importante actividad minera de Alquife. Junto a estas centrales hidroeléctricas. Podemos contemplar como la central hidroeléctrica conserva su cubierta de teja y su estructura interna aunque desmantelada de todo tipo de maquinaria y mobiliario. Los dinteles de las puertas y ventanas están adornados de ladrillo rojo al igual que la bonita casa que encontramos unos metros más abajo que parece sacada de un cuento clásico cuyos pasillos y estancias están adornados con pintura roja. Estas viviendas (generalmente una o dos casas) suelen estar adosadas en estas centrales y estaban habitadas por los trabajadores y guardas. Cada una de ellas consta de varias habitaciones, un corral para el mulo y el ganado, gallinero y varios bancales de cultivo para atender las necesidades de la familia.
Desde aquí tomamos un sendero por el margen izquierdo del Río Alcázar que nos lleva a otro nuevo canal de conducción de agua, en este caso es el Canal de Evaristo, que durante algo más de 1 km nos lleva en un trazado bastante colgado en algunos tramos sobre el Río Alcázar, con panorámicas excepcionales sobre su cauce con imponentes ejemplares de castaños dispuestos de forma dispuesta que da aún más colorido a este bosque ribereño. Llegaremos a la cámara de carga donde contemplaremos la tubería del conducto forzado que desploma el agua a la turbina de la central hidroeléctrica que veremos abajo. Aquí no podemos descender junto a los tubos sino que tendremos que avanzar unos metros más adelante para salvar una prominencia de la ladera y descender campo a través en busca de la central.
Esta central la encontramos en peores condiciones que la anterior, con el tejado prácticamente destruido aunque con la estructura metálica del techo hecha de hierro forjado en perfecto estado. Podemos ver los restos de la casilla, los corrales y los huertos de los trabajadores ubicados junto a la orilla del río Alhama, siendo éste un rinconcito ciertamente evocador que invita a no marcharse de aquí.
Nos pegamos a la orilla izquierda del río y acompañamos su cauce unos metros para encontrarnos de nuevo un sendero que acompaña un nuevo canal de carga, el Canal de Natalio, originalmente llamado Canal de Salvero al ser éste el primer canalero que hubo allí. El Canal de Natalio progresa manteniendo cota mientras el Río Alcázar va quedando progresivamente más profundo bajo nosotros con los continuos destellos de color que irradia su bosque en galería. El casco urbano de Jerez del Marquesado comenzará a mostrarse al final del barranco siguiendo el sendero dorado que nos marca el Río Alcázar en su descenso.
Tras 1 km de canal llegaremos a la Casilla Morales, donde está la cámara de carga y de donde surge el tubo de alimentación de la central hidroeléctrica homónima que tenemos bajo nosotros. Un panel interpretativo ubicado junto a la casa nos permite entender mejor el funcionamiento e historia de estas centrales hidroeléctricas.
El sendero comienza a descender permitiéndonos ver desde arriba la facha y el rsto de instalaciones de la Central Hidroeléctrica de la Casilla Morales , en estado ruinoso, pero de imagen evocadora y apacible junto a la orilla del Río Alcázar. Finalizaremos el descenso llegando al cauce del Río Alhorí, donde veremos una panel interpretativo de la histórica Cañada Real de Trevélez puesto que de aquí parte en dirección al Puerto de Trevélez y que tuvo gran importancia para la trashumancia y comunicación de la comarca del Marquesado y la costa mediterránea. Este punto, conocido por los lugareños como Las Presas, el Río Alhorí y el Río Alcázar confluyen formando el Arroyo de Jerez.
D>esde aquí solo nos queda un suave ascenso para alcanzar una pista que nos lleva rápidamente a Jerez del Marquesado, enconcreto al Molino Santa Agueda, donde ya tan solo nos quedan unos metros para llegar al punto de incio de esta fantástica ruta.

Comments

    You can or this trail