Time  4 hours 41 minutes

Coordinates 3392

Uploaded November 6, 2017

Recorded November 2017

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
1,407 f
740 f
0
3.0
6.0
12.05 mi

Viewed 184 times, downloaded 1 times

near Mula, Murcia (España)

Francisco José Martinez Martinez escribe : Diría Pepe Marcos (hoy convaleciente): primer domingo de Noviembre. Segundo tras el cambio horario, con mañanas luminosas pero, con unas cortas y tristes tardes exentas de luz. Continuando con la preparación para nuestro “ultrarreto” por tierras almerienses de mitad de Noviembre. El 18 de Noviembre cercano. Almería y su desértica esperando.
Comenzamos nuestra singladura para encontrar otra travesía, digamos, larga. Buen momento para seguir haciendo piernas y seguir preparando el cuerpo para la cercana cita en la vecina provincia. Por ello, seis de los ocho (no olvidamos a nuestro añorado José Luis) nos concitamos para realizar una novedosa (y unida a otra conocida) excursión. Este domingo tocaba recorrer una buena kilometrada y dirigimos nuestros pasos hacia Mula.
Ahora digo yo: Completa ruta circular a Mula y sus aledaños. Salimos del Hotel Alcázar, en la carretera de Pliego, donde se puede dejar el coche (y hay un par de bares para la llegada tomar una cervecica). Entramos al casco urbano de Mula y callejeamos pasando por la Portada de su Antiguo Hospital Virgen de la Concepción, El Ayuntamiento, la Iglesia de Santo Domingo, la Iglesia del Carmen, ascendiendo luego a la parte alta por la Senda de Albacar (Senda local realizada en la ladera media del Cerro del Castillo para unir los barrios altos de la Ciudad de Mula con el Castillo de los Vélez. La Senda tiene una longitud de 410 m., recorre junto a la muralla el recinto medieval conocido como Albacar, la función no está clara, mientras que unos le asignan una función de refugio para la población en de asedio, otros hablan de un uso ganadero del espacio, debido a la etimología de la palabra albacar, que proviene del árabe al-baqqara y quiere decir el ganado vacuno) y encaminarnos a las faldas de su famoso castillo.
Desde el centro vamos siguiendo las tablillas que indican la Senda del Tiempo. Hoy aunque no estaba previsto subimos al Castillo de los Vélez, es un castillo medieval-renacentista. El edificio fue construido por el Marqués de los Vélez a comienzos del siglo XVI como forma de someter a la villa murciana. El origen de éste se sitúa cuando Pedro Fajardo y Chacón, Adelantado del reino de Murcia y Marqués de los Vélez, es humillado en 1520 cuando los muleños alzados en comunidad le hacen jurar respeto a los privilegios que Fernando III dio a la villa tras la reconquista, de este modo comenzó el largo pleito del concejo contra el Marqués. El Marqués reaccionó con la construcción de una nueva fortaleza para asegurarse la sumisión de los muleños. Situado en lo más alto de la colina que protege la ciudad se encuentra el también llamado castillo de los Fajardo.
Bajamos del castillo a una carretera, y aquí dudamos si seguir por la indicación ascendente de la Senda del Tiempo pero parece que más adelante hay una valla que interrumpe esta senda que atraviesa una propiedad privada y decidimos descender hacia el pueblo. Dejamos atrás las últimas casas y sus huertas bajamos hasta el cauce del Río Mula y, tras cruzarlo, seguimos una pista ascendente y zigzagueante hasta la planicie donde se asienta el histórico yacimiento del complejo ibérico de El Cigarralejo yacimiento arqueológico cuya época corresponde al pueblo ibérico (siglos V a. C. y IV a. C.) en un cerro de flancos abruptos suavizados en la vertiente sudeste que desciende hacia el río Mula. Está delimitado en una de sus cara por un macizo rocoso del eoceno llamado "Piedra plomera" que constituye una defensa natural del poblado. De forma paralela existe otro afloramiento rocoso donde se asienta el Santuario Ibérico.
Tras pasar por varios miradores que nos dan una panorámica de la zona llegamos, ya por asfalto y siguiendo siempre las indicaciones de la Senda del Tiempo, hasta la antigua villa romana de Villaricos, la conquista romana de la Península Ibérica provocó la aparición de nuevos núcleos de población en zonas rurales, que se llamaron Villae. Villaricos es una de estos áreas residenciales que se dividían en una zona termal, espacios domésticos y áreas de trabajo donde se elaboraban productos como el aceite o el vino, la parte doméstica de la villa se divide en un peristilo, esto es, un patio que divide las estancias de la villa y las termas, que forman parte de los baños que se podían tomar tanto fríos como calientes. En cuanto al área industrial, destacan la almazara y un lagar.
Cuando se abandonó la villa, la zona residencial se transformó en una especie de basílica donde se han documentado numerosos enterramientos.
Ahora toca descender hacia una zona de frutales y cítricos para desembocar en la Vía Verde del Noroeste, a la altura de la cercana Puebla de Mula donde dirigimos nuestros pasos, tras pasar el pueblo por la carretera nos dirigimos a un cerro en forma de volcán que sobresale de la planicie. En lo alto se pude observar unos trozos de muro de piedra que esconden lo que parece un castillo, del cual emerge hacía el cielo una punta y una cruz. El recorrido que se expone, es la subida a este Castillo de Alcalá, desde la Puebla de Mula, a través de la vereda Cordel de la Huerta, cruzando el río Mula y circundando el Cerro Testigo. Un recorrido fácil y sin dificultad alguna de unos pocos kilómetros de longitud, con un desnivel de 145 metros, que pasa por lugares particulares; el río Mula, con sus cañaverales y su bosque de tarayes (taray), zonas de fósiles, pequeños Badlands (termino sajón que se traduce como “tierras malas”), campos de cultivo de almendros, etc., finalizando con la espectacular visita en lo alto de este cerro, del Castillo de Alcalá.
Su fortaleza es de origen islámico, siendo una de las más antiguas de esta época de las que existen en la Región. Se fundó en el siglo VIII, cuando una guarnición de tropas musulmanas se estableció en el lugar para el control del antiguo enclave de Mula, una de las siete ciudades de Tudmir que negociaron su incorporación al Islam. Fue un castillo fortificado de planta ovalada, desde el que se domina las llanuras que se extienden por sus alrededores. Se levantaron muros y torreones que formaron el recinto de la fortaleza, dentro de la cual se levantó una estructura de planta rectangular, de unos 25x13,5 metros por unos 10 de alto
De este recinto amurallado se conserva la puerta de acceso, con su forma de puerta de entrada acodada restaurada a raíz del terremoto de 1999, muy típica de la arquitectura antigua militar moruna (andalusí).
También se construyó un conjunto de sistemas hídricos de acopio de agua, con 25 aljibes de planta rectangular, cubiertas con bóvedas de medio cañón, comunicadas entre si y dispuestas en batería. A su vez se realizó un pozo de unos 100 metros de profundidad, para alcanzar el nivel freático del río Mula, con el fin de asegurarse el agua en los tiempos de mayor sequía, recinto militar y parece que también de recaudación de impuestos de la zona, una vez conquistada Murcia por los castellanos, siguió operativo hasta el siglo XIV, apenas quedan restos de una dependencia importante y algún trozo de muralla,
Volvemos por nuestros pasos (aunque yo quería buscar alternativa, con poco éxito por mi parte, sólo la Pili me apoyó y decía unos por un lado y otros por otro), pasamos dos veces por el Bar de los cazadores (a la ida y a la vuelta), pero hoy no era el momento de tomar unos tercios de Estrella. Ya en la Vía Verde sólo queda seguirla de regreso a Mula, siempre en línea recta, pasando por la ruinosa estación del lugar, el imponente puente sobre el río antes cruzado, la azul Casa de la Sultana con sus reminiscencias árabes, una edificación con decoración neoárabe que nos transporta a los gustos de principios del siglo XX,
Fueron en total algo más de 19 kms en cuatro horas y media (casi clavaícas, diría Pepe) y un desnivel positivo de cerca de 415 metros; usease, paseo a decente ritmico y moderado más por largura que por inclinación.
Obviamente, y para no perder la costumbre, terminamos la bonita mañana en nuestro Mochuelo amigo de Guadalupe donde, como bien Pepe expresa y reitera, nunca hay fallo.
El próximo domingo, volveremos con el mismo narrador la espera de la segura recuperación del habitual

2 comments

  • Photo of pepemur

    pepemur Nov 7, 2017

    Bonita e historiada ruta. Enhorabuena.

  • Photo of fjmtnezm

    fjmtnezm May 16, 2018

    La descripción espectacular y la ruta muy buena.

You can or this trail