Time  4 hours 17 minutes

Coordinates 1694

Uploaded February 18, 2020

Recorded February 2020

-
-
709 f
122 f
0
1.5
3.0
6.09 mi

Viewed 25 times, downloaded 2 times

near Castelldefels, Catalunya (España)

Ruita circular que nos permitirá ver unas cuantas curiosidades de las montañas colindantes a la ciudad de Castelldefels, aparte de la panorámica de esta costa del Mediterráneo y el delta del LLobregat, 5 masias historicas, una de ellas totalmente en ruinas, una pequeña parte del peculiar macizo montañoso del parque natural de Garraf, muy aconsejable ir bien calzado, y las piernas protegidas, por las rocas y maleza dura abundantes, cámara fotográfica y prismáticos para ver las vistas y algunas aves. La ruta no está señalizada, importante llevar un GPS, de hecho en el día de la ruta iba siguiendo unos jirones de tela blanca cada 20 metros y dos pequeñas pirámides de piedras, es un poco abrupta el desnivel es bastante importante para la corta distancia.
El itinerario pasa por un tramo del GR 92 que atraviesa la parte del interior del Parque del Garraf, donde podremos observar entre las plantas endémicas, el Margalló, las formas de relieve características del paisaje kárstico originada por meteorización química de determinadas rocas calizas:
Lapiaces, dolinas y simas de bastantes metros de profundidad
Vistas panorámicas del litoral y todo el delta del Llobregat,
Recorrido
Salida desde el Castillo, seguimos la carretera de Gava, hasta La Sentiu, allí seguimos por la urbanización (camino mas corto), hasta El Moli y la font de La Sentiu, Can Dardena y los Penitentes, tomamos un sendero a la izquierda, despues de una fuerte subida se transita por la ladera con buenas vistas y un buen camino hasta llegar a un recodo, ahi veremos unas piramides de piedras que nos marcan una ruta alternativa, no la tomamos pues no es nada transitable, seguimos el camino hasta otra pirámide que nos indica el camino de bajada, hay que estar atentos para tomar una trialera a la izquierda para ver el dolmen, a la vuelta pasamos por debajo para verlo mejor, volvemos a la pendiente de antes y seguimos unas marcas de tela o el GPS, nos dejará en el camino medieval (Los Penitentes) desde donde pasaremos por las ruinas de Can Bruach y el altísimo muro de contención de Can Sosperas, lleno de hiedra, luego nos adentramos en la pineda hasta las ruinas de la prensa de vino y el pozo tapado, tomamos la primera trialera a la derecha y posteriormente una que sube con una fuerte pendiente sobre rocas calizas, nos dejará en la explanada del cruce de la carretera en donde volveremos por la trialera de Agustina de Aragón en dirección a Can Vinader y posteriormente el Castillo lugar de inicio y fin .
Recopilación y Geolocalización de Masias y edificios en ruinas interesantes:
Index
Can Dardena
Molí de La Sentiu
Can Vinyes
Can Pardal
Can Flocant
Can Bassoles
Celler Can Bassoles
El Maset
Can Perers
Can Tardà
Can Vall de Joan
Can Bruac
Can Sospedra
Can Sopes
Can Vinader
La Casa Vella
El Mas del Castell d'Eramprunyà
Mas Alou
Can Llong
Forn de Calç
Font La Sentiu
Altres masíes interesants
Can Térmens
Les Planes (Begas)
Can Valls del Racò
La Pleta Rat Penat
Castelldefels Medieval
Castrum Felix
Església de Santa Maria del Castell de Castelldefels
Esglesia Santa María Castelldefels
Creu del Terme
Torre Guaita
Torre Barona
Torre Climent Savall
Torre d’Antoni
Masía y Torre Can Gomar
Torre de Can Moliner
Torre de Can Roca de Baix
Torre de Can Valls de la Muntanyeta
Torre de Gabriel Folcher
Torre Fael
Torre Moruna
Documentació
Poblament i activitat a l’època medieval i moderna
Castelldefels Medieval
Piratas en Castelldefels
Historias Menudas Castelldefels
Inventario 1Inventario 2
Tesis Can Roca del Baix
Teulerias i Forns de Calç

Informació pública d'Internet, part extreta de Josep Campmany i Guillot

PD Se agradece si podeís agregar información al respecto, para conocer nuestro entorno.

View more external

Castle

Castillo

Punto de salida, pasamos por delante de la fachada y la torre Guaita hacia las escaleras hacia Cal Ganxo Castillo de Feles o "Castrum Felix" Sobre restos ibéricos y romanos, este castillo de origen medieval, concretamente el año 967, cuando en el cartulario de Sant Cugat se menciona el Kastrum Felix con una donación de Ermengarda a Santa María (la iglesia que había donde se construyó el castillo). Algunos historiadores creen que la palabra Felix proviene del nombre de una persona ligada al castillo si bien no se ha encontrado ningún documento que lo testimonie. Otros consideran que Félix proviene del concepto latino - felix = fértil - dado que los romanos utilizaban esta palabra para describir campos o lugares fértiles. Documentos del año 972 hacen referencia al Castrum Feles como situado en el término del Castrum Erapruniano, Si bien el dominio correspondía al [monasterio de Sant Cugat a través de la iglesia de Santa María antes mencionada (983). En el año 1024 el castillo era denominado Chastello de Fels se formó inicialmente con las defensas de la iglesia de Santa María. Posteriormente se transformó en una casa-cuadra de la Baronía de Eramprunyà. Llegó, tras dos importantes modificaciones en los siglos XVI y XVIII, a inicios del siglo XIX convertido en una austera fortificación, que tenía una torre exenta del siglo XVIII de forma troncocónica en uno de sus lados. En 1897 sufre una fuerte intervención (estaba medio derruido), que le proporciona la mayor parte del aspecto actual. Torre Guaita Atalaya Torre defensiva del siglo XIV, de forma cilíndrica, situada en el NO del Castillo, en una colina. Su situación como torre de vigilancia se entiende por la superación de los posibles ángulos ciegos de la visión desde el Castillo. Los muros son de mampostería antiguo y sólo queda una parte de la torre original. Durante la guerra civil de 1936-1939 la antigua iglesia románica se utilizó como prisión. La torre de vigilancia, 'Torre Guaita' fue restaurada en 1979 por la Caja de Ahorros de Barcelona
Intersection

Rotonda Castillo

En dirección Gavà
Tree

Olivo Can Vinader

Rotonda
Building of interest

Can Vinader

Can Vinader es una obra del municipio de Castelldefels (Barcelona) incluida en el Inventario del Patrimonio Arquitectónico de Cataluña . Antigua masía que ha sido bastante reformada para habilitarla como industria. Es de planta rectangular y cubierta a dos aguas. Destacan como elementos originarios la puerta de piedra arenisca roja, adintelada y de arco de medio punto, que está coronada por una ventana con jambas y dintel de una sola pieza trabajada. Las ventanas situadas a ambos lados de esta parece que anteriormente eran aspilleras. El arco de piedra arenisca roja, que forma parte de la puerta de la valla que lo rodea, proviene del interior del edificio. Historia Parece una construcción del siglo XVI o anterior, que da nombre al cerro que hay detrás de él. Está documentada en el fogaje del 1553 donde consta el nombre de "Viuda Vinadera". Después de haber sido derribada mucho tiempo, fue rehabilitada por el arquitecto J. Valverde a inicios de los años noventa del siglo XX y pasó a ser sede de la empresa de jardinería "Jarfels, SA".
Intersection

Cruce

Waypoint

Sendero

Waypoint

Sendero

Waypoint

Sendero

El típico camino agradable, plano estrecho rodeado de árboles y perfectamente definido
Tree

Arbol

Building of interest

Moli de la Sentiu

Parece que su antigüedad se remonta a la alta edad media, al igual que la adyacente masía de Can Dardena, los albaceas del testamento del prócer Galindo otorgaron el año 980 un molino situado en la Sentiu a los monjes de Castelldefels. Con toda probabilidad, este molino fue dado por Sant Cugat en la iglesia de San Pedro de Gavà para su sostenimiento. A finales del siglo XVI, el heredero del Molino de la Sentiu era conocido como Mas Citjar, y era propiedad de Antoni Pineda de Castelldefels, y así aparece como confrontación de algunos caseríos vecinos en un capbreu (Un capbreu es un documento hecho ante un notario donde los diversos tenedores de un dominio mencionan los bienes raíces que tienen por un señor, haciendo mención de las características de estos bienes, de sus afrontacions, lo que pagan por tenerlos y de cuando tienen que hacer este pago), del 1587 (Juan Bruach lo declara como límite al norte de su finca, y Jaume Viñas lo menciona como limítrofe al oeste de su pieza de tierra llamada "Los Cabots"). Por otra parte, el mismo Antoni Pineda, declaró otra pequeña parte de tierra situada en la intersección entre las rieras de la Sentiu y Valle de Juan, menciona que esta limitando al norte con 'meo alodio ecclesie Sancti Petri de Gavan' . Es por esta anotación que, pese a no ser declarado directamente, sabemos por quien se tenía y a quién pertenecía la masía del Molino Los Pineda eran una estirpe de antiguo arraigo en Castelldefels. En pleno siglo XV, un documento notarial emitido por el señor de Eramprunyà en 1464 está fechado «en casa Pineda de Castel de Fels». Juan Pineda aparece también mencionado como habitante de Castelldefels en 1460, y un Bernat Pineda aparece mencionado al censo del 1553. La siguiente referencia al Mas del Molino es ya del 7 de diciembre de 1700. En aquella fecha, en Valls de la Pallisa, labrador de Castelldefels sucesor de los Pineda, declara tener por la parroquia de San Pedro de Gavà «aquella casa o heredado junto con su molino harinero, ruedas y otros aparatos en aquella construidos, nombrada la heredad del Molí de la Sentiu, junto con ses piezas de tierra, situadas en el término y parroquia de Gavà, en el lugar dijo la Sentiu ». Queda claro pues que el nombre de la actual masía proviene realmente de un molino de harina que antiguamente existía en aquel lugar. Probablemente, con el fin del antiguo régimen y el fin de los monopolios señoriales, a principios del siglo XIX, el Molino de la Sentiu dejó de funcionar como tal, siendo sustituido por otro molino de harina de propiedad privada situado en el arroyo de San Llorenç. Debió ser entonces cuando el molino se convirtió en una casa como los demás, dedicado al cultivo de sus piezas de tierra. Hasta hace un año aún se dedicaba a la agricultura, ahora no hay actividad.
fountain

Fuente y Balsa La Sentiu

Canella sobre una balsa de cemento, Bajo la sombra espesa de un roble centenario y otros árboles frondosos. Un escenario muy agradable. Tiene una leyenda popular ..... A mediados del siglo XVIII, una terrible enfermedad asoló las pequeñas poblaciones de Gavà y Castelldefels. La gente que vivía se dedicaba a cultivar la tierra, a cuidar los rebaños de ovejas y también a la pesca. Por ello, cada vez quedaban menos personas adultas sanas y fuertes para hacer estos trabajos. Tal era así, que en la enfermedad pronto se le sumó el hambre, porque no quedaban suficientemente agricultores para cuidar la tierra, pastores para dirigir los rebaños o pescadores que con paciencia se echaran al mar. Un buen día, el Barón de Eramprunyà, heredero de la familia March, convocó una reunión con las personas más influyentes de la Baronia. Aparte de él como representante del rey, acudió el cura de la Ermita de Bruguers como representante del clero y sus respectivos séquitos. Los acompañantes, más que tomar decisiones, eran los encargados de aplaudir las decisiones de sus amos y señores, como en toda sociedad feudal y como ahora. Después de muchas horas de conversación donde comer y beber todo lo que la población hacía años que no probaba, el Barón tomó una decisión. En su opinión, la enfermedad era un castigo divino por los excesos que habían comas los plebeyos. Para demostrarle al Señor que se arrepentían de sus actos, subiría los impuestos reales de la Baronía durante un año entero. Sus emisarios empezaron a cobrar los impuestos a partir del día siguiente, por la que nada parecía cambiar los habitantes de Gavà y Castelldefels. Si acaso, que ahora eran más pobres que antes. Mientras tanto, la enfermedad continuaba dejando sin fuerzas aquellas personas que podrían estar trabajando la tierra. Un tiempo después, viendo que los impuestos sólo hacían que la población pasara aún más hambre y restricciones, se volvieron a reunir en el castillo de Eramprunyà. Esta vez, fue el cura quien expuso su teoría. Según él, la enfermedad también era un castigo que Dios enviaba a la población pecadora, por la que la solución era otra bien distinta. Impuso, bajo pena de muerte, que la gente fuera a misa cada domingo a rezar un padrenuestro, un avemaría y todas las canciones de misa tan típicas en las parroquias de nuestro país. Esto tampoco hizo efecto positivo. De hecho, cada vez había más gente enferma y más personas que no podían ir ha rezar en las iglesias, que fueron quedándose mas y mas vacías cada vez. El tiempo continuaba pasando, por la que nadie sabía cuál podía ser el remedio para esta enfermedad. Hasta que una noche clara de verano, en tanto el bochorno del día había dejado paso a la suave brisa nocturna, dos hermanos gemelos jugaban a esconderse por el bosque. Eran un niño y una niña muy despiertos para la edad que tenían, pero aún con la inocencia que sólo los niños conservan. Vivían en una masía apartada de la población, en medio del Valle de la Sentiu, en la falda del Castillo del Eramprunyà. En casa, la abuela y el padre habían enfermado ya hacía meses y ellos ayudaban a la madre con todas las tareas del hogar. Esta noche, sin embargo, su historia cambiaría para siempre. Mientras jugaban a pocos metros de su casa, bajo la luz de la primera luna llena del verano, vieron un pequeño resplandor a través de las encinas. Curiosos por aquella luz tan misteriosa, se adentraron cada vez más en aquel bosque. Dejaron atrás pinos piñoneros, encinas y zarzas, también algún cerezo. De repente, la luz la tuvieran tan cerca que casi la podrían haber tocado si na hubieran quedado embobados. Frente a él, había dos ninfas vestidas con túnicas color turquesa suave que brillaban. Los cabellos rubios les caían sobre la espalda enmarcados por dos trenzas que se unían en forma de corona, trenzadas con flores y hojas de hiedra. Tenían ojos verdes bien cálidos que transmitían paz y serenidad. Eran las Ninfas de la Sentiu, que habían protegido el valle durante siglos de todos los males. Una de ellas, la que parecía más grande de las dos, dio un paso adelante y dijo estas palabras: - Vosotros, que aún conserve la bondad que se tiene al nacer, seréis los encargados de devolver la salud a sus vecinos y vecinas. A continuación, las dos ninfas se apartaron y dejaron ver una hermosa fuente con agua estancada y muchas flores alrededor. La naturaleza crecía bien fuerte y vigorosa alrededor de la fuente y algunos animales bebían sin asustarse por la presencia de las ninfas o de los niños. - Ahora vuelva a casa y mañana, vuelva a buscar agua para su familia. No deje que nadie se apropie de ella, será de todo aquel que lo necesite. Al día siguiente, nada mas despuntar el sol por Levante, salieron los dos gemelos de casa sin hacer ruido con una bota de cuero que llenaron a rebosar el agua que manaba a la fuente. Fue mágico! Sólo que su abuela y su padre se mojaron los labios con aquella agua pura y fresca, comenzó a notar que recuperaban lentamente las fuerzas. Durante siete días y siete noches, se encargaron de llevar agua a cada una de las masías y las villas de Gavà y Castelldefels. No quedó ni una sola persona que no hubiera probado aquella agua y todo el mundo parecía recuperarse de la extraña enfermedad. Finalmente, por desgracia aquella buena nueva llegó a oídos de los nobles de la zona. El Barón del Eramprunyà y el Padre no tardaron en atribuirse los méritos a través de sus discursos y los sermones a misa. Ambos aseguraban que habían sido sus medidas las que habían hecho que Dios les hiciera llegar esta agua bendita. Así que decidieron cercar la fuente con una valla de madera y colocar dos centinelas para evitar que la gente pudiera coger el agua. El mismo día que lo hicieron, el agua dejó de brotar, lo había estancada cogió un color marrón nada agradable y salía un hedor que se extendía por todo el territorio de Gavà y Castelldefels. La gente se rebeló por primera vez en siglos y reclamó que la fuente fuera de acceso público como lo había sido hasta entonces. Hubo peleas entre los soldados y los agricultores, ganaderos y pescadores. El pueblo superaba en número a la nobleza y consiguieron su propósito. Una vez retirada la última madera que cerraba la fuente, el agua volvió a brotar, la balsa recuperó su transparencia cristalina y el olor de las flores embriagado todo el valle. Ya se sabe, hay cosas, como la naturaleza, que se escapan al control del ser humano y más vale que siga siendo así. Desde entonces, la Fuente de la Sentiu ha dado vida a aquella zona de Gavà y sus habitantes aún hoy recuerdan el espíritu de protección del agua y de las ninfas, Autor de la Leyenda de la Fuente de la Sentiu de Gavà Raúl Puga y Fernández
Waypoint

Desvío

Se sigue la pista ancha
Waypoint

Can Dardena

Can Dardena és el nom que ara rep la Torre de la Sentiu. Una torre que remunta a l'alta edat mitjana (finals del segle X), quan el pròcer Galí, veguer del castell d'Eramprunyà, llegà al monestir de Santa Maria de Castelldefels una casa, amb hort, fruiters, molí i resclosa. Originalment doncs, la masia fou cedida al monestir de Castelldefels. Aquest monestir, com a institució religiosa, no es va fer càrrec directament de l'explotació i guarda de la Torre de la Sentiu. La vall, i amb ella la Torre, fou infeudada al segle XII a una família de cavallers: els Santa Oliva (vassalls també del senyor d'Eramprunyà). A finals d'aquell segle, Guillem Ramon de Santa Oliva heretà amb la Casa i vall de la Sentiu el seu fill Berenguer, en fer-se aquest darrer canonge de la catedral de Barcelona. Del canonge Berenguer la casa i la vall passaren a principis del segle XIII a mans dels Picalquers, senyors d'Esplugues de Llobregat. Així, a finals d'aquell segle (1298) Pere Ramon de Picalquers posseïa la Vall de la Sentiu. A principis del segle XIV, però, el domini de La Sentiu tornà a canviar de mans, passant de la família Picalquers a la família dels Cunit, senyors de Canyelles. Aquesta família apareix documentada a La Sentiu per primer cop el 1309. Més endavant surt diverses vegades en ocasió del jurament de fidelitat que havien de prestar a la família dels Marc, senyors d'Eramprunyà. Però a finals d'aquell segle, la Casa de la Sentiu i amb ella la vall tornaren a canviar de mans, éssent incorporats pels Marc a la senyoria d'Eramprunyà. Així, l'any 1451 Jaume Marc III va fer un préstec a Blasco de Castellet, en casar-se amb sa filla Isabel, a càrrec de les rendes de La Sentiu. Els Marc, però, tampoc posseïren personalment la Torre de la Sentiu. Hi establiren uns masovers que, al llarg del temps, acabaren per obtenir la possessió plena del mas i la torre. Al capítol següent veurem quí foren aquests masovers. Can Dardena a l'Edat Moderna. Dèiem al capítol passat que els senyors d'Eramprunyà, que posseïen l'antiquíssima Torre de La Sentiu, actualment coneguda com Can Dardena, la feien portar per uns masovers. A mitjans del segle XVI, aquest masover era Pere Montaner, que apareix els anys 1550 i 1553esmentat en diversos documents. El seu successor fou Miquel Muntaner, que morí vers l'any 1587. I els seus successors foren la seva filla Joana i el seu gendre Joan Muntaner (anomenat abans Peyrach, ja que Joan Peyrach, en casar-se amb la pubilla del mas Muntaner adoptà el nom de la dona). Al matrimoni Joan i Joana Muntaner els succeí el seu fill Ponç, cognomenat Peyrach, que el 17 d'abril de 1613 fou confirmat pels barons en la possessió de la Torre de la Sentiu. Ponç Peyrach, davant del notari Onofre Personada, confessà l'11 de juliol de 1632 que tenia pels barons la casa amb torre i peça de terra situada a Gavà anomenada "Torre de la Sentiu", la qual cosa ratificà posteriorment davant del notari Joan Soler. De Ponç Peyrach la Casa de la Sentiu passà al seu fill Joan Peyrach, que morí l'any 1668. Aleshores, els seus executors testamentaris (Joan Poch i Pere Castellví) vengueren perpètuament l'heretat a n'Anton Dardena, el 4 de novembre d'aquell any, segons escriptura atorgada davant del notari barceloní Manuel Teixidor. Amb la família Dardena, la Casa de la Sentiu adquirí el nom que encara avui perdura: Can Dardena. Els Dardena no eren nous a Gavà. Devien ja posseir algunes terres i algun mas (que no hem pogut identificar), car el 6 de juny de 1622 Agnés, mare i tutora de Felip Dardena, pren part en l'assemblea veïnal que acorda construir la nova església parroquial de Gavà, i només els caps de casa hi tenien dret a vot. Anton Dardena maridà amb Magdalena Pasqual i Puig, segons capítols matrimonials en poder del rector de Sant Cristòfol de Begues signats el 4 d'octubre de 1654. En aquests capítols s'instituïa com a hereu el fill que els dos tinguessin. Així es portà a terme, i el 9 de setembre de 1700 Francesc Dardena, fill d'Anton i Magdalena, confessava tenir aquest mas davant del notari Teixidor, durant la capbrevació que aquest realitzà entre 1699 i 1708. Fou durant el segle XVIII que el mas adquirí la imatge que presenta actualment, amb diversos edificis adherits al cos principal i a la torre de defensa, entorn d'un pati interior complementat amb un d'exterior per on s'entra al conjunt. Els actuals propietaris de Can Dardena, que no són gavanencs, han restaurat la masia, que ofereix al caminant una esplèndida visió de solera i antiguetat. Hi destaca, al costat del camí, l'antiga torre de defensa documentada abans de l'any 1000.
Waypoint

Pista Vall Sentiu

Tree

Tronco

Restos árbol
Waypoint

Los Penitentes

Una dura subida, el martirio de los ciclistas
Intersection

Desvío izquierda

Waypoint

Charca

Waypoint

Sendero

Waypoint

Sendero

Intersection

Desvío Dolmen

Pirámide de piedras que se ve desde el camino, al principio se ve bien luego cuesta seguirlo, por lo tanto no lo seguimos.
Intersection

Cruce

Otra pirámide de piedras nos marca el camino a la izquierda
Archaeological site

Dolmen

Bloques de rocas en forma curiosa
Waypoint

Cruce

Sè puede apreciar un jirón de tela blanca, muy útil porque es muy dificil de apreciar por donde pasa el camino debido a la vegetación
Waypoint

Señal

Seguimos por el buen camino
Waypoint

Marca

Waypoint

Penitentes

Waypoint

Trialera

Ruins

Can Bruach

Ruins

Can Bruach

Ruins

Can Bruach

Waypoint

Can Sospedra

Waypoint

Pista La Sentiu

Riachuelo atraviesa la pista
Ruins

Prensa de vino

Edificio en ruinas
Ruins

Pozo

Inutilizado
Waypoint

Riera seca

Se atraviesa
Waypoint

Sendero

Waypoint

Sendero

Waypoint

Camino Rocas

El sendero sigue a través de rocas escalonadas
Waypoint

Trialera Agustina de Aragón

Muy agradable entre un bosque de pinos
Tree

Explanada

En este caso con 12 pinos muy altos abatidos por las rachas de viento
Waypoint

Can Vinader

Comments

    You can or this trail