Moving time  4 hours 8 minutes

Time  5 hours 13 minutes

Coordinates 2562

Uploaded July 22, 2018

Recorded July 2018

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
3,751 f
2,877 f
0
2.2
4.5
8.94 mi

Viewed 480 times, downloaded 39 times

near Alpera, Castilla-La Mancha (España)

Esta ruta fue planificada siguiendo el trazado de la propuesta por Juane Alemany (wikiloc 16815357), con algunos cambios en la visita al poblado ibérico y por la búsqueda de miradores para la vista del entorno o la realización de fotografías, además de hacer el recorrido en sentido inverso. El poblado ibérico, inmerso dentro de las lindes de una propiedad privada, que facilita dentro de la legalidad vigente las visitas establecidas y ofrece un lugar de aparcamiento y la aproximación al poblado dentro de esa propiedad, es un lugar que ciertamente merece la visita, pero exige del visitante la correspondencia al propietario en forma de respeto a las vías de acceso establecidas, así como al horario marcado (de 9 a 14 horas, los domingos únicamente), y el mantenimiento de la limpieza del entorno. Esto se aplica, también, a la Sierra del Mugrón y, particularmente, al rincón de San Pascual, donde la senda hace un giro de 180º para evitar entrar en propiedad privada. Un aspecto muy destacable de la ruta propuesta por Juane Alemany es precisamente el de respetar la propiedad privada, opción que hemos intentado mantener en el trazado de la ruta que hemos seguido. Sí debo hacer notar que el tiempo autorizado de visita se queda algo corto; nosotros no paramos casi en ningún momento, empezamos a andar a las 9 en punto y estábamos en el Camino Hondo a las 14 horas, por lo que salimos del aparcamiento hacia las 14,20; caminantes más lentos o que quieran parar más tiempo necesitarían un horario más amplio que el fijado por la propiedad. El domingo 22 de julio aparcaron 4 coches en el aparcamiento de visitantes, por lo que un exceso de visitas no debería ser un problema para ampliar un poco el horario, y el lugar ciertamente merece una visita detenida.
El Castellar de Meca, objetivo primario de nuestra visita, muestra evidencias de ocupación desde la edad de Bronce ( siglo VI a.C.), los Íberos ( siglos IV- III a.C.) y los romanos (siglos II- I a.C. ) hasta la edad Media (siglo XII). Las ruinas del poblado Ibérico se encuentran en una meseta del monte, con un único acceso, a través del llamado Camino Hondo (con una pendiente de hasta el 30 % y un último tramo en el que la roca está excavada 4,30 m. con una anchura de 1,93-2,15 m), cuyo suelo muestra profundas rodaderas, atribuidas al paso de las ruedas de carro durante 1500 años. En la zona occidental se observan restos de una posible torre romana (para otros ibérica, por su estructura muy similar a las encontradas en otros yacimientos ibéricos). Se sabe que en el siglo XV la ciudad estaba desierta, tal vez por la epidemia de peste negra que sufrió la zona a mediados del siglo XIV. En la meseta se pueden observar habitaciones excavadas en la roca, escaleras, y numerosos depósitos (más de 100); el mayor, llamado "El Trinquete", mide 29 x 5 m, y tiene una profundidad estimada de 14 m. Algunos depósitos pudieron ser utilizados como graneros o almacenes. Llama la atención la capacidad de los iberos para crear construcciones de variados tipos y compleja estructura, aunque no podemos saber mucho sobre su organización y conocimiento porque aún no se ha dado con la clave que permita interpretar su escritura; aún así su capacidad de organización y conocimiento general parecen elevados. El poder bélico de los romanos fue, sin duda, la causa más importante de su rápido y completo declive. El Castellar de Meca parece un importante centro económico de esa civilización, del que únicamente queda su esqueleto.
Desde el Castellar se accede por un paso sorprendente a la Sierra del Mugrón, un lugar realmente bello, a considerable altura sobre la llanura circundante, con laderas casi verticales en muchas zonas y con unas vistas de enorme belleza. Tuvimos la suerte de ver un grupo de cabras, además de huellas de jabalís y numerosas especies de pájaros. La cima de la meseta es una llanura extensa, con suelo de terreno karstico y zonas de lapiaz, a cuyo final se encuentra la zona conocida como Rincón de San Pascual, con abundantes barrancos y gran número de cuevas y arcos naturales de piedra, también de enorme belleza.
La ruta comienza en el lugar de aparcamiento habilitado por los propietarios en las cercanías del Castellar, al que se accede por un sendero perfectamente señalizado, que nos deja en el inicio del Camino Hondo. Pasada la fuente del Moro, nos encontramos con carteles que nos indican la posibilidad de acceder a través de las escaleras o del Camino Hondo. Decidimos hacerlo por las escaleras, para volver al final por el Camino Hondo.
Ascendimos, pues, la excelentemente conservada escalinata, y comenzamos la visita a los restos del poblado ibérico. Diferentes tipos de excavaciones en la roca, conformaban escaleras, depósitos (algunos aljibes, pero otros probablemente graneros o depósitos para otros productos), bases de casas, calles, canales para la recogida de agua,...., que se sucedían en un recorrido apasionante por el esfuerzo que supuso sin duda su construcción, pero también por el conocimiento que sugieren los hallazgos.
Al final del poblado, salimos del Camino Hondo para dirigirnos a unas lazadas que nos permiten acceder a la meseta de la Sierra del Mugrón. Desde aquí, por un recorrido que sigue el borde de la ladera meridional de la sierra, con un desnivel casi vertical de unos 400 metros, disfrutamos de un paisaje increíble, que una manada de cabras se encargó de adornar cuando nos las encontramos a poquísima distancia en uno de esos acantilados, posiblementre insalvables incluso para ellas. Seguimos avanzando y comenzamos a encontrar arcos de piedra, así como barrancos, a medida que nos desplazábamos hacia la parte noroeste de la sierra. Por uno de esos barrancos bajamos para encontrarnos con uno de los, por lo demás numerosos hoy, hitos del día: el Arco de San Pascual, sorprendente formación, en cuyo suelo hay grabados. No es el único arco, hay bastantes más en la zona, algunos de los cuales mostramos en las fotografías. También se encuentra en el entorno la Cueva de San Pascual, y algo más adelante otro hallazgo sorprendente: la Cueva de las Cabras, con una reproducción natural de los arcos de Atanços (se parecen muchísimo, a pesar de que estos están dentro de la cueva), algo más reducidos, pero también bellísimos. Desde aquí comenzamos a remontar por el barranco, para subir de nuevo a la meseta que corona la Sierra del Mugrón, y dirigirnos al paso por donde habíamos accedido a ella, que ahora hacemos en sentido inverso para volver al Castellar de Meca, entrar en el Camino Hondo y bajar por él hasta la Fuente del Moro, siguiendo después hacia el aparcamiento, donde recogemos el coche y abandonamos un lugar mágico y bellisimo. Estamos convencidos de que esta maravillosa ruta merece visitas mucho más abundantes de las que recibe; también lo estamos de que los derechos de los propietarios deben ser respetados y protegidos; y también lo estamos de que este lugar único debería estar mucho mejor atendido y protegido por los poderes públicos, únicos con la potestad definitiva para hacerlo.
Un día maravilloso de senderismo, en el que hasta el tiempo (un día nublado a finales de julio nos eximió de un sol de justicia habitual en esta zona) quiso ayudar a disfrutar más. Para rematar, claro, había que comer algo. Pincelín, como siempre, estuvo a la altura del sendero. Un día para recordar. ¡Sin duda!.
El abrigo situado en la base del Puntal de Meca es conocido como Cueva del Rey Moro, y estuvo habitada en algún tiempo según Rafael Cebrián.
Los escalones de esta subida fueron tallados en el siglo pasado. Más arriba se encuentran en varios sitios escalones de la época ibérica, aunque también hay otros recientes, que continúan la vía de acceso mostrada en las fotos .
Cavanilles exploró el poblado ibérico y, en sus Observaciones, menciona los numerosos aljibes que encontró (cuarenta según sus datos). Otros estudiosos importantes han sido Adolf Schulten (el primero en excavar Numancia) o Pierre Paris (los materiales que obtuvo en su excavación de 1899 están en el Museo del Louvre). Santiago Broncano dirigió las excavaciones más completas y recientes (desde 1982 a 1991).
La abundancia de aljibes es consecuencia lógica de la carencia de fuentes en el poblado, siendo el agua una consideración fundamental ante un posible asedio.
El Camino Hondo es el resto más notable de la ciudad. No solo muestra las rodaduras talladas, y aumentadas por el paso de carros durante muchos cientos de años; también muestra toda una serie de elementos tallados en la roca para facilitar la circulación y ayudar a salvar la fuerte pendiente (huecos laterales para fijación de troncos de frenado, apartaderos para cruces, tramos alternativos, escalones en el suelo,...)
La sierra del Mugrón es un área montañosa caliza, que alcanza los 1200 metros de altura, ubicada en el límite entre los municipios de Almansa, Alpera, Bonete y Ayora (en cuyo término municipal se encuentra el poblado ibérico del Castellar de Mesa). La verticalidad de sus paredes (sobre todo las meridionales), ha condicionado una limitada accesibilidad, que ha ayudado a convertir esta sierra en un importante refugio de fauna y de flora. La torre defensiva está situada en el collado de unión con la Sierra del Mugrón, posiblemente por ser éste el sector más vulnerable del perímetro de la ciudad.
El Rincón de San Pascual está en el municipio de Ayora, muy cerca de Alpera, en las estribaciones de la sierra del Mugrón. Es un pequeño valle rodeado de montañas en las que abundan cuevas, oquedades y abrigos rocosos, siendo el accidente más notable el llamado Arco de San Pascual, que puede haber sido un santuario ibérico, y en el que se conservan algunas pinturas rupestres. Cerca del Arco, en la cresta rocosa que se ve hacia el oeste, se halla la cueva de San Pascual, que puede haber sido también un santuario ibérico, y en las inmediaciones pudimos ver buena cantidad de arcos naturales de diferentes tamaños y en algunos casos de extraordinaria belleza. Rafael Cebrián se refirió al Rincón como un lugar mágico y, desde luego, nos parece impresionante y totalmente merecedor de una visita..

9 comments

  • Photo of llobetgus

    llobetgus Jul 23, 2018

    Fantástica excursión y excelente y bien documentada descripción.

  • Photo of bombero40

    bombero40 Aug 13, 2018

    Muy buena la descripcion de la ruta. Solo una puntualizacion los animales fotografiados no son venados , son cabra hispanica.(Capra pyrenaica hispanica)

  • Photo of llobetgus

    llobetgus Aug 13, 2018

    Cierto... Gracias por la puntualización

  • Photo of eoc

    eoc Aug 13, 2018

    Gracias por tu comentario bombero40. Obviamente tienes razón, y ya he corregido el texto.

  • javeadeverano Nov 9, 2018

    I have followed this trail  View more

    Impesionante lugar histórico e impresionante naturaleza.

  • luis.perecruz Dec 10, 2018

    I have followed this trail  View more

    Impresionante poblado y gran ruta.

  • Photo of manuelruizapatero

    manuelruizapatero Jan 9, 2019

    I have followed this trail  View more

    Visita arqueologica muy interesante.

  • Photo of Caros55

    Caros55 Apr 12, 2019

    I have followed this trail  View more

    La ruta es fantastica, por el dato fisico é historico del poblado, muy bien explicada y documentada, nos queda reclamar una mayor atención en mantenimiento y señalización el yacimiento de sobra lo merece

  • Photo of eoc

    eoc Apr 12, 2019

    Gracias por tu valoración. Realmente es una pena que sitios así tengan un nivel tan bajo de protección.

You can or this trail