• Photo of Camino de Santiago Astorga - Santiago 11 etapas
  • Photo of Camino de Santiago Astorga - Santiago 11 etapas
  • Photo of Camino de Santiago Astorga - Santiago 11 etapas
  • Photo of Camino de Santiago Astorga - Santiago 11 etapas
  • Photo of Camino de Santiago Astorga - Santiago 11 etapas
  • Photo of Camino de Santiago Astorga - Santiago 11 etapas

Time  10 days 3 hours 42 minutes

Coordinates 1746

Uploaded December 4, 2018

Recorded December 2018

-
-
4,955 f
819 f
0
40
80
159.06 mi

Viewed 112 times, downloaded 2 times

near Astorga, Castilla y León (España)

Resumen de anotaciones realizadas durante el camino en Julio de 1993
-Una de esas varas de avellano, resistente y poco pesada, sería la que me acompañara en todo el camino, durante esos 11 días, fue parte de mi cuerpo.
-Esta persona estaba en reposo con los empeines hinchados, me sorprendió verle dormir toda la noche con los talones de los pies apoyados en la pared y a una gran altura.
-Era de Huesca y nos contó que era su tercer camino, que siempre salía de la puerta de su casa andando.
-Nuestro paso todavía era firme y recto.
-El asfalto estaba bien caliente y el sol pegaba fuerte siempre a nuestras espaldas pues nuestro rumbo, no dejaba de ser el Oeste.
-Las rectas eran interminables, cuando llegabas a un badén, aparecía otra más larga, el cansancio y la fatiga comenzaban.
-Atravesando el valle del Silencio, las paradas ya eran continuas, sin ninguna sombra en la que refugiarse.
-Una vez más nos pusimos en camino, mis primeros pasos fueron duros debido a la frialdad de los músculos. Aprendí que los descansos largos no eran tan buenos.
-No se a que altura estaríamos pero se sentía ese silencio que sólo se hace notar en la soledad de la montaña.
-Ahora todo era cuesta abajo, mis pies estaban ardiendo y mis rodillas deseando adelantarse.
-Serían las once de la noche en Manjarín cuando la chimenea se iba apagando y nuestra mente y cuerpo descansando.
-Una señora muy mayor: Ay peregrinos, pero como andais con este calor? Venir a mi portal a descansar que os daré agua fresca. Nunca había probado un agua que me supiera tan bien.
-El albergue físicamente era un desastre, pero todo valía para descansar y pasar la noche.
-Mientras comíamos mojábamos nuestros pies en cubos llenos de aguas con vinagre.
-Cuando se explotaba una ampolla ya ni parábamos. El sufrimiento duraba unos 100 metros con una sensación de ardor enorme.
-Por fin un río, caminar a la vera del río Valcarce fue un alivio, nos dio un ambiente mas fresco y reconfortable,
-Ya en la cama en O Cebreiro era tan grande el cansancio que se convertía en dolor, en compañía del destellar de las ambulancias que atravesaban la ventana. Sin embargo, mi mente se encontraba inmejorable debido al éxito de haber llegado hasta aquí.
-Seguí mi caminar y todo era silencio,
-Nos fuimos a descansar mientras el sol perdía fuerza y nuestros músculos reposaban.
-Lo cierto es que la obsesión de todos era llegar lo más pronto posible para tener más horas de descanso y recuperación para afrontar la etapa siguiente.
-Tan sólo 100 kilómetros nos quedaban y digo tan solo porque la medida del tiempo y de la distancia son totalmente diferentes a la de la vida normal.
-Atravesé el puente de Portomarín que se me hizo interminable, no tanto por su longitud sino por mi lentitud.
-La cola del médico parecía un regimiento derrotado. Tendinitis en las rodillas pero no me mandaba descanso porque ya sabía que los peregrinos no dábamos tregua.
-Mi andar vivaz era una ilusión, apenas podía mover mis piernas y menos doblar las rodillas.
-Ya no recordaba lo que era andar bien, normal, sin cojear, sin ampollas, sin tendinitis, sin hinchazón en los talones donde no se tocaban ni los tendones…etc.
-Cuando mirábamos los gemelos de los caminantes, ya sabíamos si venían de lejos o no.
-A pesar del cansancio y las dolencias el ambiente entre nosotros era extraordinario y lleno de moral, ya estábamos muy cerca del final.
-Añorábamos la soledad, tranquilidad y familiaridad de los kilómetros pasados, en estos últimos demasiado bullicio.
-Desde lo más alto del Monte Do Gozo y divisando las torres de la catedral de Santiago, sentí que había realizado con éxito una gran aventura, siempre con la mochila a cuestas y caminando durante 11 etapas día a día sin descanso.
Mi inexperiencia en esos años me hizo sufrir demasiado para terminar la ruta. Fui sin entrenar, sin haber hecho una ruta larga en mi vida y esto lo pagué aunque lo conseguí al igual que mi recordado compañero.
Arca
Astorga
Manjarín
OCebreiro
Palas do Rei
Ponferrada
Albergue parroquial San Nicolas de Flue - Ponferrada
Portomarin
Ribadiso
Ruitelan
Sarria
Triacastela
Villafranca del Bierzo

Comments

    You can or this trail