Time  10 hours 51 minutes

Coordinates 4169

Uploaded June 9, 2015

Recorded June 2015

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
10,620 f
8,237 f
0
3.8
7.6
15.12 mi

Viewed 3522 times, downloaded 152 times

near Sierra Nevada, Andalucía (España)

Emocionante ruta en la que como pocas veces hemos disfrutado del aristeo de la escabrosa y escarpada cuerda de los Tajos de la Virgen y los Tajos del Nevero hasta llegar al histórico Refugio Elorrieta pasando por el emblemático Fraile de Capileira, pétrea referencia de este sector de la montaña nevadense. Le hemos dado continuidad a esta travesía por aristas recorriendo Cuerda Alta culminándola encaramándonos a su espigado puntal y a las cumbres del Tajo de los Machos y de Cerrillo Redondo, rematando la jornada coronando el Tozal del Cartujo y completando un descenso prácticamente invernal por los neveros que nos conducen a los Lagunillos de la Virgen que encontramos en pleno deshielo mostrándonos una gran belleza efímera como punto cúlmen de esta maravillosa ruta donde hemos saboreado cada trepada, cada escarpe, cada nuevo horizonte en esta sucesión de cimas y oteros que para mi gusto es de los trayectos más placenteros que nos pueda otorgar Sierra Nevada.
Para reservar plaza en el minibús lanzadera que comunica el Albergue Universitario con las Posiciones del Veleta hay que llamar al Servicio de Interpretación de Altas Cumbres de la Vertiente Norte de Sierra Nevada al teléfono 671564407.
La intención era iniciar esta ruta desde las Posiciones del Veleta pero ante la imposibilidad de que la lanzadera atravesase un nevero que cortaba la pista, ésta tuvo que dejarnos en la curva previa a las Posiciones. Desde aquí iniciamos la subida con fuerte desnivel siguiendo a tramos un sendero dándole de lado a un gran ventisquero que quedaba presente. Llegamos a la pista que seguimos en ascenso ya de forma mucho más cómoda recorriendo la ladera del Veleta y obviando la pista que conduce a su cumbre. En este tramo nos recreamos contemplando todo la Arista de los Tajos de la Virgen y del Nevero en toda su continuidad hasta el Tozal del Cartujo como objetivos a cumplir en esta salida. Abajo se nos pierde la vista siguiendo el Valle del Río Dilar, y los diferentes lagunillos en pleno deshielo que conforman su cabecera, con las majestuosas Chorreras del Molinillo al fondo si las sabemos distinguir desplomándose al barranco.
Llegamos al Collado de la Carihuela o Carigüela, antiguamente conocido también como Collado del Veleta, enclavado entre el Refugio de la Carihuela y Loma Púa. Subimos al siempre atrayente refugio de la Carihuela desde donde se disfrutan unas maravillosas vistas del Veleta, Mulhacén y la Alcazaba además de sobre la Laguna de Aguas Verdes y de todo el Valle del Río Veleta.
Descendemos del refugio para encaramarnos rápidamente en el Puntal de Loma Púa (3226 m), donde encontraremos los restos de unas trincheras de la Guerra Civil, que probablemente se traten de un blocao, es decir, una posición adelantada y aislada que se ha de defender del enemigo en todas direcciones, es decir, que se prevee para permanecer rodeada. Esta consiste en dos casamatas aspilleradas en todas direcciones, separadas una de otra por un pequeño pasillo.
Esta posición fue del bando nacional desde donde controlaban toda la vertiente sur de este sector de Sierra Nevada que estaba en poder del bando republicano. El bando nacional , asentado en la vertiente norte de la sierra, reforzó la línea desde Güejar Sierra hasta el Veleta y toda la cuerda desde éste hasta el Caballo, descendiendo la línea hasta Capileira y Orgiva mientras que las tropas republicanas controlaban el Mulhacén , el Valle de Trevélez y la zona oriental de las Alpujarras. A pesar de que no hubo grandes batallas en esta zona sí que estremece pensar las complicadísimas condiciones ambientales que tuvieron que soportar los destinados en estas posiciones.
Una vez empapados de la historia de los restos enclavados en este lugar podemos comprobar como desde este punto se mejoran y se amplían aún más las vistas que obteníamos desde el refugio al poder contemplar el descenso hacia el sur de la cuerda de Loma Púa con los Raspones y el Pico del Sabinar dándole esbeltez a esta loma además de las ya mencionadas vistas hacia los tresmiles y hacia el norte y el este donde se abarca una amplia porción de la provincia granadina.
Descendemos de Loma Púa y retomamos el sendero que partiendo del Collado de la Carihuela bordea unos puntales por su cara sur y se dirige hacia el oeste pasando escabrosamente por los cortados de la cara sur de los Tajos de la Virgen, teniendo incluso que realizar alguna trepada que aunque sin dificultades sí que nos obliga a extremar precauciones. Una vez ganada la cuerda desandamos unos pasos hacia el este por la misma para llegar al punto más alto de los Tajos de la Virgen (3239 m) y deleitarnos con sus vertiginosas vistas. Iniciamos ahora un periplo por esta bella arista hacia el oeste por la divisoria de mares que sin demasiado trabajo nos lleva al Fraile de Capileira (3188 m), enorme monolito natural de pizarra que recuerda la silueta de un fraile y que es la referencia más clara y conocida de esta arista montañosa pudiéndose identificar claramente a gran distancia tanto por la vertiente norte como por la vertiente sur.
Seguimos nuestra travesía por este espectacular cresterío progresando entre enormes bloques de roca en un caos lítico donde además hemos de sortear los grandes ventisqueros que aún quedan en la zona. Tras realizar una sencilla trepada y recorrer una espectacular y estrecha arista llegamos al punto más elevado de los Tajos del Nevero (3196 m), que hasta no hace mucho también se conocía como Pico Elorrieta dada la cercanía al mencionado refugio hacia donde nos dirigimos ya de forma mucho más cómoda pasando junto a un antiguo pluviómetro.
El Refugio de Elorrieta ubicado a 3.187 metros de altitud, fue construido entre los años 1.931 y 1.933 y cuyo fin era facilitar las tareas de investigación hidrológica y botánica en la cuenca alta del río Lanjarón y como refugio para toda una nueva zona de repoblación de las altas Alpujarras además de constituir un enclave para fomentar el conocimiento de las altas cumbres del grueso de la sociedad granadina. Lleva el nombre en honor del Director General de Montes de aquel entonces, D. Octavio Elorrieta. Contaba con calefacción, instalación de agua y grupo electrógeno para iluminación. Consta de dos partes, una exterior abovedada y otra excavada en la roca. Es uno de los 5 refugios construidos durante la 2ª República en la alta montaña andaluza y es representativo de una arquitectura modernista, que desde el programa y hasta sus soluciones constructivas conforma un ejemplo de sostenibilidad constructiva y ambiental realizada con materiales del propio lugar. Durante la Guerra Civil fue arrasado aunque fue levantado nuevamente en el año 1944. Posteriormente, ya en la década de los sesenta es cedido a la federación de montaña, pasando de ser originalmente un refugio de ingenieros a ser propiamente un refugio de montañeros. En su día fue el refugio más elevado de España hasta la construcción del Refugio de la Carihuela en 1993 que por unos metros le quitó ese honor. Es completamente desolador ver como un edificio con tanta historia está cayendo actualmente en un vergonzoso olvido institucional que de no cambiar se verá condenado al deterioro y ruina total y a la desaparición de todo un emblema histórico del montañismo andaluz.
Desde el Refugio Elorrieta seguimos la senda que claramente marcada se dirige en descenso hacia el SO con la Laguna de Lanjarón al frente enclavada entre la Loma de Cuerda Alta y toda la arista que va desde El Cartujo hasta El Caballo. En un momento en que el sendero tiende a llanear unos metros y justo antes de que comience a zigzaguear para descender hacia la laguna nos salimos del sendero para encaramarnos a la loma y seguir descendiendo por su cuerda. Apreciaremos un espigado puntal que surge del apacible descenso de esta cuerda. Es el Puntal de Cuerda Alta (3078 m), al que nos empoyatamos para disfrutar las impresionantes vistas de este singular otero que permite seguir con la mirada toda la línea de cumbres desde el Caballo hasta la Alcazaba además de toda su vertiente meridional. Al sur podemos apreciar nuestros próximos objetivos como son el Pico del Tajo de los Machos y Cerrillo Redondo, completando así una panorámica de 360º bastante interesante y privilegiada.
Tras recrearnos con las vistas de esta atalaya, descendemos hacia el sur buscando su vertiente oeste cuidando los apoyos en el cascajar que impera en esa ladera hasta retomar el sendero que está muy perdido en este tramos y del solo algunos hitos esporádicos nos orientan sobre su trazado aunque la dirección a seguir no tiene pérdida puesto que nuestra referencia a seguir es continuar por la cuerda o lo más próximo a ella.
Siguiendo el descenso por esta divisoria entre el Valle del Río Lanjarón y el del Río Toril llegamos al Collado de Cornavaca, donde la oscura silueta de varios escarpes simulan la presencia de almas pétreas vigilando esta depresión. Desde aquí ya afrontamos la subida propiamente dicha al Tajo de los Machos pasando previamente por dos antecimas tras las cuales se encuentra el hito de piedra que nos marca la cumbre de este apartado tresmil (3086 m), habitualmente poco transitado al estar fuera de los trayectos habituales por las altas cumbres de Sierra Nevada pero de privilegiadas vistas.
Seguimos descendiendo hacia el SO para rápidamente realizar una corta subida para coronar Cerrillo Redondo (3056 m), cumbre de menor entidad que las anteriores que nos muestra la continuidad de la cuerda hacia la Loma de Cáñar , donde apreciaremos otras dos pequeñas cumbres más al sur de 3026 y de 2912 m donde curiosamente también ubican la cumbre de Cerrillo Redondo.
Desde este punto retornamos de nuevo ahora en ascenso el camino recorrido hasta llegar a las proximidades del Refugio Elorrieta. La progresión por el cascajar y la gran cantidad de roca suelta hace bastante trabajoso el retorno en ascenso, agradeciendo sobremanera la llegada al sendero de subida a Elorrieta. Antes de llegar al refugio nos desviaremos hacia el oeste campo a través en suave descenso para pasar junto al Collado de Elorrieta e incorporarnos a la cuerda que nos conducirá al Cartujo que se muestra desafiante ante nosotros. Al inicio de la ascensión hay que superar unos grandes bloques de piedra por la vertiente norte, con un tramo un poco expuesto y aéreo en el que conviene extremar precauciones. Una vez superado este tramo solo queda seguir el ascenso disfrutando de las panorámicas que conviene apreciar sobre la agreste y bellísima Arista Norte del Cartujo y llegar por cómodo sendero a la meseta cimera del Tozal del Cartujo (3152 m) o Pico del Cartujo, encaramándonos al par de bloques que marcan su cumbre. Merece la pena gozar de las perspectivas que nos ofrece del camino recorrido en el día de hoy en este periplo cimero así como de la panorámica de todo el Circo Glaciar del Río Dílar, formado por el Veleta, los Tajos de la Virgen y el Cartujo además de las diferentes lomas menores que cierran el descenso del cauce fluvial del río.
Proseguimos nuestra ruta descendiendo de nuevo el Cartujo por donde lo hemos ascendido hasta llegar al Collado Elorrieta en la depresión formada entre el Cartujo y Elorrieta y donde nos llamará la atención el cuadrado perfectamente limitado y limpio donde cuentan que los ingenieros que habitaban del refugio hacían sin éxito sus estudios botánicos de repoblación .
Subimos un poco desde el collado en dirección al refugio por la misma divisoria hasta encontrarnos con el sendero que comunica Elorrieta con los Lagunillos de la Virgen y la Hoya de la Mora tomándolo en descenso a la izquierda. Este sendero es una auténtica gozada pasando bajo los Tajos del Nevero y que en esta ocasión nos encontramos con una gran cantidad de nieve que suele ser de las últimas en desaparecer de toda Sierra Nevada, entendiendo así por tanto el por qué de la toponimia de este agreste paraje. Este ventisquero suele ser bastante peligroso si la nieve no ha transformado y no se llevan los medios necesarios. Nosotros tuvimos en cuenta este aspecto y escogimos con acierto descender por este sendero por la tarde cuando el calor reblandeciera la nieve y no se necesitara crampones para progresar con ella con seguridad disfrutando plenamente de una travesía casi invernal en temporada estival. Una verdadera delicia. De todos modos insisto en que intentar progresar con nieve dura o hielo sin crampones por este sendero puede ser muy peligroso.
Este sendero, la Vereda del Elorrieta, nos conduce en descenso a los Lagunillos de la Virgen que nos deparó otra de las gratas sorpresas del día al estar en pleno deshielo con algunos de los lagunillos semicongelados y con varias cornisas y túneles de nieve que de forma caprichosa salpicaban el paisaje resultando una estampa realmente bucólica de auténtico edén alpino. Los Lagunillos de la Virgen son 5 y destilan una belleza glacial impresionante a los pies de los Tajos de la Virgen y rodeados de borreguiles, que si se contemplan en su momento justo como fue nuestro caso proporcionan una sensación de plenitud al caminante difícilmente igualable.
Cuenta la tradición que el 5 de Agosto de 1717 el párroco Martín de Mérida acompañado de su criado viajaba desde el pueblo alpujarreño de Válor hasta Granada cruzando a pie la sierra. Tras pasar el Collado de la Carigüela, justo por encima de estos lagunillos, les sorprendió una gran tormenta de nieve y granizo acompañada de rayos y truenos cobijándose bajo una lancha de esquisto donde pensando que estaban ante los últimos instantes de sus vidas se encomendaron en súplicas a la Virgen. Cuenta la leyenda que inmediatamente cesó la tormenta y entre el sol y las nubes el párroco creyó ver la imagen de la virgen sobre los tajos tendiéndole los brazos . Agradecido el cura prometió construir allí mismo una ermita a la Virgen y extender su culto. El milagro fue muy difundido en Granada y por los pueblos de alrededor, creándose una gran devoción a la Virgen de las Nieves. La ermita construida en los Tajos de la Virgen no era lugar apropiado para la peregrinación por el difícil acceso y por la nieve que arruinó la obra. En 1724 los habitantes de Dílar erigieron otra capilla en los Prados del Borreguil que igualmente quedó destruida por la nieve. En 1745 se levantó otra en el Picón del Savial, junto al Refugio de Ermita Vieja que visitaremos más adelante en esta ruta. Este lugar era mucho más accesible y mantuvo el culto hasta finales del siglo XVIII. Por último en 1796 se construyó el Santuario de la Virgen de las Nieves en las afueras del pueblo de Dílar, siendo la única ermita que hoy en día conserva la imagen y el culto. Por ello, la Virgen de las Nieves, protectora de pastores y montañeros, le da nombre a estos tajos y a los lagunillos ubicados bajo ellos.
Seguimos el sendero que ahora nos conduce al Embalse de la Laguna de las Yeguas, obra construida sobre la antigua Laguna de las Yeguas para abastecer de agua a la estación de esquí de Pradollano. Esta laguna era llamada así por la cantidad de ganado equino que pastaban en los borreguiles de su cabecera. Este lugar era el punto predilecto como campo base y de ataque para las ascensiones y excursiones a las altas cubres de Sierra Nevada por los primeros montañeros y naturalistas que se adentraban en las altas cumbres de esta sierra. Incluso en 1963 se llegó a levantar un refugio que se desmanteló en 1976 al iniciarse las obras del actual embalse. Es muy interesante visitar este embalse al comienzo del deshielo para poder disfrutar de un verdadero paisaje polar contemplando los témpanos de hielo flotando a modo de icebergs sobre la superficie de las aguas.
Abandonamos el Embalse de las Yeguas y tomamos la pista que nos conduce en unos metros de suave ascenso al Collado de las Yeguas donde seguimos el sendero que pasa por encima de la Estación de Borreguiles y pasa junto al pintoresco Altar de la Virgen de las Nieves, monumento construido en 1968 por sufragio popular consistente en un altar hecho con piedras del lugar seguido de arco apuntado de 9 metros y rematado con una imagen de la Virgen con el Niño, de 3 metros de altura, obra vaciada en aluminio del escultor Francisco López Burgos.
Desde este punto ya divisamos próxima bajo nosotros la Hoya de la Mora y el Albergue Universitario donde finalizamos este fantástico día de pura montaña.

8 comments

  • Photo of Senderismo La Trocha

    Senderismo La Trocha Jun 12, 2015

    Gran ruta la que hemos vivido, sin duda eres un crack describiendo y comentado las rutas.

  • Photo of PJCastro

    PJCastro Jun 12, 2015

    Gracias, Miguel. Sin duda, ha sido una gozada el pateo que nos hemos metido. De lo mejorcito por estos lares.

  • elsecadero Aug 14, 2015

    Gracias, nunca leí una ruta tan magnificamente descrita e historicamente documentada

  • Photo of PJCastro

    PJCastro Aug 15, 2015

    Gracias!!! Es fundamental conocer el terreno que pisamos para poder sentir la montaña en toda su plenitud. Saludos!!!

  • Photo of miguely9206

    miguely9206 Aug 5, 2016

    Hola tengo una duda , ya hice los Tajos de la Virgen pasamos por dos pasos aereos bastantes exxpuestos , ya he visto que no todo el mundo lo pasa por el mismo lado ¿ tuvisteis algun paso aereo vosotros ?

  • Photo of PJCastro

    PJCastro Aug 6, 2016

    Hola. Hubo un par de puntos donde sí que había había una sensación aérea pero tampoco los vimos muy expuestos aunque si se tiene vértigo se puede pasar mal.

  • Photo of miguely9206

    miguely9206 Aug 6, 2016

    esos puntos son cuando subisteis al punto mas alto de los Tajos ?.muchas gracias por la información

  • Photo of PJCastro

    PJCastro Aug 7, 2016

    Si, justo antes de ascender al punto más alto de los Tajos de la Virgen y una zona para llegar a los Tajos del Nevero.

You can or this trail