Time  3 hours 28 minutes

Coordinates 946

Uploaded October 15, 2017

Recorded October 2017

-
-
2,997 f
2,312 f
0
1.0
2.1
4.13 mi

Viewed 377 times, downloaded 13 times

near Baños de Alicún de las Torres, Andalucía (España)

Ruta que realmente es una de las tantas delicias con las que cuenta la provincia Granadina, además, no podría describir esta ruta ya que el dueño de los baños de Alicún nos ha ofrecido una disertación que ni en el mejor de los casos podría repetir, pero eso sí, en mi mente quedará grabada y sólo puede decir, que lo que nos han transmitido ha sido una experiencia realmente irrepetible.

Al principio tal y como nos ha expuesto, lo mejor era subir a la senda (carril) del Cerro de la mina para ver (aparte de la mina en la que nos hemos adentrado unos metros) todos los badlands de la comarca, que si no has visitado antes se graban a fuego en tu retina.

Despues de el ascenso, hemos vuelto al balneario y nos ha indicado de seguir por la vereda de la chirlata por donde hemos disfrutado, de lo que (tal y como nos ha contado) la población más densa de Dólmenes megalíticos de Europa, casi nada!, todo un tesoro de dómenes de todo tipo.

Tambien hemos paseado por la acequia del toril, una falla natural por la que discurre el agua, de tiempos románicos (aprovechados de los megalíticos) por la que discurre el agua en forma de serpenteo para que no se escape ni una sola gota (y mucho más que nos ha contado sobre carbonatos calcicos, travertinos etc etc.

Para la vuelta la hacemos visitando más y mas dolmenes y como colofón los bancos muy típicos tallados en madera de los que disfrutar en este lugar..... Todo un acierto que repetiremos pronto.

Mas info de http://waste.ideal.es/acequiadeltoril.htm

Tiene casi tres kilómetros de longitud, lo que no es demasiado para una acequia que riega gran parte de los territorios situados en la comarca del altiplano granadino, pero posee una particularidad, discurre sobre un cauce natural que poco a poco, con el paso de los siglos se ha autoconstruido e incluso ha crecido en altura hasta formar un largo acueducto que en algunos puntos posee hasta diez metros de altura. Es la acequia del Toril, que inicia su recorrido en los Baños de Alicún de las Torres. Este curso de agua y todo su entorno está considerado como uno de los espacios naturales de mayor interés geológico, vegetal y faunístico de la provincia de Granada. La presencia del agua convierte en un oasis un territorio que en su mayor parte se puede considerar desértico y estepario.

Los Baños de Alicún de las Torres se caracterizan por las aguas termales que corren por sus acequias albercas y piscinas, lo que aporta una cualidad de carácter sanitario y turístico a un espacio situado en una comarca cargada de singularidades geológicas e incluso antropológicas, con presencia humana constatada desde el neolítico. La acequia del Toril es uno de los ejes que durante milenios ha vertebrado la evolución y la vida de esta zona.
Desde el núcleo urbano de los baños de Alicún parte la acequia del Torres. En su inicio, situado junto al hotel balneario, el agua discurre a ras del suelo, como la mayoría de las infraestructuras de riego, pero poco a poco, mientras el terreno baja en una suave pendiente, el agua se mantiene en su nivel y llanea. Nadie ha construido una infraestructura para que la acequia continúe su camino hacia los campos con una suave pendiente. El agua carbonatada, los minerales que lleva en suspensión se han depositado poco a poco, siglo a siglo, hasta crear una base rocosa que ha crecido cada año hasta convertir el recorrido en un verdadero acueducto natural. Es un sistema de formación rocosa que se denomina travertino y que es conocido en algunos puntos de la provincia de Granada como el Azud de Vélez, las Angosturas de Albuñol y los tajos de Alhama. Los depósitos que el agua sedimenta en el lecho de la acequia hacen que la tierra crezca.
Es posible hacer un recorrido paralelo a la acequia del Toril. Andar junto a la pared rocosa de formaciones blandas, sobre las que se encuentra el cauce. Es una enorme pared de unos tres metros de espesor en su base y poco más de 70 centímetros en su parte más alta, el lugar donde corre el agua entre vegetación típica de espacios húmedos. Ese muro natural se ha autoconstruido y ha dejado pasos entre su cara norte y sur. Huecos a modo de cuevas y túneles por los que se puede cruzar de un lado a otro de la base de la acequia.


La pared rezuma agua. Los culandrillos de pozo y los helechos crecen entre los huecos de tierra y mineral, donde se producen surgencias de yesos y sales que, con el tiempo, se endurecen y fosilizan.
Estudios del Instituto Geominero de España indican que los travertinos de la acequia, tanto en su curso actual como en los antiguos, tienen dataciones de hace alrededor de 205,746 años los más antiguos y 35.000 años, los más modernos. Las investigaciones, firmadas por Díaz-Hernández y Juliá en 2006 y Martín Martín en 2002. Dataciones que coinciden con una importante presencia del hombre del neolítico en toda esa zona. La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir mantiene estudios continuados sobre los travertinos de esta acequia y la composición de sus aguas, consideradas como minero-medicinales.
En pleno verano es gratificante recorrer el camino paralelo a la acequia del Toril porque la pared de roca emana una agradable sensación de frescor y humedad. Tras andar alrededor de un kilómetro, la acequia se separa de un viejo cauce, que ha quedado unos metros por debajo del actual. Un paso entre la primera de las paredes conecta con una verdadera trinchera que se ha formado entre las paredes de los dos cauces. Un pasillo umbrío en el que abundan los grupos de pequeñas aves paseriformes, jilgueros, verderones, verdecillos, gorriones y golondrinas que han construido sus nidos en las repisas de la vieja pared de carbonatos que ya no rezuman agua. En el interior de estos pasillos de roca, oscuros y protegidos de los vientos, donde las temperaturas se mantienen constantes, crecen especies como el ruibarbo de los pobres, una plata de gran porte y flores amarillas.
Frente a las paredes de la acequia hay un pequeño acantilado formado por rocas blandas entre las que crece un espartal, el ecosistema vegetal típico de la zona situada entre Guadix y los montes orientales, donde se suceden los espartos y especies arbustivas, algunas de ellas propias de terrenos muy salinizados.

Desde la acequia del Toril se contemplan los llanos esteparios que caen hacia Alamedilla y Alicún de Ortega. Un territorio cargado de historia donde el agua termal marcó siempre la diferencia.

Otra más!

View more external

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Photo

Foto

Comments

    You can or this trail