Time  5 hours 13 minutes

Coordinates 960

Uploaded June 14, 2009

Recorded May 2009

-
-
3,543 f
1,201 f
0
2.3
4.5
9.06 mi

Viewed 8989 times, downloaded 290 times

near Aldudes, Aquitaine (France)

Caminata muy interesante con varios puntos de interés. Parte de los Alduides, pequeña localidad francesa cercana a Saint Etienne de Baigorri. Desde aquí ascendemos al cordal que marca el límite con Navarra. Subimos a tres cimas, Eihartzeko, también conocida como Logialdeko Kaskoa, en cuya misma cumbre tenemos un menhir, Argibel, cima rocosa a cuyos pies se encuentra la curiosa roca llamada Arrikulunka, y Peña Alba, el punto mas alto de la ruta y catalogada como cima de primera en Navarra, puntuable para el concurso de los 100 montes. En las laderas de esta última cima podremos disfrutar de mas monumentos megalíticos.
Desde Alduides, salimos junto a la iglesia, típica de la zona vasco-francesa. Una pista forestal lleva en continuo ascenso hacia el cordal. Hay que seguir las marcas amarillas de la ruta, si bien en varios puntos se han perdido. Ya en la parte alta, cuando hemos dejado atrás las últimas bordas de pastores, hay que abandonar la pista para empezar la ascensión al Eihartzeko que nos espera con la sorpresa de hayas de gran porte, entre las que destaca el “haya de David y Goliat”, donde la naturaleza ha hecho que un haya crezca como si dos personajes de muy diferente envergadura estuvieran luchando frenéticamente entre sí (señalado con waypoint). Alrededor de esta extraña haya se encuentran otros grandes ejemplares. Desde aquí, solo 400 metros faltan hasta la cima de Eihartzeko, donde un bello menhir caído, rodeado de grandes hayas, hace de este lugar un paraje singular. Parece como si las hayas, cual druidas, hubieran quedado así transformados por dioses descontentos, en este espacio que debió tener algún significado sagrado en la antigüedad.
Descendemos hacia el oeste. Solo 160 metros mas adelante encontramos otro haya singular: “el haya de los mosqueteros”. Es un haya con cuatro troncos que crecen juntos, o, si se prefiere, cuatro hayas que crecen unidas. Son como los tres mosqueteros (que ya sabéis que eran cuatro) que levantan sus brazos hacia el cielo. Es aquello de “todos para uno, uno para todos”.
Llegados al collado ya se ve la cima rocosa del Argibel. Pero en el ascenso nos desviamos a la derecha para ver un dolmen que se encuentra en el bosque de la ladera norte del monte. Una vez localizado el dolmen, que conserva dos ortostatos en pie, abordamos la subida entre las rocas para alcanzar la cima del Argibel. Desde aquí un gran horizonte nos recibe con sus protagonistas: el Autza, el Adi, Okoro, Argintzo y hasta llegamos a ver el mar. Mas cercana, unos metros mas abajo ya se ve la piedra Arrikulunka, pero a la vuelta nos acercaremos a ella. Ahora hay que dirigirse a la Peña del Alba.
De camino al collado que separa Argibel de este último objetivo encontramos dos cromlech. Están solo a 200 metros del la cima del Argibel. Pero poco mas adelante, en el mismo collado, hay un espectacular menhir. Tiene forma triangular con mas de cuatro metros de largo y mas de dos metros en su parte mas ancha.
Sin duda estamos en una estación megalítica singular, ya que todavía, antes de abordar la subida a la Peña del Alba, seguimos la alambrada que marca la frontera con Francia y junto a ella encontramos otros cromlechs. Destacan dos en la parte Francesa, pegados a la alambrada. Uno en excelente estado de conservación, de seis metros de diámetro. Otro de nada menos que 10 metros de diámetro, sin duda uno de los mas grandes que podemos encontrar en estos montes pirenaicos.
Un último esfuerzo nos pone en lo alto de la Peña de Alba. Precioso nombre para esta cima con vértice geodésico y buzón. Hacia el sur el Okoro y el Adi. Hacia el Este llega a asomar el Ori. Autza al Norte y Larrun hacia el Oeste.
Bajamos por la ladera norte, donde hay un menhir, no muy grande, pero que se conserva en parte alzado. Esta solo a 300 metros de la cima. Y hacia el Este del menhir, a 90 metros hay los restos de un dolmen.
En la vuelta pasamos junto al gran menhir y superamos el Argibel por su vertiente Este para acercarnos a Arrikulunka. Es una gran roca de toneladas de peso que se encuentra en equilibrio y que puede llegar a oscilar si se salta sobre ella. Las leyendas rodean a esta curiosa roca. Se dice que el fabuloso guerrero Roldán la lanzó con su poderoso brazo y acabo en tan curiosa posición. He de decir que yo no conseguí moverla. Ahí espera para quien quiera intentarlo.
En el collado entre Argibel y Eihartzeko arranca una pista asfaltada que hay que seguir para volver a Alduides. En un momento dado las marcas amarillas nos sacan de esta pista y no llevan al punto donde nos desviamos para subir al Eihartzeko. Siguiendo el camino que tomamos en la subida volvemos al recoleto pueblo francés. Fin de la ruta.

Si te ha gustado, o no, la ruta te agradecería que la comentaras. Ya sabes, todo sea por mejorar.


Si te gusta la arqueología y la Prehistoria, prueba a visitar mi blog de rutas arqueológicas por Navarra:
http://arqueologianavarra.blogspot.com

Rutas arqueológicas por Alicante en mi blog:
http://arqueologiaalicante.blogspot.com

Otras rutas por Navarra en:
http://senderismonavarra.blogspot.com
http://senderosderoncesvalles.blogspot.com
Summit

PEÑA ALBA

Cima de primera categoría en Navarra.
Summit

ARGIBEL

Archaeological site

CROMLECH

Una de los cromlech situados cerca del Argibel
Archaeological site

CROMLECH

Cromlech cercano al Argibel
Archaeological site

DOLMEN PEÑA ALBA

Archaeological site

VARIOS CROMLECHS

Entre ellos uno de mas de 10 metros de diámetro.
Archaeological site

GRAN MENHIR

Gran Menhir situado en el collado entre el Argibel y Peña Alba
Tree

HAYA D E LOS MOSQUETEROS

Archaeological site

MENHIR

Archaeological site

ARRIKULUNKA

Curiosa piedra en equilibrio que la leyenda dice fue lanzada por el caballero Roldán
Archaeological site

DOLMEN DE ARGIBEL

Tree

HAYA DE DAVID Y GOLIATH

Haya que semeja la lucha desigual de dos personaje de distinto tamaño.
Archaeological site

MENHIR DE PEÑA ALBA

Comments

    You can or this trail