Time  5 hours 33 minutes

Coordinates 3964

Uploaded September 13, 2017

Recorded September 2017

-
-
2,333 f
285 f
0
7.8
16
31.07 mi

Viewed 466 times, downloaded 3 times

near Alegia, País Vasco (España)

En tren con Higinio me acerco a Alegia desde donde nos adentramos al valle de Amezketa, que por carretera junto al río del mismo nombre, llegamos al barrio de Ugarte, en el que tomamos el desvío que en 7 km junto a la Bedaio erreka, asciende a Bedaio, barrio de Tolosa, situado al pie del monte Balerdi, donde termina la carretera.
Este barrio tolosarra es como una isla rodeada por terrenos pertenecientes a otras poblaciones guipuzcoanas (Altzo, Lizartza, Orexa, Gaztelu, Amezketa y Alegia) y navarras (Azkarate, uno de los 5 concejos pertenecientes a la localidad de Araitz).
Qué curiosidad geográfica la de este bello y aislado enclave situado en el punto más alto de Tolosa.
Bedaio está compuesto por un grupo reducido de casas, agrupadas en torno a la iglesia, y por varios caseríos dispersos por las faldas del monte Balerdi.
Nos acercamos a uno de sus caseríos, el Gurbil Haundi, catalogado como el más grande de Gipuzkoa, con un patio central de unos 10 metros de lado y con mucho encanto, que fotografiamos gracias a la invitación de una amable y simpática vecina residente en una de las viviendas del caserío, que tras saludarla nos acompaña pasando por el interior de su casa.
UN DETALLAZO EL SUYO!!!
Eso sí, mientras hacemos las fotos en el patio, no podemos evitar salir con los característicos picores en las piernas, esta vez no de tábanos, jeje, sino de las ortigas que cubrían el suelo (pero bueno, mereció la pena).
Se cuenta que este caserío fue construido para usarlo como cárcel y luego durante la guerra carlista fue un cuartel, al ser un paso estratégico entre Gipuzkoa y Navarra, usando el amplio patio como establo para los caballos.
Señalar que Bedaio ha sido uno de los latifundios mayores de Gipuzkoa, en manos del tolosarra marqués de Elosegui, propietario de montes y caseríos de este insólito barrio, que lo convirtió en uno de los manzanales más productivos del territorio, importando cinco mil manzanos de Normandía, que dio cosechas de hasta 7000 sacos de manzanas.
Vaya fenómeno este marqués, el tío no sólo fabricaba boinas.
Tras abandonar Gurbil Haundi, seguimos por la pista situada detrás del caserío, que después de atravesar dos langas te lleva a Zarate pero antes, al estar estas candadas, para superarlas tenemos que hacer malabarismos, entre los dos, para levantar las pesadas bicis por un estrecho paso lateral.
Ya en el collado de Zarate, muga entre Gipuzkoa y Navarra, impresionantes las vistas del enorme y magnífico Balerdi, y de la parte navarra de la sierra de Aralar, así como del valle de Araitz, con Azkarate en primer plano, que por carretera lo atravesamos para descender a Arribe/Atallu, uno de los 5 concejos de Araitz, y además su capital.
Tras el avituallamiento correspondiente y la visita exterior de la iglesia de Atallu, reanudamos ruta por carretera por el Araxes, con muy pocos coches, hasta llegar a Lizartza, desde donde iniciamos el ascenso a otro de los pueblos de Tolosaldea donde acaba la carretera: Orexa, de poco más de 100 habitantes.
Los pequeños pueblos de esta bella comarca, según datos estadísticos recién publicados, son los que tienen mayor porcentaje de población joven (inferior a 20 años) de Gipuzkoa.
Desde Orexa la panorámica es también grandiosa, enfrente con el Balerdi y las Malloas de la sierra de Aralar, entornos por los que acabábamos de pasar.
Hacia el oeste, como desde casi todos los lugares de la comarca: el majestuoso Ernio.
Esto de la bici eléctrica es una maravilla, todo el tiempo ascendiendo y descendiendo collados, por pistas y carreteras sin coches, en la base de montes emblemáticos de nuestra variopinta y bella geografía, disfrutando de sus paisajes, y con continuas paradas para contemplar sin prisas las vistas y fotografiarlas. INCREÍBLE!!!
Abandonando esta bonita población y a la altura de la ermita de San Marcos, en lugar de tomar a la izda la pista más directa (de unos 4 km) para ir a Gaztelu (a donde llegué la vez anterior atravesando la Errotaran erreka), cogemos a la dcha la GR-121, por la que en un prolongado ascenso de unos 200 metros de desnivel, llegamos a un cruce de caminos, en el que tomamos la pista de la izda, por la que se desciende hasta Gaztelu, pero que no está señalizada, a diferencia de la de la dcha que te lleva a Berastegi (por la que en otra ocasión pedalee con el amigo Jos, que espero recién venido del Camino de Santiago, se incorpore pronto a nuestras salidas).
Curiosamente, estas dos magníficas pistas ciclables (la de hoy y la de la vez anterior) unen dos preciosas poblaciones en las que acaba la carretera: Orexa y Gaztelu.
Gaztelu es otra bella población en lo más alto del valle, con unos magníficos caseríos y casonas de piedra, desde donde también hay unas bonitas vistas del Ernio y al fondo a la izda, Izarraitz, Udalaitz, Anboto...
Abandonando esta población, descendemos con el Ernio enfrente y al fondo un hermoso y amplio valle con los pueblos de Leaburu, Belauntza e Ibarra, hasta la estación de Tolosa, para regresar en tren a Donosti.
Una bonita etapa muy recomendable, de apenas 50 km y cerca de 1300 m de ascenso acumulado, y sobrado de batería.
Waypoint

Ascenso a Bedaio con niebla en el fondo del valle

Cxv
Waypoint

Caserío Gurbil Haundi

Waypoint

Langas candadas

Vdj
Waypoint

Cruce de caminos en el collado Zarate

Gfh
Waypoint

Majestuoso Balerdi

Cfj
Waypoint

Balerdi desde Azkarate

Vfh
Waypoint

Descendiendo a Atallu

Waypoint

Atallu y el río Araxes

Gf
Waypoint

A Lizartza por carretera, ahora sin apenas coches

Vvb
Waypoint

Panorámica desde Orexa

Vxh
Waypoint

Gaztelu en primer plano con el Ernio y otros montes guipuzcoanos/vizcaínos al fondo.

Gv

Comments

    You can or this trail